EL FUEGO DEL DRAGON

BOLETIN MENSUAL DE OVNILOGIA

Nº 129 – Mayo de 2009

 

Editado por Carlos Alberto Iurchuk

La Plata – Argentina

dragoninvisible@gmail.com

"El Dragón Invisible"

http://dragoninvisible.com.ar/


Se permite la reproducción parcial o total, por cualquier medio, de los artículos presentados en este boletín. Si así se hiciere, se agradecerá la notificación al autor del artículo y al editor del boletín.


Ovnis: ¿Un riesgo para la aviación en México?

 

Yohanan Díaz Vargas

México – México

yohanandiaz@yahoo.com.mx

 

Empleados operativos de aerolíneas han visto los Objetos Voladores no Identificados, creen necesario tomar precauciones. "Era plateado y con forma de disco que se encontraba en medio de las pistas del aeropuerto (Internacional de la Ciudad de México), lo vi, estoy seguro, hasta le pude observar una especie de cúpula en la parte superior. Minutos después a través de las frecuencias de radio que utilizamos se comenzó a hablar de eso, y desde diversas áreas y puntos observaban al objeto pero se hablaba no de uno, sino de dos". Testimonios como éste es común escuchar entre el personal de pilotos, controladores, técnicos aéreos ajenos al tema de los Ovnis, pero que para ellos es toda una realidad.

 

Esférica y de color gris

 

El Gráfico accedió al hangar de una reconocida empresa aérea, donde conversamos con Job Hernández Cervantes quien relató que a mediados de los 90 trabajó para Mexicana de Aviación y en un vuelo de certificación de prueba que se realizó para verificar un avión 727 después del mantenimiento mayor, la tripulación vio por la ventanilla un objeto que se les atravesó.

"Era esférico, de color gris, viajaba a una gran velocidad, pasó muy cerca del avión. Las personas que íbamos en la cabina nos quedamos pasmados, no podíamos dar crédito a lo que vimos".

A decir de los empleados los avistamientos de estas naves suelen ser comunes en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Alfonso Salazar, técnico en aviación, relata que "existe un 90% del personal que ha visto cosas y tiene la certeza de que es un fenómeno real porque los ovnis son captados por los radares de los aviones y por los que están en aeropuertos".

Sin embargo, aunque el tema ya es común para los empleados de la terminal aérea, Salazar asegura que "hay autocensura pues los casos de estos encuentros se comentan sólo entre unas cuantas personas".

 

Es un tema preocupante para la aviación

 

Durante la primer semana de febrero de 2007, el personal que volaba en un Boeing 727-200 hacia Puerto Vallarta observó una esfera minutos después de despegar del aeropuerto de Toluca.

Los tripulantes describieron el objeto por su apariencia metálica, que fue detectado por el radar Ticas, diseñado especialmente para evitar colisiones en el aire.

Sobre esto, Salazar consideró que "si no hay una reglamentación al respecto, en cualquier momento sucederá una catástrofe y ejemplos de esto hay infinidad en nuestro país y en todo el mundo".

"Si las autoridades federales no toman acciones sobre los Ovnis y sus encuentros tanto en el cielo como en la tierra, podrían haber serios problemas sobre todo cuando la Torre de Control le confirma al piloto que sí hay un tráfico desconocido y que puede poner en peligro la vida de cientos de personas", explicó el especialista durante una entrevista otorgada a El Gráfico.

Mientras que para unos observar un Ovni es alegría, para otros no lo es así, ya que hay voces que se levantan para asegurar que la presencia de los no identificados en el cielo del Distrito Federal representa un serio problema para la aviación civil y militar.

Tan sólo en 2004 el Aeropuerto Internacional de la ciudad de México "Benito Juárez", registró una movilización de 23 millones de pasajeros; en 2005 se incrementó a 24 millones 114 mil viajeros y en el 2008, en temporada alta, se han registrado entre 73 mil y 75 mil pasajeros por día, y las operaciones entre aterrizajes y despegues oscilan entre los mil y mil 50. En temporada baja el movimiento fluctúa entre 60 mil y 65 mil pasajeros por día y las operaciones están entre los 900 y 950. Esto es un volumen muy importante del movimiento aéreo total en México, aseguró en entrevista telefónica con El Universal Gráfico el vocero del aeropuerto, José Luis Uribe, quien dijo que estas cifras "colocan al aeródromo en la posición 40 de los 50 más importantes del mundo y el principal de América Latina".

