<html><head> <meta http-equiv="Content-Type" content="text/html; charset=unicode"><title>El Fuego del Dragn (N 145 - Septiembre de 2010)</title> <style type="text/css"> ul {margin-bottom:0cm;} li.MsoNormal {margin-bottom:.0001pt; text-align:justify; font-size:12.0pt; font-family:"Times New Roman","serif"; margin-left: 0cm; margin-right: 0cm; margin-top: 0cm; } .auto-style1 { text-indent: -14.2pt; text-align: justify; font-size: 12.0pt; font-family: "Times New Roman", serif; margin-left: 36.0pt; margin-right: 0cm; margin-top: 0cm; margin-bottom: .0001pt; } .auto-style2 { text-align: justify; } </style></head><body> <b><i><font color="#ff0000" size="7"> <p align="center">EL FUEGO DEL DRAGON</p> </font></i><font size="5"> <p align="center">BOLETIN MENSUAL DE OVNILOGIA</p> </font></b><font size="5"> <p align="center">N 145  Septiembre de 2010</p> </font> <p align="justify">&nbsp;</p> <b><i><font face="Arial"> <p align="justify">Editado por Carlos Alberto Iurchuk</p> </font></i></b><font face="Arial"><i> <p align="justify">La Plata  Argentina</p> </i></font> <p align="justify"><a href="mailto:dragoninvisible@gmail.com"><u> <font color="#0000ff">dragoninvisible@gmail.com</font></u></a></p> <i><font face="Arial"> <p align="justify">"El Dragn Invisible"</p> </font></i><u><font color="#0000ff"> <p align="justify"><a href="http://dragoninvisible.com.ar/" target="_blank"> http://dragoninvisible.com.ar</a></p> </font></u><hr><font color="#7f007f" face="Arial" size="4"> <p align="center">Se permite la reproduccin parcial o total, por cualquier medio, de los artculos presentados en este boletn. Si as se hiciere, se agradecer la notificacin al autor del artculo y al editor del boletn.</p> </font><hr> <p class="MsoNormal" align="center"><b style=""> <span style="font-size: 16pt; font-family: &quot;Arial&quot;,&quot;sans-serif&quot;; color: red;">OVNIs, hombres de negro y sociedades secretas<o:p></o:p></span></b></p> <p class="MsoNormal"><o:p>&nbsp;</o:p></p> <p class="MsoNormal"><b style=""> <span style="font-size: 14pt;">Francisco Javier Torrent<o:p></o:p></span></b></p> <p class="MsoNormal"><i style=""> <span style="font-size: 14pt;">Valencia  Espaa<o:p></o:p></span></i></p> <p class="MsoNormal"><a href="mailto:dunedainxavier@hotmail.com"> dunedainxavier@hotmail.com</a><o:p></o:p></p> <p class="MsoNormal"><o:p>&nbsp;</o:p></p> <p class="auto-style2">Existe una sociedad secreta mundial que opera desde las sombras para impedirle a la humanidad progresar cientfica y tecnolgicamente?<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Para Daniel Estulin, dicha sociedad existe y se denomina <i style="">Club Bilderberg</i>. Segn dicho autor, desde 1954 los socios del Club representan a la lite de todas las naciones occidentales -financieros, industriales, banqueros, polticos, lderes de corporaciones multinacionales, presidentes, primeros ministros, ministros de Finanzas, secretarios de Estado, representantes del Banco Mundial, la OMC y el FMI, ejecutivos de los medios de comunicacin y lderes militares-, un gobierno en la sombra que se rene en secreto para debatir y alcanzar un consenso sobre la estrategia global. [Estulin, 2005] Como antecedentes a dicho Club, sabemos que Lord Rothschild y Laurance Rockefeller, miembros clave de dos de las ms poderosas familias del mundo, escogieron personalmente a 100 participantes procedentes de la lite mundial con el propsito secreto de cambiar Europa. [Faber-Kaiser, 1993]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">De igual modo, organizaciones como La Comisin Trilateral, el Council for Foreign Relations (Consejo para Relaciones Exteriores), el Club de Roma, etc., se han vinculado a dicho Club. [Estulin, 2005] [Faber-Kaiser, 1993]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Bilderberg, desde el principio, ha sido administrado por un ncleo reducido de personas. [Estulin, 2005] Se ha especulado que hay 40 miembros permanentes, [Rodrguez, 2008] aunque su nmero se podra extender a 130, [Rodrguez, 2008] 150 miembros [Wikipedia contributors, 2010] e incluso a 500 miembros. [Faber-Kaiser, 1993] Todos son personas  <i style="">importantes y respetadas quienes, a travs de su conocimiento especial, sus contactos personales y su influencia en crculos nacionales e internacionales, pueden ampliar los objetivos y recursos del Club Bilderberg</i> . [Estulin, 2005]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">El objetivo que pretende dicho Club, segn el autor antes mencionado, es un futuro que transformar la Tierra en un planeta-prisin mediante un Mercado nico Globalizado, controlado por un Gobierno Mundial nico, vigilado por un Ejrcito Unido Mundial, regulado econmicamente por un Banco Mundial y habitado por una poblacin controlada mediante microchips cuyas necesidades vitales se habrn reducido al materialismo y la supervivencia: trabajar, comprar, procrear, dormir& Todo conectado a un ordenador global que supervisar cada uno de nuestros movimientos. [Estulin, 2005]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Todo ello podra guardar relacin con uno de los misterios que rodea al mundo de la ovniloga y que est relacionado con unos personajes denominados  <i style="">Hombres de Negro</i> (HDN), Man in Black (MIB) o Messieurs en Noir.<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Segn Sir Stephen Wrapp el objetivo de estos personajes era  <i style="">hacer silenciar a algunos testigos de incidentes OVNI y a investigadores, y a toda aquella persona que haya incursionado en forma relevante en el Conocimiento Oculto</i> . [Gimnez, 2003] Por ello han sido considerados como uno de los aspectos ms significativos de la ufologa. [Corrales, 2001] Dichos personajes han sido acusados no slo de disuadir, sino incluso de asesinar a muchos grandes investigadores; los cuales murieron por  <i style="">supuestos suicidios o accidentes</i> . [Gimnez, 2003] Tambin se les ha relacionado con una sociedad secreta cuyo objetivo es evitar el avance del conocimiento de la humanidad. [Fernndez, 2006] Lo cierto es que Gray Barker y James E. Moseley recopilaron, hace ms de 30 aos, ms de 600 casos de personas que fueron obligadas al silencio, cesaron en sus investigaciones o murieron. [Faber-Kaiser, 1971] Curiosamente, tambin el Club Bilderberg est bajo la