lunes 9 de noviembre de 2009

OTRO GRAN MURO POR DERRIBAR...

Hace ahora 30 años, el grupo británico Pink Floyd publicaba uno de los discos más sublimes de todos los tiempos: "THE WALL". Se convirtió en la gran epopeya rock, con apoteósicos conciertos en los que un enorme muro montado sobre el escenario finalmente era derrumbado -imagen efectista por su gran carga simbólica-. Fue, sin duda, una especie de premonición de lo que pasaría diez años más tarde: la caída del muro de Berlín. Hoy, 9 de noviembre, celebramos el vigésimo aniversario de aquel acontecimiento mundial en el que se ponía cierre definitivo a la Guerra Fría, consiguiéndose algo más de libertad en un mundo siempre tan falto de ella. Pero no sólo hay que derribar muros físicos, sino también muros ideológicos y de otros tipos... Las dictaduras políticas, la intolerancia religiosa, la manipulación mediática, la explotación laboral, la violencia machista, el terrorismo, el negocio armamentístico, la pena de muerte, la violación de los derechos humanos, el racismo, la xenofobia, la homofobia... son ladrillos que forman un enorme muro. Un muro que debería estar derribado a estas alturas del siglo XXI. Sin embargo, sigue estando ahí, desafiando la libertad, la felicidad y la vida de millones de personas que claman vivir en paz y con la dignidad que se merecen como seres humanos. Aún queda por derribar un gran muro compuesto por muchísimos ladrillos. Y no sólo nos cuesta derribarlos, sino que a veces contribuimos a colocar más ladrillos, casi sin darnos cuenta... Ya lo decía el final del tema principal de "The Wall":
"...All in all it's just a brick in the wall
All in all you're just a brick in the wall"
("Después de todo, no es más que otro ladrillo en el muro
Después de todo, no sois más que otro ladrillo en el muro")

martes 3 de noviembre de 2009

EL CRUCIFIJO EN LAS AULAS VIOLA LA LIBERTAD RELIGIOSA, SEGÚN EL TRIBUNAL DE ESTRASBURGO

Atenta contra "los derechos de los padres a educar a sus hijos según sus convicciones"

La lucha del laicismo ha dado un paso más en la esfera judicial. El Tribunal de Estrasburgo o Corte Europea de los Derechos Humanos ha declarado la presencia de los crucifijos en las aulas "una violación de los derechos de los padres a educar a sus hijos según sus convicciones" y de "la libertad de religión de los alumnos". La sentencia del tribunal europeo responde al recurso presentado por Soile Lautsi, una ciudadana italiana de origen finlandés, que en 2002 había pedido al instituto estatal en el que estudiaban sus dos hijos que quitara los crucifijos de las clases. Después de numerosos intentos fallidos ante los tribunales italianos, la mujer recurrió al tribunal europeo de los derechos del hombre, que esta mañana le dio la razón y declaró la usanza italiana de exponer un crucifijo en las aulas de las escuelas públicas como una violación de los derechos fundamentales. Ahora, el Gobierno italiano deberá pagar a Lautsi una indemnización de 5.000 euros por los daños morales sufridos. Además, se trata de la primera sentencia que la Corte de Estrasburgo emite en materia de exposición de símbolos religiosos en las aulas. La reacción del Vaticano al respecto fue cauta y, por el momento, no ha querido comentar la noticia, al menos hasta que sean publicadas las motivaciones de la sentencia. "Creo que es necesario reflexionar antes de comentar", explicó el director de la sala de prensa del Vaticano, Federico Lombardi.

En España todavía existen frentes abiertos. La batalla del laicismo contra los símbolos religiosos no está todavía resuelta. El conflicto se encuentra ahora en el Tribunal Constitucional, cuya Sala Segunda debatirá en los próximos meses si posee encaje en la Carta Magna que una asociación de afiliación obligatoria tenga una virgen como patrona. Además existen varios casos que, desde 2007, han ido desembocando en los Tribunales Superiores de Justicia (TSJ) autonómicos. Los individuos o asociaciones laicas demandantes apelan al artículo 14.1 de la Constitución, que señala que no puede "prevalecer discriminación por razón de religión", y al 16.3, que establece que "ninguna confesión tendrá carácter estatal".
---
Fuente: "Público"

martes 27 de octubre de 2009

CONDENAN POR FRAUDE A LA "CIENCIOLOGÍA"

Un tribunal en Francia encontró culpable de "fraude organizado" a la Iglesia de la Cienciología, un polémico culto originado en Estados Unidos que cuenta con varias personalidades de Hollywood entre sus fieles.

El fallo, que exige el pago de una multa de US$900.000, no declara ilegal al grupo ni plantea su expulsión del territorio francés. El caso fue presentado por dos ex miembros que dijeron que fueron embaucados para gastar decenas de miles de dólares en pruebas de personalidad, curas de vitaminas, sesiones de sauna y "paquetes de purificación". La Cienciología, que está considerada oficialmente una secta en Francia, niega el fraude y se espera que apele la sentencia.

Este martes trascendió, asimismo, que el director cinematográfico canadiense Paul Haggis, conocido por la película "Crash", se apartó de la Cienciología por la visión de este grupo acerca de la homosexualidad. Las caras visibles de la organización, que dice contar con unos ocho millones de seguidores en todo el mundo, las proporcionan dos actores famosos, John Travolta y Tom Cruise, y numerosos fieles que, en las principales avenidas de varias ciudades estadounidenses y europeas, buscan atraer a los transeúntes para que se sometan a una prueba de personalidad. Con una clara retórica mística, esta organización propone el "estudio de la verdad" y el manejo del espíritu en relación con sí mismo, con los otros y con la totalidad de la vida. Para sus detractores, es un secta cuyo objetivo es la manipulación mental y económica de sus seguidores.
(Fuente: BBC Mundo)
----
Para saber más:

viernes 23 de octubre de 2009

EL LADO OSCURO DEL CONTACTO EXTRATERRESTRE

El contacto extraterrestre -subproducto platillista de alto contenido mesiánico y milenarista- siempre ha estado muy alimentado de sectarismos, suicidios, psicopatologías y fraudes. Una larga crónica negra que en España se abrió con el inesperado suicidio de dos fanáticos de los OVNIs que creían haber contactado con sus “amistosos” tripulantes. Una escueta nota que decía “Los extraterrestres nos llaman. Pertenecemos al infinito. WKTS 88” fue encontrada por la Guardia Civil junto a los cadáveres decapitados de José Rodríguez Montero, de 47 años, y Juan Turu Vallés, de 21, hallados sobre unas vías férreas próximas a Tarrasa (Barcelona). El hecho aconteció el 19 de junio de 1972. La tragedia volvería a repetirse seis años más tarde, exactamente el 2 de abril de 1978, cuando dos jóvenes leridanos de 16 y 18 años entregaron sus vidas a la causa extraterrestre tumbándose también sobre las vías del tren. Y es que, por esa época, mucha gente joven y sin una correcta formación sobre estos temas, aunque obsesionada con la idea de poder comunicarse con extraterrestres e influida, sin duda, por cierta literatura contactista bastante perniciosa, se lanzaron en picado a practicar oui-ja y psicografía sin el menor control y sin calibrar las posibles consecuencias negativas para sus frágiles mentes. Algunos de esos adolescentes sufrieron serios trastornos psicoemocionales, viviendo terribles pesadillas, paranoias y alucinaciones, teniendo incluso que acudir a consultas psiquiátricas. Otros, como los ya citados, tuvieron peor fortuna y sus imaginarios viajes a otros mundos carecían de billete de vuelta…

LOS SUICIDAS DE TARRASA

Muchos de aquellos ufólatras tenían como líder al carismático contactado peruano Sixto Paz Wells, fundador de "Misión Rama", organización contactista que se expandió por toda España gracias al libro OVNIs: SOS a la humanidad, del ufólogo Juan José Benítez. La imagen de Sixto se vendría abajo en el programa de Telecinco “La Máquina de la Verdad” (1994), al no pasar con éxito la prueba del polígrafo cuando aseguró haber viajado a Ganímedes, pero sí cobró varios millones de las antiguas pesetas por su participación. Cuatro años antes había decidido clausurar los grupos RAMA, en los que ya no existía coordinación interna, sino más bien escisiones y sectarismos, como se observó en las delegaciones de León, Oviedo, Lérida y Gerona, algunas de las cuales tuvieron problemas con la justicia. Hoy, Sixto Paz, continúa sacando partido económico de sus conferencias y talleres por todo el mundo, asegurando que prosiguen sus contactos extraterrestres y sus fabulosos periplos siderales a través de “xendras” (puertas interdimensionales).

SIXTO PAZ Y SU MAL TRAGO EN "LA MÁQUINA DE LA VERDAD"

Otro célebre contactado, el italiano Eugenio Siragusa, fundador de "Fratellanza Cósmica", vio también salpicada su reputación en 1978 tras ser denunciado por una de sus más cercanas adeptas, Leslie Meadowcroft, acusándole de violencia carnal, plagio, estafa y extorsión continuada. El “embajador de los extraterrestres”, que pretendía que su discípula engendrara a Elías -siguiendo el consejo de un extraterrestre llamado Adoniesis-, acabó entre rejas, aunque aseguró que sus colegas cósmicos tuvieron la amabilidad de visitarle para darle ánimos y que 35.000 OVNIs se vieron en Italia durante los meses que estuvo en prisión, seguramente como protesta. Otro de sus más destacados discípulos, Giorgio Bongiovanni -artífice del movimiento milenarista "Nonsiamosoli", cuya delegación coruñesa pasó por los juzgados acusada de captación de menores-, afirmaría ver a la Virgen, exhibiría repugnantes estigmas fraudulentos y se enfrentaría a su mentor tras sonadas desavenencias (rivalidad entre uno y otro, debido a la megalomanía que ambos cultivaban). Siragusa falleció en 2006 y Bongiovanni perdió toda credibilidad al no cumplirse sus profecías sobre el fin del mundo.

SIRAGUSA Y BONGIOVANNI EN SUS BUENOS TIEMPOS...

Pero quien sí sigue en la brecha es el francés Claude Vorilhon (alias Raël), que dejó su profesión de periodista deportivo para dedicarse de lleno a sus rentables contactos con los Elohim, altas jerarquías alienígenas que nos crearon genéticamente, según afirma este avispado contactado. Hoy tiene montada una esperpéntica secta platillista gracias al dinero donado generosamente por sus adeptos, algunos de ellos multimillonarios. Es el llamado Movimiento Raëliano, que cuenta con 55.000 seguidores. Vorilhon, que aboga por la geniocracia y dice haberse reunido con Jesús, Moisés, Buda y Mahoma, vive rodeado de una troupe de bellas señoritas dispuestas a satisfacer todos sus caprichos y cree poseer las claves para la futura experimentación genética, gracias a la puntera información científica que le facilitan sus contactadores. En 1997, y con ayuda de la bioquímica Brigitte Boisselier, obispo raëliana, puso en marcha el proyecto Clonaid, afirmando ser capaces de clonar seres humanos en un breve plazo de tiempo por el módico precio de 200.000 dólares. Lo cierto es que en diciembre de 2002 anunciaron a bombo y platillo que, en sus laboratorios, había nacido ya el primer bebé clonado de la historia: una niña a la que llamaron Eva. Sin embargo, jamás presentaron pruebas científicas que lo demostrara. Incluso estaban decididos clonar a Jesús tomando muestras de sangre de la Sábana Santa. Sus provocaciones, lo mismo que sus paranoias, no tienen límites…

CLAUDE VORILHON, EL LIGÓN CÓSMICO

También el grupo contactista "Comando Asthar", con sede en Barcelona y liderado por Juan Ester -otro de los muchos que dicen ser la encarnación del profeta Elías-, montó su particular y lucrativo negocio a finales de los ochenta ofreciendo cursos semanales y vendiendo textos fotocopiados (de otros autores y grupos) a precios desorbitados, para que cualquier persona lograse el ansiado contacto con los guías cósmicos y se preparase para la inminente evacuación mundial. Lamentablemente, hubo muchos que cayeron en la burda estafa.

EL FRAUDULENTO "COMANDO ASTHAR"

Otro “profeta cósmico” que vivió sus años de gloria fue el suizo Eduard Billy Meier. Llegó a presentar las mejores evidencias fotográficas y fílmicas sobre OVNIs de la historia. Incluso había hecho fotos a las guapas pleyadianas con las que mantenía contacto. Muchos le creyeron, no así otros, escamados de que pudiera reunir tantísimas evidencias y sin testigos que las apoyaran. La verdad se supo por fin cuando Kalliope, su esposa, confesó todo al periodista Luc Buergin: Meier utilizaba maquetas para realizar su impresionante material gráfico. De hecho, ella misma se había visto obligada a colaborar en los montajes de su marido. En cuanto a las fotografías de las pleyadianas Asket y Nera, que tanto habían circulado en los ambientes platillistas, no eran sino dos go-gós del programa de televisión estadounidense Dean Martin Show, mientras que Semjase era una joven atraída por la temática extraterrestre que un día quiso conocer a Meier, quien cautivado por su belleza decidió fotografiarla, afirmando luego que era una comandante pleyadiana.

MEIER Y SU ESPOSA KALLIOPE

Pero años después ocurrió algo que hirió de muerte a los movimientos contactistas. Y lo protagonizó la secta californiana "Heaven's Gate", liderada por el contactado Marshall Applewhite, que ya venía ejerciendo su polémico apostolado extraterrestre desde los años setenta. El 26 de marzo de 1997, varios agentes de la Policía de San Diego (California) entraban en el Rancho de Santa Fe, encontrando los cadáveres de 39 miembros de la secta, entre ellos, su líder. Se suicidaron tomando barbitúricos y vodka y asfixiándose con una bolsa de plástico, aunque para ellos se trataba simplemente de abandonar sus “contenedores” físicos para ir en espíritu hacia una supuesta nave extraterrestre que viajaba junto al cometa Hale-Bopp. “Nuestros 22 años de aprendizaje en la Tierra han llegado a su conclusión. Estamos preparados para dejar este mundo”, anunciaron a través de su web.

APPLEWHITE LLEVÓ A SUS ADEPTOS AL SUICIDIO

Con este desolador panorama -cuya lista negra se hace interminable-, no es de extrañar que el contactismo extraterrestre haya pasado a mejor vida, tras entrar en un período crítico en la década de los noventa. Los grupos contactistas, con todas sus miserias a cuestas, se quedaron en el camino, víctimas de sus propias infantilidades doctrinarias, sin evidencias que los respaldaran y sin esperanzas de volver a recobrar el auge social que gozaron en su día. Seguirán existiendo personas que afirmen estar en contacto con seres de otros mundos -cuyas sociedades nos las presentan excesivamente militarizadas y jerarquizadas, compartiendo una religión única y controladas por regímenes totalitarios-, porque los efectos de esa paranoia platillista son difíciles de erradicar. Pero han de saber que, a estas alturas, escasa credibilidad pueden esperar en vista de los nefastos antecedentes. Mejor será que sus mensajes mesiánicos y apocalípticos los guarden en un cajón o los tiren a la papelera. Y los extraterrestres que se vayan a hacer “cósmicas puñetas”, como en su momento exclamó el tristemente desaparecido Fernando Jiménez del Oso.

lunes 19 de octubre de 2009

FINIS GLORIAE MUNDI IN ICTU OCULI...

"FINIS GLORIAE MUNDI" (Valdés Leal, 1671-72)

El pasado 14 de octubre tuve ocasión de acompañar al célebre escritor y buen amigo Javier Sierra al Hospital de la Santa Caridad de Sevilla, aprovechando nuestra estancia en la capital andaluza con motivo de las I Jornadas del Periodismo del Misterio e Investigación, celebradas en la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla. Quedamos a primera hora de la mañana para visitar tranquilamente la Iglesia del citado Hospital, cuya construcción, iniciada en 1647, se debió al noble sevillano Miguel de Mañara, Hermano Mayor de la Santa Caridad. Su interior, de puro estilo barroco, contiene importantes obras de artistas como el escultor Pedro Roldán, el retablista Bernardo Simón de Pineda y los pintores Bartolomé Esteban Murillo y Juan de Valdés Leal. Precisamente, Javier tenía enorme interés en contemplar las dos obras más destacadas de Valdés: "Finis Gloriae Mundi" y "In Ictu Oculi". Mientras un servidor filmaba las magníficas obras de arte que adornan el interior del templo, pedí a Javier que me ofreciera algunos detalles sobre los lienzos de Valdés: "Estamos ante dos de las pinturas tenebristas más importantes de toda la historia del arte -comienza a explicarme mientras enfoco con el zoom hacia ambos cuadros-. Una es 'In Ictu Oculi' en la que la muerte iguala a los caballeros, los prelados y la gente con riquezas, poniéndolas todas al mismo nivel de los más pobres, y la otra, quizás más espectacular todavía por sus connotaciones, es 'Finis Gloriae Mundi' que tiene un misterio peculiar, y es que precisamente así, 'Finis Gloriae Mundi', se llamó el tercer libro, supuestamente inédito porque se publicó después una versión pero no está muy claro si es auténtica, de Fulcanelli, el famoso alquimista. Fulcanelli publica 'El misterio de las catedrales' y 'Las moradas filosofales', dos libros que son muy influyentes al principio del siglo XX, y dejó sin publicar uno que se titula 'Finis Gloriae Mundi', exactamente como esta obra de arte que es la única que se titula así. Se supone que Fulcanelli se vino a esconder a Sevilla en el año 1954, según una leyenda que habla del asunto, y se le perdió la pista. Yo espero encontrarla..."