 

La preocupación de los controladores aéreos

 

En estos datos reside la importancia de que las autoridades federales y aeroportuarias tomen en serio el tema Ovni, ya que en cualquier momento pueden verse afectadas estas operaciones. En tanto, el controlador de tráfico aéreo del aeropuerto capitalino, Enrique Kolbeck, comentó: "Hace unos años llegaban dos aviones a la pista 23, ellos entraban del área de Otumba. Entre las 20 y 21 horas reportaron una luz roja que los había rebasado, la segunda aeronave reportó que vio la luz, pero también observó dos luces más de color blanco que se dirigían hacia el aeropuerto. Cuando el personal se enteró salieron de sus lugares de trabajo para mirar y tratar de identificar a aquellos objetos. Sólo se quedaron en sus puestos los controladores para rectificar la información recibida".

"Vimos la luz roja que pasó frente a nosotros con rumbo a los volcanes, segundos después se desplazó al área del Nevado de Toluca, y las dos luces blancas restantes pasaron por encima del aeropuerto iluminándolo y se dirigieron hacia el Cerro de la Estrella que se encuentra a tres o cuatro millas. Comenzaron a brincar y hacer unas maniobras rarísimas. Este espectáculo fue visto por controladores aéreos, personal de torre de control, autoridades del aeropuerto, en total estábamos reunidos cerca de 30 personas y también teníamos detección en radar, era todo un show", testifica el especialista.

Sin embargo, aseguró el entrevistado, lo más preocupante es el constate reporte de no identificados sobre los aeropuertos en la república mexicana, que hasta el momento no se les puede dar una explicación.

 

El gobierno no hará nada…

 

Por su parte, el técnico en aviación, Alfonso Salazar, en entrevista con El Universal Gráfico, afirmó que no es importante que las autoridades hagan algún pronunciamiento al respecto, "ya que si una aeronave se encuentra con un objeto anómalo a una cierta altitud y es reportado a torre de control o a las autoridades competentes, ellos no harán nada, ya que en nuestro país no hay los recursos suficientes para sacar un avión del Ejército y que persiga a esos objetos extraños, y si llegara a suceder este escenario qué buscarán, dónde lo harán y para ese momento quizá el Ovni ya se encuentre muy lejos del avión que lo reportó".

Por último, el vocero del aeropuerto, José Luis Uribe, aseguró que no hay censura ni ningún tipo de veto a algún piloto para que no hable de sus encuentros con algún objeto no identificado, e incluso señaló: "En conferencias de prensa que he dado junto a capitanes o personal del aeropuerto, los periodistas nos han cuestionado sobre este tema del cual no hay, reitero, ninguna censura".


Observación versus Evidencia

 

Elizabeth Ramírez

Rancagua – Chile

elizabethsramirez@gmail.com

 

Muchas son las recomendaciones que los investigadores damos a los futuros testigos, acerca de cómo comportarse durante un determinado avistamiento.

Siempre les pedimos que traten de ubicar a otra persona, ya que entre más testigo más creíble el reporte.

También repetimos en forma constante que deben observar en forma cuidadosa y sin perder detalle.

Pero lo que realmente ocurre en esos momentos es que la adrenalina sube al mil por ciento y que la necesidad, ansiedad y angustia de compartirlo con alguien más es más fuerte y necesaria en ese momento para quien esta observando. Siempre se está más preocupado de contárselo a alguien más o de ir por una cámara o grabadora que de observar en si detalles que son muy útiles para quienes investigamos.

La ufología se mantiene como actividad llena de reportes debido fundamentalmente al testigo, es el TESTIGO y su observación lo que inicialmente da forma a un caso que posteriormente será investigado. Son sus datos los necesarios para abrir una ficha de casuística, para relevar terrenos, para comparar y para llegar a establecer patrones si los hubiere.

Creo que es hora de orientar nuevamente al testigo pidiéndole que; luego que observe detenidamente y no se mueva del lugar, siga al objeto o luces desplazarse, chequee cuidadosamente los detalles en forma visual, de lo que en esos momentos observa.