misma sospecha, ya que por ejemplo Jim Tucker, un legendario periodista reconocido entre los profesionales ms honestos por haber perseguido a los miembros del Club durante ms de treinta aos, perdi a varios amigos personales en misteriosos accidentes y a un miembro de su familia que supuestamente se suicid. [Estulin, 2005]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Tambin merece cierta consideracin, el hecho de que en las reuniones del Club Bilderberg, se ha observado a  <i style="">agentes de polica con uniformes negros</i> , los cuales inspeccionan con perros los vehculos de suministros que acceden a los lugares donde se rene el Club. [McBeth, 1998] <o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Incluso se podra suponer que tal vez el propio Club, fuese una rama de una sociedad an ms secreta& <o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">& Se ha especulado con que el prncipe Bernhard, fundador del Club Bilderberg, estaba implicado (junto con los Rockefeller, los Loeb y los Warberg) en la financiacin de la II Guerra Mundial. [Estulin, 2008] De igual modo, se asegura que era nazi. La familia real britnica simpatizaba en su mayora con los nazis, al igual que la mayor parte del Eastern Establishment  <i style="">liberal</i> de Estados Unidos, el entramado plutocrtico que domina la vida econmica, poltica y social de ese pas. [Estulin, 2008]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">De hecho, hay quien afirma que Hitler, fue creado por los mismos que hoy asisten en secreto a las reuniones del Club Bilderberg. [Estulin, 2008]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">La antigua organizacin denominada SAMISDAT, asegura que existe toda una organizacin de ideologa nazi, inicialmente vinculada a los personajes dirigentes de la Alemania nazi, que sobrevive bajo la piel de nuestro planeta. [Faber-Kaiser, 1992]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Sabemos que en numerosos acontecimientos de su vida, Hitler se salv de algn peligro de forma  <i style="">milagrosa</i> . As en 1915, mientras almorzaba, una  <i style="">voz interior</i> le orden de forma clara que se alejara de all, agarr sus cubiertos y se march a ms de 20 metros. Una granada cay en el lugar donde l estaba poco antes, matando a todos sus compaeros que se haban quedado all. En 1939, 1943 y 1944, todos los atentados organizados contra l fallaron por el simple hecho de que de forma imprevista, abandonaba el lugar donde estaba. [Gruber y Fiebag, 2002]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Alec Maclellan en <i style=""> The Lost World of Agarthi</i> (El mundo perdido de Agartha), refiere que en una ocasin, refugiado en su bnker de Baviera, Hitler empez a exclamar  <i style="">l, l ha estado aqu</i> y poco despus volvi a decir  <i style="">all, all, en esa esquina, qu es eso?</i> , aterrorizado, las personas que estaban con l intentaron tranquilizarle y explicarle que en realidad, all no haba nadie, al menos, nadie que ellos pudiesen ver. [Torrent, 2008 a] Hermann Rauschning menciona que en numerosas ocasiones se despertaba por las noches, lanzando gritos convulsivos,  <i style="">pide socorro, sentado en el borde de su cama, y est como paralizado. Es presa de un pnico que le hace temblar hasta el punto de sacudir el lecho. Profiere voces confusas e incomprensibles. Jadea como si estuviera a punto de ahogarse</i> . [Pauwels y Bergier, 1974]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Ello nos plantea la cuestin de una posible manipulacin a distancia. En 1976, el Comit del Senado de Derechos Constitucionales publicara un escrito titulado <i style="">Estudios de armas de microondas de los soviticos</i> incluido en el apartado <i style="">Tecnologas para el control-vigilancia</i> que a su vez citaba lo publicado en <i style=""> Federal Times</i> el 13 de diciembre de ese mismo ao. Pues bien, en la pgina 1.280 se puede leer que el uso de microondas  <i style="">pueden causar desorientacin e infartos en seres humanos. Otro efecto biolgico que puede lograrse es crear voces. Es posible transmitir sonidos y palabras para que se escuchen intracranealmente mediante la modulacin de seales a una densidad media muy baja. Los avances logrados por los comunistas pueden llevarles a desarrollar un sistema que les permita incidir en el comportamiento del personal de la embajada</i> . [Palacios, 2009]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Para la organizacin denominada <i style="">Federacin Mundial de Vctimas de Armas de Control Mental</i>, existe constancia de que  <i style="">hay una red global secreta basada en nanomquinas que espa el comportamiento de mucha gente y puede influir en sus emociones. Con seguimientos que implican a veces la participacin de helicpteros</i> . Los miembros de esta organizacin estn de hecho convencidos de que tales armas explican la aparicin inexplicable desde hace aos de enfermedades fulminantes en muchas personas sanas (inducen sobre todo cncer al poder alterar gravemente las clulas), incluidos conocidos disidentes. [Palacios, 2009]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">No falta quien cree en la afirmacin de esta Federacin, ya que como ejemplo, podramos citar el <i style=""> Allen Memorial Psychiatric Institute</i> de Montreal, fundado en 1943 con fondos de la Fundacin Rockefeller para desarrollar el proyecto de control mental Monarca (una rama ms -al igual que el Proyecto Pandora- del famoso <i style="">MK Ultra</i>) cuyas investigaciones financi la CIA a travs de la Fundacin Cornell para el estudio de la ecologa humana, donde se consigui la anulacin sistemtica de la mente de un ser humano o de su memoria usando drogas. [Palacios, 2009]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Debemos recordar que la Fundacin Rockefeller est controlada por el Club Bilderberg [Estulin, 2008] y que de hecho, los Rockefeller han participado activamente en los encuentros del Club. [Estulin, 2005] Ello nos devuelve, de nuevo, a la relacin con los  <i style="">hombres de negro</i> y los extraos relatos sobre suicidios o muertes repentinas.