"IN ICTU OCULI" (Valdés Leal, 1672)

Ambas obras, que simbolizan la brevedad de la vida, los efímeros placeres terrenales y el inevitable final que supone la muerte -ni obispos ni reyes escapan de ella, como resalta brillantemente el artista- tienen una gran fuerza visual, a pesar de las tonalidades oscuras que imperan en dichos lienzos para dotarlos del dramatismo que el asunto merece. Son, sin duda, obras alegóricas que invitan a profundas reflexiones sobre la existencia humana, máxime si las contemplamos conjuntamente con los restantes cuadros que adornan las paredes del templo, alusivos a la importancia que tienen las obras de caridad (conjunto que se conoce como "Jeroglíficos de la Postrimería"). Sierra me aporta un detalle a tener en cuenta: "Hay una posible lectura de estos dos cuadros que es 'Finis gloriae mundi in ictu oculi', que en latín significa: el final de la gloria del mundo en un abrir y cerrar de ojos". Le miro y sonrío. Desde mi posición atea, es obvio que me parece una lectura magnífica, sobre todo, cuando casualmente esos días me hallaba repasando nuevamente la inacabada obra Breviloquium de principatu tyrannico papae, del gran filósofo Guillermo de Ockham (1295-1350), en la que se cuestiona severamente la autoridad papal. Viene muy al hilo con el material representado en las obras pictóricas de Valdés. Ya hablaré en otro momento de dicho manuscrito descubierto en 1928...

JAVIER SIERRA Y YO EN EL PATIO DEL HOSPITAL DE LA CARIDAD (SEVILLA)

Después de visitar la citada Iglesia, Javier y un servidor nos dirigimos a casa de nuestro querido amigo Ignacio Darnaude Rojas-Marcos, uno de los pioneros de la ufología andaluza, conocido como el "filósofo de los ovnis", que recientemente ha visto publicado en forma de libro uno de sus textos fundamentales: El Principio de Elusividad Cósmica. Durante varias horas charlamos con Ignacio sobre un montón de cuestiones interesantes, culminando el encuentro con un buen almuerzo en el popular barrio sevillano de La Alfalfa, en un día que parecía mas bien veraniego.

JAVIER SIERRA, IGNACIO DARNAUDE Y MOISÉS GARRIDO

Por cierto, aprovecho para felicitar a Javier por la extraordinaria conferencia que ofreció en la Facultad de Comunicación, bajo el título "Cuatro décadas de periodismo escrito del misterio en España", haciendo un recorrido histórico -y a la vez nostálgico- por todas aquellas publicaciones más representativas desde los años sesenta dedicadas a la difusión de los temas heterodoxos y enigmas en general ("Horizonte", "Karma-7", "Mundo Desconocido"...), sacando a la luz, desde un enfoque meramente expositivo, los incidentes extraños que más resonancia social han tenido, repasando fraudes como el de los fantasmas del Palacio de Linares y el OVNI de Voronezh -que incluso fue tema central en los telediarios de hace justo ahora veinte años-, así como el auge de las sectas milenaristas en los albores del siglo XX, cuestiones que también han sido abordadas por semanarios como "Tiempo" e "Interviú", o diarios de tirada nacional como "El País" y "El Mundo", informando muchas veces con escaso rigor a la hora de tratar estas controvertidas temáticas. Mi agradecimiento también a los organizadores del acto, Fernando Márquez y Carmen Llano, así como al decano de la Facultad de Comunicación, Francisco Sierra, que tuvieron ciertos problemas para llevar adelante el proyecto, al recibir constantes quejas y amenazas de algunos colectivos que se definen como "escépticos". Ya dejé bien claro en este blog qué es ser "escéptico" y qué es ser "detractor". Y éstos, como hemos visto, no respetan para nada la libertad de expresión, siendo incapaces de distinguir entre un evento universitario, que tiene como único fin informar sobre determinados asuntos, y una consulta de videncia o una sesión espiritista, metiendo a periodistas especializados, a videntes y a médiums en un mismo saco. Una universidad de periodismo debe abordar cualquier materia de relevancia pública, incluso los llamados "temas del misterio", pues no dejan de tener cierto impacto sociológico. Y lo mismo puede hablarse de fútbol y de toros (cuestiones que a mí no me interesan lo más mínimo, pero no por eso enviaría quejas para que no se celebraran actos divulgativos) que de OVNIs o de fenómenos paranormales, pues son asuntos que muchas veces aparecen reflejados en prensa, radio y televisión (no tanto como el fútbol y los toros, por cierto). El propio decano dejó bien claro que "cualquier producto de dimensión trascendental por su interés en el ámbito periodístico, debe ser objeto de estudio, deliberación y diálogo". Javier Sierra, por su parte, advirtió que "hay vida más allá del periodismo deportivo, del periodismo político y del periodismo del corazón. El periodismo llamado del misterio es tan digno como cualquier otro". También participó en la presentación del acto el doctor Rafael Llamas Cadaval, decano de la Facultad de Odontología de la Universidad de Sevilla, una persona de gran formación intelectual que en su juventud se dedicó al estudio de los fenómenos anómalos, fundando el primer grupo de investigación ufológica y parapsicológica de Sevilla, allá por 1967. También se mostró muy extrañado por las presiones recibidas para boicotear el acto. "Me sigue chocando que todavía en esta época, en el siglo XXI, haya problemas por organizar este tipo de actividades", señaló ante una nutrida audiencia, compuesta por muchos alumnos universitarios. Es más, todos los participantes advirtieron que es fundamental mantener el espíritu crítico. Y recordaron el axioma del ufólogo francés Aimé Michel, que muchos tomamos en su día como lema: "Tener la mente abierta, estudiarlo todo, pero no creer en nada".

JAVIER SIERRA DURANTE SU DISERTACIÓN

Por supuesto que todos estos asuntos son discutibles, y es conveniente abordarlos desde planteamientos escépticos y críticos, como defiendo en este blog, pero de ahí a querer prohibir un acto cultural, celebrado en un marco universitario, me parece una postura totalmente inquisitorial. Y es que la libertad de expresión es una de las grandes conquistas que hemos logrado después de una férrea dictadura que la mantuvo prohibida. Critiquemos todo lo que queramos, haciendo uso de la libertad que actualmente gozamos para opinar sin censura, pero no tratemos de silenciar otras voces, por mucho que nos incomoden. Yo soy ateo y suelo criticar muy duramente a la Iglesia por sus excesos y sus trasnochados dogmas, pero jamás se me ocurriría boicotear ningún acto que difundiera asuntos relacionados con la fe y la religión. Desde el Papa hasta los creyentes tienen pleno derecho a expresar sus ideas, y yo de criticarlas. Y ellos de criticar el ateísmo que yo defiendo. Lo otro, eso que han hecho los cabecillas de esos grupos ultraracionalistas, es simplemente sectarismo e intolerancia. Esas Jornadas no han fomentado el "pensamiento mágico", sino que han informado de lo que se cuece en el mundo del misterio desde un enfoque periodístico, sin más pretensiones. Informar no es adoctrinar. Nadie ha hecho proselitismo de nada. Han participado personas que estudian e investigan, unos con un enfoque más crítico que otros, pero nada más. Sólo me fue posible asistir a la conferencia del martes, la ofrecida por Javier Sierra, y me pareció que en todo momento abordó el tema con el máximo rigor, sin vendernos ninguna milonga alienígena. Fue un exhaustivo repaso histórico al periodismo del misterio, eso fue todo. ¿Por qué entonces esa desmedida reacción de los negativistas?...

JAVIER SIERRA, FRANCISCO SIERRA Y RAFAEL LLAMAS

Yo también empezaré a no hacer distinción entre esos grupos ultraracionalistas y las sectas fundamentalistas, ya que ambos sectores intentan fanáticamente imponer sus ideas silenciando antes las de los demás. Si amenazan a rectores y organizadores, son entonces capaces de cualquier cosa. Conozco a más de un racionalista que ha abandonado esos movimientos por su radicalismo y beligerancia. Y las cosas que algunos me han revelado respecto a esos grupos en los que han estado vinculados, son impropias de gente que dicen defender la razón y la ciencia. Más se parecen a esos ultracatólicos que intentaron boicotear la campaña de los buses ateos, mediante serias amenazas a sus promotores. Ya saben: los extremos se tocan...
---
Vídeo de la conferencia de Javier Sierra:

sábado 17 de octubre de 2009

SE PUBLICA EL "LIBRO ROJO" DE CARL G. JUNG

La comunidad junguiana internacional está de celebración estos días con motivo de la reciente publicación del Libro Rojo, manuscrito elaborado por el psicólogo suizo Carl Gustav Jung entre 1914 y 1930 y que ha permanecido en secreto hasta el pasado 7 de octubre. Yo también comparto esa alegría, porque Jung siempre ha sido un referente en mi personal enfoque del mito extraterrestre y de lo paranormal, como manifestaciones de contenidos insconscientes. Sus obras sobre los arquetipos y el inconsciente colectivo ocupan una parte destacada de mi biblioteca particular. Espero que muy pronto, el Libro Rojo -o Liber Novus, como lo bautizó Jung- también comparta lugar. Se trata de un voluminoso texto, repleto de bellas y extrañas ilustraciones e imitando el estilo de los manuscritos medievales, que recoge las experiencias más profundas protagonizadas por Jung a través de su autoexploración del mundo inconsciente. Sueños, delirios y visiones fantásticas, como las que tuvo de su guía espiritual Filemón, son las que prueban el universo más íntimo y arquetípico del insigne psicólogo. Todo ello aparece detalladamente descrito en esta inédita obra que sus herederos han querido mantener oculta hasta ahora para los estudiosos y el gran público. El escrito, encuadernado en cuero rojo y que supera las doscientas páginas, es para los junguianos de una importancia trascendental porque revela los aspectos más enigmáticos del aventajado discípulo de Freud. Gracias a las gestiones realizadas por la Fundación Filemón, de la que forman parte el analista junguiano Stephen Martín y el historiador Sonu Shamdasani, se ha logrado por fin convencer a Ulrich Hoerni, nieto de Jung, para sacar a la luz el Libro Rojo. Por el momento ha aparecido una edición facsímil en alemán, y próximas traducciones al inglés, italiano y japonés. El original se está exponiendo estos días en el Museo Rubin de Nueva York. Aún no sabemos si en breve será publicada en castellano. Esperemos que así sea porque estamos, según los especialistas, ante una de las obras más insólitas de la psicología moderna.

EL "LIBRO ROJO" DE JUNG
----
PARA SABER MÁS:

viernes 16 de octubre de 2009

LAS OTRAS VOCES DE LA IGLESIA CATÓLICA

ELFRIEDE HARTH

No todos los católicos piensan como el Papa. Lo demuestra una asociación católica que ha decidido alzar la voz y manifestarse abiertamente a favor de la nueva ley del aborto. "La Iglesia católica es una monarquía que sólo representa al Santo Padre. No escuchan lo que dice el pueblo". Son palabras de Elfriede Harth, que forma parte de Católicas por el Derecho a Decidir, una organización de creyentes, con representación en Madrid, Valencia y Albacete, y que tiene presencia en Redes Cristianas y en otros grupos de base de la Iglesia. Se oponen a la manifestación de este sábado en Madrid en contra del aborto, apoyada por la Conferencia Episcopal y respaldada por el Partido Popular -encabezados por José María Aznar y Esperanza Aguirre-. La asociación defiende otra forma de entender el catolicismo. Dentro de la problemática del aborto, respaldan "el derecho de las embarazadas a decidir" y la libertad de conciencia, algo que garantiza la nueva norma propuesta por el gobierno de Zapatero, aseguran. "No somos bichos raros", asegura Harth. "¿Cuántos católicos hay en España y cuántos irán a la manifestación? Gran parte de los católicos no piensa como la jerarquía, los obispos son sólo una parte, no el todo", explica.

Para la asociación, la manifestación provida no refleja el sentir de la mayoría, pese al gran ruido que generan. "Los que están en desacuerdo con la jerarquía tienden a callarse aunque luego actúen de forma diferente a lo que dice el Papa", explica. La organización, que cuenta con gran presencia en países latinoamericanos, recuerda, por ejemplo, que las tasas de aborto más altas se producen en los países más católicos (Bolivia, Perú, Brasil, etc). Para Harth, esto se debe a que la Iglesia católica "siempre trata de impedir que se eduque a la gente debido al poder tan grande que ejercen en países donde el estado es débil".

Una de las claves que señala Católicas por el Derecho a Decidir para avanzar en derechos reside en la necesidad de realizar leyes que representen "todos"
, sin imposiciones. La asociación considera que los grupos provida "únicamente defienden la vida del feto y de las mujeres que desean ser madres, sin tener en cuenta la vida y las decisiones de las mujeres". Las únicas que conocen lo complicado de la situación, aseguran. Por ello muestran su convicción en una ley que garantiza "un entorno libre de discriminación y violencia", aseguran en un comunicado. La asociación representa, según Hartz, el sentir mayoritario de los católicos y por ello rechazan de pleno marchas como las de mañana, que tienen que ver más con el "poder de movilización de la jerarquía eclesiástica. Nosotros representamos a los millones de creyentes que disfrutan de sus sexualidad sin fines exclusivamente reproductivos que utilizan anticonceptivos y que recomiendan el uso del preservativo", prosigue su comunicado.

Para Hartz, todavía existe lugar para la esperanza: "Algún día estaremos representados desde la jerarquía. La religión es una expresión de la cultura general y el clero se nutre de la gente. Ya hay muchos que opinan diferente pero les cuesta decirlo. Llegará, aunque lo veo un poco lejano", sentencia.

Fuente: "Público"

martes 6 de octubre de 2009

LA IRRESISTIBLE FASCINACIÓN POR LO IRRACIONAL

"Pluralitas non est ponenda sine necessitate" (Guillermo de Ockham)

Este pasado verano, en la librería que frecuento, me topé casualmente con una obra que no imaginaba que había sido por fin publicada en castellano. Tenía muy buenas referencias de ella. Salió a la luz hace doce años en EE.UU. y ahora lo hace en nuestro país bajo el sello de Alba Editorial. Me refiero a Por qué creemos en cosas raras, de Michael Shermer, doctor en Historia de la Ciencia, profesor del California Institute of Technology, colaborador y editor asociado de la revista Scientific American y fundador de la Skeptics Society y de la revista Skeptic. Su medio millar de páginas se leen prácticamente de un tirón. El contenido es muy ameno y enriquecedor, ya que se abordan temas de máxima actualidad desde una perspectiva racionalista y desmitificadora. Su autor no es el típico negativista o detractor arrogante que pontifica sin conocimiento de causa, desprestigiando a diestro y siniestro. Muy al contrario. Shermer se ha movido en el mundillo paracientífico. En su día, se sintió muy atraído por cuestiones esotéricas, ufológicas, paranormales, cultos New Age... Frecuentó esos ambientes y asistía a congresos y debates televisivos. Por tanto, sabe de lo que habla y maneja información de primera mano. Vivió cierto tiempo rodeado de creencias de toda clase, a cual más extravagante, como señala en su excelente libro. Hasta que decidió desprenderse de toda superstición y hacer un uso correcto de la razón.

En cierta manera, me veo reflejado en la evolución experimentada por Shermer hacia el escepticismo, un proceso eminentemente reflexivo, similar al que conduce al ateísmo, en el que abandonamos aquellas ideas, especulaciones e hipótesis sin ninguna base racional que adquirimos tradicionalmente. La sensación que produce dicho proceso deconstructivo es muy gratificante. Es como si te desprendieras de una venda que tienes sobre los ojos y que te impide ver la realidad tal y como es, sin artificios fideístas. Eso lo explica perfectamente Gonzalo Puente Ojea en su recomendable obra Vivir en la realidad (2007): “Cuando el individuo logra dilucidar la entraña de un mito, un dogma, una ideología, tiene el profundo sentimiento íntimo de haber arribado a la inefable experiencia de ver cómo la caída de un falso saber abre insospechadas perspectivas para la búsqueda de certezas en el camino del conocimiento, que no es otro que la superación de falsedades y el acceso nunca completo a un nuevo orden de verdades”…

Socialmente, los enigmas ufológicos y paranormales son muy atrayentes. Pero interesan más bien desde una vertiente crédula, no científica. Pocos se informan con rigor sobre dichas cuestiones y las nociones adquiridas proceden de libros y programas de televisión sensacionalistas (y sobre todo de internet, convertido ya en un vertedero de “noticias basuras” que malnutren a millones de internautas poco dados a contrastar la información). Por otra parte, quienes se adentran en estos asuntos, lejos de procurar resolverlos a la luz de la razón, tienden a perpetuarlos, impregnándolos de los mismos rasgos animistas que constituyen la base de cualquier sistema religioso existente. “Rara vez alguno de nosotros se sienta ante una relación de hechos, sopesa los pros y los contras y opta por lo que parece más lógico y racional sin tener en cuenta lo que creíamos con anterioridad”, reconoce Shermer. Es más, la ficticia visión dualista alma-cuerpo -que dividió la realidad subjetivamente en dos planos diferenciados aunque interrelacionados, uno material y otro espiritual- la venimos arrastrando desde los orígenes de la humanidad y no es fácil desprendernos de ella.

No es extraño, pues, que con esos precedentes ilusorios proyectemos sobre los modernos extraterrestres -sustitutos de los dioses tradicionales- atributos divinos y superpoderes de toda clase, y hasta sean imaginados coexistiendo con nosotros, aunque en un plano suprafísico (por tanto, hablamos de fuerzas invisibles que interactúan con nuestro mundo). Mientras que los escurridizos fenómenos paranormales son comúnmente interpretados como la manifestación de espíritus o entes interdimensionales (más de lo mismo). Interpretaciones erróneas semejantes a las que tuvo el ser humano prehistórico cuando comenzó a interrogarse -en un primer impulso de “racionalizar” el mundo y buscar certezas tranquilizadoras- sobre el misterio de la muerte (a la que rindió culto para mitigar el terror mortis), de la Naturaleza (sobrecogido por los rayos, huracanes, eclipses…) y de sus experiencias internas (extrañado por los sueños, visiones y alucinaciones que experimentaba), deduciendo falsamente de todo ello la acción de fuerzas invisibles, almas espirituales interactuando con el mundo visible (la falacia animista -estudiada a fondo por el gran antropólogo Edward B. Tylor en su obra Primitive Religion, 1871- que derivaría mucho más tarde en las mitologías politeístas, con sus imaginarios dioses -espíritus ya divinizados-, y en el consolador mito de la inmortalidad del alma, base doctrinal de las teologías modernas, cuyas iglesias han sabido sacar el máximo provecho de ese mito a la hora de controlar a la crédula feligresía prometiéndole falsas promesas salvíficas).