Que se preocupe de registrar con sus ojos todo lo que después de terminado el avistamiento deberá registrar en audio, si lo tiene, grabación, escrito, dibujo, etc., pero lo fundamental es que el testigo se quede con lo que está observando y no se preocupe de manera inmediata por ir a otro lugar a buscar una cámara de video, o una cámara fotográfica, ya que ese tiempo que perderá en ir y volver será irrecuperable.

Con esto no estoy diciendo que los demás testigos no sean necesarios, pero ante la situación de estar solo durante el avistamiento de un Objeto Anómalo, o de salir en busca de testigos lo más razonable y sugerible es quedarse y observar en forma muy rigurosa todo lo que sus ojos le permitan ver, ya que esa observación de igual manera se puede plasmar en una grabación de audio o de video a posterior.

Dentro de los datos que los testigos deben recordar, es necesario tener en cuenta:

 

  • Hora
  • Fecha
  • Duración
  • Localización de avistamiento
  • Forma
  • Tamaño aparente
  • Clima
  • Temperatura aproximada
  • Distancia del objeto
  • Luces, detallar colores y en orden de aparición, eso es muy importante.
  • Dirección
  • Velocidad aproximada
  • Movimientos
  • Acciones
  • Sonidos
  • Y sobre todo, cómo lo perdió de vista.

 

Todos estos detalles y más se pueden perder para siempre, y sin retorno, si usted no tiene o lleva consigo las herramientas para registrar el avistamiento. Siempre será mejor para todos que quien logre ver algo lo observe en forma detenida y si no ha podido registrarlo, no se preocupe por esa evidencia ya que el relato es una evidencia poderosísima, mucho más que un audio, una fotografía o un video. Ustedes quizás dirán, ¿pero cómo es la prueba para decir que sí vi algo? Pero permítanme comentarles que la mayoría de las fotografías o videos que se intentan registrar en el momento de una observación han sido muy escasas, ya que la mayoría de los llamados Ovnis en fotografías o videos corresponden a "ovnis fantasmas o fortuitos", es decir, ni siquiera quienes registraron las imágenes se dieron cuenta que algo había en esa lugar.

Por eso la observación y lo que el testigo percibe en los momentos de un avistamiento es único y ese todo que tiene la observación como complemento, sí puede ser rescatado con una buena investigación. Los testigos y sus relatos son la base de la casuística Ovni.


La Luna: Conspiraciones y misterios

 

José Manuel García Bautista

Sevilla – España

bauti@elsendero.es

 

[Nota de Carlos Alberto Iurchuk: Artículo escrito en el año 2004.]

 

Mucho se está hablando de Marte y de la Luna este año 2004 y más aún tras el reciente anuncio a principios de año del presidente norteamericano George W. Bush de proponer un ambicioso plan para regresar a nuestro satélite y pisar por primera vez el deseado planeta rojo...

Es lógico pensar que misiones como "Spirit" y "Oportunity" sirvan de "escaparate" para relanzar la exploración espacial, estancada tras el desastre de la lanzadera "Columbia" el pasado año. Sin embargo, no deja de ser curioso que se retome precisamente ahora el interés por volver a la Luna y más a largo plazo a Marte.

Y pensaran los lectores: si hace más de treinta años llegamos a la Luna, ¿por qué no hemos vuelto en tanto tiempo? ¿para qué sirvió tanto esfuerzo -económico como tecnológico-? ¿Sólo para "ganar" la tan nombrada "carrera espacial"?

¿Realmente fuimos a la Luna? ¿Llegamos a la Luna y vimos algo que nos asustó y que se nos oculta actualmente? Si es así, ¿hay pruebas para pensar en estas posibilidades? La respuesta es SI y con toda contundencia podemos afirmar que algo muy extraño y misterioso rodeó a aquellas gloriosas misiones "APOLO" de finales de los 60 y principios de los 70.

Jan Armstrong (esposa de Neil Armstrong) abrazó a su hijo Ricky y sonrió al oír que a los astronautas estaban a punto de tocar la superficie lunar… A poco más de 300.000 kilómetros de distancia sucedía esto:

 

ARMSTRONG: "Houston, aquí Base de la Tranquilidad, el "Eagle" ha alunizado"…

HOUSTON: "Recibido, Tranquilidad, os registramos en el suelo" /…/ "muchas gracias"…

ALDRIN: "A vosotros. Muchas gracias".