<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Tambin merece ser tenido en cuenta el psiclogo, neurocientfico y profesor universitario en la Laurentian University de Ontario (Canad) Michael Persinger, quien investig los efectos de las radiaciones electromagnticas sobre el cerebro para un programa de armas del Pentgono. Persinger perfeccion los mtodos para realizar experimentos de induccin de experiencias subjetivas como hacer creer a alguien que fue abducido por extraterrestres o que tuvo encuentros con ngeles o con el mismo Dios. Es decir, que Persinger investig la capacidad para modificar mediante ondas electromagnticas, la conciencia de un individuo, su personalidad o su memoria (agregando recuerdos falsos). [Palacios, 2009] Algo que parece habitual en experiencias de  <i style="">visitantes de dormitorio</i> . [Cia, 1999]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">La patente norteamericana 3.951.134 de 1976, a nombre de Robert G. Malech (de Nueva York), describe  <i style="">un aparato y mtodo para monitorear y alterar el comportamiento de las ondas cerebrales de un sujeto desde una posicin alejada mediante seales electromagnticas de diferentes frecuencias de manera que unas intercedan con las otras para conformar una onda de forma que modula las ondas cerebrales del sujeto en cuestin. Esa interferencia en la onda cerebral ser retransmitida por el cerebro del sujeto al receptor que la modular y ampliar a su antojo</i> . [Palacios, 2009] Ello implica un conocimiento (y posible aplicacin) de dichas tecnologas por parte de EEUU; pero de igual modo, demuestra la posibilidad de un uso tecnolgico importante por los hombres de negro, lo que unido a algunas caractersticas como el uso de la luz azul, [Torrent, 2010] revelan la posibilidad de un conocimiento tecnolgico en manos de una sociedad secreta.<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">En un editorial del nmero de julio-agosto de 1963 del desaparecido boletn <i style="">Informationen de la Gesellchaft fr Interplanetarik</i>  <i style="">Austria</i> , se menciona a una sociedad secreta muy avanzada tecnolgicamente (puesto que se reunan en una  <i style="">fortaleza suspendida en el aire</i> , se ocupaban de el  <i style="">trabajo</i> (?) en todo el sistema solar y posean  <i style="">mil piezas</i> que haran palidecer de envidia a nuestros tcnicos actuales) que desde hace siglos prepara la reforma de  <i style="">todo el ancho mundo</i> . [Faber-Kaiser, 1971]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Pertenecen los OVNIs y los hombres de negro, a esta sociedad secreta?<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">A los hombres de negro, se les ha descrito con facciones asiticas, [Corrales, 2001] [Gimnez, 2003] [Fernndez, 2006] y generalmente son de baja estatura (aunque hay varios incidentes en que se los describe con ms de un metro ochenta de estatura). [Gimnez, 2003] Generalmente su piel es oscura, [Gimnez, 2003] aunque cuando no es as, pueden estar muy tostados o exageradamente blancuzcos. [Fernndez, 2006] Cuando los rusos entraron en Berln, encontraron, entre los cadveres, a un millar de voluntarios de la muerte con uniforme alemn, sin documentos ni insignias, y de raza himalaya. [Pauwels y Bergier, 1974] Ambas descripciones parecen coincidir, y es ms que probable, que se tratase de personajes similares.<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">John A. Keel en <i style=""> Operation Trojan Horse</i> (Operacin caballo de Troya), menciona como el juez L.A. Burn encontr en Arkansas, en 1897, un objeto volador, con varias ventanillas iluminadas, tripulado por tres hombres que hablaban un idioma extranjero y que  <i style="">parecan japoneses</i> . Keel sospecha que en realidad dichos personajes no fuesen japoneses sino ms bien tibetanos, relacionados con Agartha. [Torrent, 2008 a] David Barclay establece una relacin entre estos individuos y los que se encontraron en Berln y lo vincula a la misteriosa Agartha. [Barclay, 1999]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">De igual modo, a los hombres de negro, no slo los podemos encontrar en relatos relacionados con OVNIs de la poca actual, sino tambin en la antigedad. [Gimnez, 2003] Por ello podemos afirmar que durante centenares de aos han influido para evitar el avance del conocimiento de la humanidad. [Fernndez, 2006] <o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Pudieran ser los hombres de negro habitantes de Agartha? Podra existir una antigua sociedad secreta que dispusiese de ciudades subterrneas para albergar elementos tecnolgicos?<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">El inters por dominar al resto del mundo es una constante en la historia de la Humanidad. En antiguas civilizaciones de nuestro planeta ha habido esclavitud y abusos por parte de la lite dominante. [Estulin, 2005]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Desde la antigua civilizacin que pobl atal Huyuk (aproximadamente 8000 aC), existe constancia que existi un control tipo estatal en la poblacin, ejercido por la casta sacerdotal, que luego se traspas a los Valles del Tigris y ufrates [Gasull y Sanahuja, 1980] y posiblemente a Egipto. [Ares, 1997] Dicho  <i style="">modelo</i> fue copiado por otras civilizaciones, ya por ejemplo, la civilizacin inca, en realidad, nicamente se mantena (al igual que la egipcia) por los conocimientos de una minora dirigente conocida como <i style=""> Intip Churi</i> ( <i style="">hijos del sol</i> ). [Aziz, 1978]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Otra cuestin a considerar es que tanto las civilizaciones del valle del Indo, como las de Egipto, Sumeria y China (ro Huang-Ho), sufrieron un progreso inicial casi simultaneo; [de Toro y Llaca, 1999] que refuerza la idea de un modelo  <i style="">civilizador</i> . En este sentido, se ha argumentado convincentemente, que la funcin primaria sobre la comunicacin escrita ha sido facilitar la dominacin y la explotacin; y sin ella, no seran posibles ciudades ni imperios. [Zerzan, 2001]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Serge Hutin atribua a los rosacruz, la posesin de los secretos de la transmutacin de los metales, la prolongacin de la vida y el conocimiento de lo que ocurre en lugares alejados. [Pauwels y Bergier, 1974] Lo que los hara candidatos a ser la sociedad secreta que andamos buscando. No en vano una tradicin (no muy fiable), mencionaba que los