<html><head> <meta http-equiv="Content-Type" content="text/html; charset=unicode"><title>El Fuego del Dragn (N 146 - Octubre de 2010)</title> <style type="text/css"> ul {margin-bottom:0cm;} li.MsoNormal {margin-bottom:.0001pt; text-align:justify; font-size:12.0pt; font-family:"Times New Roman","serif"; margin-left: 0cm; margin-right: 0cm; margin-top: 0cm; } .auto-style1 { text-indent: -14.2pt; text-align: justify; font-size: 12.0pt; font-family: "Times New Roman", serif; margin-left: 36.0pt; margin-right: 0cm; margin-top: 0cm; margin-bottom: .0001pt; } .auto-style2 { text-align: justify; } </style></head><body> <b><i><font color="#ff0000" size="7"> <p align="center">EL FUEGO DEL DRAGON</p> </font></i><font size="5"> <p align="center">BOLETIN MENSUAL DE OVNILOGIA</p> </font></b><font size="5"> <p align="center">N 146  Octubre de 2010</p> </font> <p align="justify">&nbsp;</p> <b><i><font face="Arial"> <p align="justify">Editado por Carlos Alberto Iurchuk</p> </font></i></b><font face="Arial"><i> <p align="justify">La Plata  Argentina</p> </i></font> <p align="justify"><a href="mailto:dragoninvisible@gmail.com"><u> <font color="#0000ff">dragoninvisible@gmail.com</font></u></a></p> <i><font face="Arial"> <p align="justify">"El Dragn Invisible"</p> </font></i><u><font color="#0000ff"> <p align="justify"><a href="http://dragoninvisible.com.ar/" target="_blank"> http://dragoninvisible.com.ar</a></p> </font></u><hr><font color="#7f007f" face="Arial" size="4"> <p align="center">Se permite la reproduccin parcial o total, por cualquier medio, de los artculos presentados en este boletn. Si as se hiciere, se agradecer la notificacin al autor del artculo y al editor del boletn.</p> </font><hr> <p class="MsoNormal" align="center"><b style=""> <span style="font-size: 16pt; font-family: &quot;Arial&quot;,&quot;sans-serif&quot;; color: red;">Qu sabemos sobre el proyecto HAARP?<o:p></o:p></span></b></p> <p class="MsoNormal"><o:p>&nbsp;</o:p></p> <p class="MsoNormal"><b style=""> <span style="font-size: 14pt;">Francisco Javier Torrent<o:p></o:p></span></b></p> <p class="MsoNormal"><i style=""> <span style="font-size: 14pt;">Valencia  Espaa<o:p></o:p></span></i></p> <p class="MsoNormal"><a href="mailto:dunedainxavier@hotmail.com"> dunedainxavier@hotmail.com</a><o:p></o:p></p> <p class="MsoNormal"><o:p>&nbsp;</o:p></p> <p class="auto-style2">El proyecto HAARP (<i style="">High Frequency Active Auroral Research Program</i>), se ha desarrollado desde 1992 desde Gakona, en Alaska. [Costa Morata, 2010] Tiene como objetivo fundamental la investigacin de los fenmenos naturales que ocurren en la ionosfera de la Tierra y el medio ambiente del espacio cercano. El conocimiento y la informacin derivada de esta investigacin se centra, con particular nfasis, en ser capaz de utilizarse para mejorar las comunicaciones y los sistemas de vigilancia y navegacin, tanto para fines civiles como de defensa. [HAARP, 2010] Asimismo, se afirma que no hay documentos clasificados relativos al proyecto HAARP y que el Proceso de Impacto Ambiental (<i style="">Environmental Impact Process</i> -EIP-) de los documentos siempre ha sido, en su totalidad, de domino pblico. [HAARP, 2010] [Dunning, 2008] <o:p></o:p> </p> <p class="auto-style2">Sin embargo, es un proyecto que llevan a cabo conjuntamente la fuerza area y la marina de los Estados Unidos, junto con el Instituto Geofsico de la Universidad de Alaska, Fairbanks. Experimentos similares se estn realizando tambin en Noruega, probablemente en el Antrtico, as como en la antigua Unin Sovitica. El HAARP es un proyecto de investigacin que utiliza instalaciones terrestres y una red de antenas, cada una equipada con su propio transmisor, para calentar partes de la ionosfera con potentes ondas de radio. La energa generada calienta partes de la ionosfera, lo que produce agujeros en la ionosfera y  <i style="">lentes</i> artificiales. [Olsson, 1999]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Se ha denunciado que, en esencia, el HAARP persigue inducir modificaciones ionosfricas con el fin de alterar los modelos climticos y desestabilizar las comunicaciones y el radar de posibles enemigos. [Costa Morata, 2010] Por ello numerosos autores han restado credibilidad a la versin oficial y han acusado al proyecto de realizar manipulaciones atmosfricas con un objetivo militar, es decir, que dicho proyecto se ha desarrollado para la guerra climatolgica. [Costa Morata, 2010] [Centeno Rodrguez, 2010] [Vidal Montesinos, 2010 a] [Vidal Montesinos, 2010 b] [Chossudovsky, 2010] [Gallegos Mendoza, 2010] [Agencia Matrizur, 2010]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Evidentemente, el Gobierno de EEUU ha negado dichas acusaciones, [Vidal Montesinos, 2010 a] [Vidal Montesinos, 2010 b] y desde crculos escpticos, se ha denominado dicha teora como de  <i style="">paranoica</i> . [Dunning, 2008] [Marcos, 2006]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">No obstante; dado que el HAARP se trata de un programa militar derivado de la muy famosa <i style=""> Strategic Defense Iniciative</i> (SDI, la llamada  <i style="">Guerra de las galaxias</i> de los tiempos del presidente Reagan) desarrollado por las empresas Raytheon Co. y British Aerospace Systems y ejecutado por la Air Force Research Laboratory s Space Vehicles Directorate (direccin de vehculos espaciales del laboratorio de investigacin de la fuerza area). [Chossudovsky, 2010] [Costa Morata, 2010] Podemos asegurar que no se trata de paranoias?