 

"El "Eagle" ha alunizado", dijo. "Ahora están en la Luna y ellos sólo han dicho: ¿MUCHAS GRACIAS?" ¿Por qué no nos saludan? ¿Por qué no están celebrándolo?, fueron las primeras palabras de Jan Armstrong, extrañada tanto ella como los demás familiares de los astronautas que acababan de realizar la mayor hazaña de la especie humana, llegar a otro mundo, ¡¡¡la Luna!!!

¿Qué sentido tienen estos comentarios? ¿Por qué en alguna que otra ocasión, las esposas de los astronautas comentaban que las conversaciones entre el "Apolo 11" y Houston resultaban excesivamente frías? ¿Cómo si correspondiesen tal vez a grabaciones de los entrenamientos previos?

Hemos de tener en cuenta que en la carrera hacia la Luna existieron muchos obstáculos que tal vez harían imposible que el hombre llegase en 1969 a la superficie lunar.

Tan solo dos años antes, en 1967, el incendio del "Apolo I" mató a tres astronautas cuando simulaban dentro de la cápsula; desde esta fecha hasta julio de 1969 hubo tan solo tres misiones tripuladas, "Apolo 8" que rodeó por primera vez la Luna, el "Apolo 9" y el "Apolo 10" que hizo todo menos alunizar, se quedó a pocos kilómetros de la superficie; su misión fotografiar al milímetro la zona donde se posaría el "Apolo 11".

Es lógico pensar que muy bien salieron los planes con respecto a la Luna si echamos un vistazo a la reciente exploración espacial; en 1986 cuando el "Challenger" explosionó en el aire a los pocos minutos de despegar, detuvo por completo el programa espacial durante 3 años, y recientemente con el desastre del "Columbia" en 2003 al entrar en la atmósfera terrestre, el programa espacial tripulado sigue congelado a día de hoy…

Por tanto pensar que desde el desastre del "Apolo I" en 1967 al rotundo éxito en julio de 1969, algo debió cambiar en el planteamiento de la carrera a la Luna, tal vez -quién sabe- había que hacer creer a toda costa que el hombre llegaría a la Luna.

Es aquí donde empiezan a surgir las hipótesis del fraude lunar. ¿Cómo es posible tal refinamiento tecnológico en tan solo dos años?...

Surgen varias hipótesis, en concreto tres que exponemos:

 

  • La primera hipótesis es la del fraude lunar, nunca llegamos a la Luna y todo fue un montaje muy bien orquestado que dejó boquiabierto a medio mundo…
  • La segunda hipótesis es la del denominado "Plan B"; vistos los acontecimientos de 1967, y con la meta de llegar a la Luna antes del final de la década, tal y como se comprometió el fallecido presidente John F. Kennedy en 1961, surge esta posibilidad en el supuesto de que realmente no se pudiese llegar en la fecha y hora. Aquí hablaríamos de trucajes y montajes fotográficos, astronautas que no llegaron a ningún sitio y de conversaciones "grabadas" durante los entrenamientos… que serían reenviadas tal vez desde cápsulas "vacías" en órbita lunar…
  • La tercera y última hipótesis, sugiere una misteriosa conspiración de silencio, el hombre realmente llegó a la Luna en 1969, pero desde entonces se oculta y manipula información sobre lo que los astronautas vieron allí, y que podría dar una explicación convincente a la pregunta de por qué no se ha vuelto más.

 

Evidencias para mantener esta hipótesis de la conspiración o de la del "Plan B", existen: retoques fotográficos, fotografías prácticamente perfectas que nos hacen pensar que están hechas en un "enorme plató", ¿o qué decir de las misteriosas conversaciones entre Houston y el "Apolo XI"…?

Si leemos las transcripciones del "Apolo XI", observaremos muchas conversaciones enigmáticas, con nombres en clave, pero hay una que es clara y muy llamativa, que sucedió poco después de entrar el "Apolo XI" en orbita lunar, horas antes de alunizar.

 

HOUSTON: "Tenemos una observación que creemos podréis comprobar, si tenéis tiempo para ello. Se han recibido informes sobre algún suceso especial ocurrido en la vecindad del Cráter Aristarco".

ALDRIN: "Recibido. Sacaremos el mapa y veremos a ver qué podemos deducir de lo sucedido en el Cráter Aristarco".