MICHAEL SHERMER, CON SU REVISTA "SKEPTIC"

Aún mantenemos esas mismas supersticiones ancestrales, aunque las disfracemos con nociones filosóficas y cientifistas de nuestro tiempo para así dotarlas de mayor credibilidad (el jesuíta Teilhard de Chardin supo emplear muy bien esos trucos dialécticos). Por supuesto que existen hechos inexplicados que se escapan a los conocimientos actuales de la ciencia y la psicología humana. Pero eso no significa que tengamos que buscar sus posibles causas en otro nivel ontológico, utilizando explicaciones metafísicas o sobrenaturales. Si nunca hemos oído hablar de los delirios, los estados crepusculares y demás alteraciones de la conciencia, ¿cómo podemos dar por seguro que los fantasmas existen?... Si desconocemos qué procesos psicosomáticos desencadenan los estigmas místicos, ¿cómo podemos afirmar que son producidos por un acto milagroso?... Si ignoramos qué mecanismos neurobiológicos generan la extraña visión alucinatoria del túnel oscuro y de sentirnos fuera del cuerpo, ¿cómo podemos asegurar que el alma se exterioriza y viaja a mundos astrales?... Si no sabemos qué son las nubes de estroncio, los rayos globulares o los bólidos meteóricos, ¿cómo podemos afirmar que esas cosas extrañas que se ven en los cielos son naves extraterrestres?... El problema no está en dudar de la existencia de todos esos fenómenos que nos resultan insólitos, que haberlos haylos, sino en la errónea interpretación que hacemos de los mismos debido a nuestra ignorancia y a nuestras particulares creencias irracionales (que, como ya hemos afirmado, siguen descansando sobre los mismos dislates animistas de siempre).

JUZGANDO LO IRRACIONAL
Poco antes de adquirir el citado libro, salió publicado en una revista especializada un artículo de mi autoría titulado “Fraude y superchería en el espiritismo”, donde desmitificaba las presuntas comunicaciones con los muertos, iniciadas con la fraudulenta historia de las hermanas Fox, en 1848. Precisamente, fue a través del espiritismo como me adentré de cabeza en el mundo de lo paranormal. Tenía 16 años. Mi interés respondía a esa innata curiosidad que, sobre todo a esas edades, se nos despierta a muchas personas hacia lo inexplicado, lo oculto, lo que se mueve en las fronteras de la realidad... Quedé verdaderamente maravillado con ese mundo irreal que se mostraba frente a mí. Estaba completamente convencido de que la oui-ja, la psicografía y las psicofonías eran medios para contactar con “seres desencarnados”. Con otros colegas igual de crédulos que yo me reunía habitualmente para realizar sesiones espiritistas y visitar, equipados de cámaras y grabadoras, lugares en ruinas que escondían tras sus muros truculentas historias de fantasmas. Hoy, afortunadamente, veo esas cosas con los ojos del escepticismo. Hace ya tiempo que me desprendí de la venda de la sinrazón y adopté hábitos de pensamiento crítico. Es un largo recorrido en el que vamos encontrando a cada paso, si somos honestos buscadores de la verdad, explicaciones racionales a hechos que, en un principio, creemos que carecen de ellas, a causa de nuestra falta de información científica. No todos los que se interesan por estos temas pasan por un proceso similar. Muchos de aquellos compañeros, a pesar de los años transcurridos, aún mantienen las mismas ideas irracionales de entonces. No han atravesado ninguna etapa de maduración intelectiva. Todavía siguen entretenidos en realizar psicofonías en casas abandonadas, con la esperanza de que los supuestos “moradores invisibles” pronuncien alguna frase impactante que quede registrada en la grabadora. Y cualquier extraña luz en los cielos la siguen considerando una nave alienígena. Existe entre los estudiosos de estos temas un desinterés generalizado a la hora de abordarlos bajo una óptica científica y racional, usándolos únicamente para justificar sus propias creencias espiritualistas o esotéricas. Están firmemente abrazados al pensamiento mágico como el niño temeroso que se agarra a la falda de la madre. Jamás se paran a reflexionar sobre lo absurdo que resulta atribuir las experiencias mediúmnicas a un supuesto contacto con el "más allá" (a no ser que aceptemos que nos volvemos imbéciles cuando desencarnamos, a tenor de los ridículos mensajes atribuidos a los espíritus). O lo paradójico que resulta suponer que nos visitan múltiples razas alienígenas -si nos remitimos a los testimonios tan variopintos sobre naves y ufonautas de todo tipo- y, sin embargo, ninguna de ellas decida tomar contacto oficial con nuestra especie, sino que opten por jugar al escondite sin dejarnos una prueba incuestionable de su presencia. Pues sí, hay muchos estudiosos anclados en sus viejas creencias, sin tener en cuenta los fraudes conscientes e inconscientes y el enorme potencial de nuestra mente para fantasear y generar mitos (nuestro cerebro nos engaña, que diría el neurólogo Francisco J. Rubia). A día de hoy, siguen consultando la misma literatura sensacionalista y pseudocientífica que consumíamos compulsivamente años ha, tan propensa a pisotear el sentido común. No se interesan por leer un libro de alto nivel racionalista como el de Shermer, o como los de Carl Sagan, Richard Dawkins, Gonzalo Puente Ojea, Daniel C. Dennett, Víctor Stenger, Martin Gardner, Robert Sheaffer, etc. Es más, dudo de que algunos de estos nombres les suenen. En cambio, Erich von Däniken, Budd Hopkins, Sixto Paz o Jaime Maussan les siguen resultando sumamente veraces y entretenidos. Ya sabemos que creer es más fácil que pensar... y mucho más reconfortante para nuestro universo emocional, dicho sea de paso. A ello se refiere Shermer en los siguientes términos:

"En echadores de cartas, quirománticos, astrólogos y videntes, buscamos certidumbres tranquilizadoras. Nuestras facultades críticas quedan suspendidas bajo el ataque de promesas y esperanzas que apacigüen las grandes angustias de la vida. ¿No sería maravilloso que, en realidad, no llegáramos a morir? Por supuesto. Los escépticos no somos distintos a los crédulos en lo que respecta a estos deseos. Es un antiguo anhelo humano. En un mundo en el que la propia vida era tan incierta como la próxima comida, nuestros ancestros desarrollaron creencias en una vida después de la vida y en un mundo espiritual. Así que, cuando nos sentimos vulnerables y tenemos miedo, a la persona que nos da esperanzas le basta con sugerirnos la promesa de una vida después de la vida, y para que la creamos es suficiente la más endeble de las pruebas. Nuestra credulidad hará el resto..."

UNA SESIÓN ESPIRITISTA DECIMONÓNICA

ANIMISMO SECULAR
El escepticismo -originado hace 2.500 años en la Antigua Grecia- es una actitud sana y muy recomendable para andar por la vida, y de paso para frenar nuestra vulnerabilidad a esos deseos irracionales. Es una necesidad intelectual y moral, como señala el biólogo Stephen J. Gould en el prólogo de la obra que estamos comentando. Es muy necesario para enjuiciar las cosas raras en las que creemos. Aunque no es malo mantener una puerta abierta a la posibilidad de que entre esas cosas raras pueda surgir algo que finalmente merezca formar parte del corpus del conocimiento científico. No es la primera vez que ocurre algo así. En mi humilde opinión, no estamos en condiciones de afirmar rotundamente que ciertos fenómenos estudiados por la moderna parapsicología jamás tendrán una aprobación científica. Esa sería una afirmación muy atrevida. De hecho, científicos de intachable reputación se han preocupado de examinar los fenómenos psi con las herramientas de la ciencia, comprobando que no todo es patraña. Si un escéptico de la talla de Ray Hyman, miembro del CSICOP, tuvo la valentía de estudiar exhaustivamente los datos favorables obtenidos en las pruebas de percepción extrasensorial (ESP) llevadas a cabo en su día por el físico Helmut Schmidt y concluir que "su enfoque invalida muchas críticas anteriores sobre la investigación parapsicológica. Si existen defectos en su trabajo, no son ni evidentes ni comunes", eso debería ser motivo más que suficiente para que la ciencia no cierre sus puertas a todo lo que le parezca extraño. Así pues, cabe preguntarnos: ¿Es la parapsicología una ciencia o una pseudociencia?... Su rechazo por buena parte de la comunidad científica ¿es una decisión ecuánime o responde más bien a los mismos prejuicios que se han tenido en otras épocas hacia los nuevos campos del conocimiento?... El tiempo lo dirá. Por lo pronto, no se la puede cuestionar por no haber demostrado un desarrollo teórico y metodológico (otra cosa es juzgar las pruebas obtenidas y determinar si los desvíos estadísticos por encima del azar son verdaderamente significativos o no son más que resultados parciales realzados deliberadamente). Es más, la parapsicología que desde los tiempos de Rhine se ha manejado en los laboratorios, se ha ceñido estrictamente a las normas de los procedimientos experimentales, formando parte desde 1969 de la prestigiosa Asociación Americana para el Avance de las Ciencias (AAAS). Consúltese, por ejemplo, la documentada obra Explicando lo inexplicado (Edit. Debate, 1993), escrita por los catedráticos de Psicología Hans J. Eysenck y Carl Sargent. Problema aparte es toda esa legión de charlatanes e impostores que han revoloteado en torno a lo paranormal y las indemostradas teorías trascendentalistas que muchos parapsicólogos defienden, ofreciéndonos una concepción mítico-religiosa de la realidad, incompatible por tanto con la concepción científico-racional. Creo que atribuir causas “ocultas” a los fenómenos anómalos estudiados por la parapsicología, presuponiendo de entrada que carecen de explicación natural, llevándolos al imaginario reino de lo sobrenatural (cuando es precisamente de ahí de donde debemos rescatarlos para integrarlos en el reino de lo inmanente), es querer huir de la duda escéptica y deleitarnos por enésima vez con trasnochadas ideas supersticiosas y mágicas, nacidas al amparo del animismo. En ese caso, considero que la parapsicología no merecería la menor atención científica, sino el desprecio más absoluto, debiendo ser entregada a los fabuladores para que hagan con ella lo que más les plazca (entre ellos, a esos insensatos que sostienen que los hipotéticos poderes psíquicos demuestran inequívocamente que poseemos un alma espiritual e inmortal). “Si no hay ninguna causa conocida, esto no nos permite atribuir una causa misteriosa o una fuente trascendental”, nos aclara el reputado escéptico Paul Kurtz refiriéndose a lo paranormal. Y ya que hablamos de asuntos que se mueven en las fronteras de lo racional/irracional, conviene recordar las sabias palabras de otro gran crítico, el recordado astrónomo Carl Sagan: “Me da la impresión de que lo que hace falta es un equilibrio exquisito entre dos necesidades contrapuestas: un análisis escrupulosamente escéptico de todas las hipótesis que se nos presenten y, al mismo tiempo, una enorme disposición a aceptar ideas nuevas”. Ideas nuevas sí, pero no fantasiosas ni asentadas en el pensamiento mágico.

El propio Shermer está de acuerdo en este punto:

“Hay personas que creen que el escepticismo supone rechazar cualquier idea novedosa o, lo que es peor, confunden 'escéptico' con 'cínico' y creen que los escépticos son una pandilla de cascarrabias que se niegan a aceptar todo pensamiento que ponga en tela de juicio el statu quo. Pero esto es un error. El escepticismo es una actitud provisional ante afirmaciones de todo tipo. El escepticismo es un método, no una postura. En principio, los escépticos no se embarcan en una investigación cerrada a la posibilidad de que un fenómeno sea real o de que una afirmación sea cierta”.

PRUEBA ESP EN LABORATORIO

Y añade algo que me parece fundamental: “El problema del escepticismo puro es que, cuando lo llevamos al extremo, no se sostiene. Si somos escépticos con todo, tenemos que ser escépticos también con nuestro propio escepticismo”. Por tanto, debería quedarnos claro que el verdadero escéptico es aquel que duda, que cuestiona la validez de una afirmación reclamando pruebas que la demuestren, no el que niega a priori. Las afirmaciones han de ser examinadas para descubrir si son falsas. La ciencia acepta únicamente aquello que puede ser comprobable y rechaza aquello que no esté respaldado por pruebas que lo apoyen (el criterio de demarcación científica entre lo cognoscible y lo que no lo es -la llamada falsabilidad-, brillantemente enunciado por Karl Popper). Eso es precisamente lo que distingue la ciencia, que posee un mecanismo muy útil de autocorrección, de la pseudociencia, que no tiene por costumbre corregir los graves errores que comete, sino que reincide continuamente en ellos. "La ciencia es acumulativa y progresiva porque continúa mejorando y perfeccionando el conocimiento del mundo basándose en nuevas observaciones e interpretaciones", apunta Shermer. Si la ciencia aceptara cualquier idea revolucionaria sin el menor examen crítico, sin pasarla previamente por el filtro empírico de la observación y la experimentación, dejaría inmediatamente de ser ciencia. Sería una cosa muy distinta a la sencilla y clara definición que nos ofrece el biólogo E. O. Wilson: “La ciencia es la empresa sistemática de recopilar conocimientos sobre el mundo, y de organizar y condensar dichos conocimientos en leyes y teorías comprobables”. El pensamiento postmoderno, que trata de vendernos mediante absurdas cabriolas dialécticas un radical relativismo epistemológico (la falacia de que todo conocimiento es igual de válido, por muy absurdo que sea) y una injusta crítica al método científico, hasta ahora ha sido incapaz de mostrarnos herramientas más útiles que las proporcionadas por la ciencia para avanzar hacia una mayor comprensión de la realidad. “La ciencia está lejos de ser un instrumento de conocimiento perfecto. Simplemente, es el mejor que tenemos”, afirma Carl Sagan.

ESCÉPTICOS SÍ, DETRACTORES NO
Hacen falta muchos más escépticos en el mundillo de los fenómenos anómalos (crédulos hay de sobra). Pero a pesar de mi actual enfoque escéptico, hay algo en lo que no estoy de acuerdo. Y es que los detractores -que falsamente se denominan escépticos- suelen mofarse de los testigos y de quienes creen en tales cuestiones. Ven en ellos comportamientos malintencionados y fraudes deliberados, siempre con un móvil lucrativo detrás. Y no es así. O, al menos, no necesariamente. Que estén confundidos no significa que sean deshonestos. Shermer habla con propiedad, pues conoce a muchos testigos y creyentes: “En mi opinión, la mayoría de las personas que creen en milagros, monstruos y misterios no son lunáticos, embaucadores o artistas de lo ilusorio. La mayoría son personas normales cuyo pensamiento, por alguna razón, siguen sendas equivocadas”. Una persona que, por ejemplo, protagoniza un avistamiento OVNI, no tiene que estar necesariamente familiarizada con los fenómenos atmosféricos y astronómicos. Ni tiene que saber nada sobre las características de un globo-sonda o de cualquier avión de última generación. Ni le tiene que mover la fama o el lucro. Los OVNIs existen por pura definición: son objetos volantes no identificados. Nada más. Distinto es asegurar que esos OVNIs tengan un origen extraterrestre. Dicha hipótesis es insostenible a la luz del razonamiento lógico cuando analizamos a fondo la casuística ufológica. Si tuviésemos pruebas fehacientes, sería ridículo que la ciencia rechazara esa supuesta presencia alienígena en nuestros cielos, puesto que lleva mucho tiempo buscándola con empeño. Ahí tenemos el "Proyecto SETI" por ejemplo. Pero si alguien ve algo raro sobrevolar su cabeza sin saber de qué se trata, sus creencias y prejuicios -sumados a su falta de información- pueden hacerle pensar que está ante un artefacto alienígena. El mito extraterrestre está implantado en nuestra cultura occidental desde mediados del siglo XX -potenciado por los medios de comunicación, la ciencia ficción y la carrera espacial- y ya forma parte del imaginario colectivo. Hay mucha gente convencida de que estamos siendo visitados por seres de otros mundos. Se trata de una afirmación sin pruebas objetivas que la respalden. Los casos OVNIs que carecen de explicación no significa que sean inexplicables. Son, sencillamente, inexplicados. Muchas veces, esos casos están desprovistos de una investigación más rigurosa. De hecho, cuando se han reinvestigado antiguos incidentes ufológicos, sobre todo por investigadores cualificados y nada crédulos, se han obtenido datos suficientes que han hecho posible hallar explicaciones convencionales a los mismos. Y para más inri, algunos de los casos clásicos hoy sabemos que fueron grandes fiascos.

Según Shermer:

“Existen muchos misterios sin resolver genuinos en el universo y no ocurre nada por decir: 'Todavía no podemos explicarlos, pero algún día tal vez sí lo hagamos'. El problema es que a la mayoría nos resulta más reconfortante la certidumbre, por mucho que sea prematura, que vivir en medio de misterios inexplicados o sin resolver”.


EL ESCÉPTICO RAY HYMAN EXAMINÓ EXPERIMENTOS PSI

El detractor ridiculiza también a los abducidos por extraterrestres. El escéptico no, sino que busca posibles explicaciones psicológicas a dichas experiencias. Yo he entrevistado a varios abducidos y no buscan popularidad, más bien al contrario, prefieren permanecer en el más absoluto anonimato. Me narraron sus experiencias con angustia, algunos de ellos entre sollozos, viviendo todo aquello con un constante temor. Realmente son personas que han protagonizado una experiencia traumática y necesitan ayuda. Sabes que no te están mintiendo. Han sentido a su alrededor la presencia de seres extraños que les acechan en la oscuridad de la noche, viajando por una carretera solitaria o cuando se hallan en la cama, en esa fase intermedia entre la vigilia y el sueño. Los abducidos no son borrachos, drogados o mentirosos, como sugieren los detractores sin ningún fundamento ni respeto. Pero entonces ¿son experiencias reales en las que intervienen alienígenas raptores, como así creen quienes las han protagonizado? Por supuesto que no. La mayoría de esas personas han tenido episodios alucinatorios bajo un “estado alterado de conciencia”, expresión acuñada por el parapsicólogo Charles Tart hace cuarenta años. Es la explicación empleada por Shermer y que yo suscribo:

“En mi opinión, el fenómeno de las abducciones extraterrestres es producto de un estado alterado de conciencia extraordinario que se interpreta a la luz de un contexto cultural conformado por películas, programas de televisión y literatura de ciencia ficción dedicada a alienígenas y ovnis. A esto se suma el hecho de que en las últimas cuatro décadas el hombre ha explorado el sistema solar y buscado indicios de inteligencia extraterrestre, con lo cual no es de extrañar que la gente vea ovnis y tenga encuentros con extraterrestres”.

La llamada “hipnosis de carretera”, así como las “alucinaciones hipnagógicas” que tienen lugar entre la vigilia y el sueño (“hipnopómpicas”, si es entre el sueño y la vigilia), explican perfectamente esos episodios de abducción, cuyo psicodrama es alimentado por el propio protagonista, a veces inconscientemente, interpretando la experiencia en función de sus propias creencias, fantasías y conocimientos adquiridos sobre el tema por influencia cultural. Por eso, el psicodrama de la abducción posee la misma carga arquetípica que cualquier otra experiencia visionaria u onírica (y se parece tanto a los encuentros con duendes, hadas e íncubos del folklore tradicional de otras épocas). Recordemos que en la película Los invasores de Marte (1953) observamos ya los mismos elementos que caracterizan una abducción, ¡ocho años antes de que tuviera lugar el primer incidente sobre un presunto secuestro alienígena! Por cierto, el propio Shermer sufrió una experiencia de abducción el 8 de agosto de 1983. En su libro explica con detalle su particular alteración de conciencia y cómo se produjo.

LA CIENCIA PROPORCIONA UN GRAN CONOCIMIENTO SOBRE EL COSMOS

Otros temas abordados en Por qué creemos en cosas raras son la epidemia de acusaciones sobre brujería en la Edad Media, la falaz teoría del “diseño inteligente” (cuestión que ya he tratado ampliamente en este blog), el negacionismo del Holocausto (¡un 22% de los estadounidenses creen que no sucedió!), los falsos recuerdos de abusos sexuales en la infancia, la paranoia colectiva sobre supuestos rituales satánicos, etc. En suma, una obra excepcional que todo interesado debe leer para conocer qué razones nos impulsan a creer en lo irracional. Shermer lo tiene muy claro: “La razón de que la gente cree en cosas raras es que quiere creer en ellas. Se sienten bien. Es reconfortante (...) Las explicaciones científicas son complicadas y, para comprenderlas, requieren formación y esfuerzo. La superstición y la creencia en el destino y en lo sobrenatural ofrecen un camino más fácil a través del complejo laberinto de la vida”. Aunque el precio que se ha de pagar por ese ilusorio efecto consolador suponga abandonar un preciado tesoro que todos los seres humanos compartimos: la razón. ¿Realmente merece la pena?...

miércoles 30 de septiembre de 2009

NO SON CURAS PEDÓFILOS, SINO... ¡EFEBÓFILOS!

SILVANO TOMASI JUSTIFICA LA PEDERASTIA

Alucino por enésima vez con la poca vergüenza que le echa el Vaticano a un asunto tan grave como son los casos de pederastia en el seno de la Iglesia católica. No sólo justifica el problema diciendo que la pederastia se da en otros ámbitos y en otras religiones, sino que además afirma sin el menor rubor que "dentro del clero católico, sólo entre el 1,5% y el 5% de los religiosos ha cometido actos de ese tipo". ¿Sólo? ¿Es que acaso lo normal hubiese sido un porcentaje mayor? ¿De qué va la Iglesia, esa que tanto lucha contra el aborto y que luego no es capaz de actuar contundentemente contra los abusadores de menores que tiene en sus filas? ¿Así es como atajan un gravísimo asunto?... Pues esas han sido las inoportunas palabras pronunciadas por el arzobispo Silvano Tomasi, observador permanente del Vaticano ante la ONU. Para redondear su "magistral" intervención, efectuada tras una reunión del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en Ginebra, Tomasi añadió que "no se debería hablar de pedofilia sino de homosexuales atraídos por adolescentes. De todos los curas implicados en casos de este tipo, entre el 80% y el 90% pertenecen a la minoría sexual que practica la efebofilia, es decir, los que tienen relaciones con varones de los 11 años a los 17". ¡Toma ya! Supongo que así entenderán estos depravados curas aquello que dijo Jesús de "dejad que los niños se acerquen a mí"... Es indignante que esta haya sido la respuesta dada por el susodicho arzobispo a la pregunta formulada por Keith Porteous Wood, miembro de la Unión Internacional Humanista y Ética, quien acusa a la Iglesia católica de haber ocultado los casos de abusos contra niños cometidos por sacerdotes pederastas. Para que luego nos hable la infame y podrida Iglesia de la moral católica. ¡Menudo cinismo! La Iglesia ha llegado a tal desprestigio, está tan corrupta, tiene a tantos sinvergüenzas en su jerarquía, que sigo sin entender cómo a estas alturas todavía hay gente inteligente y de bien que sigue considerándose católica. Será por esa cosa que llaman tradición...

domingo 27 de septiembre de 2009

¿ES LA LIBERTAD UNA QUIMERA?

"Los hombres se equivocan si piensan que son libres. Su opinión está hecha de la consciencia de sus propias acciones y de la ignorancia de las causas que las determinan. Su idea de libertad, por tanto, es simplemente su ignorancia de cualquier causa de sus acciones". El gran filósofo Baruch Spinoza (1632-1677) no podía imaginar que sus sabias palabras serían confirmadas siglos después por la moderna neurociencia, que está comenzando a cuestionar la existencia de un "libre albedrío". Sobre esta sugerente cuestión, que tiene profundas implicaciones filosóficas, científicas y religiosas, versa el libro El fantasma de la libertad (Crítica, 2009), escrito por el reputado neurólogo Francisco J. Rubia. En su opinión, "probablemente el libre albedrío es una ilusión, una más de todas las ilusiones que el cerebro genera, y en la que siempre estamos dispuestos a creer". El doctor Rubia es catedrático de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense, miembro numerario de la Real Academia Nacional de Medicina y Vicepresidente de la Academia Europea de Ciencias y Artes. Su especialidad es la Fisiología del Sistema Nervioso. Y es autor de, entre otros libros, La conexión divina (Crítica, 2002), ¿Qué sabes de tu cerebro? (Temas de Hoy, 2006) y El cerebro nos engaña (Temas de Hoy, 2007).

En el libro que nos ocupa, El fantasma de la libertad, su autor intenta responder, desde un enfoque puramente científico, a preguntas cruciales: ¿Somos verdaderamente libres o esa libertad, ese libre albedrío del que presumimos no es más que una vana ilusión? Si nuestro universo está gobernado por leyes deterministas, ¿acaso nuestro cerebro no está también sometido a esas mismas leyes deterministas? ¿Es, pues, compatible la libertad con el determinismo?... Los neurocientíficos no aceptan el punto de vista dualista -que sugiere la existencia de un alma inmaterial que controla nuestro cerebro-, puesto que no se ha encontrado una estructura cerebral que pudiera ser la sede de dicho ente inmaterial y, en cambio, sí sabemos que los procesos mentales son propiedades emergentes de las actividades neuronales. "La interacción de un ente inmaterial con otro material plantea serios problemas, ya que por su propia naturaleza el ente inmaterial no posee energía, pero ésta se necesita para poder actuar sobre la materia cerebral. En otras palabras: esta supuesta interacción violaría las leyes de la termodinámica, así como la unidad causal del mundo material", explica el doctor Rubia, para quien todas las funciones antes llamadas "anímicas" -hoy mentales o intelectivas-, son producto de la actividad cerebral. Por un momento, pensemos lo que supone reconocer que no existe la voluntad libre, esa libertad que según los creyentes nos ha regalado Dios para elegir entre el bien y el mal. ¿Qué podríamos entonces decir de conceptos como culpabilidad, responsabilidad o imputabilidad? ¿Hasta qué punto seríamos responsables de nuestros actos?... Aceptar que realmente no somos libres tendría tremendos efectos para todos nosotros, ya que nos obligaría a revisar los propios pilares de nuestra civilización judeocristiana. "Tendría consecuencias también a nivel penal, ya que las penas están ligadas a la imputabilidad y culpabilidad. Y, además, la falta de libertad conllevaría la ausencia de responsabilidad y culpa, de manera que se cuestionaría la existencia misma del pecado", subraya el doctor Rubia. Por lo pronto, neurocientíficos y penalistas ya están reuniéndose para discutir las repercusiones que tendrían estas investigaciones. Prueba de ello es el encuentro de especialistas que tuvo lugar en Hannover (Alemania) en febrero de 2008, bajo el título: "La culpa y el yo. ¿Revoluciona la investigación cerebral el derecho penal?".

EL NEURÓLOGO FRANCISCO J. RUBIA

La idea de que el libre albedrío es un mito, ya fueron planteadas por filósofos de la Ilustración de la talla de Julien Offray de La Mettrie (1709-1751) y Paul Henri Thiry, barón de Holbach (1723-1789), de quien hablaré en este blog próximamente, por sus sólidas ideas ateístas. Ambos cuestionaron el dualismo metafísico cartesiano (la separación cuerpo/alma), identificaron las funciones psíquicas con los estados cerebrales y concluyeron que el hombre, que no posee ninguna sustancia divina, está sometido a las leyes causales de la Naturaleza. La misma opinión que hoy sostienen los neurocientíficos, bajo el prisma de la avanzada investigación cerebral. "Si el determinismo es cierto, cada cosa que hacemos está causada en última instancia por sucesos y circunstancias fuera de nuestro control. Si cada cosa que hacemos está causada en última instancia por sucesos y circunstancias fuera de nuestro control, no somos las fuentes últimas (origen, causas primeras) de nuestras elecciones. En consecuencia, nosotros no somos las últimas fuentes de nuestras elecciones y, por tanto, no tenemos voluntad libre (del tipo requerido para la responsabilidad moral)", sostiene el doctor Rubia.

Todos creemos tomar decisiones que nos parecen libres. Nos sentimos con plena libertad. Pensamos que elegimos o rechazamos algo por nuestra propia voluntad, pero ¿y si es una falsa impresión subjetiva?... Este ha sido uno de los asuntos claves de la filosofía y la psicología, pues si no existe el libre albedrío nuestras consolidadas ideas sobre la libertad, la responsabilidad, la culpabilidad, etc., se pondrían inmediatamente en entredicho. Así nos lo explica el doctor Rubia:

"El primer problema que se plantea radica en que el universo se rige por leyes deterministas, según las cuales el estado del mundo en cualquier momento está fijado en todos sus detalles por estados previos y por las leyes de la naturaleza. Si ese determinismo es cierto, nuestras acciones son simplemente una confluencia de sucesos causales que se iniciaron mucho antes de nuestra propia existencia y son esas condiciones anteriores las que determinan nuestras acciones y no nosotros mismos. La presunta autonomía de mis acciones sería una pura ilusión, ya que el cerebro, como materia que es, tiene que estar sometido a las mismas leyes de la naturaleza que rigen el resto de la materia del universo".

LA NEUROCIENCIA NIEGA EL LIBRE ALBEDRÍO

Pensemos, por otro lado, en nuestros deseos, sobre los que apenas tenemos control alguno. Si provienen del inconsciente, siendo por tanto ajenos a nuestra voluntad consciente, ¿hasta qué punto somos responsables de los actos que cometemos a raíz de esos deseos incontrolables?... "Las acciones derivadas de motivaciones inconscientes no hacen que esa persona posea libertad", afirma el neurólogo. Por su parte, Benjamin Libet, de la Universidad de California, realizó ciertos experimentos con varios sujetos para saber en qué momento previo al movimiento de sus dedos, los sujetos tenían la impresión subjetiva de que iban a moverlos, con la convicción de que era la causa de la actividad cerebral y del movimiento. Esa impresión tuvo lugar unos trescientos cincuenta milisegundos después de que se produjera el potencial preparatorio motor y doscientos milisegundos antes de que se moviesen los dedos. Conclusión: la actividad cerebral no era la consecuencia de la sensación subjetiva de voluntad de acción, sino que precedía a esa voluntad. El libre albedrío quedaba, por tanto, descartado, pues la intención consciente no era la causa de la acción. "La iniciación del acto voluntario libre parece comenzar en el cerebro de manera inconsciente, ¡mucho antes de que la persona sepa conscientemente que quiere actuar!", aclara Libet. Se han realizado otros experimentos que dan la razón a Libet y a los partidarios del determinismo, a la hora de demostrarse que la impresión subjetiva de voluntad es consecuencia de la actividad inconsciente del cerebro, y no su causa. Ya decía Freud que "el hombre no es dueño ni señor en su propia casa". Gerd Gigerenzer compartía la misma opinión al afirmar que "buena parte de nuestra vida mental es inconsciente, se basa en procesos ajenos a la lógica: reacciones o intuiciones instintivas". Idea que el doctor Rubia resume así:

"La inmensa mayoría de las funciones cerebrales son insconcientes. Desde luego, los mecanismos de supervivencia parece que se han confiado al sistema límbico, cuyas funciones son inconscientes. Quedaría por explicar, cuestión de la que hasta ahora sólo existen hipótesis, cuál sería el papel de la consciencia, pero lo fundamental para el tema que nos preocupa es que probablemente los procesos inconscientes son decisivos en la toma de decisiones".

Es bastante significativa la cifra que barajan los especialistas: sólo un 0,1% de toda la actividad del cerebro se hace consciente. Siendo así, ¿dónde queda el libre albedrío? ¿Hasta qué punto somos responsables de nuestros actos?... Lo que el doctor Rubia deduce de todo ello puede resultar inquietante desde un punto de vista ético, puesto que tanto el derecho penal y el derecho civil se podrían ver seriamente afectados:

"Si no existe libertad, no se concibe la culpabilidad ni la imputabilidad, de manera que no se debe castigar a aquellos miembros de nuestra sociedad que transgreden las leyes que nosotros mismos hemos creado para permitir una convivencia pacífica. Cabe suponer que ningún nuevo conocimiento podrá cambiar este hecho, pero sí cambiará la imagen que nos hemos formado del criminal o transgresor de esas leyes, pues no será culpable pero, en beneficio de la sociedad, deberá ser aislado".

No es de extrañar que ya se hable de una "revolución neurocientífica" que cambiará la imagen que hasta ahora teníamos del mundo y del ser humano. Entre esas investigaciones científicas, que están deconstruyendo los viejos modelos dualistas, están aquellas que estudian las estructuras cerebrales implicadas en la fe religiosa y en las experiencias místicas. El doctor Rubia ha analizado el tema en profundidad en su excelente libro La conexión divina, donde responde a preguntas como: ¿Es la fe religiosa una mecanismo neurobiológico para amortiguar la angustia que nos produce la muerte? ¿Por qué hay personas más predispuestas que otras a las creencias religiosas? ¿Se pueden provocar experiencias místicas mediante la estimulación eléctrica de ciertas áreas del cerebro? ¿Es Dios un producto de nuestra mente?... Pues bien, el doctor Rubia tuvo la gentileza de concederme una entrevista hace varias semanas para charlar a fondo de este fascinante asunto, que ya tiene un nombre: Neuroteología. El reportaje acaba de salir publicado en el nº de octubre de la revista MÁS ALLÁ DE LA CIENCIA, ya disponible en los kioscos. Si pueden no se lo pierdan. Posiblemente, tras su lectura, se replanteen muchas ideas que tenían hasta ahora sobre ese impulso tan poderoso que es el sentimiento religioso...

viernes 18 de septiembre de 2009

DIRIGENTES DE LA LEGIÓN DE CRISTO OCULTARON ABUSOS SEXUALES DE SU FUNDADOR

EL PEDERASTA MARCIAL MACIEL (1920-2008)

Por Jesús Bastante (Diario "PÚBLICO" - 18/09/09)

Buena parte de los responsables de la Legión de Cristo en España conocía los escándalos sexuales y financieros protagonizados por su fundador, Marcial Maciel, y sin embargo guardó silencio. Esta es una de las conclusiones a las que ha llegado el obispo de Bilbao, Ricardo Blázquez, durante su investigación a los centros de esta congregación en nuestro país, por indicación expresa de Benedicto XVI. El prelado, que se encuentra en París continuando la visita a los centros de la orden en Europa, ha recorrido en las últimas semanas los seminarios de la Legión en Ontaneda (Santander) y Salamanca, así como las universidades, centros educativos y de formación de la orden. Además, ha recibido a legionarios, ex legionarios y víctimas de abusos. Entre las conclusiones que en breve presentará a Roma, Blázquez parece tener claro que los mandos intermedios de la Legión sabían de la doble vida de Maciel, así como de algunos escándalos acaecidos en España, y no sólo no hicieron nada por impedirlo, sino que conminaron al silencio a algunas de las víctimas.