<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">En pocos aos, el proyecto ha incrementado su poder desde 300 kW hasta 960 kW para finalmente llegar a un poder total de 3.6 MW. [Rodrguez et al., 2003] Las 180 antenas funcionando en conjunto, equivaldran a una sola antena que emitir 1 GW (1.000.000.000 W); es decir un billn de ondas de radio de alta frecuencia las cuales penetran en la atmsfera inferior e interactan con la corriente ionosfrica (electrojets aurorales). [Tous Borrs, 2010]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">La posibilidad de un uso militar de dicha tecnologa no es inverosmil, ya que en 1995 la Unin Europea (UE), adverta de que el HAARP era una amenaza militar emergente para el medio ambiente y peda un consejo mundial para presionar a Rusia y EEUU para que acabaran con este tipo de armas. [Vidal Montesinos, 2010 a] [Vidal Montesinos, 2010 b] Mucho antes, la Convencin ENMOD, negociada en el marco de la Conferencia del Comit de Desarme y aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1976 (abierta para su firma el 18 de mayo de 1977 en Ginebra y que entr en vigor el 5 de octubre de 1978); ya mencionaba en su artculo 1 prrafo 1 que (sic): Los Estados Partes en la Convencin se comprometen  <i style="">a no utilizar tcnicas de modificacin ambiental con fines militares u otros fines hostiles que tengan efectos vastos, duraderos o graves, como medios para producir destrucciones, daos o perjuicios a otro Estado Parte</i> . [CICR, 2003]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">El 5 de febrero de 1998 la Subcomisin de Seguridad y Desarme del Parlamento Europeo celebr una audiencia sobre, entre otras cosas, el HAARP. Se invit a representantes de la OTAN y de los EEUU, pero declinaron la invitacin. [Olsson, 1999] Por ello, parlamentarios de la UE, han acusado al proyecto de ser un arma climtica. [Olsson, 1999] Ms recientemente, en la agencia de noticias Interfax, el 8 de agosto de 2002 se comunic que el parlamento de Rusia haba afirmado que  <i style="">los Estados Unidos estn creando nuevas armas integrales de carcter geofsico que puede influir en la tropsfera con ondas de radio de baja frecuencia... La importancia de este salto cualitativo es comparable a la transicin de las armas blancas a las armas de fuego, o de las armas convencionales a las armas nucleares. Este nuevo tipo de armas difiere de las de cualquier otro tipo conocido en que la tropsfera y sus componentes se convierten en objetos sobre los cuales se puede influir</i> . [Wikipedia, 2010] [FAS; 2002]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Pero no solamente son los polticos los que parecen tener presente dicha amenaza, para algunos cientficos rusos, dicha amenaza ya es una realidad. [Vidal Montesinos, 2010 a] [Vidal Montesinos, 2010 b]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Para Michel Chossudovsky (profesor de Economa de la Universidad de Ottawa), tanto los estadounidenses como los rusos han desarrollado habilidades para manipular el clima mundial. [Chossudovsky, 2010]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">La doctora Rosalie Bertell, confirma que los cientficos militares estadounidenses estn utilizando los sistemas climticos como un arma potencial. Los mtodos incluyen el aumento de la intensidad de las tormentas y la desviacin de ros de vapor en la atmsfera del planeta con el objetivo de provocar sequas o inundaciones. [Chossudovsky, 2010]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Marc Filterman, ex oficial militar francs, esboza varios tipos de  <i style="">armas no convencionales</i> que utilizan frecuencias radiales. Se refiere a  <i style="">la guerra climtica</i> , e indica que los Estados Unidos y la Unin Sovitica ya haban acumulado los conocimientos especializados necesarios para desencadenar repentinos cambios climticos (huracanes, sequas) a principios del decenio de 1980. Estas tecnologas  <i style="">ocasionan perturbaciones atmosfricas mediante la utilizacin de ondas de radares de Frecuencia Extremadamente Baja (ELF)</i> . [Chossudovsky, 2010]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Se ha especulado con la posibilidad de que el proyecto tambin tenga efectos tectnicos. [Tous Borrs, 2010] E incluso el fsico Gueorgui Vasliev, ha afirmado en un diario ruso que el programa HAARP del ministerio de Defensa de EE UU es la causa de todos los cataclismos que han ocurrido en el mundo desde 1997. [Vidal Montesinos, 2010 a] [Vidal Montesinos, 2010 b] Lo cual coincide con otros autores. [Grobart Sunshine, 2010]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Un reporte preparado por la Flota Rusa del Norte, quienes han estado monitoreando los movimientos y las actividades navales estadounidenses en el Caribe desde 2008, acusa a EEUU del terremoto de Hait; adems, el informe compara la experimentacin de la Marina Estadounidense de dos de estas armas. Menciona una prueba en el Pacfico que caus un terremoto de magnitud 6.5 azotando el rea alrededor de la ciudad de Eureka, en California (sin causar muertes) y la prueba en el Caribe (que caus la muerte de al menos 140.000 inocentes). [Gallegos Mendoza, 2010] [Agencia Matrizur, 2010] Segn indica el mencionado reporte, es  <i style="">ms que probable</i> que la Marina Estadounidense haya tenido  <i style="">conocimiento total</i> del catastrfico dao que esta prueba de terremoto podra tener potencialmente sobre Hait y que haba pre-posicionado a su Comandante Delegado del Comando del Sur, el General P.K. Keen, en la isla para supervisar las labores de ayuda si fuesen necesarias. [Gallegos Mendoza, 2010] [Agencia Matrizur, 2010]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">De acuerdo a otro informe coincidente, se tienen datos para establecer que el terremoto en Sichuan, China, el 12 de mayo de 2008 con una magnitud de 7.8 Richter, fue creado tambin por la radiofrecuencia del HAARP. [Gallegos Mendoza, 2010] [Agencia Matrizur, 2010]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Curiosamente, la base similar rusa, inscrita bajo el nombre de SURA (cuyo origen data de 1981, en plena Guerra Fra), fue acusada en el ao 2005 por EEUU de utilizar la tecnologa meteorolgica para provocar el huracn Katrina, que arras Nueva Orleans. [Vidal Montesinos, 2010 a] [Vidal Montesinos, 2010 b]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Pruebas cientficas recientes revelan que el HAARP est en total funcionamiento y tiene la capacidad de provocar posibles inundaciones, sequas, huracanes y terremotos. Desde el punto de vista militar, el HAARP es un arma de destruccin en masa. Potencialmente, constituye un instrumento de conquista capaz de desestabilizar sistemas agrcolas y ecolgicos de regiones enteras de una manera selectiva. [Chossudovsky, 2010]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Para