rosacruces eran los herederos de civilizaciones enterradas. Mientras que otros sostienen que sus avances eran fruto del dominio del Universo por la ciencia y la tcnica (y en modo alguno por la iniciacin y la mstica). [Pauwels y Bergier, 1974] Lo cierto es que el hecho que en la tradicin de dicha sociedad se aluda a aparatos o mquinas, tericamente encontrados en la tumba del simblico Christian Rosenkreutz, que la ciencia oficial de la poca (aproximadamente 1622), no pudo fabricar (registradores de sonidos y de imgenes, etc.), debe ser objeto de cierta consideracin. [Pauwels y Bergier, 1974]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Sabemos que uno de los miembros ms importantes del Club Bilderberg ha sido Joseph Rettinger, un sacerdote jesuita y masn de grado 33. Al cual, algunos consideran el autntico fundador y organizador del Club. [Estulin, 2005] Por otro lado, se ha mencionado que jerrquicamente, por encima del Club Bilderberg, existe el denominado  <i style="">Consejo de los 33</i> formado por los 33 ms altos masones iniciados del mundo. Y por encima de ellos, el  <i style="">Gran Consejo de los 13</i> ; por encima de los cuales an acta  <i style="">El Tribunal</i> . Todos relacionados con los denominados  <i style="">Iluminados</i> , sociedad creada por Adam Weishaupt en 1776, aunque otros autores como liphas Lvi en <i style="">Historia de la Magia</i>, remontan su origen a Zoroastro y segn la <i style="">Historia de las Sociedades Secretas</i> de Daraul, fue fundada en 1092 por Hassan ben Sabbah; para posteriormente, en 1623, entrar en Espaa e infiltrarse en la masonera va Weishaupt. [Torrent, 2008 b]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">El <i style="">East Village Other</i> de Nueva York, public en 1969 que Nelson Rockefeller y Richard Nixon eran los lderes de los iluminados y que esta organizacin an segua en activo. [Torrent, 2008 b]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Existe un detalle que merece nuestra atencin, y es que tanto para liphas Lvi como para Daraul, existe una relacin evidente entre los iluminados y los templarios. En este sentido, es muy relevante que Florencio Pascual Rodrguez-Valds mencione que a raz de los contactos de Hassan ben Sabbah con Hugo de Payns, Hugo de Champagne y Godofredo de Saint Omer (fundadores de la Orden del Temple), surgi la Orden de Amus, tambin denominada la  <i style="">Gran Fraternidad Blanca</i> [Rodrguez-Valds, 2001] ya que en el proceso de Nremberg, se mencion a Agartha como la misteriosa residencia subterrnea de la  <i style="">Fraternidad Blanca</i> ; e incluso, el Dr. A. Krumm-Heller en 1931 aseguraba que existan contactos entre dicha fraternidad y la montaa de Montserrat (Espaa). Algunos autores sospechan que el legendario castillo (denominado Montsalvatge) donde se custodiaba el Grial, sea la montaa de Montserrat. Por ello precisamente, el 23 de octubre de 1940, H. Himmler (siendo jefe de las SS), realiz una enigmtica visita a Montserrat, junto a 25 oficiales de las SS, dirigidos por el capitn Gnter Alquen, director del diario de las SS, <i style="">Schwarze Korps</i> (cuerpo negro), y por el General Karl Wolf (jefe de su Estado Mayor). [Torrent, 2008 a] Se debe mencionar que Krumm-Heller lleg a alcanzar el grado 3-33-99 (mximo de la Masonera), fue Comendador Mundial de Fraternidad Rosa-Cruz Antigua y tambin Arzobispo Supremo de la Iglesia Gnstica. [Torrent, 2008 a]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">En 1935, se constituy la <i style="">Deutsches Ahnenerbe</i> o sociedad de estudios para la antigua historia del espritu, tambin conocida como Herencia de los Ancestros, organismo dentro de las SS, destinado a crear una nueva imagen ultra-nacionalista para el tercer Reich. La mayora de los responsables de la Ahnenerbe, eran cientficos sin ningn tipo de limitaciones morales ni ticas (a partir de 1939 incluso experimentaban con personas de los campos de concentracin). Desde el castillo de Wewelsburg, sede de las SS, se planificaron las misiones al Tbet, al desierto del Gobi, a Amrica del Sur y a la Antrtida, en busca de la entrada del legendario reino subterrneo de Agartha. [Torrent, 2008 a]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Resulta pues muy aclaratoria la aseveracin que en una ocasin realiz John A. Keel cuando mencion que:  <i style="">me da la sensacin de que los hombres de negro combaten y reprimen con ms ahnco las hiptesis que achacan un origen terrestre a los OVNIs</i> . [Prez Fortea, 1999]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2"><o:p>&nbsp;</o:p></p> <p class="auto-style2">El doctor Willy Ley, uno de los ms grandes expertos del mundo en materia de cohetes, huy de Alemania en 1933. Por l nos hemos enterado de la existencia en Berln, poco antes del nazismo, de una pequea comunidad espiritual que se fundaba, literalmente, en una novela del escritor Bulwer Lytton: La raza que nos suplantar. Esta novela presenta a unos hombres cuyo psiquismo est mucho ms desarrollado que el nuestro. Han adquirido poderes sobre ellos mismos y sobre las cosas que los hacen semejantes a los dioses. Por lo pronto, siguen ocultos. Habitan en cavernas, en el centro de la Tierra. Pronto saldrn de ellas para reinar sobre nosotros. [Pauwels y Bergier, 1974] Dicha civilizacin fue denominada por el autor  <i style="">raza Vril</i> por una forma de energa particular que saban utilizar (la obra se escribi en 1871 y todava se desconoca la energa nuclear). El filsofo y miembro de la Sociedad Teosfica, Rudolf Steiner, calific la obra como la  <i style="">visin clarividente de una temprana cultura humana</i> ; y al parecer, fue la causa por la que Heinrich Himmler investig leyendas referentes a ciudades en el interior de la Tierra. [Torrent, 2008 a] Tal vez la confirmacin de que dichas leyendas posean una base real, la encontramos en que junto a las expediciones para buscar tneles secretos, Himmler tambin organiz una expedicin al Tbet en 1938 con el fin de encontrar a los descendientes de los atlantes blancos! [Torrent, 2008 a]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">La idea de  <i style="">Vril</i> se encuentra, en su origen, en la obra del escritor francs Jacolliot, cnsul de Francia en Calcuta bajo el Segundo Imperio. [Pauwels y Bergier, 1974] En