HOUSTON: "Mira a ver si distingues algo que merezca la pena de ser comunicado. Cambio".

ARMSTRONG: "Hola Houston, estoy mirando hacia el norte al Aristarco, hay una zona que aparece mucho más iluminada, como si tuviera una pequeña intensidad fluorescente".

HOUSTON: "Recibido, once, registramos".

ALDRIN: "Estoy mirando la zona ahora… Bien, al menos una de las paredes del cráter aparece más iluminada…"

HOUSTON: "¿Puedes discernir alguna diferencia en el color de la iluminación y si se da en la pared externa o interna del cráter? Cambio".

ALDRIN: "En mi opinión es en la pared interna del cráter…" – ruidos y perdida de señal…

 

¿Luces en el interior del cráter Aristarco? ¿Cómo es posible? Geológicamente la Luna es un astro "muerto", no hay actividad volcánica que atribuya esta luminosidad a un hecho natural…

De hecho estas luces no son una novedad, los FLT (Fenómenos Lunares Transitorios) son historia ya conocida por muchos astrónomos, que han observado extrañas luces que surgían del fondo de cráteres y se movían rápidamente por la superficie de la Luna…

¿Tal vez estaban los astronautas observando algún tipo de nave espacial o actividad no humana?

Poco antes del alunizaje se rumorea que los astronautas observaron junto al cráter que debían alunizar una serie de naves "aparcadas", como si les estuviesen observando… Es cuando Houston corta las comunicaciones y parece que se producen unas negociaciones entre Houston y los astronautas… Horas más tarde, tras el perfecto alunizaje, el paseo lunar del "Apolo XI" se demoraría unas interminables "siete horas"…

Si observamos el video de la transmisión de televisión, un atemorizado Neil Armstrong, que tendría el privilegio de ser el primer ser humano en pisar la Luna, se aferra fuertemente a la escalerilla, dubitativo comenta como es la superficie, pero no baja… Houston debe obligarle a bajar, pero éste no suelta la escalerilla… Parece que la visión de algo cercano al modulo lunar le tiene paralizado… Incluso cuando pronuncia aquella celebre frase "ES UN PEQUEÑO PASO PARA EL HOMBRE, UN SALTO PARA LA HUMANIDAD", su voz aparece gravemente entrecortada y su ritmo cardiaco acelerado tal y como demostraría la telemetría médica recibida en la Tierra… Pero, ¿qué haría tener miedo a Neil Armstrong en la Luna? La versión oficial comenta que el "esfuerzo" de la recogida de las rocas lunares alteró el pulso de Neil Armstrong hasta más de 160 pulsaciones por minuto… Bueno, en la Luna la gravedad es una sexta parte la de la Tierra, las dos horas que duró el paseo y los poco más de veinte kilogramos de rocas recogidas en los escasos metros recorridos junto al módulo lunar no explican de ninguna manera la alteración a la que se vio sometido Neil Armstrong… Piloto experimentado de combate en la guerra de Corea y con nervios de acero…

Otra versión sostiene que los astronautas tendrían miedo a hundirse en el "regolito" lunar (una mezcla de rocas y cenizas) que en algunas zonas podría tener de 2 a 8 metros de profundidad… Pero no es lógico pensar esto, ¿se hundió acaso el modulo lunar con sus cientos de kilos de peso? La explicación oficial nuevamente no se sostiene.

Tras el paseo lunar, los astronautas regresaron al modulo lunar y tras varias horas encerrados, volvieron hacia la Tierra… Una misión, la del "Apolo XI", calculada inicialmente para una estancia de tres días en la Luna, tal y como harían otras misiones posteriores, se vio reducida a poco más de 21 horas sobre la Luna. ¿Qué había sucedido?