Controlar los bienes

Del mismo modo, todo parece indicar que Blázquez recomendará que se cese a los responsables de la Legión de Cristo y de su rama seglar (Regnum Christi) en España, y que se nombre a un "comisario pontificio" que controle y gestione todos sus bienes (entre los que se encuentran varias universidades y colegios) hasta que la Santa Sede tome una decisión definitiva acerca del futuro de la congregación fundada por Marcial Maciel. Actualmente, y con los datos que ya maneja el Vaticano, las opciones de futuro para la Legión de Cristo son dos: la disolución o, en su defecto, una refundación, con nuevos estatutos y un mayor control por parte del Papa. La situación en España es especialmente complicada, con una clara fractura entre los miembros de la orden: así, mientras casi todos los legionarios de a pie están colaborando con Ricardo Blázquez, buena parte de la cúpula directiva ha intentado poner todas las trabas posibles al trabajo del prelado, autoexculpándose de cualquier delito de encubrimiento. En España, existen 600 sacerdotes legionarios, que, de confirmarse la desaparición de la orden, tendrían que buscar acomodo en las diócesis.

jueves 17 de septiembre de 2009

HYPATIA, LA ÚLTIMA SABIA DE LA ANTIGÜEDAD

HYPATIA, SEGÚN EL PINTOR WILLIAM MITCHELL

(...) La arrastraron dentro de la iglesia y le desgarraron las vestiduras. La tiraron al piso, cerca del altar, y uno de los hombres, que se había levantado la sotana, se echó sobre ella y comenzó a acariciarla. Trató de defenderse, pero el otro le soltó una andanada de puñetazos en el rostro, le sujetó los brazos, atenazándole las muñecas, y utilizó las rodillas para obligarla a abrirse las piernas (...) A ese violador siguió otro y otro, en sucesión interminable (...) Sintió náuseas y se puso a vomitar. Y de nuevo los puñetazos en la cara y las garras que la atenazaban y le retorcían los brazos (...) Junto a la puerta de la sacristía había dos anforas vacías. Los hombres las recogieron y las estrellaron con furia contra el suelo. Luego eligieron de entre los cacharros los que les parecieron más afilados y puntiagudos. Blandiéndolos, se abalanzaron sobre Hypatia y se pusieron a arrancarle las carnes de los huesos. Ocho de los hombres utilizaron las esquirlas como cuchillos para cercenarle los miembros. Al fin, uno de ellos logró levantar en alto uno de los brazos de Hypatia, que mostró a los demás con un gesto de triunfo (...) Al percatarse de que estaba muerta, los monjes optaron por sus cuchillos para terminar de desmembrarla y trocearla (...) Recogieron ramas, astillas y maderos de vigas carcomidas, los apilaron y les prendieron fuego. Cuando las llamas se elevaron, arrojaron a la hoguera los restos de Hypatia..."
Así describe Pedro Gálvez, en su obra Hypatia, la mujer que amó la ciencia (Lumen, 2004), el tormento y posterior asesinato sufridos por esta gran científica pagana a mano de una turba de fanáticos cristianos -posiblemente miembros de los parabolani, una hermandad de monjes que ejercían como guardaespaldas y matones a los servicios del episcopado alejandrino-, linchamiento instigado por el despiadado arzobispo Cirilo -responsable de la matanza de doscientos cincuenta mil judíos-, quien sostenía que la mujer "tiene que ser sumisa y obediente a Dios, dedicándose únicamente a alumbrar hijos" (recordemos que este "buen" señor fue proclamado santo y doctor de la Iglesia). La popularidad y sabiduría de Hypatia, que atraía a un gran número de discípulos y era frecuentemente visitada por ilustres pensadores, despertaron los enfermizos celos del patriarca de Alejandría, que veía su liderazgo eclipsado por una carismática mujer, que podía convertirse en una potencial amenaza para los intereses de las autoridades eclesiásticas, consistentes preferentemente en luchar contra todo vestigio pagano e implantar su poder hegemónico a lo largo y ancho de Egipto. El historiador griego Sócrates Escolástico escribiría en su Historia Eclesiástica: "Por la magnífica libertad de palabra y acción, que había adquirido a consecuencia del cultivo de su alma, accedía de manera respetuosa a los jefes de la ciudad, y para ella no era motivo de vergüenza estar en medio de una asamblea de hombres. En realidad, a causa de su extraordinaria sabiduría, todos la respetaban profundamente, y le tenían un temor reverencial. Por este motivo, al mismo tiempo fue creciendo la envidia hacia ella". Con la muerte de Hypatia, en el año 415 de nuestra era (aunque otras fuentes hablan del 416), sucumbía a su vez la esplendorosa cultura antigua, con sus sólidos cimientos filosóficos y científicos, dando comienzo el largo y oscuro período medieval, con sus cruzadas, inquisiciones, irracionalismos y demás tiranías teocráticas. Como bien señaló Nietzsche, "el cristianismo nos ha arrebatado el fruto de la cultura de la antigüedad"...

SAN CIRILO ORDENÓ LA MUERTE DE HYPATIA

Sobre Hypatia sabemos muy poco. La siempre misógina jerarquía eclesiástica se encargó durante siglos de evitar toda referencia sobre ella, hasta que por fin, en pleno siglo XVIII, la Ilustración, que trajo consigo una profunda renovación cultural y una acérrima defensa de la libertad de pensamiento, la rescató del inmerecido olvido, sacando a la luz los escasos datos aportados por algunos cronistas de la época y autores bizantinos (la Suda, una voluminosa enciclopedia bizantina escrita en el siglo X, recoge información sobre ella). No existen obras suyas, aunque muchos historiadores coinciden en que su legado está muy presente en antiguos textos dedicados a la aritmética y a las matemáticas, siendo posiblemente autora de algunos de ellos, como los Comentarios sobre el Almagesto y Comentarios a la Aritmética de Diofanto, aparte de colaborar en la revisión y edición de los Elementos de la Geometría de Euclides y de las Tablas Astronómicas de Tolomeo. En conocimientos superó con creces a su padre, el gran astrónomo Teón de Alejandría, según se recoge en La vida de Isidoro, obra de Damascio de Damasco: "De naturaleza más noble que su padre, no se conformó con el saber que viene de las ciencias matemáticas, en las que había sido introducida por él, sino que se dedicó a las otras ciencias filosóficas con mucha entrega". Efectivamente, Hypatia llegó a cultivar la filosofía en toda su amplitud, convirtiéndose en una erudita sobre los sistemas filosóficos de Platón y de Aristóteles, impartiendo lecciones sobre ambas escuelas a un nutrido grupo de discípulos, entre los que destacaban Orestes, prefecto imperial, y Sinesio de Cirene, en cuyos escritos se palpa bastante influencia filosófica de su insigne maestra. Fue además una gran impulsora del neoplatonismo, corriente de pensamiento fundada por el filósofo Plotino en los albores del siglo III. Por otro lado, sus aportaciones a la trigonometría y al álgebra fueron muy notables. Incluso construyó y perfeccionó instrumental de medición astronómica, como el astrolabio plano. Y por si fuera poco, llegó a dirigir el Museo de Alejandría. En definitiva, consagró su vida a la búsqueda del conocimiento y a la enseñanza, renunciando al matrimonio -a pesar de que tuvo muchos pretendientes debido a su deslumbrante belleza-, a tener hijos y a las tareas domésticas, únicos roles asignados al sexo femenino (no era normal que las mujeres frecuentaran los círculos culturales). "Además de conseguir el grado más alto de la virtud práctica en el arte de enseñar, era justa y sabia, y se mantuvo toda la vida virgen", apunta Damascio. Por eso, la atea y racionalista Hypatia es también un símbolo de libertad y de lucha contra el establishment, así como de la razón frente a los dogmas religiosos. "La civilización antigua no murió de muerte natural: fue asesinada. Y sus asesinos tienen nombres. Uno de ellos fue Cirilo, la encarnación de un movimiento oscurantista que sumió a Europa en uno de los períodos más funestos de su historia. Aquella cultura fue asesinada, al igual que lo fue Hypatia. Y si Hypatia se ha convertido en un símbolo, dando nombre a una leyenda, es porque su muerte coincide precisamente con la muerte de aquella civilización", afirma Gálvez.

RACHEL WEISZ EN EL PAPEL DE HYPATIA

He querido rendir un merecido tributo a la figura de Hypatia cuando faltan escasas semanas para estrenarse el ambicioso film de Alejandro Amenábar, Ágora, centrado precisamente en el personaje que nos ocupa y en lo que supuso el inevitable ocaso de la civilización clásica. Véase el tráiler, cuyo enlace dejo a continuación, y disfruten de la interpretación de la guapa actriz Rachel Weisz encarnando a la filósofa pagana, así como del fantástico escenario que tan fielmente reproduce la antigua capital egipcia. Todo un acierto de este gran director de cine que recientemente declaró sin tapujos que a día de hoy se considera ateo. Mi enhorabuena, tanto por su película como por su ateísmo.

Y, por supuesto, mi más profunda admiración por Hypatia...

martes 15 de septiembre de 2009

"CREATION": ESPERADO FILM SOBRE DARWIN

ESCENA DEL FILM "CREATION"

A punto está de llegar a nuestras pantallas Creation, película inglesa que, bajo la dirección de Jon Amiel, aborda la fascinante biografía del naturalista Charles Darwin, padre de la revolucionaria teoría de la evolución. Sus investigaciones y reflexiones más íntimas, los obstáculos que encontró por el camino -siempre por culpa del fanatismo religioso, impidiendo cualquier progreso científico que cuestione los dogmas teístas- y las discusiones sobre fe y razón mantenidas con su esposa Emma -ferviente creyente que terminaría censurando parte de la autobiografía del genio-, son los argumentos magistralmente tratados en este film que ha encontrado serios problemas en EEUU para su distribución, ya que las teorías darwinianas no gozan de especial simpatía entre la inculta sociedad yanqui, propensa a creer en el mito bíblico de la creación. De hecho, la película se estrena en un momento en que vuelve al ruedo mediático el enfrentamiento entre evolucionismo y creacionismo (enfoque especulativo conocido hoy como "teoría del diseño inteligente"), y que ya hemos abordado profusamente en este blog. Esperamos con interés el estreno de Creation -protagonizada por Paul Bettany y Jennifer Connelly- que ya cuenta con el respaldo de la comunidad científica internacional y la condena de los creatas y demás especímenes fideístas.

jueves 10 de septiembre de 2009

PASTOR EVANGÉLICO SECUESTRA UN AVIÓN

JOSÉ MARC FLORES PEREYRA (AP Agencia)

Eso de tener hilo directo con Dios tiene sus consecuencias, y casi siempre nefastas. La mayoría de los iluminados terminan suicidándose, asesinando o cometiendo mil fechorías. Otros, acaban en un centro psiquiátrico de por vida. Ayer, un perturbado mental de origen boliviano llamado José Marc Flores Pereyra, de 44 años, y cuyo oscuro historial delictivo trata ahora de purificar ejerciendo de pastor evangélico y anunciando que ha encontrado la salvación a través de Cristo, secuestró un Boeing 737 de Aeroméxico que procedía de Cancún, con 104 pasajeros a bordo. Al parecer, justificó su acción diciendo que una "revelación divina" le instaba a reunirse con el presidente de México, Felipe Calderón, para advertirle de que el país sufriría muy pronto un gran terremoto. Afortunadamente, todo quedó en un buen susto para los viajeros, la mayoría mujeres y niños, que vieron cómo el secuestrador -que afirmaba estar guiado por el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo- portaba una supuesta bomba que luego resultó ser falsa. Eligió la fecha de ayer por tratarse del día 9 del mes 9 del año 9, cifra que al revés es el 666, número de la bestia apocalíptica. Este tipo de iluminados son muy abundantes en toda América, anunciando reiteradamente la inminente llegada del Armagedón y la Segunda Venida de Cristo, los más importantes acontecimientos anunciados en el Apocalipsis de San Juan, libro que cierra el Nuevo Testamento bíblico, y que muchos creen estar cumpliéndose en nuestros días. La constante lucha que en su imaginación mantienen contra las huestes satánicas, lleva a muchos de estos fanáticos religiosos a adoptar comportamientos peligrosísimos hacia la sociedad. Recordemos a David Koresh, líder de la secta evangélica de los "Davidianos" que aseguraba ser la encarnación de Cristo. En abril de 1993 se atrincheró junto a sus adeptos en el rancho Monte Carmelo, en Waco (Texas), y armado hasta los dientes mantuvo un duro enfrentamiento con agentes del FBI. Resultado final: 61 adultos y 25 niños de la secta murieron carbonizados, por deseo del líder. Quince años antes, en noviembre de 1978, el reverendo Jim Jones llevó también a la muerte a 914 miembros de su secta "El Templo del Pueblo", ubicada en Guyana.

El fuerte impacto emocional que producen en ciertas mentes trastornadas las creencias religiosas sobre el fin del mundo, puede arrojar como resultado actos de lo más atroces. La ola de delirios y fanatismos milenaristas que se desató antes de la llegada del año 2000, fecha anunciada para el final de los tiempos por multitud de profetas, futurólogos y predicadores evangélicos, parece que todavía no se ha disipado del todo. Y es que el momento crítico actual que vivimos es proclive a la manifestación de estas acciones protagonizadas por individuos paranoicos que forman parte de grupos religiosos de tendencia apocalíptica.

sábado 5 de septiembre de 2009

EL FILM "LOURDES", APLAUDIDO POR LA CRÍTICA

Venecia (Italia), 4 sep (EFE).- Los milagros del santuario mariano francés de Lourdes también tienen su hueco en el Festival Internacional de Cine de Venecia, donde la austríaca Jessica Hausner presenta hoy una cinta sobre las curaciones milagrosas llena de esperanza e interrogantes en clave de humor. "Lourdes" es el título de la película de poco más de hora y media con la que Hausner compite dentro de la sección oficial en concurso de la 66 edición de la Mostra, que hasta el momento no ha ofrecido grandes producciones cinematográficas, pero en la que no faltan propuestas de todo tipo. Una de las más llamativas es este filme íntegramente dedicado al santuario mariano francés y los interrogantes que sus milagrosas curaciones ha ofrecido y sigue ofreciendo tanto a creyentes católicos como a los no creyentes.

"Lourdes" es la historia de un grupo de peregrinos que acude al santuario en busca de una mejoría en su estado de salud, caracterizado por enfermedades "a priori" incurables, y que son acompañados por un grupo de voluntarios de la Orden de Malta que se convertirán en su mayor apoyo durante los días que dura la excursión al lugar. En todo ese peregrinaje los personajes se interrelacionan entre sí, dando lugar a una sorprendente mezcla de realidades y caracteres que, en muchas ocasiones, se antoja cómica hacia un público que en la primera proyección de este jueves en la sala Darsena del Lido veneciano se mostró cómplice con los guiños humorísticos de la directora. Las situaciones más cómicas se producen precisamente en los silencios de la película, el elemento sonoro predominante y que en un filme que va de menos a más puede resultar, incluso, desesperante en el primer tramo de la cinta. Son silencios que se producen ante las preguntas sin respuesta que los mismos fieles plantean a los sacerdotes ante los milagros que se producen en el santuario: ¿por qué Dios cura a éste y no a éste otro? ¿Por qué Dios, si puede, no sana a todos? Entre tanta pregunta, poco a poco va destacando la historia de una de las peregrinas del viaje, cuya historia se irá convirtiendo progresivamente en la protagonista de la cinta para ser finalmente el objeto del milagro mariano. Christine, enferma de esclerosis múltiple, será la protagonista del milagro, al conseguir levantarse una noche de la cama por sí sola y andar y mover sus manos como si la enfermedad nunca hubiera existido. A esta aparente curación, para cuya confirmación acude con un sacerdote a los médicos del santuario y que la convertirá en el centro de todas las miradas en Lourdes, le acompañará posteriormente otro "milagro", el de su enamoramiento con uno de los voluntarios de la Orden de Malta que le acompañan en el peregrinaje.

La cinta así da cabida a la esperanza, sin olvidar los interrogantes que siempre plantean las cuestiones de fe, basadas en hechos que escapan a toda comprobación científica y que en esta ocasión deja un final abierto, pues no queda clara si la mejoría de la protagonista es definitiva o momentánea, si es obra de un milagro o de un proceso habitual en la enfermedad.Sea como fuere, y a tenor de los aplausos recibidos en la primera proyección, "Lourdes" puede obrar por sí misma su propio milagro: el de hacerse con el León de Oro de una Mostra en la que, por el momento, no existe un claro protagonista y a la que aún le quedan muchos días por delante, hasta su clausura el 12 de septiembre.

lunes 31 de agosto de 2009

LA IGLESIA PISOTEA LOS PRINCIPIOS LAICOS

BENEDICTO XVI

El Papa ha vuelto a hablar, o mejor dicho, a escribir. Lo ha hecho a través de otra nueva encíclica -la tercera ya-, Caritas in veritate (La caridad en la verdad), que vio la luz el pasado 7 de julio. Y de nuevo arremete contra la falta de fe y el laicismo, que él considera causantes, en gran medida, de los males que sufre actualmente la humanidad, señalando que el humanismo que excluye a Dios es un humanismo inhumano (?). "Sin Dios el hombre no sabe donde ir ni tampoco logra entender quién es", afirma. Si usara un poquito la razón -cosa que dudo- se daría cuenta que más bien es lo contrario. Cuando el hombre se desprende de los prejuicios religiosos y de las falsas interpretaciones teológicas (que ocultan la realidad del mundo), es cuando comienza a tomar conciencia de quién es verdaderamente y aprende a caminar por si mismo, sin temores escatológicos ni necesidad de muletas fideístas para andar por la vida.
Además, ese quimérico Dios jamás estuvo cerca del hombre ni se preocupó en echarle una mano. Así que, aunque existiese, la sensación más bien es que siempre está ausente y le importa un carajo nuestros problemas. ¡Ah! Tomen buena nota los políticos y economistas. Parece que el Papa tiene la solución para salir de la grave crisis económica: llevar a la práctica eso que él denomina "humanismo cristiano". Lean la soporífera encíclica de 136 páginas y sabrán de qué va el invento. Eso sí, según su sabia opinión, la superpoblación no agrava los problemas económicos. Eso es un mito que hay que desechar porque, asegura, supone un obstáculo para el progreso. Así que el "creced y multiplicaos", sigue siendo un precepto bíblico muy válido en los tiempos que corren. Ser ateo es muchísimo más grave, claro...

ROUCO VARELA

Por otra parte, su gran amigo el cardenal Rouco Varela, presidente de la Conferencia Episcopal, también se ha hecho oir estos días. El diario ultracatólico Alba digital recoge su perplejidad ante el futuro proyecto de Libertad Religiosa propuesto por el Gobierno. Supongo que le temblarán las piernas de solo pensar que con la nueva ley puedan reducirse parte de los privilegios -económicos principalmente- que la Iglesia obtiene del Estado español, gracias a los acuerdos que se establecieron con el Vaticano allá por 1979, y que aún siguen vigentes. Por cierto, conviene que sean revisados e invalidados, no sólo porque más de una vez han vulnerado los derechos fundamentales, sino porque vivimos en un estado aconfesional y laico, como garantiza nuestra Constitución.

Al negocio de la Iglesia no tiene que afectarle la crisis, por supuesto. Ella está por encima del Bien y del Mal. ¿Caritas in veritate?, jaja...

jueves 27 de agosto de 2009

SARAMAGO CARGA CONTRA DIOS

EFE - Madrid - 27/08/2009

José Saramago vuelve a ocuparse de la religión en Caín, su nueva novela, que la editorial Alfaguara publicará previsiblemente a mediados de octubre, en la que redime a su protagonista del asesinato de Abel y señala a Dios "como el autor intelectual al despreciar el sacrificio que Caín le había ofrecido". Caín viajará a la Feria del Libro de Frankfurt el próximo octubre y a finales de ese mes estará en las librerías de Portugal, América Latina y España, donde verá la luz también en catalán. Será en Lisboa, en su presentación mundial, donde el Nobel hable por primera vez de su nuevo libro, pero desde su casa de Lanzarote, donde pasa el verano y ya prepara las maletas para volver a Lisboa, ha explicado, a través del correo electrónico, que lo que ha querido decir con Caín es que "Dios no es de fiar. ¿Qué diablos de Dios es éste que, para enaltecer a Abel, desprecia a Caín?".

Casi 20 años después de su discutido libro El evangelio según Jesucristo, que fue vetado por el Gobierno portugués para competir por el Premio Europeo de Literatura, el Nobel luso hace un irreverente, irónico y mordaz recorrido por diversos pasajes de la Biblia pero no teme que vuelvan a crucificarle. "Algunos tal vez lo harán -explica Saramago-, pero el espectáculo será menos interesante. El Dios de los cristianos no es ese Jehová. Es más, los católicos no leen el Antiguo Testamento. Si los judíos reaccionan no me sorprenderé. Ya estoy habituado. Pero me resulta difícil comprender cómo el pueblo judío ha hecho del Antiguo Testamento su libro sagrado. Eso es un chorro de absurdos que un hombre solo sería incapaz de inventar. Fueron necesarias generaciones y generaciones para producir ese engendro".

José Saramago no considera este libro su particular y definitivo ajuste de cuentas con Dios -"las cuentas con Dios no son definitivas", dice-, pero sí con los hombres que lo inventaron. "Dios, el demonio, el bien, el mal, todo eso está en nuestra cabeza, no en el cielo o en el infierno, que también inventamos. No nos damos cuenta de que, habiendo inventado a Dios, inmediatamente nos esclavizamos a él", explica el autor. Niega que la cercanía de la muerte, hace ahora un año debido a su enfermedad, le hiciera pensar más en Dios. "Tengo asumido que Dios no existe, por tanto no tuve que llamarlo en la gravísima situación en que me encontraba. Y si lo llamara, si de pronto él apareciera, ¿qué tendría que decirle o pedirle, que me prolongase la vida?". Y continúa Saramago: "Moriremos cuando tengamos que morir. A mí me salvaron los médicos, me salvó Pilar (su esposa y traductora), me salvó el excelente corazón que tengo, a pesar de la edad. Lo demás es literatura, y de la peor". Hace un año, el escritor sorprendió a sus lectores por la ironía y el humor que destilan las páginas de El viaje del elefante (Alfaguara) y que ahora vuelve a con Caín. Para él es un misterio. Y reflexiona: "No fue deliberado ni premeditado, la ironía y el humor aparecen en las primeras líneas de ambos libros. Podía haberlo contrariado e imprimirle un tono solemne a la narrativa, pero lo que está me vino ofrecido en una bandeja de plata, sería una estupidez rechazarlo".

El escritor empezó a pensar en Caín hace muchos años, pero se puso a escribirlo en diciembre de 2008 y lo terminó en menos de cuatro meses. "Estaba en una especie de trance. Nunca me había sucedido, por lo menos con esta intensidad, con esta fuerza", rememora. Saramago, que una vez escribió que "somos cuentos de cuentos contando cuentos, nada" y así sigue viéndose, escribe más y más rápido que nunca (tres libros en un año), quizás como la mejor manera de seguir vivo. "Es verdad. Tal vez la analogía perfecta sea la de la vela que lanza una llama más alta en el momento en que va a apagarse. De todos modos, no se preocupen, no pienso apagarme tan pronto", sentencia. En su blog (blog.josesaramago.org) aparece hoy el anuncio de la nueva novela, una suerte de tráiler del libro y una carta de la presidenta de la Fundación Saramago, Pilar del Río, en la que anuncia a los lectores del Nobel que este Caín no les dejará indiferentes.

(Fuente: EL PAÍS)

martes 25 de agosto de 2009

EL "DISEÑO INTELIGENTE" Y SUS PATOCHADAS

He disfrutado recientemente con la lectura de dos excelentes obras que abordan la Teoría de la Evolución en profundidad y denuncian las patrañas de los promotores del "Diseño Inteligente", es decir, de los ya calificados como IDiots (ID, de Intelligent Design). Son: Creación sin Dios, del filósofo Telmo Pievani (Akal, 2009), y El creacionismo ¡vaya timo!, del biólogo Ernesto Carmena (Laetoli, 2006). Ambos autores describen al detalle el tenso conflicto entre evolucionismo y creacionismo, y ponen sobre el tapete los falaces argumentos que emplean quienes sostienen que fuimos creados por un "diseñador inteligente" -léase Dios-. Fue el archidiácono William Paley -muy dado a contar chistes verdes en sus ratos libres- quien en su obra Natural Theology (1802), jugando a hacer teleología (lo relativo a la finalidad de las cosas), postulaba que de la misma forma que un reloj tiene un creador que lo fabricó para un propósito concreto, cuando examinamos los objetos naturales también parecen diseñados con un determinado propósito. Y, entre los muchos ejemplos, destacó el del ojo humano. "Si no hubiese ningún otro ejemplo en el mundo que el del ojo, sería por sí solo suficiente para sostener la conclusión que se deriva de él, la necesidad de un Creador inteligente" (¡pero si el ojo está construido de una forma muy chapucera!). Esta vieja costumbre de echar mano de lo natural para tratar de justificar, como sea, la existencia de lo sobrenatural -algo que ya el gran filósofo David Hume se encargó de cuestionar en sus póstumos Diálogos sobre la religión natural (1779)-, la heredarían los creacionistas norteamericanos, cristianos radicales que en los años 20 del pasado siglo mantuvieron, con la Biblia en ristre e interpretando literalmente el libro del Génesis, una feroz cruzada contra la teoría evolucionista formulada por Darwin (brillantemente expuesta en su genial obra El origen de las especies, publicada en 1859), ya que descartaba cualquier explicación providencialista del mundo. Ante los evidentes fracasos de los creacionistas -sobre todo, sus vanos intentos legales de excluir la teoría evolucionista de los centros de enseñanza media, desde que en 1968 el Tribunal Supremo de los EE.UU. se pronunciara firme al respecto-, tomaron el relevo los defensores del "diseño inteligente", que para conseguir sus fines y lograr credibilidad científica, evitan hacer referencias bíblicas y emplear la palabra "Dios" en sus discursos, sustituyéndola por "diseñador inteligente", aceptando incluso la evolución, aunque con ciertos matices (ya descartan también que las especies hayan sido creadas hace tan solo unos diez mil años, como proponían los creacionistas). Sin embargo, en el fondo, mantienen los mismos esquemas irracionales que sus predecesores, aunque los disfracen de conceptos científicos. “Son creatas de la vieja escuela disfrazados. Su afán es el de siempre: obstaculizar la enseñanza de la evolución”, señala Ernesto Carmena. El plumero se les ve a leguas a estos "neocreacionistas", cuya única pretensión es reconciliar ciencia y religión -volviendo a los mismos equívocos de la teología natural del siglo XIX-, objetivo que igualmente se ha marcado el Vaticano para no quedarse atrás (aunque siga defendiendo la fábula del Génesis, porque sin el pecado original, la farsa del cristianismo se desmoronaría como un castillo de naipes y adiós negocio).

EL TEÓLOGO WILLIAM PALEY (1743-1805)

El argumento del diseño -que también tratan de introducirlo en los cursos de ciencias de las escuelas norteamericanas- fue resucitado en los años noventa del pasado siglo por algunas lumbreras como el bioquímico Michael J. Behe, autor de La caja negra de Darwin (1996), al sostener que ciertas estructuras biológicas son de una complejidad tal que dejarían de funcionar si les faltaran algunas de sus partes, y pone como ejemplo el flagelo que poseen las bacterias para desplazarse (lo ha dado en llamar la "complejidad irreducible"). "Para que su idea no fuese considerada legalmente como religión intentaron elaborar un esquema científico sin hablar de Dios como el diseñador, sino de una inteligencia universal o de algún ser extraterrestre. Los defensores del DI se sienten impresionados por la improbabilidad del origen de la vida, pero ponen su énfasis más bien en lo que perciben como fallos de la teoría evolucionista para explicar la complejidad tan grande a la que llegaron más tarde los seres vivos. De hecho, el DI es una continuación del creacionismo y por eso ha sido llamado "creacionismo 2.0" o "creacionismo oculto", nos aclara el catedrático de Física Antonio Fernández-Rañada, en su documentado libro Los científicos y Dios (Trotta, 2008). El tremendo eco social que este movimiento pseudocientífico está consiguiendo a través de sus agresivas campañas propagandísticas -contando incluso con respaldo político de la derecha más rancia-, lo demuestra el hecho de que el 47 por ciento de los norteamericanos considera que nuestra especie ha permanecido inmutable desde que fue creada por Dios, según reveló una encuesta realizada en 2000 por la revista New Scientist. Una idea que se está propagando exitosamente en Canadá, Australia, Reino Unido, Brasil y muchos otros países, España incluido, a través de diversas asociaciones creacionistas que diseminan bulos por doquier, como por ejemplo asegurar que las ideas evolucionistas, al prescindir de Dios, han propiciado el "darwinismo social", la eugenesia racista y la pérdida de los valores morales, ¡males causados por el siempre dañino ateísmo!... Consúltese, por ejemplo, la engañosa y nefasta obra Proceso a Darwin (1993), cuyo autor, el abogado Philip E. Johnson, da rienda suelta a tales falacias con un único propósito: desprestigiar a toda costa el evolucionismo (la realidad es que la evolución no tiene que desembocar inevitablemente en el ateísmo, cuestión que debería quedar al margen del propósito científico, aunque es obvio que las pruebas lógicas apunten a la inexistencia de un principio teleológico en la naturaleza). Afortunadamente, la comunidad científica americana sabe cómo defenderse de estos intoxicadores, estando la teoría evolucionista a buen recaudo de las artimañas creacionistas. La sociedad occidental, que suele sufrir de una gran incultura científica, ya es harina de otro costal. Esta sí cree todo lo que le echen, sin pasarlo por el filtro de la razón. Ya saben aquello de "creer es más fácil que pensar, por eso hay tantos creyentes". Recuerdo, al visitar a finales del pasado año la magnífica exposición itinerante "Orígenes: cinco hitos en la evolución humana", organizada por la Fundación "la Caixa" -que recrea mediante esculturas y escenografías las antiguas etapas de nuestra evolución-, una conversación mantenida entre varias jóvenes estudiantes -lo deduje porque llevaban libros bajo el brazo, no precisamente por la forma de comportarse, que no paraban de dar la nota- que observaban con extrañeza y risas las piezas expuestas. Una de las chicas dijo: "Entonces lo que nos han contado sobre nuestros primeros padres Adán y Eva ¿no es verdad?". Una de sus compañeras no tardó en responderle: "Yo sí creo en Adán y Eva, a mí me cuesta pensar que venimos del mono. Esta exposición es un rollo". Ese es el nivel cultural de la juventud de nuestros días, de la "generación SMS" (Sin Mentalidad Suficiente)...

MICHAEL J. BEHE, DEFENSOR DEL "DISEÑO INTELIGENTE"

ESTRATEGIAS CREACIONISTAS

"Podría decirse que existe una fuerza como de cien mil cuñas que intenta empujar cada tipo de estructuras adaptadas en las lagunas de la economía de la Naturaleza, o más bien de formar lagunas empujando fuera a los débiles. La causa final de toda esta acción de las cuñas debe de ser la de cribar la estructura adecuada y adaptarla al cambio", escribía Darwin el 28 de septiembre de 1838. Cuatro años después pone nombre a ese mecanismo causal: "Selección natural". Un mecanismo, alejado de un pretendido proyecto final, que explica plenamente la complejidad biológica existente, sin necesidad de recurrir a causas trascendentes. "Es la descendencia común modificada por la selección natural la que explica la diversidad y la complejidad de las adaptaciones", señala Telmo Pievani en su ya citada obra. Dicho autor, enumera algunas de las triquiñuelas utilizadas por los creacionistas para confundir al personal: desde lanzar acusaciones falsas hasta tergiversar o negar toda prueba que cuestione sus argumentos, afirmando que la selección natural jamás se ha probado científicamente. Un poco como hacen los "apoloescépticos", que por muchas pruebas que existan de los viajes tripulados a la Luna, las negarán siempre. Es una estrategia simplista, pero algunos pican el anzuelo. Como lo es también convertir ciertas controversias muy específicas de la teoría evolucionista, pendientes de algunos reajustes y retoques, en dificultades infranqueables, concluyendo que el darwinismo está equivocado y, por tanto, se hace necesario llevar a las escuelas una explicación alternativa, como sería el "diseño inteligente". Es la llamada "estrategia de la cuña". Otra argucia es exagerar algún argumento evolucionista, como el del "azar" -presente sólo en las mutaciones, no en la selección natural, que está sometida a procesos determinísticos-, para difundir la falsa idea de que el darwinismo proclama que somos un mero producto de la casualidad. “Entérense de una vez que ni el darwinismo primitivo ni la moderna teoría sintética han dicho jamás que las estructuras biológicas complejas se formen por casualidad”, puntualiza Carmena. La falta de escrúpulos de los neocreacionistas a la hora de manipular los datos es tal que científicos como Richard Dawkins, uno de los grandes biólogos evolucionistas de nuestro tiempo, han decidido no volver a participar con ellos en debates públicos, ya que por otro lado, sería colocar en una misma balanza una teoría científica y un dogma de fe, lo que supondría entrar en su juego sucio. A este respecto, existe otro problema fundamental que nos recuerda detalladamente Telmo Pievani:

"El neocreacionista expone argumentos incorrectos pero sencillos, directos, elementales, que no requieren ninguna competencia ni preparación para ser entendidos; el científico, para responder adecuadamente tiene que recurrir a un argumento mucho más articulado, a veces imposible de sintetizar en pocas palabras o en los escuetos tiempos de los programas televisivos ya que tiene que introducir definiciones y conceptos poco conocidos. Frente a un auditorio no experto los creacionistas parten con una ventaja inicial: pueden hacer de modo que la ciencia se repliegue siempre a la defensiva, como si realmente estuviera en dificultades respecto a las objeciones ideológicas de la otra parte. No es un juego leal: la evolución tiene que respetar, lo quiera o no, un código de comportamiento que garantice un mínimo de precisión, de honestidad intelectual y de argumentación; el adversario no tiene reglas. ¿Ese libro creacionista fue vapuleado por las críticas? Señal de que exponía verdades incómodas. ¿No se le ha dedicado ni siquiera una crítica? Señal de que la ciencia no tiene la conciencia tranquila y que no soporta la divergencia. No hay salida".

Ernesto Carmena es de la misma opinión:

“Engañosamente, el debate con los creacionistas parece implicar que ambas posturas, la científica y la fundamentalista, son igual de válidas. Y que un estrado o una mesa redonda con micrófonos son lugares adecuados y suficientes para resolver una contienda tan grave y compleja, simplificando necesariamente el nivel de las explicaciones científicas y permitiendo el empleo de la demagogia. Los debates han sido probablemente vuestro método más eficaz de promoción. ¡Qué mejor forma de ganar respeto y credibilidad para vuestra doctrina que conseguir una mesa redonda con un científico eminente! Y si el acto se celebra en una universidad prestigiosa, entonces os retorcéis de placer”.

EL BIÓLOGO EVOLUCIONISTA RICHARD DAWKINS

El público en general, que carece de sentido crítico y de sólidos conocimientos científicos, a veces siente recelo hacia la Ciencia, creyendo que no actúa honestamente, que se mueve únicamente por intereses económicos y que trata de acallar voces que presentan supuestas verdades que, por cualquier oculta razón, no interesa que sean conocidas. Los conspiracionistas, esos mismos que cuestionan los viajes tripulados a la Luna de las misiones Apolo o creen que el 11-S fue un golpe de estado, suelen simpatizar con las ideas creacionistas porque tratan de combatir el "dogma" evolucionista, perteneciente al paradigma oficial. "¡Los verdaderos científicos son los que defienden el diseño inteligente, mientras que el darwinismo es una religión!", dicen con total desfachatez. “¡Fascinante! Unos cretinos con el cerebro lavado por la Biblia o el Corán acusan a la ciencia de ser religiosa”, exclama Carmena. Así difunden los neocreacionistas sus falacias entre los más crédulos y "abiertos de mente". Ese es el gazpacho fraudulento de los neocreacionistas y que sirve de alimento a tantos ingenuos que hay por la vida que se atreven a opinar sobre evolucionismo, a pesar de que no se han molestado en estudiar a fondo el problema, desconocen qué es eso de la Teoría Sintética de la Evolución y jamás han tenido en sus manos las obras de Darwin.

Carmena, con su peculiar tono irónico, señala lo absurdo que resulta de entrada el DI:

“Para alguien que considera la evolución un engaño, pero que tiene algunas nociones de anatomía comparada, debe de resultar extraño que Dios haya creado al hombre a imagen y semejanza de los simios. ¿Por qué colocó en el cuerpo de Adán cientos de detallitos que previamente (¿el día anterior?) ya había modelado en los chimpancés, los gorilas y los orangutanes? ¿Quiso el Señor que todo pareciera fruto de una evolución ciega, algo chapucera a veces, y muy lenta, precisamente como la que propuso Darwin? Un creador que siembra el mundo de hechos engañosos con la finalidad de confundirnos ha de tener muy mala leche. Ha de ser un creador fraudulento, caprichoso y retorcido. Diabólico. Vaya, tengo que reconocer que el impresentable Yavé del Génesis cumple perfectamente esos requisitos”.

EL FLAGELO DE LAS BACTERIAS, LA OBSESIÓN DE LOS "IDiots"

Hasta el momento, los defensores del DI -que suelen partir de falsas premisas- no han aportado ni una sola prueba empírica que demuestre que la teoría evolucionista es errónea, ni siquiera Behe con su recurrida definición de la "complejidad irreducible", totalmente equivocada en sus pretendidos argumentos, ya que los sistemas complejos sí son reducibles, pudiendo aparecer por etapas y disponiendo de elementos que desarrollan funciones análogas o reemplazables por sistemas alternativos. Absolutamente nada que haga tambalear los sólidos cimientos sobre los que se sustenta el darwinismo. No se observan huellas de un diseño inteligentemente programado por ningún sitio (qué chapucero habría sido un dios para crear un mundo así de imperfecto, sostenía irónicamente Darwin). En sus obras, los IDiots no proponen ni una sola teoría suficientemente contrastada, fruto de la experimentación, que cuestione los argumentos evolucionistas y que respalden a su vez la idea de que la vida sólo puede explicarse mediante la acción programada de un "diseñador inteligente". "Si revisamos, con toda la buena voluntad posible, su prolífica producción literaria no hallamos ninguna contribución útil a la crítica y al crecimiento del conocimiento experimental actual. Se trata de argumentaciones siempre negativas y que no mencionan nada de los motivos por los cuales sería preferible una explicación sobrenatural o teleológica", subraya Pievani, para quien la doctrina del DI esconde una religiosidad invasiva, militante y discriminatoria, fruto de una involución cultural preocupante. Su conclusión sobre el DI es contundente:

"El diseño inteligente cae en una contradicción fatal porque dedica la mayor parte de sus esfuerzos a acreditarse como ciencia según los cánones occidentales más clásicos: busca inútilmente pruebas empíricas, se aferra a inferencias lógicas sin sentido, indaga instrumentalmente en las contradicciones de los demás revelando así una terrible envidia insatisfecha hacia la ciencia. O una cosa o la otra: o pretende ser de verdad ciencia (algo que no podrá conseguir por definición, pues es un argumento dogmático y religioso que evita cualquier naturalismo de método) o se abandona al más completo anarquismo cultural para el que cualquier afirmación equivale a otra distinta y en ese punto ya cualquier trivialidad vale. Pero incluso la segunda opción supondría una victoria pírrica, ya que vaciaría de todo significado optar por un diseño inteligente o cualquier excentricidad. Sea como sea, en el plano de la reflexión epistemológica esta 'ciencia de lo sobrenatural' está entre la mejor de las hipótesis inútiles y la peor de las engañosas. Es una forma de disensión que no ayuda al desarrollo del conocimiento y que se encierra en un callejón sin salida".

Otra de las falacias creacionistas es afirmar que no existen fósiles que demuestren una transición evolutiva entre dos tipos de animales. Carmena expone en su obra diversos ejemplos que prueban las secuencias transicionales, desde la evolución de las aves a partir de pequeños dinosaurios carnívoros, hasta la evolución de los mamiferos a partir de antiguos animales semejantes a reptiles. Y no digamos la evolución del hombre a partir de antiguos simios. Uno de los fósiles que cita es el Ambulocetus natans, un cetáceo que vivió hace 49 millones de años, y que tenía una peculiaridad: ¡podía andar!... Disponía de cuatro patas cortas que le permitían, aunque torpemente, sostener su gran peso en tierra firme. “Los fósiles transicionales están ahí, documentando muchas de las transformaciones evolutivas más impresionantes. Pero, lamentablemente, no están todos, y los creacionistas agitáis vuestro dedazo señalando las ausencias, como si constituyeran una prueba contra la evolución. Como dice Richard Dawkins, el apego que los creatas sentís por los huecos del registro fósil es una metáfora de vuestro amor por las lagunas del conocimiento en general. Cuanto más conocimiento falte, mejor lo rellenaréis con vuestro Dios. A más ignorancia, más espacio para Dios”.

AMBULOCETUS NATANS

Y si no es Dios, son los extraterrestres: “El diseñador inteligente no tiene por qué ser necesariamente Dios; pudieron ser alienígenas del espacio. Hay muchas posibilidades”, asegura William A. Dembski, uno de los máximos defensores del DI. Así es como pretenden hacer ciencia. Una ciencia, suponen, capaz de deconstruir la férrea teoría evolucionista. ¡Eso sí que es tener fe!...

domingo 23 de agosto de 2009

EL RASTRO DE LOS ASTRONAUTAS EN LA LUNA

Intentaban llegar a un cráter cercano y no pudieron conseguirlo, pero sus huellas han permanecido durante 38 años en la superficie de la Luna. El nuevo satélite artificial Lunar Reconnaissance Orbiter (LRO) ha fotografiado la zona y sus especialistas han confirmado que los astronautas Alan Shepard y Edgar Mitchell se quedaron a sólo 30 metros del borde del cráter, informa Space.com. Shephard y Mitchell llegaron en 1971 a la superficie lunar en el módulo de descenso Antares del Apollo 14. El cráter al que querían llegar en el segundo paseo lunar de su estancia de 33 horas era el Cone, en la región Fra Mauro. Estaba a 1,4 kilómetros, pero el camino era todo cuesta arriba y el terreno muy blando y accidentado. Eso no les permitía orientarse adecuadamente y no sabían si iban bien dirigidos ni la distancia que recorrían. Al final, desistieron. Ésta fue la tercera de las seis misiones Apollo que aterrizaron en la Luna entre 1969 y 1972. En la imagen completa, todavía sin calibrar, también se aprecia el Antares y un experimento científico que los astronautas desplegaron junto a éste.

Fuente: El País (23-08-2009)

jueves 20 de agosto de 2009

20 AÑOS DE LAS II JORNADAS OVNIS EN VINARÓS

Del 21 al 25 de agosto de 1989 -hace justo ahora dos décadas- se celebró en Vinarós (Castellón) las II JORNADAS SOBRE OVNIS, organizadas por Javier Sierra, incansable ufólogo durante muchos años y consagrado escritor en la actualidad. Según declaró a la prensa, el acto tenía una doble utilidad: "En primer lugar, ofrecer una visión cada vez más actualizada y moderna al público, ya que el fenómeno OVNI no es una cosa estática, y por otra parte, sirve para concentrar a los investigadores del tema, intercambiar puntos en común y modos de enfocar la investigación". El evento tuvo lugar en el Auditori Municipal W. Ayguals de Izco, y en él se homenajeó a Antonio Ribera (1920-2001), pionero de la investigación OVNI y uno de los autores más prestigiosos en la materia. Guardo, como es natural, un grato recuerdo de aquella fructífera e inolvidable semana, ya que nos dimos cita numerosos estudiosos de toda España, pertenecientes a varias generaciones y con distintos enfoques interpretativos (partidarios de las hipótesis extraterrestre, paraufológica, psicosocial...) Fue allí donde muchos tuvimos la oportunidad de conocernos personalmente, después de varios años manteniendo correspondencia e intercambio de documentación. Desde Huelva nos trasladamos varios miembros del GEIFO (Grupo Español de Investigación del Fenómeno Ovni), cuya delegación onubense presidí por aquella época. A raíz de aquel congreso, se establecieron estrechos lazos de amistad y de colaboración entre los ufólogos participantes y asistentes al acto, preferentemente, entre quienes formábamos parte de la llamada "tercera generación", jóvenes investigadores que rondábamos la veintena de edad. Además de las conferencias, que despertaron una gran expectación (el auditorio siempre estuvo a rebosar de público y además muy participativo), fue inaugurada la "Expo-OVNI'89", exhibiéndose alrededor de medio millar de fotografías, documentos e informes relacionados con la temática. El sábado 26, por la noche, se llevó a cabo la "V Alerta-Ovni", en colaboración con Radio Nueva, y en la que participaron un gran número de personas concentradas en torno a la Ermita de Sant Sebastià. Dos mesas redondas ("Hipótesis para un misterio" y "El por qué de los OVNIs"), en las que tuve ocasión de participar, sirvieron como broche de oro para unas exitosas jornadas que marcaron un gran verano ufológico, que culminó con varios incidentes importantes, entre ellos dos que tuvieron una gran repercusión mediática: el aterrizaje de un supuesto OVNI en Voronezh (antigua URSS) y el encuentro que vivieron varios jóvenes gaditanos con dos extraños seres en la playa de Conil de la Frontera. Casos que fueron desmitificados con el tiempo...

Las ponencias llevaron por título: "El mito de la invasión extraterrestre", por Ignacio Cabria; "Psicología de un fenómeno: los contactados", por Manuel Carballal; "Paraufología: otra vía de salida", por Javier Sierra; "Historia de un enigma, mis conclusiones", por Antonio Ribera; y "Al borde de la realidad. Experiencias en el interior de OVNIs", por Enrique de Vicente. Aún conservo las grabaciones de las conferencias y las entrevistas que realicé a los ponentes. La nota pintoresca, como siempre, la pusieron algunos contactados que se presentaron en el auditorio para difundir sus paranoias mesiánicas, propagar la fe en los "hermanos cósmicos" y criticar la investigación ufológica. En este caso, fueron miembros del Grupo Aproxix, con sede en Burriana (Castellón). En el acto estuvieron también presentes la presunta abducida Próspera Muñoz, su marido José María Semitiel (recientemente fallecido) y la hija de ambos, Ana Semitiel, así como componentes de los colectivos AVIPO, AFK y UNIPA, además del ufólogo valenciano Vicente-Juan Ballester Olmos y del sacerdote y ufólogo sevillano Enrique López Guerrero, entre otros. Unos 20o especialistas del tema en total. En definitiva, una recordada semana de intensas actividades ufológicas, de amenas tertulias durante las comidas y de consolidación de grandes amistades que aún hoy perduran, a pesar de que algunos, con el paso del tiempo, han tomado otros derroteros en sus vidas, dejando la investigación activa a un lado, coincidiendo con la sequía de casos de los últimos años, con la necesaria revisión racionalista de incidentes clásicos (demostrándose que la mayoría fueron grandes fiascos) y con el desinterés mediático. La "hipótesis extraterrestre", seriamente cuestionada hoy por muchos que por entonces la defendíamos a la hora de explicar los incidentes con más alto índice de extrañeza, ha sido eclipsada por la "hipótesis psicosocial", que tiene más en cuenta el factor testigo y las influencias socio-culturales que potenciaron la gestación del mito extraterrestre en los años cincuenta del pasado siglo. Ahora, la mayor parte de los que nos dimos cita en aquel congreso, observamos el tema OVNI bajo el prisma del escepticismo (sana y recomendable postura para abordar cualquier fenómeno anómalo), por eso he considerado interesante recordar lo que significaba hace veinte años un evento ufológico como el organizado por mi buen amigo Javier Sierra, que tanta repercusión pública tuvo, y comprobar la increíble deconstrucción que el tema ha sufrido desde entonces. Es muy probable que los OVNIs jamás vuelvan a brillar con la misma intensidad de antaño. Al menos, no como brillaron en aquel congreso -hasta los informativos de TVE se hicieron eco del mismo- que hoy ya forma parte de la historia personal de quienes tuvimos la oportunidad de asistir. Y como una imagen vale más que mil palabras, rescato de mis viejos archivos ufológicos algunas fotografías, que demuestran, por un lado, lo jóvenes que éramos, y por otro, el entusiasmo que sentíamos por los ya nostálgicos "platillos volantes"...

DIVERSOS PARTICIPANTES DE LAS JORNADAS SOBRE OVNIS EN VINARÓS

JOSEP GUIJARRO, JAVIER SIERRA Y MOISÉS GARRIDO ANTE LA "EXPO-OVNI'89"

MOISÉS GARRIDO Y ANTONIO RIBERA, DECANO DE LA UFOLOGÍA

PRÓSPERA MUÑOZ Y JOSÉ Mª SEMITIEL

H. PICÓN, F. BAYO, I. CABRIA, M. GARRIDO Y M. CARBALLAL

JAVIER SIERRA ENTREVISTADO POR MOISÉS GARRIDO Y FCO. BAYO

MIEMBROS DE GEIFO-HUELVA FLANQUEAN A BALLESTER OLMOS

UNA DE LAS MESAS REDONDAS

miércoles 19 de agosto de 2009

PELIGRO: ¡MARTE SE ACERCA A LA TIERRA!

¡Uy, qué miedo!

Internet es una gran herramienta informativa. Su utilidad es más que evidente. Podemos hallar cualquier dato por difícil que sea en cuestión de segundos. Disponemos de información de calidad, rigurosa, contrastada... Pero también abunda lo contrario: la desinformación, las noticias falsas, los datos incorrectos, la exageración, el amarillismo... Por tanto, la red es un arma de doble filo. Las prisas y la masiva información existente hacen que muchos internautas no se paren a contrastar como es debido los datos, y a veces, con la mejor intención del mundo, reenvían a otros destinatarios una información falsa o errónea, que al final es compartida por miles o millones de personas. Todo esto lo comento porque últimamente he recibido vía email -y supongo que muchos de vosotros también-, una noticia falsa referente a un acercamiento entre Marte y la Tierra que tendrá lugar en los próximos días. El mensaje reza así (el último lo he recibido hace un par de horas en formato pps): "El encuentro culminará el 27 de agosto cuando Marte se acercará a la Tierra a una distancia de 34 millones de kms. (...) Será cercano a la Luna y se verá como un objeto sumamente brillante en el cielo, aún más que la Luna". Más adelante añade: "Marte se verá del mismo tamaño que la Luna y podrá ser visto a ojo abierto, esto es a simple vista. Será algo que la humanidad no ha visto antes en la historia"... Este mensaje lleva muchísimo tiempo circulando por la red. Desde hace años. Se le ha añadido más datos ficticios, exagerándose el supuesto evento cósmico. Todos los años, por estas fechas, se difunde a gran escala a través del correo electrónico. Muchos conocidos, alarmados, me han preguntado estos días si esto es cierto, pues también han recibido el aviso. Y he tenido que responder a todos que se tranquilicen, ya que se trata de una burda mentira.

Marte fotografiado a través de un telescopio, durante la oposición de 2003

Es cierto que entre Marte y la Tierra se dan períodos de aproximación que conocemos como "oposición". Tiene lugar cada dos años y dos meses. La última acaeció el 24 de diciembre de 2007 y la distancia entre ambos planetas se redujo a 88 millones de kms. La próxima oposición tendrá lugar el 29 de enero de 2010. Y la distancia será de algo más de 99 millones de kms. La oposición más importante de los últimos años ocurrió el 28 de agosto de 2003. Casi 56 millones de kms. fue la distancia entre Marte y la Tierra. Un dato: Marte posee un diámetro de 6.794 kms. Otro dato: la Luna posee un diámetro de 3.476 kms. y está a 380.000 kms. de nosotros. ¿Realmente piensan que Marte podrá verse alguna vez tan próximo como la Luna y a igual tamaño?... Pues hay gente que se ha tragado la noticia con una ingenuidad pasmosa. Lo triste es que he leído hace un rato en el blog Mentis Liber (http://mentisliber.blogspot.com/) que un importante canal de televisión latinoamericano ha transmitido la noticia como si fuese real. En fin, que me parece indignante que haya desaprensivos que usen internet para expandir bulos como el que nos ocupa. De todos modos, miren el cielo estrellado, que siempre es un ejercicio altamente recomendable, aunque sigamos viendo el planeta Marte como un lejano punto rojo, a no ser que lo observemos con un buen telescopio. Y ya saben: contrasten siempre la información, por el bien de sus neuronas...

sábado 15 de agosto de 2009

LA VIRGEN ASCENDIO A LOS CIELOS ¡Y SIN COHETE PROPULSOR!

THE ASSUMPTION OF THE VIRGIN (NICOLAS POUSSIN)

Hoy, 15 de agosto, se celebra en el decadente y esperpéntico mundo católico -cuyo arsenal milagrero no tiene competidores- nada menos que la ascensión de la Virgen María a los cielos. Fue el 1 de noviembre de 1950 cuando el Papa Pío XII -sí, el amiguito de los nazis- proclamó el dogma de la Asunción: “Después de elevar a Dios muchas y reiteradas preces y de invocar la luz del Espíritu de la Verdad, para gloria de Dios Omnipotente, que otorgó a la Virgen María su peculiar benevolencia; para honor de su Hijo, Rey inmortal de los siglos y vencedor del pecado y de la muerte; para aumentar la gloria de esta misma Augusta Madre y para gozo y alegría de toda la Iglesia, con la autoridad de nuestro Señor Jesucristo, de los bienaventurados apóstoles Pedro y Pablo y con la nuestra, pronunciamos, declaramos y definimos ser Dogma divinamente revelado que La Inmaculada Madre de Dios y siempre Virgen María, cumplido el curso de su vida terrenal, fue asunta en cuerpo y alma a la gloria del Cielo”.

Pero parece que la Virgen echa de menos este mundo terrenal y de vez en cuando se da un garbeo por aquí abajo. Aunque más bien lo hace para amonestar a la especie humana -pobrecilla, tan necesitada siempre de una madre protectora y de que le den instrucciones morales- y, de paso, realizar algún juego de prestidigitación celestial, como hacer danzar al sol sin que los astrónomos perciban nada anómalo, o expandir su divino aroma entre su incondicional público (al menos, ya sabemos que en el cielo la gente se perfuma bastante). Dicen que se ha aparecido 22.000 veces desde que dejó este valle de lagrimones. Sin embargo, jamás se le ocurrió manifestarse para solucionar esos problemillas cotidianos que sufren tantísimos seres humanos (guerras, enfermedades, hambre, injusticia...) Lástima, porque posiblemente le hubiese resultado más sencillo -o, al menos, más provechoso- que mover de su sitio la enorme esfera solar, con lo tranquila que está iluminando y calentando los planetas más próximos que la orbitan. Lo que sí hace esta Virgen itinerante que va de árbol en árbol como Tarzán, es recordarnos -en sus infantiloides y empalagosos discursos pregonados a través del vidente mariano de turno- que han de acogerse con suma resignación todos esos problemillas, pues la recompensa vendrá algún día, aunque no en esta vida, sino en la otra. ¡Bendita caridad cristiana!...

Si como declara el dogma católico, la Virgen ascendió físicamente a los cielos (tendría entre 65 y 70 años, según señala la tradición), resulta muy contradictorio que, en caso de estar manifestándose milagrosamente en este mundo, las descripciones que ofrecen los videntes difieran tanto en cuanto a su aspecto físico, edad, ropaje, etc. Tez clara, tez morena; pelo negro, castaño, rubio; corto, sobre los hombros, hasta la espalda; ojos negros, marrones, azules; de 1 metro de altura, 1,20, 1,60; de unos 15 años, de 20, 25, 30… A veces, incluso el propio perceptor no es capaz de identificar bien la aparición. No sabe realmente de quién se trata. ¡Es como si viera un fantasma! O bien, ni la propia aparición aclara quién es, o lo hace después de algún tiempo -cuando ya el vidente recibe cierta influencia eclesiástica, como le pasó a Bernadette Soubirous- y recurriendo a un concepto que resulte conocido popularmente: Reina de los Cielos, Inmaculada Concepción, Nuestra Señora del Rosario… Como subraya el especialista Hilary Evans, “si todas las descripciones proporcionadas por quienes tuvieron visiones se hubieran equiparado bastante, ofreciendo algún pormenor a modo de corroboración, ésta habría sido una prueba de apoyo”. Lo curioso además es que no hay ni una sola descripción referida a una anciana de apariencia judía. A lo mejor, con ese aspecto, no atraería tanto a las masas...