dicha obra, Jacolliot cita tcnicas que eran del todo inconcebibles en 1860, como, por ejemplo, la liberacin de la energa, la esterilizacin por radiaciones y la guerra psicolgica. [Pauwels y Bergier, 1974] Dichos conocimientos fueron extrados de la sociedad secreta conocida como  <i style="">los nueve desconocidos</i> fundada por el emperador Asoka en el ao 273 aC, la cual posea documentos acumulados durante ms de diez decenas de siglos sobre investigaciones, desde la estructura de la materia a las tcnicas de psicologa colectiva (disimuladas durante siglos tras el rostro mstico de un pueblo al que el mundo considera dedicado slo al xtasis y a lo sobrenatural). [Pauwels y Bergier, 1974]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Por lo tanto, es bastante probable que existiese una lite dominante, desde tiempos remotos, la cual ha ido acumulando conocimientos y que su objetivo ha sido, simplemente, controlar que dicho conocimiento no llegue a la mayora de la poblacin. Para numerosos autores, dicha lite an persiste y constituye una sociedad secreta actual. [Pauwels y Bergier, 1974]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Por otro lado, la posibilidad de la existencia de una civilizacin subterrnea no es inverosmil; ms all de testimonios, cuasi legendarios, como los de la localidad inglesa de Woolpit entre 1135 y 1154 (conservada bajo el ttulo de <i style="">Coleccin Harley</i> en el manuscrito n 3875 del British Museum) o su versin castellana de Agosto de 1887 del inexistente pueblo espaol de Banjos. Los informes del misionero Francisco Antonio Fuentes y Guzmn sobre la  <i style="">maravillosa estructura de los tneles del pueblo de Puchuta</i> de 1689; los informes de John Lloyd Stephens de 1840 sobre Santa Cruz del Quich (Guatemala); etc. [Faber-Kaiser, 1992] Tenemos las evidencias de la construccin de tneles para tal fin en toda Amrica; como los de Cuzco (Per), en la fortaleza inca, hoy en ruinas, de Sacsayhuamn, o los de Tiahuanaco (chinkanas). [Torrent, 2008 b]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Para los arquelogos soviticos, tambin existen tneles que son parte de una inmensa red que se extiende hacia Irn y que quizs est conectada con los descubiertos en Amu Darya (Turkmenistn) e incluso con los laberintos subterrneos de China central y occidental, Tbet y Mongolia. [Barclay, 1999] [Torrent, 2008 b]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Lo que es evidente, es que la humanidad conoca el modo de horadar la tierra y realizar construcciones subterrneas hace varios milenios, tal y como lo demuestran los descubrimientos realizados en Capadocia (regin histrica de Anatolia central, en Turqua), donde en lo que puede considerarse un crculo de cincuenta kilmetros de dimetro (que abarca partes de las provincias de Kayseri, Aksaray, Nide y Nev_ehir), se han descubierto, desde 1963, hasta 37 ciudades subterrneas (Kaymakli, Mazi, zkonak, Derinkuyu, etc.). Hay que apuntar que por ejemplo Kaymakli posee nueve niveles subterrneos (descubiertos hasta ahora) y abarca una superficie de 2,5 km. Mientras que en Derinkuyu (9 km al sur), ya se han explorado 4 km. [Torrent, 2008 b] Algunas de dichas ciudades, alcanzan hasta ms de 100 metros de profundidad, en varios niveles de construccin. En dichas ciudades subterrneas, se posea lo necesario para albergar poblaciones que podan llegar hasta 20.000 habitantes (por lo que teniendo en cuenta el total de las descubiertas, se podra dar refugio a un milln de personas). Dado que se ha descubierto un tnel subterrneo desde Kaymakli en direccin a Derinkuyu; se sospecha que dichas construcciones subterrneas pudiesen estar interconectadas, aunque debido a que dicho tnel no ha sido completamente liberado, no se sabe si en la prctica exista comunicacin subterrnea entre estos refugios. [Torrent, 2008 b] <o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Ello nos recuerda testimonios de personas que aseguran haber encontrado en grutas elementos de tecnologa avanzada, como si se tratase de la entrada hacia una ciudad subterrnea, como el del doctor Antonin Horak, el cual menciona que, durante la segunda guerra mundial, escondindose de los nazis en una gruta de Checoslovaquia, junto a un compaero herido, encontr un gran cilindro semejante a un silo, de 24 metros de dimetro, construido de forma artificial. [Barclay, 1999] [Torrent, 2008 b] Tambin Alec Maclellan, en Yorkshire, descubri una luz verde pulstil, junto con un ensordecedor ruido, que se le aproximaba en el interior de una cueva, [Barclay, 1999] dado que en dicha regin existi una industria basada en la minera de plomo durante siglos y que algunos de sus tneles pertenecen al mesoltico, neoltico y perodos del bronce y del hierro, no debera extraarnos que actualmente continen utilizndose con algn propsito. [Torrent, 2008 b] Esto ltimo coincide con muchos testigos quienes afirman que en el interior de algunas montaas (ej: Uritorco), han odo ruidos que se asemejan a martillos neumticos, como si hubiese una maquinaria fabril funcionando, y ruidos de engranajes, como si hubieran unas inmensas compuertas que se abren y se cierran. [Pr Rigoni y Jaime, 2007] Para finalizar, hay que tener presentes las palabras de mer Demir, el arquelogo que descubri Derinkuyu en 1963, el cual nos recuerda que precisamente en esa zona, es de donde surgi el mito de Shambalah, un reino subterrneo que se extiende, segn el propio mito, bajo todo el continente de Asia. [Torrent, 2008 b] Lo cual nos invita a pensar que existe una base real para creer en dicho mito.<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2"><o:p>&nbsp;</o:p></p> <p class="auto-style2"><b style="">Eplogo: mutilaciones de ganado<o:p></o:p></b></p> <p class="auto-style2"><o:p>&nbsp;</o:p></p> <p class="auto-style2">Uno de los enigmas actuales est relacionado con la mutilacin del ganado. Para hacernos una idea de la magnitud del problema, se estima que tan slo entre el ao 1974 y 1975, haban sido mutilados varios miles de cabeza de ganado. [Snchez-Ocejo, 2003] Al principio se pens en la presencia de ladrones de ganados. Pero esta hiptesis fue enseguida desechada pues muchos granjeros encontraron sus animales mutilados en reas cercadas, con las puertas de acceso cerradas, y no se encontraron huellas alrededor de los restos. Ni siquiera cuando el terreno estaba cubierto por la nieve lo que facilitara cualquier marca o huella. [Snchez-Ocejo, 2003]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Existe un patrn en cuanto a las zonas mutiladas que no refleja un patrn tpico de un depredador, ya que mientras stos prefieren las vsceras, en los casos de mutilaciones se han arrancado otras zonas (lengua = 84 %, ojo = 72 %, maxilar inferior pelado= 72 %, rganos sexuales = 50 %, ano y recto = 43 %, oreja = 42 %, glndula mamaria = 38 %), [Mollo y Mecchi, 2003] lo que unido a que los cortes observados son casi perfectos (rectos, en zigzag y redondos); [Mollo y Mecchi, 2003] determina, que es imposible que los haya hecho un depredador, mxime teniendo en cuenta que el rea de distribucin de los posibles depredadores (ej.: ratn hocicudo rojizo) no coincide con la de las mutilaciones. [Mollo y Mecchi, 2003] Adems, en muchos casos no hay rastros de sangre en el organismo mutilado, ni dentro ni fuera del animal y son pocos los casos donde otros carroeros se acercan al animal (incluso los evitan); y en general, todos los animales presentan una actitud extraa en relacin al cadver del animal mutilado. [Mollo y Mecchi, 2003]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Los primeros datos que tenemos al respecto se remonta al ao 1897, cuando Alexander Hamilton, un ranchero del estado de Kansas, firm una Declaracin Jurada ante un notario y los personajes ms importantes del pueblo (el mdico, el boticario, el juez y el dentista), afirmando que:  <i style="">el da 21 de abril de ese ao, vio una nave voladora descender sobre su rancho. Su forma era la de un cilindro de unos 90 pies de largo, iluminado brillantemente y dentro estaban los seis seres ms extraos que he visto en mi vida. Fuimos hacia la nave y descubrimos un cable como de un cuarto de pulgada de grueso, atado con nudo corredizo al cuello de una novilla de dos aos, el alambre se haba enredado en una cerca de pas, intentamos cortarlo y no pudimos. Entonces optamos cortar el alambre de la cerca para ver como inmediatamente la nave se elevaba, llevndose a la novilla. Al da siguiente, el ranchero Link Thomas, encontr el cuero, las patas y la cabeza en su rancho, a unas 4 millas al oeste de nuestro rancho</i> . [Snchez-Ocejo, 2003]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Si recordamos el suceso antes referido que ocurri con el juez L.A. Burn ese mismo ao; todo parece indicar una relacin entre OVNIs, seres de  <i style="">aspecto oriental</i> (hombres de negro?) y las mutilaciones de ganado. De hecho, la relacin de las mutilaciones con los fenmenos OVNI es frecuente, [Mollo y Mecchi, 2003] [Snchez-Ocejo, 2003] pese a que raramente se consuma una mutilacin en torno a avistamientos de objetos. [Padilla, 2010 a] No obstante, en un 65% de los casos, se notifica la presencia de luces no identificadas [Padilla, 2010 a] y en un importante porcentaje, durante los das previos a la aparicin de los animales mutilados se observaron  <i style="">extraos objetos luminosos</i> en algunos casos sobrevolando la zona y en otros, posados en el campo. [Mario, 2003] Se ha especulado que las luces vistas por los granjeros y confundidas por las autoridades con helicpteros, no son otra cosa que OVNIs. [Snchez-Ocejo, 2003] Posiblemente similares a los referidos por la Federacin Mundial de Vctimas de Armas de Control Mental. <o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">En la mayor parte de mutilaciones, se ha encontrado el terreno donde se situaba el animal alterado o quemado, y los dems animales no comen del pasto que se halla en las cercanas del animal mutilado; [Mollo y Mecchi, 2003] algunas marcas en los animales permiten suponer el uso de algn aparato que produzca una elevada temperatura [Padilla, 2010 b] e incluso en numerosos casos, tanques australianos de agua cercanos se han secado (ej.: Campo del Sr. Bavilor, a 5 kilmetros de Casbas (BA). Campo San Laureano del Sr. Ricardo Lavandera (enclavado en territorio pampeano frente a la estacin ferroviaria Pichi Mahuida (RN)) Campo de Murgua, cerca de Goyena (BA), etc.). [Mollo y Mecchi, 2010] <o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Pese a que el modus operandi se ha relacionado con el uso de alguna droga paralizante. [Biassi, 2002] En el cuerpo de los animales no hay evidencia de que hayan sido anestesiados (aunque los pocos anlisis practicados han resultado ser incompletos e insuficientes). Tampoco hay seales de golpes o disparos en su cuerpo, ni tienen marcas de lazos o sogas. [Mollo y Mecchi, 2003] Pero todos estos datos son compatibles con el uso de microondas, incluso la parlisis y el  <i style="">estado de tranquilidad</i> , que suponen, manifiesta el animal durante la mutilacin. Adems, esto verificara el testimonio de algunos testigos que describen  <i style="">zumbidos que producan dolor de cabeza</i> . [Mollo y Mecchi, 2010] Por lo que se dira que parecen estar realizadas mediante el uso de armas psicotrnicas, de las cuales poseen un alto dominio ya que, como se ha apuntado anteriormente, el uso de dichas armas, simplemente para perfeccionarlas, se sospecha que se est haciendo con miles de personas, en todo el mundo. [Palacios, 2009]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">El motivo de las mutilaciones no parece evidente, antiguamente se formul la hiptesis de una necesidad de clulas rojas sanguneas [Snchez-Ocejo, 2003] Algo que tiene bastante sentido, ya que la estimulacin de la hematopoyesis se consigue mediante citomedinas que se extraen, curiosamente, de los mismos tejidos que son extrados o biopsiados por los mutiladores de animales. [Martin, 2005] Ms actualmente, se ha barajado la posibilidad de que las mutilaciones sirviesen de control sobre los efectos en seres vivos de alguna sustancia bacteriolgica o radiacin. [Biassi, 2002] [Martin, 2005] Esto se evidenci con el caballo  <i style="">Snippy</i> , en noviembre de 1969 en Alamosa, estado de Colorado; el cual fue sometido al contador Geiger y se encontr una elevada cantidad de radioactividad emanando del mismo hasta una distancia de dos cuadras alrededor. [Snchez-Ocejo, 2003] Sin embargo, en las mutilaciones ocurridas durante el ao 2002 en Argentina, la Comisin Nacional de Energa Atmica determin la ausencia radioactividad. [Mario, 2003] Por otro lado, es sabido que durante la primera mitad de la Guerra Fra, los dos bandos acumularon arsenales de armas biolgicas as como gases nerviosos y otras armas qumicas y de igual modo, es sabido que dichas armas fueron probadas en el mar entre 1964 y 1968, en ensayos a gran escala con armas areas capaces de expeler un chorro de aerosoles patgenos de una longitud de decenas de kilmetros, demostraron la capacidad de infectar animales de experimentacin en tierra a lo largo de decenas de kilmetros en la direccin del viento. [Hernndez, 2004] En la actualidad, el nuevo conocimiento en el campo de las ciencias de la vida, sobretodo la biotecnologa, hace posible una mejora sustancial en la naturaleza, la accesibilidad y la eficacia de las armas biolgicas y qumicas. [Hernndez, 2004] Por lo que no resulta inverosmil que dichas nuevas armas se prueben; pudiendo ser una de las razones de la mutilacin de animales, ya que se acumularan las trazas de este agente destructivo precisamente en el tipo de tejidos que suelen ser mutilados. [Martin, 2005]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Otro posible mvil podra relacionarse con la industria farmacutica debido a las mltiples aplicaciones y efectividad de las citomedinas; ya que contribuyen al rpido restablecimiento de las funciones protectoras, en los casos de lesiones e infecciones, y estimula el restablecimiento de los tejidos. Adems, son utilizadas para tratar enfermedades inflamatorias, intoxicaciones, dispepsias y problemas de esterilidad. [Martin, 2005] De igual modo, son muy efectivas en el tratamiento de enfermedades oncolgicas (en combinacin con la radioterapia y la quimioterapia). [Martin, 2005] <o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Otra circunstancia, a tener muy en cuenta, es que debido al fortalecimiento de la inmunidad y otras funciones vitales importantes del organismo, se podra aumentar la duracin de la vida en un 30 a 40% con el uso de estos preparados derivados de los tejidos y rganos del ganado. [Martin, 2005] As, al menos, ocurri en experimentos con ratones y ratas. [Momarandu, 2008] Segn el Dr. Vladimir Javinson, vicepresidente de la Sociedad de Gerontologa (Instituto de bioregulacin y gerontologa de San Petersburgo), el tratamiento con estos polmeros biorreguladores endgenos en pacientes de mediana y avanzada edad (durante un perodo de 14 a 20 aos), motiv una restauracin en los indicadores en los sistemas neuro-endocrino e inmunolgico; lo que supone una retencin de los ritmos de envejecimiento y el incremento de la expectativa de vida en humanos. [Momarandu, 2008] <o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Sin embargo, lo ms interesante, desde mi punto de vista, es que las citomedinas reducen considerablemente la frecuencia de complicaciones que surgen despus de la radiacin y evitan la depresin del organismo durante la aplicacin de radiacin ionizante, por lo que podran utilizarse como proteccin biolgica y/o tratamiento paliativo en los casos de contaminacin nuclear, qumica, etc. [Martin, 2005] Todo ello implicara la posibilidad de un contacto de los mutiladores con este tipo de energas (lo que explicara los casos de radioactividad en algunas mutilaciones) y claro est, una fisiopatologa idntica a la nuestra, siendo por tanto tan humanos como nosotros. Podra tratarse dicha energa del denominado  <i style="">Vril</i> ?<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2"><o:p>&nbsp;</o:p></p> <p class="auto-style2"><u>Referencias</u>:<o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Ares N. Los sacerdotes egipcios. Contactados con el Cielo. Misterios de la Arqueologa. 1997. Disponible en: <a href="http://www.nachoares.com/" target="_blank">http://www.nachoares.com</a><o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Aziz P. Los secretos de los templos Incas, Aztecas y Mayas. 3 Volmenes. Genve. Ed. Ferni y Crculo de Amigos de la Historia; 1978 <o:p></o:p> </p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Barclay D. Extraterrestres. La respuesta definitiva sobre los OVNIS. Ed Timun Mas; 1999.<o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Biassi N. Coronel Arnold - Santa Fe. Fines de junio de 2002. Informe mdico veterinario sobre mutilacin de ganado. El Dragn Invisible. Disponible en: <a href="http://dragoninvisible.com.ar/arnold.htm" target="_blank"> http://dragoninvisible.com.ar/arnold.htm</a> (consultada el 20/09/2010)<o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Cia G. Abducciones, Mitos chamnicos, y la experiencia del Lbulo Temporal. El Fuego del Dragn; boletn mensual de ovniloga. 1999; n 15 (noviembre). Disponible en: <a href="http://fuego.dragoninvisible.com.ar/" target="_blank"> http://fuego.dragoninvisible.com.ar</a><o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Corrales S. El Regreso de los Hombres de Negro. El Fuego del Dragn; boletn mensual de ovniloga. 2001; n 37 (septiembre). Disponible en: <a href="http://fuego.dragoninvisible.com.ar/" target="_blank"> http://fuego.dragoninvisible.com.ar</a><o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->de Toro y Llaca C. La evolucin de los conocimientos astronmicos a travs de la historia. Inst. Astron. Geod. 1999; (194): 1-57, 40 Ref<o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Estulin D. La verdadera historia del Club Bilderberg. Barcelona. Ed. Planeta; 2005<o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Estulin D. Los secretos del Club Bilderberg. 2008. Disponible en: <a href="http://www.bibliotecapleyades.net/archivos_pdf/secretos_bilderberg.pdf" target="_blank"> http://www.bibliotecapleyades.net/archivos_pdf/secretos_bilderberg.pdf</a><o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Faber-Kaiser A. La conspiracin de los iluminados. 1993. Disponible en: <a href="http://andreas.faber.cat/" target="_blank"> http://andreas.faber.cat</a><o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Faber-Kaiser A. Los tneles de Amrica. 1992. Disponible en: <a href="http://andreas.faber.cat/" target="_blank">http://andreas.faber.cat</a><o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Faber-Kaiser A. Sombras extraterrestres. 1971 Disponible en: <a href="http://andreas.faber.cat/" target="_blank">http://andreas.faber.cat</a><o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Fernndez G. El miedo viste de negro. El Fuego del Dragn; boletn mensual de ovniloga. 2006; n 99 (noviembre). Disponible en: <a href="http://fuego.dragoninvisible.com.ar/" target="_blank"> http://fuego.dragoninvisible.com.ar</a><o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Gasull Vilella MJ, Sanahuja Yll ME. La obsidiana: fuente del podero de Catal Huyuk. Mem. Hist. Antig. 1980;4: 7-11<o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Gimnez GD. Los misteriosos Hombres de Negro (Primera parte). El Fuego del Dragn; boletn mensual de ovniloga. 2003; n 62 (octubre). Disponible en: <a href="http://fuego.dragoninvisible.com.ar/" target="_blank"> http://fuego.dragoninvisible.com.ar</a><o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Gruber E, Fiebag P. Verbogene Welten. Mnich. Ed. Wissen Media Verlag; 2002<o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Hernndez CA (traductor). Respuesta de la salud pblica a las armas biolgicas y qumicas: gua de la OMS. Ed. Organizacin Panamericana de la Salud  OPS/OMS; 2004<o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->La terapia de los 100 aos. Momarandu. com. Diario on line. Corrientes (Argentina). 23/10/2008. Disponible en: <a href="http://www.momarandu.com/amanoticias.php?a=7&amp;b=2&amp;c=84432" target="_blank"> http://www.momarandu.com/amanoticias.php?a=7&amp;b=2&amp;c=84432</a> (consultada 29/09/2010)<o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Mario OA. Mutilaciones en Argentina. El Fuego del Dragn; boletn mensual de ovniloga. 2003; n 59 (julio). Disponible en: <a href="http://fuego.dragoninvisible.com.ar/" target="_blank"> http://fuego.dragoninvisible.com.ar</a><o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Martin J. OVNIs y mutilaciones de animales: Es la Tierra un vivero csmico? (Primera parte). El Fuego del Dragn; boletn mensual de ovniloga. 2005; n 81 (mayo). Disponible en: <a href="http://fuego.dragoninvisible.com.ar/" target="_blank"> http://fuego.dragoninvisible.com.ar</a><o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->McBeth J. Return of secret group that 'rules the world'. The Scotsman; 15/05/1998.<o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Mollo N, Mecchi JJ. Mutilaciones de animales 2002. El Dragn Invisible. Disponible en: <a href="http://dragoninvisible.com.ar/mutifor.htm" target="_blank"> http://dragoninvisible.com.ar/mutifor.htm</a> (consultada el 20/09/2010)<o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Mollo N, Mecchi JJ. Oleada de mutilaciones de animales 2002 (Quinta parte). El Fuego del Dragn; boletn mensual de ovniloga. 2003; n 59 (julio). Disponible en: <a href="http://fuego.dragoninvisible.com.ar/" target="_blank"> http://fuego.dragoninvisible.com.ar</a><o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Padilla DU. Testimonial de luces entorno a una mutilacin. El Dragn Invisible. Disponible en: <a href="http://dragoninvisible.com.ar/testi.htm" target="_blank"> http://dragoninvisible.com.ar/testi.htm</a> (consultada el 20/09/2010) (referencia a)<o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Padilla DU. Mutilaciones  Caso Rocamora 2010- Cuando la noticia est por sobre la investigacin. El Dragn Invisible. Disponible en: <a href="http://dragoninvisible.com.ar/rocamora.htm" target="_blank"> http://dragoninvisible.com.ar/rocamora.htm</a> (consultada el 20/09/2010) (referencia b)<o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Palacios R. Se estn utilizando ya armas psicotrnicas? Discovery DSalud. 2009, n 115 (abril). Disponible en: <a href="http://www.dsalud.com/index.php?pagina=articulo&amp;c=167" target="_blank"> http://www.dsalud.com/index.php?pagina=articulo&amp;c=167</a><o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Pauwels L, Bergier J. El retorno de los brujos. Introduccin al realismo fantstico. Ed Plaza &amp; Janes SA; 1974.<o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Prez Fortea F. Vuelven los hombres de negro? 1999. Disponible en: <a href="http://personal.redestb.es/len3/mib.htm" target="_blank"> http://personal.redestb.es/len3/mib.htm</a><o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Pr Rigoni A, Jaime H. Erks y el Cerro Uritorco. Fenomenologa en el Cerro Sagrado de los Comechingones. 2007. Disponible en: <a href="http://www.portaldorado.com/pags.php?d=27b9ea411b9963837dc97d6ba5ce7896O1837O1875" target="_blank"> http://www.portaldorado.com/pags.php?d=27b9ea411b9963837dc97d6ba5ce7896O1837O1875</a> (consultada el 20/09/2010)<o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Rodrguez JC. Club Bilderberg: el gran poder en la sombra, nuevo hito del thriller contemporneo. elEconomista; 21/04/2008<o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Rodrguez-Valds FP: La Orden del Temple, Pensamientos, Mitos y Realidad. Boletn Temple N 31; 21 de Noviembre de 2001.<o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Snchez-Ocejo V. Experimentan con animales los tripulantes de los OVNIs? El Fuego del Dragn; boletn mensual de ovniloga. 2003; n 61 (septiembre). Disponible en: <a href="http://fuego.dragoninvisible.com.ar/" target="_blank"> http://fuego.dragoninvisible.com.ar</a><o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Torrent FJ. El Secreto Ocultado del III Reich. Ed Bubok Publishing, SL; 2008 (referencia a)<o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Torrent FJ. El Legado Hermtico de la Antigedad. Ed Bubok Publishing, SL; 2008 (referencia b)<o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Torrent FJ. La misteriosa luz azul. El Fuego del Dragn; boletn mensual de ovniloga. 2010; n 138 (febrero). Disponible en: <a href="http://fuego.dragoninvisible.com.ar/" target="_blank"> http://fuego.dragoninvisible.com.ar</a><o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Wikipedia contributors. Bilderberg Group. Wikipedia, The Free Encyclopedia; 25 Sep. 2010. Disponible en: <a href="http://en.wikipedia.org/w/index.php?title=Bilderberg_Group&amp;oldid=386908320" target="_blank"> http://en.wikipedia.org/w/index.php?title=Bilderberg_Group&amp;oldid=386908320</a><o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Zerzan J. Futuro primitivo y otros ensayos. Valencia. Ed. Numa Ediciones; 2001</p> </body></html>