Recientemente se ha hablado de la teoría de que los astronautas hallaron ruinas y extrañas estructuras… Nosotros nos pusimos a trabajar y tras horas de búsqueda en los archivos encontramos ciertamente unos fotogramas muy intrigantes…

Poco después del alunizaje, tras la bajada de Buzz Aldrin del módulo lunar, éste recoge una cámara anclada a una de las "patas" que había transmitido en directo hasta entonces… Recorre unos metros y con gran agitación es guiado desde Houston para enfocar unas "extrañas" estructuras en las inmediaciones. Un gran revuelo se oye en la sala de control y el astronauta mueve una y otra vez la cámara enfocando algo que parece artificial… Minutos más tarde, ya con la cámara anclada a un trípode y siempre guiados desde Tierra (pues los astronautas no ven lo que la cámara de televisión está enfocando) se observan "nítidamente" hasta 3 estructuras con lados angulosos y rectos, parecidos a "hangares"…

En teoría la versión oficial comenta que el paseo lunar duró tan solo dos horas, pero lo cierto es que observando el video (en ocasiones realmente "soporífero") vemos que los astronautas después de desplegar la bandera y hacer el famoso "teatro" en directo sobre la Luna, desaparecen en dirección hacia las extrañas estructuras; ¿sería ésta la razón de la agitación de Armstrong, el observar unas estructuras o ruinas no humanas en la Luna?...

¿Y por qué tanta prisa para regresar? ¿Y por qué una cuarentena al llegar a la Tierra que no tiene sentido, si se supone la Luna un lugar completamente estéril? Tal vez para silenciar el testimonio de lo que realmente vieron los astronautas…

Y lo que es más intrigante aún, ¿cómo explicar los repentinos cambios de modo de vida de todas las tripulaciones que fueron a la Luna? Esto no ocurre hoy en día por ejemplo con las tripulaciones de la Estación Espacial Internacional o la (ya inexistente) estación "MIR", donde los astronautas han morado más de un año en orbita (!).

La eterna pregunta es: ¿por qué no se regresó más a la Luna, después del "Apolo 17"?; si realmente no fuimos a la Luna, con el "Apolo XI" hubiese bastado para "ganar" la carrera espacial a los soviéticos, no tiene sentido la existencia de otras misiones posteriores…

Si realmente fuimos y llegamos, ¿qué poderosa razón hizo que los viajes a la Luna se paralizaran ahora hace más de treinta años y se destruyese toda la infraestructura existente para no continuar los vuelos lunares?

Seguramente pronto saldremos de dudas. Si realmente volvemos a la Luna para quedarnos definitivamente como se ha anunciado recientemente, muchas incógnitas se despejaran.

Las fechas están ahí, tal vez 2012 ó 2014 sean propicias para el desembarco en la Luna y preparar el terreno para el próximo objetivo… el planeta Marte y sus misterios…


Piedras de Ica: Gliptolitos de la discordia

(Segunda parte)

 

Débora Goldstern

Boulogne – Argentina

rgoldstern@yahoo.com

 

Volvamos a Pascua

 

La escritura rongo-rongo, quizás uno de los últimos enigmas que quedan por resolver, guarda secretos no revelados. Muchos fueron los intentos por encontrar una clave que ayude en la traducción de los pictogramas ininteligibles. Por años los principales expertos mundiales lucharon por descifrar el misterio que se esconde en esas tablillas apodadas "parlantes". Verdaderas guerras entre especialistas, que ante la ausencia de una Piedra Rosetta, como la encontrada por Champollión en Egipto, vieron hasta el momento frustrado sus ansias de gloria. Quizás uno de los impedimentos que impidió mayores avances en el campo, fue mantener una postura local, donde se veía a la escritura de Pascua, como un producto aislado y sin correspondencia. Para 1921 se realizó un descubrimiento que rompía con el estigma del aislacionismo pascuense, y que aunque no aceptado, y ferozmente discutido, brindaba al tema una perspectiva global, fuertemente resistido por sus implicancias. Tuvo lugar en la región de la India.

Dos ciudades Mohenjo Daro y Harappa salieron a luz, e iniciaron una especie de revolución arqueológica. "Las pruebas irrefutables aportadas por Marshall y Daya habían conseguido dar por tierra con la opinión generalizada que afirmaba que ninguna cultura organizada (¡ni qué decir de una adelantada!) había podido existir en ese lugar. Capitales gemelas, Harappa y Mohenjo-Daro fueron en la India el punto de partida de una vasta sociedad comercial y agrícola cuyo dominio abarcó un área estimada en unos 1.500 Km. de largo por otros 800 km. de ancho. De estructura arquitectónica compleja, y más adelantada en términos comparativos – para la misma época – que la de los egipcios u otros pueblos de Asia occidental, estas ciudades del Valle del Indo contaban, incluso, con baños con agua caliente y modernas redes cloacales".