AMPARO CUEVAS, VIDENTE DE EL ESCORIAL

FANATISMO Y DINÁMICA SECTARIA

Los objetivos de los grupos marianos, aparentemente nobles en un principio, se pierden por el camino cuando comienzan a perseguir oscuros intereses (casi siempre lucrativos). El espíritu fraternal y humilde inicial da paso, lamentablemente, a un insaciable ansia de poder. Los líderes de esos grupos se vuelven ambiciosos, arrogantes y fanáticos. Actúan con una firmeza de la que antes carecían y no soportan que se les lleve la contraria. Y ya surge, desgraciadamente, la dinámica sectaria. Ejemplos de radicalidad abundan mucho en torno a las apariciones marianas. Se ha visto perfectamente en la Fundación Benéfica Virgen de los Dolores (El Escorial), en la Orden de los Carmelitas de la Santa Faz (El Palmar de Troya), en la Hermandad Virgen con la Bola de Luz (Pedrera), en la Orden de las Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús (Alcira), etc. El sectarismo es un fenómeno que afecta a muchos ámbitos de la sociedad -no únicamente a grupos religiosos-, pero es cierto que suele manifestarse con mayor radicalidad en los movimientos milenaristas. Y sabemos que los grupos marianos, si tienen un rasgo general que les caracterice, es su excesiva obsesión por las profecías apocalípticas. Eso hace que el grupo se cierre más en sí mismo, volviéndose extremadamente reaccionario con el mundo exterior. Los adeptos depositan ya toda su confianza (y sus bienes) en el líder. A partir de ahí, es muy normal que el grupo caiga en actividades delictivas... En esos movimientos marianos, inofensivos para el incauto creyente, sus líderes cometen fraudes intencionadamente, negocian con todo, se hacen dueño de la vida y destino de centenares de personas, y se sienten elegidos por el cielo para una misión trascendental. Aquellos que estén a su lado, serán salvados en el juicio final. Los demás, tendremos como destino el fuego purificador del infierno…

Es una lástima que los creyentes aparicionistas mantengan sus ojos cerrados ante estos hechos. Y sólo los abran para buscar afanosamente el ansiado "milagro". Tampoco perciben lo gravísimas que son algunas afirmaciones, como cuando la vidente de Umbe, Felisa Sistiaga, declaró en una entrevista: “Sí, la Virgen cura el cáncer y las enfermedades más terribles, ¿por qué no va a curar el sida? Para la Virgen, todos los enfermos son iguales”. Con cuestiones tan delicadas no se juega. Es dar falsas esperanzas a miles de enfermos. Por eso me parece que muchos devotos marianos han caído en un fanatismo ciego y comparten un falso entendimiento de lo que es la fe. Es ridículo creer que los estúpidos espectáculos milagreros que se montan alrededor de las apariciones marianas puedan conducir a una auténtica vida espiritual. El problema es que hay mucha gente que sí lo cree.

FELISA SISTIAGA, VIDENTE DE UMBE

INTERESES NO ESPIRITUALES

100 millones de peregrinos no está nada mal. Esa es la cifra anual que mueven los santuarios marianos repartidos por el orbe católico. Un rentabilísimo turismo religioso… Ya dijo Thomas Carlyle que “el único lazo que úne a unos hombres con otros es el dinero”. La jerarquía vaticana entiende muy bien de eso. Y es que hasta las arcas de Roma llega muchísima pasta procedente de santuarios como Fátima y Lourdes, convertidos hoy en productivos hipermercados de la fe. Fátima es visitado por casi seis millones de peregrinos al año. Y, aparte de la basílica, hay hoteles, restaurantes, bares, cines y medio millar de comercios donde se vende todo tipo de parafernalia relacionada con las apariciones. Sólo en donativos, los fieles dejan allí nada menos que 7 millones de euros al año. En Lourdes y Guadalupe ocurren otros “milagros” parecidos. ¿Se negocia con la fe? Sin duda. Y muchísimo.

Y cuando no es la Iglesia (es obvio que no siempre es responsable de todo lo que rodea al mundo aparicionista), son otros los que sacan su particular tajada económica del asunto. Existen muchos casos fraudulentos donde videntes y apóstoles marianos, en cuestión de meses, se hacen de sustanciosas cantidades económicas, propiedades inmobiliarias, terrenos, etc. Y es que suele ser muy efectivo que la Virgen pida una capilla en el lugar donde se aparece. Todo está muy bien pensado… Para su construcción, lógicamente hay que reunir bastante dinero. En pocos días se obtienen muchas donaciones. Y por supuesto que muchas veces se construye la capilla, pero ¿cuánto dinero sobra de la colecta y a cuántos bolsillos va?... El grupo de Amparo Cuevas, vidente de El Escorial, dijo reunir más de 5 millones de euros para comprar el terreno de las apariciones. 12 millones de euros costó construir la Basílica Palmariana, liderada en su día por el megalomaníaco Clemente Domínguez, autonombrado "Papa Gregorio XVII". En cambio, la vidente Antonia Alvarez "solo" obtuvo algo más de 1 millón de euros de sus fieles para una capilla que se convirtió, y no por intervención divina, en un lujoso chalet. En 3 millones de euros estaba valorado el templo que decidió construir Esteban Sánchez, vidente y discotequero de Baza… Pero otros videntes pasan de capillas y montan tinglados diferentes. Un ejemplo fue la vidente Conchita González, que se trasladó a vivir a EEUU, y que junto con uno de sus principales apóstoles, el empresario neoyorquino Joey Lomangino, puso en marcha el Garabandal Center, desde donde se distribuye todo tipo de objetos religiosos, vídeos y fotos de las célebres apariciones cántabras. Venden por internet y tienen delegaciones en todo el mundo. En sus mensajes, jamás la Virgen condena esos negocios que se organizan en su nombre. A tantos que reprende, y nunca lo hace a sus ambiciosos videntes y protectores. Curioso…

UN SERVIDOR JUNTO A TRINIDAD EUGENIO, VIDENTE DE LEPE

Una cosa está clara: la Virgen jamás se ha aparecido a nadie. Al menos, yo no he encontrado evidencia alguna, a pesar de haberme pateado desde hace 22 años un sinfín de parajes marianos, entrevistando a los protagonistas de tales historias y estando presente más de una vez en los momentos en que se produce lo que la gente cataloga como "hecho milagroso". Mentes alucinadas, crédulas, supersticiosas y propensas a la fantasía producen todo ese imaginario cóctel mariano que arrastra masas humanas extasiadas y fanatizadas. Gente que busca desesperadamente refugiarse en lo sobrenatural para hacer más llevadera su mediocre existencia y así vivir de la ilusión que supone creer en la posibilidad de alcanzar la gloria eterna tras la muerte si se ha cumplido obedientemente con los preceptos divinos. Idea falaz e ingenua utilizada por las religiones para manipular las conciencias más débiles y montar su particular negocio milagrero. Y la Iglesia católica se lleva, en ese sentido, el premio gordo. Así que si usted cree en todas estas paparruchas, le deseo feliz celebración del viaje cósmico de María al cielo, un hito de la astronáutica en pleno siglo I de nuestra era. ¡Ah! Y no olvide depositar la dádiva en el cepillo de su parroquia. La Virgen y su gloriosa cohorte celeste se lo agradecerán (aunque mucho más el cura)...

lunes 10 de agosto de 2009

EL GOBIERNO RETIRARÁ DE LAS ESCUELAS LOS SÍMBOLOS RELIGIOSOS

La Ley de Libertad Religiosa eliminará los crucifijos e incluirá la libertad de conciencia

El Gobierno eliminará todos los símbolos religiosos que existan en colegios e institutos públicos, a excepción de aquellos que tengan valor histórico, artístico o patrimonial. Así lo anunció en una entrevista de EP el ministro de Justicia, Francisco Caamaño, quien confirmó las claves de la futura Ley de Libertad Religiosa y de Conciencia adelantadas por Público. La normativa será presentada a la vuelta del verano e incluirá, por primera vez, la regulación de la libertad de conciencia, sobre todo en lo relativo a la objeción.

"Nuestra idea es que en los colegios públicos no exista ningún símbolo religioso, pero si resulta que hay una imagen que es patrimonio histórico y es un centro público, si tiene valor histórico-artístico, no podrá destruirse", argumentó el ministro.

No obstante, la norma no tocará tradiciones como las del belén ni prohibirá a los niños que porten un crucifijo. Caso distinto es el de las escuelas concertadas católicas, que tienen asegurado por la Constitución Española y el Concordato el respeto a su propio ideario.

Según Caamaño, la futura ley pretende "dar un paso adelante" para evitar "confusión entre las funciones públicas estatales y las religiosas". La reforma tratará de establecer "con prudencia y sensatez" un sistema que "reconozca la pluralidad religiosa y trate a todas la religiones en un plano de igualdad" y que, a la vez, fomente "la separación de funciones" entre la Iglesia y el Estado.

En materia más técnica, también modernizará el proceso de registro de las entidades religiosas y su inclusión en el Ejército, los hospitales o las escuelas.

Fuente: Diario "PÚBLICO".

domingo 9 de agosto de 2009

40 AÑOS DE LA SEMILLA DIABÓLICA DE MANSON

CHARLES MANSON, AYER Y HOY

Cuando América aún se recuperaba de la gran celebración que supuso la llegada de tres de sus hombres a la Luna, un brutal crimen ritual azotó el corazón de Hollywood, al norte de Los Ángeles, meca del cine y lugar de residencia de ricos y famosos. El 9 de agosto de 1969, hace hoy cuarenta años, cuatro miembros de La Familia, comuna hippie liderada por el gurú Charles Manson -un marginado social que había pasado buena parte de su alocada juventud entre rejas-, asaltaban en silencio la mansión del matrimonio Polanski, situada en el número 10050 de Cielo Drave, en Beverly Hills. Los excitados veinteañeros Charles "Tex" Watson, Susan Atkins, Linda Kasabian y Patricia Krenwinkel, armados con un revólver, varios cuchillos de doble filo y una cuerda de nylon, estaban totalmente dispuestos a seguir las instrucciones de Charles Manson, frustrado bisexual y proxeneta que propugnaba ideas racistas, recitaba versículos bíblicos y no sabía muy bien si era Cristo o el Anticristo, o ambos a la vez. Lo que sí tuvo claro tras escuchar la canción Helter Skelter del álbum blanco de los Beatles, en cuya letra observó ciertos mensajes ocultos que sólo él supo descifrar, es que era el elegido para iniciar la implacable cruzada apocalíptica. "La sociedad ha sido injusta conmigo. Mataremos a cualquier cerdo que esté en la casa. Entrad y atrapadlos", ordenó a sus adeptos, en pleno arrebato psicópata. Y así procedieron...

ROMAN POLANSKI Y SU ESPOSA SHARON TATE

El sueño utópico del movimiento hippie -nutrido de LSD, sexo, rock y doctrinas orientalistas a partes iguales, y que pretendía transformar la sociedad bajo la ingenua proclama de paz y amor universal- se convirtió de la noche a la mañana en una terrible pesadilla para la puritana conciencia norteamericana. El macabro asesinato múltiple significó, obviamente, el irremediable declive e inminente final del Flower Power, pese a su ideario pacifista y su enérgica condena a la guerra de Vietnam. "Charles Manson no era ni mucho menos una desviación monstruosa de la experiencia hippie, sino su desenlace lógico", sentencia el escritor Michel Houellebecq. La era hippie sucumbió la misma noche en que la bella actriz Sharon Tate (26 años), esposa del director de cine Roman Polanski y embarazada de ocho meses, y sus cuatro íntimos amigos Steven Parent (18 años), Jay Sebring (35 años), Wojtek Frykowski (32 años) y Abigail Folger (25 años), fueron brutalmente torturados y asesinados en medio de una orgía sangrienta, cuya minuciosa descripción haría palidecer al más curtido criminólogo. Permítanme aportar sólo un par de detalles para hacernos una idea de la magnitud del bárbaro crimen: durante el forcejeo, a Frykowski le reventaron la cara con la culata del revólver, le asestaron cuatro puñaladas en las piernas y dos en la espalda, y cuando trataba de huir malherido, se abalanzaron sobre él y le dieron cincuenta puñaladas más hasta acabar con su vida. Sharon Tate, mientras, pedía clemencia por su hijo, pero los asesinos, sin la menor pizca de piedad, le reventaron el vientre a cuchillazos, además de mutilarla salvajemente. Cuando culminaron la masacre, empaparon una toalla en el charco de sangre de Sharon y escribieron en la pared "Pigs" (cerdos). Pero ahí no acabó todo... Al día siguiente, sedientos de más sangre, penetraron en una vivienda de Waberly Drive, también en Los Ángeles, y asesinaron a Leno LaBianca y a su esposa Rosemary, dueños de una importante cadena de supermercados. El terror se apoderó de todo Hollywood hasta que por fin, tres meses más tarde, detuvieron en el Rancho Barker (Death Valley) a Manson y a sus seguidores, la mayoría mujeres.

CARTEL DE "LA SEMILLA DEL DIABLO" (1968)

Roman Polanski, que en el momento del crimen se encontraba en Europa pudiendo así salvar su vida, había dirigido el año anterior el inquietante film La Semilla del Diablo (Rosemary's Baby, 1968). Contó con el asesoramiento de Anton LaVey, fundador de la Iglesia de Satán. Se dice, aunque no está confirmado, que Manson se sintió tremendamente molesto de que Polanski revelara en su película ciertos códigos secretos sobre el culto al diablo. Algunos creen que la matanza orquestada en casa del cineasta fue su particular venganza...

Para muchos, Charles Manson simboliza la encarnación del Mal. Es el vivo rostro de Satán. Para otros, se trata de una especie de mesías que luchó contra el establishment social para librarnos de su yugo opresor y poder implantar un nuevo orden mundial. Lo cierto es que al día de hoy sigue siendo un rentable icono pop, representado en decenas de pósters y camisetas, como ocurre con las efigies de Jesús y Ché Guevara. A sus casi 75 años, y cumpliendo todavía condena en la prisión de Corcoran State (California) -la pena de muerte le fue conmutada por la cadena perpetua-, Manson sigue recibiendo a diario cientos de cartas de fans de todo el mundo, tanto de radicales antisistemas como de neonazis, satanistas y nostálgicos de los sesenta, felicitándole por su "hazaña" criminal y por su radical visión apocalíptica del mundo, una oscura filosofía que cada vez gana más adeptos en los agitados tiempos que corren, sobre todo entre los cristianos más extremistas, como se percibe en las sectas evangélicas norteamericanas, que tanto pregonan la inminente batalla del Armagedón, un explosivo ideario escatológico capaz de influir negativamente en ciertas mentes paranoicas dispuestas a todo, incluso a tomar un arma y justificar una acción criminal basándose en la Biblia. No es la primera vez que ocurre algo así en EEUU...

CHARLES MANSON, DURANTE UNA COMPARECENCIA JUDICIAL

Mientras tanto, Susan Atkins, una de las más fieles seguidoras de Charles Manson y co-autora del crimen de Tate y sus amigos, obtendrá la libertad condicional el próximo 2 de septiembre. La semilla de Manson -al igual que La Semilla del Diablo- sigue conmocionando a la opinión pública estadounidense, que estos días vuelve a recordar con disimulada vergüenza el estrago que ocasionaron las bombas atómicas que el presidente Harry Truman ordenó lanzar sobre Hiroshima y Nagasaki, los días 6 y 9 de agosto de 1945, respectivamente. Aquello, para muchos, fue otro de los poliédricos rostros del Apocalipsis. "Yo soy lo que vosotros habéis hecho de mí. El perro rabioso, el homicida infernal, el asesino diabólico, no es más que el reflejo de vuestra sociedad, pero yo no soy más que amor, señor juez. Este tribunal para mí no es más que una parodia de justicia cristiana. Haced lo que queráis de mí, pero os lo advierto: ¡mandaré encender hogueras en vuestras ciudades!", gritó Manson durante el tenso y largo juicio...

viernes 24 de julio de 2009

SE INAUGURA EL GRAN TELESCOPIO CANARIAS (GTC)

El Gran Telescopio CANARIAS (Foto: Pablo Bonet)

La astronomía avanzada está de celebración. Hoy, 24 de julio, se ha inaugurado el Gran Telescopio CANARIAS (GTC), instalado en el Observatorio del Roque de los Muchachos (La Palma, Isla Canarias), un magnífico enclave -ubicado a 2.400 metros de altitud- para observar el firmamento en todo su esplendor. Según leemos en la web, "este telescopio es una iniciativa española, liderada por el IAC (Instituto de Astrofísica de Canarias) con el decidido apoyo de la Administración del Estado y la Comunidad Autónoma Canaria, a través de los Fondos Europeos de Desarrollo Regional (FEDER) de la Comunidad Europea, y la participación de México, a través del IA-UNAM (Instituto de Astronomía de la Universidad Nacional Autónoma de Mexico) e INAOE (Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica), y Estados Unidos, a través de la Universidad de Florida". Entre sus principales objetivos están la búsqueda de planetas extrasolares, estudiar el nacimiento de las enanas marrones y la formación de las estrellas, rastrear las huellas del Big Bang, etc. Con su espejo segmentado de 10,4 metros de diámetro, le convierte en estos momentos en el telescopio más potente del mundo, lo que significará una gran aportación al conocimiento cosmológico, como ya está demostrando desde que el pasado mes de junio comenzó a estar operativo. Ejemplo de ello ha sido la obtención de la imagen más profunda donde reside una posible estrella de neutrones -magnetar- localizada en la Vía Láctea, y que ha captado la atención de la comunidad astronómica internacional (ver foto inferior). Estaremos muy pendientes de los descubrimientos que se irán obteniendo gracias al GTC. Felicitamos, por tanto, a los artífices de este gran proyecto y al equipo de astrónomos que trabajarán arduamente para extraer el máximo rendimiento de esta maravilla tecnológica española, que nos mostrará el Cosmos como nunca antes lo hemos visto...

-----