el Dr. Nicholas Begich, se trata de una tecnologa altamente poderosa de emisin de haces de ondas radiales que eleva zonas de la ionosfera (la capa superior de la atmsfera) concentrando un haz y calentando esas zonas. Entonces las ondas electromagnticas rebotan hacia la tierra y arrasan con todo, vivo o muerto. [Chossudovsky, 2010]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Existe o no existe la posibilidad de que las teoras paranoicas estn en lo cierto? Si todava existe alguna duda, es conveniente que repasemos brevemente la historia del uso de las armas biolgicas y qumicas& <o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">En septiembre de 1947, se definieron las armas de destruccin masiva en un documento del Consejo de Seguridad como  <i style="">armas explosivas atmicas, armas de material radioactivo, armas letales qumicas y biolgicas y cualquier arma desarrollada en el futuro que tenga caractersticas comparables en efecto destructor a aqullas de la bomba atmica o alguna otra de las antes mencionadas</i> . [Hernndez, 2004]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Pese a que el uso de veneno no es una novedad como arma de muerte y se ha utilizado como arma de destruccin colectiva (por ejemplo en la contaminacin deliberada de reservas de agua), solamente en tiempos recientes, debido a los avances de la tecnologa, las armas biolgicas y qumicas se han desplazado del extremo de riesgo insignificante del espectro hacia el de la destruccin masiva. [Hernndez, 2004] La primera vez que se us un arma qumica que podramos clasificar como de destruccin masiva, fue en Ypres (Blgica), el 22 de abril de 1915, ocho meses despus de iniciarse la Primera Guerra Mundial. Al atardecer, se liberaron al ambiente 180 toneladas de cloro lquido contenido en 5.730 cilindros a presin para que el viento transportara la nube resultante de vapor asfixiante hacia las lneas enemigas. Los registros disponibles son escasos, pero se dice que cerca de 15.000 soldados franceses, argelinos y canadienses fueron vctimas de este furioso ataque y que una tercera parte de ellos falleci. [Hernndez, 2004]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">El desarrollo de la guerra qumica durante la Primera Guerra Mundial, continu despus de ella y se buscaron agentes capaces de inducir nuevos tipos de efectos fisiolgicos con los cuales se pudiera obtener alguna ventaja militar. [Hernndez, 2004] Sin embargo, en los conflictos posteriores, especialmente en la Segunda Guerra Mundial, el amplio despliegue de proteccin antiqumica redujo el relativo atractivo de las armas qumicas. As, en esa confrontacin no hubo un significativo uso estratgico ni operativo de armas qumicas. [Hernndez, 2004] Ello motiv una bsqueda de agentes con mayor potencia que permitieran el uso de sistemas de envo de armas ms econmicos y eficientes. Los productos qumicos txicos que tienen dosis eficaces mensurables en decenas de miligramos por persona, por ejemplo el fosgeno y el cianuro de hidrgeno, fueron reemplazados en las dcadas de 1940 y 1950 por inhibidores organofosforados de la acetilcolinesterasa ( <i style="">gases nerviosos</i> ), que eran activos en cantidades de miligramos o menores, de forma que se necesitara mucho menos municin para atacar un blanco dado, confiriendo, por consiguiente, una ventaja logstica. [Hernndez, 2004]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">En la escala de toxicidad, ms all de los gases nerviosos estn ciertas toxinas que pueden haber sido extradas del material txico de plantas, animales, microorganismos, virus, hongos o sustancias infecciosas, por medio de una molcula recombinante, o cualquier sustancia venenosa o producto biolgico que pueda ser construida como resultado de biotecnologa producida por un organismo vivo; o cualquier ismero txico o producto biolgico homlogo o derivado de tal sustancia. Algunos ejemplos los encontramos en el curare, la batracotoxina, la ricina, el fluoroacetato de potasio, el cianuro de hidrgeno (y su derivado, el cloruro ciangeno), el agente OC (Oleoresin capsicum), etc. [Hernndez, 2004] Incluso, algunos biorreguladores como la  <i style="">sustancia P</i> (pptido implicado en la produccin de sensaciones de dolor, especialmente dolor moderado a intenso [NINDS, 2006]), pueden considerarse como toxinas. [Hernndez, 2004]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Las toxinas operan en el rango de dosis eficaces de nanogramo y ms pequeas se encuentran las bacterias patgenas y los virus. [Hernndez, 2004]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">A medida que el conocimiento de la microbiologa y la diseminacin por el aire de enfermedades infecciosas aumentaron rpidamente durante las dcadas de 1920 y 1930, tambin se afianz la idea de convertir en armas a los patgenos microbianos como una forma ms poderosa de gas venenoso. Por la poca de la Segunda Guerra Mundial, las armas biolgicas de este tipo se estaban estudiando como un desarrollo natural de las armas qumicas, aprovechando las mismas tcnicas de diseminacin y el mismo conocimiento de la fsica de las nubes, la meteorologa y la dispersin area. Antes de que finalizara la segunda gran guerra, la factibilidad de la guerra aerobiolgica se haba probado en campos de ensayo de armamentos en Europa y Norteamrica, por lo menos. Tambin hubo reportes sobre experimentos de campo en los cuales fuerzas invasoras habran diseminado patgenos bacterianos desde aeronaves sobre reas pobladas de China. [Hernndez, 2004]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Durante la primera mitad de la Guerra Fra, los dos bandos de la confrontacin de superpoderes acumularon arsenales de armas biolgicas, as como gases nerviosos y otras armas qumicas. Despus de 1970, los preparativos para producir armas biolgicas parecen haber continuado nicamente en uno de los bandos. [Hernndez, 2004]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Las armas biolgicas desarrolladas van desde instrumentos para uso clandestino por fuerzas especiales hasta aqullas diseadas para grandes misiles guiados o bombarderos pesados capaces de generar inmensas nubes de aerosol plagadas con agentes vivos causantes de enfermedades contagiosas con el fin de impactar en blancos distantes de la retaguardia, o de enfermedades no contagiosas para blancos ms cercanos. Entre stas se encontraban armas biolgicas que podan, en principio, producir bajas masivas mucho mayores que las de las armas qumicas emuladas por sus progenitoras. [Hernndez, 2004]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Existen testimonios de pruebas realizadas en el mar entre 1964 y 1968, en ensayos a gran escala con armas areas capaces de expeler un chorro de aerosoles patgenos de una longitud de decenas de kilmetros, que demostraron la capacidad de infectar animales de experimentacin en tierra a lo largo de decenas de kilmetros en la direccin del viento. Se haca posible, as, que con el vuelo de una sola aeronave, los habitantes en una zona de miles o decenas de miles de kilmetros cuadrados quedaran expuestos a la amenaza de sufrir una enfermedad. Al mismo tiempo, algunos asesores cientficos militares ya anticipaban una nueva generacin de armas qumicas con un impacto comparable. [Hernndez, 2004]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Algunos herbicidas, especialmente los derivados de los cidos 2,4-dicloro- y 2,4,5-triclorofenoxiactico en preparaciones como el trioxono y el Agente Naranja, se utilizaron como armas en varias reas de conflicto de frica y el sureste de Asia durante el periodo de 1950 a 1975 [Hernndez, 2004] (hay que recordar que durante la Guerra Fra ocurrieron casi 200 guerras convencionales [Baracca, 2003]), algunas veces dirigidos contra cosechas y otras contra la vegetacin de los bosques que pudieran servir de escondite. Ciertos patgenos de plantas y animales tambin fueron convertidos en armas. De hecho, algunas de las primeras armas antipersonales biolgicas y de toxinas para reas extensas se basaron en sistemas de diseminacin originalmente concebidos para atacar la agricultura. [Hernndez, 2004]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Las guerras ocurridas en el siglo XX han conllevado proyectos de dominacin mundial, genocidios programados de poblacin civil y de pueblos enteros, junto a la destruccin del territorio y medio ambiente. [Baracca, 2003] Sabemos que Estados Unidos llev a cabo diversas formas de guerra climatolgica en la guerra de Vietnam desde 1967 ( <i style="">Proyecto Popeye</i> ), provocando lluvias mediante el bombardeo de nubes [Hernndez, 2004] <o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Actualmente, el desarrollo, la produccin y el uso de armas biolgicas y qumicas estn prohibidos por tratados internacionales suscritos por la mayora de los Estados Miembro de la OMS, a saber el Protocolo de Ginebra de 1925, la Convencin sobre Armas Biolgicas y Toxinas de 1972 y la Convencin sobre Armas Qumicas de 1993. [Hernndez, 2004] Por ello, (se sostiene que) se han eliminado las inmensas amenazas biolgicas y qumicas que existieron durante la Guerra Fra para grandes grupos de poblacin de Europa y Asia, cuando haba enormes reservas de armas qumicas y planes activos para una confrontacin blica continental con armas biolgicas. [Hernndez, 2004] De acuerdo con la resolucin WHA55.16 de la Asamblea Mundial de la Salud, adoptada en mayo de 2002, la OMS est en disposicin de brindar el apoyo tcnico para los Estados Miembro para desarrollar o fortalecer la preparacin y la respuesta ante el uso deliberado de agentes biolgicos y qumicos para causar dao. [Hernndez, 2004] La Organizacin para la Prohibicin de Armas Qumicas (<i style="">Organisation for the Prohibition of Chemical Weapons</i>, OPCW), autoridad internacional para la Convencin de la OMS de 1993, est haciendo preparativos prcticos para prestar ayuda si se usan armas qumicas o se amenaza con su utilizacin. [Hernndez, 2004] Hasta el momento, sin embargo, no existe una organizacin similar para las armas biolgicas, aunque la OMS, entre otras, puede brindar alguna ayuda a sus Estados Miembro. [Hernndez, 2004] <o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">No obstante, hay que recordar que la autoridad que debera poseer la ONU no la ha reconocido jams Israel, ni ltimamente EEUU. [Baracca, 2003] Por otro lado, la reserva de veto de las grandes potencias (claramente antidemocrtica) es un hndicap para la solucin pacfica de conflictos internacionales [Baracca, 2003] as como para impedir la experimentacin de armas de destruccin masiva.<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Sabemos que desde la dcada de los cincuenta, los EEUU han realizado explosiones de material nuclear en los cinturones Van Allen (los cuales se sitan a distancias superiores a los 350 km de altura y tienden a captar las partculas energticas que tratan de irrumpir en la tierra desde el espacio exterior. [Tous Borrs, 2010]), para investigar el efecto de las explosiones nucleares a esa altura sobre las comunicaciones de radio y la operacin del radar gracias al pulso electromagntico que desprende una explosin. [Olsson, 1999] Estas explosiones crearon nuevos cinturones de radiacin magntica que cubrieron prcticamente todo el planeta. Los electrones se movieron en lneas magnticas y crearon una Aurora Boreal artificial sobre el Polo Norte. [Olsson, 1999] El Proyecto Starfish de 1962, trataba de realizar experimentos en la ionosfera, alterar las formas y la intensidad de los cinturones de Van Allen. [Tous Borrs, 2010] Segn la Dr. Rosalie Bertell, en 1998 la Marina de los EE.UU. hizo explotar 3 bombas con material nuclear fisionable a 480 kilmetros de altura sobre el sur del Atlntico. El proyecto fue elaborado por el Departamento de Defensa y la Comisin de Energa Atmica de los EE.UU. bajo el nombre de proyecto Argus. [Olsson, 1999] Con estos ensayos militares se corre el peligro de destruir gravemente el cinturn Van Allen durante mucho tiempo. El campo magntico de la Tierra puede destruirse sobre grandes extensiones e impedir las comunicaciones por radio. Segn cientficos norteamericanos, pueden pasar muchos aos antes de que el cinturn Van Allen se estabilice de nuevo. [Olsson, 1999] Algunos han denunciado que desde el 1997 hasta el presente, junto al proyecto HAARP, se est llevando a cabo la remocin de la radiacin atrapada en las Bandas de Van Allen que fueron contaminadas con radiacin nuclear producto de Argus desde el 1958; sin importar la seguridad y la salud de la gente del hemisferio sur del planeta, sobre quienes se depositan los residuos de esa radiacin, con la innoble meta de salvar a los satlites que orbitan la Tierra. [Centeno Rodrguez, 2010]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Tal y como hemos visto anteriormente, las armas biolgicas y qumicas precisan de una dispersin area para que los materiales puedan inhalarse (ya sea en forma de vapor, de nube de aerosol, de gotas lquidas o partculas slidas). [Hernndez, 2004] Dado que este tipo de ataque est muy sujeto a la incertidumbre (ya que se producira un desplazamiento tanto lateral como vertical del agente), lo que, seguramente, impedira que una gran parte d en el blanco; y debido a que tambin tanto la velocidad de dispersin como la direccin del desplazamiento dependen de la variacin micrometeorolgica en la atmsfera; podra resultar en que el agente no d en el blanco debido a algn viraje del viento (o que se diluyese tanto que se vuelva inofensivo). Adems, otra consideracin importante es que la mayora de los agentes pueden ser inestables en la atmsfera y descomponerse con el tiempo despus de su diseminacin en forma area, y dicho proceso puede por s mismo afectar al agente al punto de causarle una degradacin sustancial o la inactivacin completa. [Hernndez, 2004] <o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Dado el poco inters sobre la seguridad de la ciudadana, mostrado con el programa Argus y experimentos similares como el MK-Ultra (experimento oficial de la CIA, a travs de la Fundacin Cornell para el estudio de la ecologa humana, que us a humanos como conejillos de Indias donde se consigui la anulacin sistemtica de la mente de un ser humano o de su memoria usando drogas). [Estulin, 2008] [Palacios, 2009], y en base al posible uso de armas qumicas y biolgicas, no son motivos suficientes para fundamentar la creencia en la existencia de un programa de control atmosfrico? No en vano, el propio creador del calentador ionosfrico del proyecto HAARP, Bernard Eastlund, asegura que su invento podra, tambin, controlar el clima. [Tous Borrs, 2010]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Pese a todo lo anteriormente relatado, todava podran existir otros motivos (militares) para el desarrollo del proyecto HAARP<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">El HAARP adems de utilizarse para la manipulacin de condiciones climticas globales, puede utilizarse para muchos fines. As por ejemplo, el proyecto permite una mejor comunicacin con submarinos (y por supuesto, tambin es posible hacer lo contrario e interferir las comunicaciones ya que mediante la manipulacin de la ionosfera se pueden bloquear las comunicaciones globales a la vez que se transmiten las propias). Otra aplicacin es la penetracin de la tierra (tomografa) con rayos X a una profundidad de varios kilmetros para detectar campos de petrleo y gas o instalaciones militares subterrneas. Otra aplicacin es el radar sobre el horizonte, y definir objetivos a larga distancia. De esta manera, se puede detectar la aproximacin de objetos ms all del horizonte. [Olsson, 1999]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Mediante la manipulacin de las caractersticas elctricas de la ionosfera se puede controlar una gran cantidad de energa. Si se utiliza como arma militar, esta energa puede tener un impacto devastador sobre el enemigo. [Olsson, 1999] La amplificacin no lineal de las ondas en respuesta a seales de origen antropognico a la magnetosfera terrestre est bien documentada. [Golkowski et al., 2010] De igual modo, se ha demostrado que la emisin de ondas de alta frecuencia (HF) hacia el electrojet auroral, desde el HAARP, produce ondas de frecuencia extremadamente baja (ELF). [Platino et al., 2006] [Milikh et al.,1999] Asimismo, los experimentos con ondas de muy baja frecuencia (ELF/VLF) desde la Tierra, han demostrado que la magnetosfera acta como un canal de amplificacin no lineal. [Golkowski et al., 2010] Por ello, el HAARP puede enviar muchos millones ms de energa que cualquier otro transmisor convencional. La energa tambin puede dirigirse a un blanco mvil, lo que podra constituir un potencial sistema antimisiles. [Olsson, 1999]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Beguich afirma que, con relacin al proyecto, existe un informe sobre el desarrollo de un sistema capaz de manipular y trastornar los procesos mentales humanos mediante la radiacin pulsada de frecuencias de radio sobre extensas zonas geogrficas. El material ms completo sobre esta tecnologa se encuentra en los escritos de Zbigniew Brzezinski, ex Consejero de Seguridad Nacional con el presidente Carter y con J.F. Mac Donald, consejero cientfico del presidente Johnson. En ellos se informa sobre el uso de los transmisores de energa para la guerra fsica y medio-ambiental, y sobre cmo pueden afectar negativamente a la salud y el pensamiento humano. Otro de los documentos descubiertos por Beguich pertenece a la Cruz Roja Internacional, y en l, este organismo advierte de los efectos perniciosos de la energa radiada. Incluso deja constancia de las bandas de frecuencia que generan estos efectos, que corresponde con las gamas que puede transmitir el HAARP. [Tous Borrs, 2010]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Ello nos permite suponer la veracidad de afirmaciones que declaran que convirtiendo las ondas de baja frecuencia en alta intensidad, el proyecto podra tambin afectar a los cerebros humanos. [Tous Borrs, 2010]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Teniendo en cuenta que los seres humanos son eminentemente electromagnticos (ms quizs que electroqumicos), se los puede afectar mediante ciertas ondas de determinados niveles energticos. [Costa Morata, 2010] De esta forma, parte de la guerra meteorolgica podra consistir en un impacto negativo en la salud mental de poblaciones de ciertas localidades o incluso regiones. [Fitrakis, 2002]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Ya en 1976, el Comit del Senado de Derechos Constitucionales en Estudios de armas de microondas de los soviticos (pgina 1.280) se puede leer que el uso de microondas puede causar desorientacin e infartos en seres humanos y crear voces para que se escuchen intracranealmente. [Palacios, 2009]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Para la organizacin denominada Federacin Mundial de Vctimas de Armas de Control Mental, existe constancia de que  <i style="">hay una red global secreta basada en nanomquinas que espa el comportamiento de mucha gente y puede influir en sus emociones. Con seguimientos que implican a veces la participacin de helicpteros</i> . Los miembros de esta organizacin estn de hecho convencidos de que tales armas explican la aparicin inexplicable desde hace aos de enfermedades fulminantes en muchas personas sanas (inducen sobre todo cncer al poder alterar gravemente las clulas), incluidos conocidos disidentes. [Palacios, 2009]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Ello nos remite a las investigaciones sobre radiaciones electromagnticas de Michael Persinger (efectuadas para el Pentgono), quien perfeccion los mtodos para realizar experimentos de induccin de experiencias subjetivas como hacer creer a alguien que fue abducido por extraterrestres o que tuvo encuentros con ngeles o con el mismo Dios. Es decir, que Persinger investig la capacidad para modificar mediante ondas electromagnticas, la conciencia de un individuo, su personalidad o su memoria (agregando recuerdos falsos). [Palacios, 2009] Algo que parece habitual en experiencias de encuentros con OVNIs y de  <i style="">visitantes de dormitorio</i> . [Cia, 1999] Lo que nos remite al proyecto SPS (<i style="">Solar Power Satellite Project</i>) de 1968, por el cual se quera generar una constelacin de satlites geoestacionarios capaz de interceptar la radiacin solar y transmitirla en rayos concentrados de microondas a la tierra para su uso posterior. [Tous Borrs, 2010] Con qu finalidad? Probablemente la misma que la ideada para el HAARP.<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2"><o:p>&nbsp;</o:p></p> <p class="auto-style2"><b style="">Conclusin<o:p></o:p></b></p> <p class="auto-style2"><o:p>&nbsp;</o:p></p> <p class="auto-style2">Dado que el proyecto HAARP podra contribuir a cambiar el clima bombardeando intensivamente la atmsfera con rayos de alta frecuencia [Tous Borrs, 2010] El proyecto puede resultar en cambios de la situacin climtica. Tambin puede influir en el ecosistema, especialmente en la regin sensible del Antrtico. [Olsson, 1999] <o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Otra consecuencia grave de HAARP son los agujeros de la ionosfera causados por las potentes ondas de radio. La ionosfera nos protege de la radiacin csmica. Se espera que los agujeros se cierren de nuevo, pero la experiencia con la capa de ozono hace pensar lo contrario. Esto quiere decir que hay agujeros considerables en la ionosfera que nos protege. [Olsson, 1999]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Debido a sus considerables efectos sobre el medio ambiente, HAARP es un asunto de inters mundial y debe cuestionarse si las ventajas de este sistema realmente son superiores a los riesgos. Hay que investigar los efectos ecolgicos y ticos antes de proseguir con la investigacin y los ensayos. HAARP es un proyecto casi desconocido y es importante que la opinin pblica sepa de qu se trata. [Olsson, 1999]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">El HAARP est vinculado a 50 aos de investigacin espacial intensiva de marcado carcter militar, incluyendo el proyecto  <i style="">guerra de las estrellas</i> , para controlar la alta atmsfera y las comunicaciones. Este tipo de proyectos deben considerarse como una grave amenaza para el medio ambiente, con un impacto incalculable sobre la vida humana. Incluso ahora, nadie sabe el impacto que podr tener el proyecto HAARP. Debemos luchar contra el secreto en la investigacin militar. Hay que fomentar la transparencia y el acceso democrtico a los proyectos de investigacin militar y el control parlamentario de los mismos. [Olsson, 1999]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Una serie de leyes internacionales (el Convenio sobre la prohibicin de la utilizacin militar o de cualquier utilizacin hostil de las tcnicas de modificacin el medio ambiente, el Tratado Antrtico, el Tratado sobre los principios que rigen las actividades de los Estados en la exploracin y utilizacin del espacio exterior, incluyendo la Luna y otros cuerpos celestes, as como el Convenio de las Naciones Unidas sobre la ley del mar) ponen en duda no slo la base humanitaria y poltica del proyecto HAARP sino tambin su base jurdica. El Tratado Antrtico dispone que el Antrtico debe utilizarse exclusivamente para fines pacficos. Esto significa que el proyecto HAARP infringe el Derecho Internacional. Todas las implicaciones de los nuevos sistemas de armas deben ser investigadas por rganos internacionales independientes. Deben elaborarse tambin nuevos acuerdos internacionales para proteger al medio ambiente de su destruccin innecesaria en tiempo de guerra. [Olsson, 1999]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2"><o:p>&nbsp;</o:p></p> <p class="auto-style2"><b style="">Reflexin<o:p></o:p></b></p> <p class="auto-style2"><o:p>&nbsp;</o:p></p> <p class="auto-style2">El hecho de que exista vulnerabilidad, no siempre quiere decir que hay una amenaza. [Hernndez, 2004] Sin embargo, debemos recordar que en 1915, de todos los pases combatientes, slo Alemania posea la capacidad industrial necesaria para la licuefaccin en gran escala de cloro gaseoso, y por ello recurri a esa ventaja. [Hernndez, 2004]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2"><o:p>&nbsp;</o:p></p> <p class="auto-style2"><u>Notas</u>:<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">1) Pese a que si tecleamos HAARP en el buscador Google, existen aproximadamente 1.010.000 resultados en lengua inglesa y aproximadamente 236.000 resultados en castellano (consulta realizada el 4 de octubre de 2010). Sin embargo, son pocos los artculos cientficos que lo citan. Resulta significativo que de los 279 artculos relacionados con el tema compilados desde 1990 hasta 2007 por el <i style="">Geophysical Institute</i> [Keith, 2008] y de los 183 compilados, desde 2001 hasta la actualidad (4 de octubre de 2010), en la base de datos de la SAO/NASA <i style="">Astrophysics Data System</i> (ADS); [SAO/NASA, 2010] ninguno de ellos se han realizado en lengua castellana.<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">Mucho ms llamativo es el hecho que si consultamos las bases de datos (4 de octubre de 2010) ms significativas en lengua castellana:<o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, <a href="http://www.cervantesvirtual.com/" target="_blank"> http://www.cervantesvirtual.com</a><o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Consejo Superior de Investigaciones Cientficas  CSIC- <a href="http://www.csic.es/" target="_blank">http://www.csic.es</a><o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Internetinvisible, <a href="http://www.internetinvisible.com/ii/" target="_blank"> http://www.internetinvisible.com/ii/</a><o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Plataforma Open Access de Revistas Cientficas Electrnicas Espaolas y Latinoamericanas, <a href="http://www.erevistas.csic.es/" target="_blank"> http://www.erevistas.csic.es</a><o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Portal de revistas cientficas Complutenses, <a href="http://revistas.ucm.es/" target="_blank">http://revistas.ucm.es</a><o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Scientific Electronic Library Online  SciELO- <a href="http://www.scielo.org/" target="_blank">http://www.scielo.org</a><o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->TESEO (Tesis Doctorales), <a href="https://www.educacion.es/teseo" target="_blank"> https://www.educacion.es/teseo</a><o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Tesis Doctorales en Red  TDR- <a href="http://www.tdr.cesca.es/" target="_blank">http://www.tdr.cesca.es/</a><o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">No nos aparece NINGN RESULTADO. Lo cual nos hace pensar en el poco inters por el tema de los cientficos de habla castellana.<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2">2) En la actualidad no existe ningn aparato accesible al pblico especfico para detectar un ataque psicotrnico. Lo ms parecido es un Detector de fugas de microondas ideado por Dick Smith. En su origen ese dispositivo estaba destinado nicamente a rodear la junta de caucho de los hornos microondas para detectar las posibles fugas de radiaciones. Se trata de un detector direccional capaz de recoger una emisin de onda tan leve como un miliwatio por centmetro cuadrado, lo que le convierte en una defensa interesante si se tiene en cuenta que investigaciones mdicas realizadas en Estados Unidos tambin han demostrado que una exposicin prolongada a fugas de baja intensidad puede causar problemas serios en los ojos (como cataratas). [Palacios, 2009]<o:p></o:p></p> <p class="auto-style2"><o:p>&nbsp;</o:p></p> <p class="auto-style2"><u>Referencias</u>:<o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Agencia Matrizur (Agencia Matriz del Sur). Informe seala que  <i style="">Terremoto experimental</i> de Estados Unidos devast Hait. Sbado, 16 de Enero de 2010, 12:39. Disponible en: <a href="http://www.matrizur.org/" target="_blank">http://www.matrizur.org</a><o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Baracca A. Veinticinco aos de estrategias nucleares: vivimos en un mundo ms seguro y sostenible? Llull. 2003; 26 (57): 771-808<o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Centeno Rodrguez A. Ponencia presentada por el Frente Patritico de Arecibo denunciando contaminacin nuclear del planeta desde Arecibo. julio 2010. Disponible en: <a href="http://pr.indymedia.org/news/2010/07/43948.php" target="_blank"> http://pr.indymedia.org/news/2010/07/43948.php</a><o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Chossudovsky M. Las armas del Nuevo Orden Mundial tienen la capacidad de provocar cambios climticos. Boletn GAL. 2010; 5 (911): 25-28<o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Cia G. Abducciones, Mitos chamnicos, y la experiencia del Lbulo Temporal. El Fuego del Dragn; boletn mensual de ovniloga. 1999; n 15 (noviembre). Disponible en: <a href="http://fuego.dragoninvisible.com.ar/" target="_blank"> http://fuego.dragoninvisible.com.ar</a><o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->CICR (Comit Internacional de la Cruz Roja). Convencin de 1976 sobre la prohibicin de utilizar tcnicas de modificacin ambiental con fines militares u otros fines hostiles. 2003. Disponible en: <a href="http://www.icrc.org/" target="_blank">http://www.icrc.org</a><o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Colaboradores de Wikipedia. High Frequency Active Auroral Research Program. Wikipedia, La enciclopedia libre. Disponible en: <a href="http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=High_Frequency_Active_Auroral_Research_Program&amp;oldid=40428283" target="_blank"> http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=High_Frequency_Active_Auroral_Research_Program&amp;oldid=40428283</a> (consultada el 3 de octubre de 2010).<o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Costa Morata P. Del posible impacto climatolgico de los desequilibrios electromagnticos de origen antropognico. Biblio 3W [En lnea]. Barcelona: Universidad de Barcelona. 2010; 15 (889). Disponible en: <a href="http://www.ub.es/geocrit/b3w-889.htm" target="_blank"> http://www.ub.es/geocrit/b3w-889.htm</a> (consultada el 3 de octubre de 2010)<o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Dunning B. HAARP Myths. Skeptoid. 2008; n 122 (7 de octubre). Disponible en: <a href="http://skeptoid.com/episode.php?id=4122" target="_blank"> http://skeptoid.com/episode.php?id=4122</a><o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Estulin D. Los secretos del Club Bilderberg. 2008. Disponible en: <a href="http://www.bibliotecapleyades.net/archivos_pdf/secretos_bilderberg.pdf" target="_blank"> http://www.bibliotecapleyades.net/archivos_pdf/secretos_bilderberg.pdf</a><o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->FAS. Russian parliament concerned about US plans to develop new weapon. Documento: FBIS-SOV-2002-0808. Disponible en: <a href="http://www.fas.org/irp/program/collect/haarp-duma.htm" target="_blank"> http://www.fas.org/irp/program/collect/haarp-duma.htm</a> (consultada el 3 de octubre de 2010)<o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Fitrakis B. Scary HAARP Music: Add Russia s Duma to the list of those worried about US weather experiments. Columbus Alive. 22-08-2002 (Citado en: Costa Morata P. Del posible impacto climatolgico de los desequilibrios electromagnticos de origen antropognico).<o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Gallegos Mendoza LA. (editor). Informe seala que  <i style="">Terremoto Experimental</i> de EEUU devast Hait. Boletn GAL. 2010; 5 (911): 22-24<o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->GoBkowski M, Inan US, Cohen MB, Gibby AR. Amplitude and phase of nonlinear magnetospheric wave growth excited by the HAARP HF heater. J. Geophys. Res., 2010; 115. A00F04, doi:10.1029/2009JA014610.<o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Grobart Sunshine F. Crisis sistmico-estructural en los cimientos del capitalismo monopolista transnacionalizado: las fuerzas productivas metropolitanas de la llamada sociedad basada en el conocimiento. Ponencia del XXIX Congress of the Latin American Studies Association, Toronto, Canada, 2010, 6-9 de Octubre<o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->HAARP (High Frequency Active Auroral Research Program). Frequently Asked Questions about HAARP. 2010. Disponible en: <a href="http://www.haarp.alaska.edu/" target="_blank"> http://www.haarp.alaska.edu</a> (consultada el 3 de octubre de 2010)<o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Hernndez CA (traductor). Respuesta de la salud pblica a las armas biolgicas y qumicas: gua de la OMS. Ed. Organizacin Panamericana de la Salud  OPS/OMS; 2004<o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Keith B. (compilador). HAARP Bibliography 2000-2007. Geophysical Institute (GI). 2008. Disponible en: <a href="http://www.gi.alaska.edu/" target="_blank">http://www.gi.alaska.edu</a> (consultada el 3 de octubre de 2010)<o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Marcos B. El tenebroso proyecto Jaaaaaaarl. El escptico digital. 2006; n 13 (enero). Disponible en: <a href="http://digital.el-esceptico.org/" target="_blank"> http://digital.el-esceptico.org</a><o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Milikh GM, Papadopoulos K, McCarrick M,<span style="">&nbsp; </span>Preston J. Elf emission generated by the Haarp HF-heater using varying frequency and polarization. Radiophysics and Quantum Electronics. 1999; 42 (8): 639-646<o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->NINDS. Dolor: Esperanza en la investigacin. 2006. Publicacin de NIH 07-2406s, disponible en: <a href="http://espanol.ninds.nih.gov/trastornos/dolor.htm" target="_blank"> http://espanol.ninds.nih.gov/trastornos/dolor.htm</a><o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Olsson (Eurodiputado ponente de opinin). Informe sobre medio ambiente, seguridad y poltica exterior. Parlamento Europeo. 14 de enero de 1999. PE 227.710/def. A4-0005/99. Disponible en: <a href="http://www.europarl.europa.eu/sides/getDoc.do?pubRef=-//EP//TEXT+REPORT+A4-1999-0005+0+DOC+XML+V0//ES" target="_blank"> http://www.europarl.europa.eu/sides/getDoc.do?pubRef=-//EP//TEXT+REPORT+A4-1999-0005+0+DOC+XML+V0//ES</a><o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Palacios R. Se estn utilizando ya armas psicotrnicas? Discovery DSalud. 2009, n 115 (abril). Disponible en: <a href="http://www.dsalud.com/index.php?pagina=articulo&amp;c=167" target="_blank"> http://www.dsalud.com/index.php?pagina=articulo&amp;c=167</a><o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Platino M, Inan US, Bell TF, Parrot M, Kennedy EJ. DEMETER observations of ELF waves injected with the HAARP HF transmitter. Geophys. Res. Lett. 2006;33: L16101, doi:10.1029/2006GL026462.<o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Rodriguez P. Kennedy E. Kossey P. High Frequency Radar Astronomy With HAARP. Radar Conference, 2003. Proceedings of the 2003 IEEE. pp-154-159. Ref: 10.1109/NRC.2003.1203395 <o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->SAO/NASA Astrophysics Data System (ADS). Disponible en: <a href="http://adswww.harvard.edu/" target="_blank">http://adswww.harvard.edu</a> (consultada el 3 de octubre de 2010)<o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Tous Borrs J. El proyecto HAARP: Mquinas para modificar y controlar el tiempo, La Tierra en peligro? Boletn GAL. 2010; 5 (911): 28-35<o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Vidal Montesinos A. El calor ruso, arma climtica de EE UU, segn cientficos de Mosc. La Gaceta, 08:40 del 10 de agosto de 2010. Disponible en: <a href="http://www.intereconomia.com/noticias-gaceta/internacional/calor-ruso-arma-climatica-ee-uu-segun-cientificos-moscu" target="_blank"> http://www.intereconomia.com/noticias-gaceta/internacional/calor-ruso-arma-climatica-ee-uu-segun-cientificos-moscu</a> (consultada el 4 de octubre de 2010).<o:p></o:p></p> <p class="auto-style1" style=""> <!--[if !supportLists]--><span style="">" <span style="font-family: &quot;Times New Roman&quot;; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; font-size: 7pt; line-height: normal; font-size-adjust: none; font-stretch: normal;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; </span></span><!--[endif]-->Vidal Montesinos A. Fsicos rusos acusan a Estados Unidos de provocar la ola de calor que arrasa el pas. La Gaceta, 07:55 del 10 de agosto de 2010. Disponible en: <a href="http://www.periodistadigital.com/ciencia/medioambiente/2010/08/10/fisicos-rusos-acusan-a-estados-unidos-de-provocar-la-ola-de-calor-que-arrasa-el-pais.shtml" target="_blank"> http://www.periodistadigital.com/ciencia/medioambiente/2010/08/10/fisicos-rusos-acusan-a-estados-unidos-de-provocar-la-ola-de-calor-que-arrasa-el-pais.shtml</a> (consultada el 3 de octubre de 2010).<o:p></o:p></p> </body></html>