Pero la verdadera hecatombe se desató en 1932 cuando un especialista húngaro Guillermo de Hevesy, presentó a la Academia de Inscripciones y Bellas Artes de París un informe que daba cuenta, de la semejanza "existente entre los signos de la escritura pascuense clásica y un gran número de glifos (130 signos similares sobre un total de 270) hallados en los sellos de los templos de las antiquísimas ciudades de Mohenjo-Daro y Harappa, ambas situadas en el Valle del Indo, que habían sido descubiertas poco antes, y señaladas como centro de una cultura desaparecida unos dos mil setecientos años de la era cristiana". ¿Era posible? Culturas separadas por miles de kilómetros compartiendo una similitud de escrituras. Pero había más, estas ciudades del Valle del Indo presentaban un signo perturbador, la existencia de esqueletos con radiación de graduación más elevada que la desatada en Hiroshima. ¿Explosión atómica? Quizás.

La revisión de los glifos hallados en Mohenjo Daro y Harappa dejó a la vista más interrogantes, ya que se detectaron animales desconocidos así como extrañas plantas fusionadas con ellos. Algo que se repite en Pascua si atendemos las observación realizada por un misionero que en 1864 contó: "En todos las chozas se encuentran tablillas de madera o palos cubiertos de varios tipos de caracteres jeroglíficos: son figuras de animales desconocidos en la isla que los indígenas trazan con piedras afiladas". ¿En las ideografías que adornan los gliptolitos no encontramos fauna y flora también extraña al continente americano?

Dijeron los locales a Meziére: "La primera raza inventó la escritura Rongo-Rongo, que inscribió sobre piedras. Esta escritura solamente subsiste en Asia entre las cuatro partes del mundo habitado en otros tiempos por la primera raza".

¿La escritura de Mohenjo Daro es el nexo con Pascua, unidos en el pasado por un continente? El lector tiene la decisión.

 

De nuevo a Ica

 

Otro Gliptoligo registra la caída de un cuerpo esférico ¿meteorito o planetoide?, estrellándose con el planeta. Un tema que en Pascua adquiere resonancia.

"En el año 1973 un lingüista brasileño llamado Vaz de Melo, afirmó haber descifrado las tablillas rongo-rongo. Hablarían según él, de un gigantesco maremoto con olas de más de treinta metro de alto que habría hundido un archipiélago del que formaba parte la Isla de Pascua". "Se habla de habitantes aterrizados que trataban en vano de hacerse a la mar sus embarcaciones, cuando una enorme bola de fuego (quizás un meteorito) se estrelló contra una extremidad del archipiélago, provocando una violenta sacudida telúrica que sumergió en las aguas a todos los islotes adyacentes, produciendo la muerte de todos los habitantes". Vaz de Melo se negó a revelar su método de traducción.

 

¿Podemos tomarlo en serio?

 

Emmanuel Velikovsky en su polémico libro Mundos en Colisión "emitió la hipótesis según la cual el planeta Venus habría sido literalmente arrojado de Júpiter en una época que se remontaría a unos miles de años solamente. Al pasar cerca de la Tierra, Venus habría provocado un maremoto planetario del que todas las tradiciones del mundo guardan el recuerdo bajo la forma del Diluvio". El Chilam Balam libro sagrado de los Mayas descubierto en Yucatán "habla de un enorme meteorito caído en la Tierra hace varios miles de años. Este espectacular caída habría causado el hundimiento de muchas tierras y una completa modificación del mapa del mundo". Otro autor Louis Claude Vincent continuador de las teorías de James Churchward, "que ha estudiado todas las tradiciones referidas a la caída de una "estrella" sobre nuestra planeta en tiempos muy remotos, el choque provocado por este suceso produjo una brusca inversión de los polos". Muchas leyendas amerindias señalan que el sol no apareció por más de 50 años, y que sufrieron innumerables penurias en ese terrible período. Hay quién lo describe como un terrible invierno nuclear.

Si un cataclismo de estas características tuvo lugar, eso explica las anomalías de las Piedras de Ica, su extraña similitud con Pascua y de ésta con las del Valle del Indo. ¿Estamos ante restos de esa primera raza madre que habitó el Pacífico?

Más pruebas. El Candelabro o Tridente de Paracas. Según J. J. Benítez el "eje central del candelabro señala al sur. Exactamente a 180". O sea hacia el Pacífico. Coincidimos con el escritor navarro que en el Perú no se encuentran registros acerca de su origen. Claro que enfocando el asunto como una visión global, como venimos tratando hasta ahora, el candelabro encuentra su sitio en la escritura enigmática de Pascua y las ciudades del Indo.

 

A continuación un ejemplo

 

Un sabio vasco argentino del que poco se acuerdan, Florencio de Basaldúa, escribió varios libros sobre la prehistoria americana. Fue contemporáneo de Florencio Ameghino, y creía que en América se habían desarrollado civilizaciones muy avanzadas. Postuló la existencia de un continente desaparecido, que llamó Austerría que habría comunicado al continente americano con Asia en el pasado. Basaldúa sostuvo que el glifo de Paracas era el símbolo dominante del Manu (legislador), que en eras remotas llegó de Austerría con una colonia hacia América.

Taylor Hensen fue una etnóloga que se dedicó a estudiar las leyendas y mitos del pueblo Apache. Cual sería su sorpresa cuando identificaron a Tiahuanaco, la ciudadela muerta enclavada en los andes bolivianos, como el lugar de origen de sus antepasados, "describiendo, sin haberla visto nuca, la estatua del "blanco barbudo". El dios empuña dos espadas en posición vertical, lo que significa "amistad hasta cierto limite". Las espadas forman ángulo recto con los antebrazos, y con la cabeza un tridente, que es nuestra señal secreta de reconocimiento. Allá donde se alza la estatua, es el lugar de nuestro origen". Y no debemos olvidar que Tiahuanaco siempre estuvo asociado con un continente desaparecido, para ser más precisos del Pacífico. Nuestra tarea concluye aquí. Este trabajo intenta un acercamiento diferente en cuanto al tema de las Piedras de Ica. Si se enfoca el espinoso tema desde una visión globalizadora veremos como las piezas comienzan encajar en este rompecabezas. El error es seguir considerando al descubrimiento como una expresión aislada, sin conexión con otras culturas. Creemos que más allá de la autenticidad de las piedras, y de su dudosa para algunos procedencia, los Gliptolitos merecen con lo aquí expuesto una nueva oportunidad. Abrimos una puerta, esperemos que no la cierren.

Y para concluir una "nueva coincidencia", esta vez desde Argentina. En este país se desarrolló una cultura muy poco conocida y altamente avanzada. Se la conoció como La Aguada. Se cree que floreció hace más de mil años. Construyeron zigurats al estilo mediterráneo y trabajaron en forma magistral el metal. Los arqueólogos creen que fueron parte de una cultura solar. Y es aquí donde encontramos un nuevo rastro de de las Piedras de Ica gracias al ojo experto de un investigador ítalo-argentino, Gabriele Baraldi, ya fallecido quién advirtió las semejanzas.

Una imagen vale más que mil palabras.

 

Bibliografía

 

Libros:

  • Benítez, Juan José (1975). Existió Otra Humanidad. Barcelona: Plaza & Janés.
  • Cabrera Darquea, Javier (1976). El Mensaje Grabado de las Piedras de Ica. Lima: Inti-Sol.
  • Charroux, Robert (1974). El Enigma de los Andes. Barcelona: Plaza & Janés.
  • Charroux, Robert (1977). Archivos de Otros Mundos. Barcelona: Plaza & Janés.
  • Kolosimo, Peter (1970). Tierra sin tiempo. Barcelona: Plaza & Janés.
  • Kowacs, Franz (1981). La Misteriosa Isla de Pascua. Barcelona: Javier Vergara.
  • Longato, Renato (2005). Dioses del pasado. Lima: Renato Longato.
  • Maziére, Francis (1976). Fantástica Isla de Pascua. Barcelona: Plaza & Janes.

 

Artículos:

  • Paris, Vicente. Las Piedras de Ica: fin de un mito. En: Revista Año Cero, 1994.
  • La verdad sobre las Piedras de Ica. En: Revista Más Allá Nro 190, 2004.
  • De Dalmau, Angela: El Misterio de la Cueva de Los Tayos. En: Revista Más Allá Nº 65.

 

Webs: