lunes 25 de mayo de 2009

La "lluvia" de Cabello de 聲gel



Por Marisol y Jos Antonio Rold嫕

A veces la falta de pruebas f疄icas y el hecho de no tener un marketing divulgativo apropiado hace que fen鏔enos extraños como es el caso de la lluvia de cabello de 嫕gel terminen dormitando en el archivo oscuro de lo investigadores de enigmas. Lo que no es sin鏮imo de que el fen鏔eno deje de existir o de tener un alto grado de inter廥...

Los pioneros en la investigaci鏮 nacional e internacional, ya se preocuparon en su momento de revisar dicho fen鏔eno. Aunque a pesar de intentar explicarlo, lo m嫳 que se pudo fue relacionarlo con dos grandes fen鏔enos como son los ovnis y las apariciones marianas, releg嫕dolo a un puesto de fenomenolog燰 menor. Para aceptarlo o no, tal vez lo primero ser燰 revisar lo que es y cu嫕do o c鏔o parece producirse. Y por ltimo, quiz嫳 deber燰mos pedir opini鏮 a la propia ciencia para que nos busque similitudes con fen鏔enos conocidos o reproducibles...¿Existen?.

Meteorolog燰 de lo extraño

Se dice que la climatolog燰 es la "ciencia destinada a estudiar el clima y los fen鏔enos clim嫢icos". Ciertamente estudia las condiciones atmosf廨icas generales, resultantes de la sucesi鏮 habitual de estados meteorol鏬icos en cada regi鏮 concreta del planeta. Es decir, que se dedican a predecir el futuro inmediato del tiempo, bas嫕dose en el estudio de las posibilidades que existen en nuestras geograf燰s. Las cartas de tarot en este caso dibujan factores clim嫢icos (altitud, latitud, vegetaci鏮), temperaturas, orientaci鏮 geogr塻ica, presi鏮 atmosf廨ica, vientos, humedad, precipitaciones, etc...Con m嫳 o menos aciertos "los hombres del tiempo" saben explicarnos las causas que provocan las lluvias y cuando van a suceder estas. Sin embargo, estos meteor鏊ogos se enfrentan a hechos que acontecen con frecuencia, que han podido observar en evoluci鏮 y han descubierto los procesos que los provocan. Una nube oscura les indicar que ese cmulo gaseoso est altamente cargado y por lo tanto su peso tender a soltar masa (agua) al menor roce con corrientes fr燰s. Si hay viento podr嫕 saber incluso predecir la velocidad de ca獮a, pero poco m廨ito m嫳.

Estos adivinos del tiempo se encuentran perdidos a la hora de vaticinar fen鏔enos clim嫢icos an鏔alos (como es el caso de los granizos) con clavada exactitud y desde luego no tienen explicaci鏮 para lluvias an m嫳 desconcertantes como las que recogen las historias comarcales donde los sapos, peces, arcillas y piedras se hacen con el protagonismo de las casu疄ticas generales. Y sin embargo se han dado tales eventos extraordinarios, al menos anecd鏒icamente.

Y si ante estos hechos inexplicados ya no saben ni teorizar casi, les resulta imposible o no les interesa (por adjudicarlo de paraciencia) aquellos casos escalofriantes donde las precipitaciones o lluvias ins鏊itas se dan en el interior de viviendas. Pero estos hechos tambi幯 est嫕 ah. La ltima de las sorpresas que nos ha ofrecido el clima, al menos la lluvia, es el cabello de 嫕gel. Unas precipitaciones que se han dado de forma constante en nuestro globo terr嫭ueo, no tan distante en el tiempo, ni de forma tan espor墂ica como la opini鏮 pblica pretende hacer ver con su silencio. Un prodigio tan antiguo que ya se recoge una versi鏮 de 幨 en la propia Biblia. Durante el 憖odo por el desierto, el pueblo de Israel dirigido por Mois廥 presenci un regalo celestial que les calm el hambre. Una lluvia blanca y sin sabor cay sobre el pueblo israelita. Ellos les llamaron man.

Desde entonces el fen鏔eno cabello de 嫕gel se ha repetido de manera continua, aunque no todos los casos parecen ser id幯ticos, ni la lluvia estar compuesta del mismo material, o quiz simplemente hemos agrupado bajo este celestial nombre una serie de portentos bizarros que s鏊o tienen en comn la forma de expresarse. Eso explicar燰 porqu unas veces se habla de telarañas, en otras ocasiones de espuma, babas, gel, polvo de navidad, etc. Tambi幯 cabe otra posibilidad, que si sea el mimo acontecimiento y justamente el no haberlo podido estudiar en profundidad por falta de pruebas materiales duraderas ha hecho que las descripciones de la materia precipitada hayan adquirido la explicaci鏮 de las personas que la observaron o entraron en contacto de alguna manera excepcional con ella. Hombres y mujeres que describieron la sustancia por su parecido con otras "materias si conocidas": el cabello de 嫕gel, las telarañas o la nieve.

Hoy por hoy se sigue buscando la explicaci鏮, m嫳 an se continua persiguiendo el propio fen鏔eno, en una cerrada caza para "embotellar" el blanco estrato que cubre los campos. Algo que s鏊o pudo conseguir, segn el mismo comenta, un investigador y periodista norteamericano R. DeWitt Miller. Y no sabemos sin con fantas燰 o realidad extremas, as lo relata en su obra You Do take it With You (1955). Afirmando haber puesto en un tarro material de cabello de 嫕gel, que le fue entregado por la testigo visual de un ovni el 1 de Febrero de 1954, la señor W.J.Daily de Puente, California. Es decir que ya desde muy temprano comienza a vincularse el cabello de 嫕gel con otro fen鏔eno an鏔alo como es el caso de los No Identificados. Tal vez por lo cual, no ha hecho que se le diera el inter廥 pertinente, sino que se encuadrara dentro de la sintomatolog燰 paralela que desarrollan fen鏔enos de mayor escala dentro de lo "enigm嫢ico". Y as, como ocurre casi siempre, discriminado por el observador humano un hecho ins鏊ito como el del cheveux d'anges ha permanecido en la trastienda de los ovnis y en el caj鏮 desastre de la paraciencia.

Ni los cient璗icos ni los meteor鏊ogos ni tan siquiera los buscadores de misterios han podido hallar un perfil concreto que sirva como base para estudiar esta lluvia telarañosa. En primer lugar, porque no hay s璯tomas clim嫢icos, estaci鏮ales o planetarios (por extremar la bsqueda) y mucho menos geot廨micos que pudieran provocarla siguiendo los procesos habituales. Y si esto desconcierta a los estudiosos, en un segundo lugar, se pierden por esa falta de prueba material "llovida". Aparece de improviso y su "descarga es tan r嫚ida que en apenas un par de horas pueden producir varios cent璥etros de espesor. Pero tambi幯 es cierto que esta cantidad se disipa con gran rapidez".

Un proceso que dejaba ver la ca獮a de unos copos similares a los de la nieve. De ca獮a lenta como si apenas contuvieran masa, pero que en nada se asemejan a ellos una vez vistos de cerca. No se dan acompañados de fr甐, no producen humedad ambiental y lo mismo se han localizado en zonas fr燰s como en lugares del tr鏕ico m嫳 extremo. Al igual que ocurre a la nieve de vida corta se evaporan r嫚idamente, pero de forma m嫳 misteriosa y sin dejar huella de que all hubiera llovido nada. Ni rastros qu璥icos, ni f疄icos. Una sustancia blanquecina que no afecta al ambiente, ni a los objetos de los lugares donde aparece, pero que sin embargo desaparece al intento de tocarla. Se disuelve al paso de tiempo y al ser expuesta a luz solar, as de incognoscible es la lluvia de cabello de 嫕gel.
Una incapacidad t嶰nica parece impedirnos concretar qu es exactamente lo que el cielo nos entrega. Ni siquiera Miller logr retener las pruebas el tiempo suficiente para su estudio, porque segn 幨 le fueron confiscadas unas horas despu廥 de su posesi鏮 por Leroy Betz, un investigador civil de las fuerzas a廨eas norteamericanas, que como siempre, result tener una identidad falsa. En una d嶰ada, la de los cincuenta, llena de ideas conspiranoides y olor a oscuros complots silenciadores, d鏮de lo real termin por atravesar la frontera de la paranoia colectiva.

Lo que nos hace desconocedores de c鏔o, por qu y que funci鏮 podr燰 tener dentro de nuestro sistema natural de biolog燰 planetaria. Donde cada cosa tiene un sentido: la lluvia, el viento, la tormenta son parte de un plan biol鏬ico establecido. Hay algo que no cuadra...todav燰, el cabello de los dioses (Los aztecas lo reconoc燰n por ese apelativo).

¿Qu es el Cabello de 嫕gel?

Desde luego no nos estamos refiriendo en este caso a la exquisitez de un dulce, ni a las propiedades capilares de seres divinos. Cabello de 嫕gel es el nombre que se atribuy a una extraña sustancia de car塶ter f疄ico variable y f塶il evaporaci鏮 que aparec燰 antes o despu廥 de producirse ciertos avistamientos ovni y encuentros cercanos con presumibles seres interdimensionales. Tambi幯 fue un sustantivo adjudicado por los investigadores de lo extraordinario para referirse a una extraña lluvia fin疄ima y multicolor o purprea que ven燰 a redondear la visi鏮 celestial de algunas presuntas apariciones marianas.

El cabello de 嫕gel, vendr燰 a ser , en cierta forma, algo as como una especie de sustancia ectoplasm嫢ica, pero que no se producir燰 de forma localizada en un punto motor (medium u objeto) sino que ser燰 exudada de la propia atm鏀fera a modo de lluvia o roc甐. Aunque las versiones de los testigos hacen que var獯n sus descripciones en cuanto a forma y cantidad todos parecen coincidir en que se trata de una sustancia en primera instancia espesa y blanquecina que se ir燰 transformando a plateado paulatinamente conforme ir燰 desapareciendo. Si el fen鏔eno lluvia de cabello de 嫕gel se produce bajo el horario diurno es frecuente encontrar testimonios que hablan de "lluvia de colores".

La variaci鏮 en sus formas, al menos a nivel visual, radicar燰 en que puede presentar desde formas de gotas a esferas o burbujas translucidas.

Al parecer entre sus propiedades est la de disolverse r嫚idamente al contacto con nuestra atm鏀fera, incluso dentro de recipientes sellados. Parece tener peso y posiblemente pudiera tener propiedades el嶰tricas. Es m嫳, la mayor燰 de personas a las que hemos entrevistado apuestan porque pudiera tratarse de una sustancia 鏎ganica...y no son pocos los que apuestan por que pudiera tratarse de un producto vegetal...pero, ¿de qu tipo?

Desde luego no es nieve. Su desaparici鏮 o evaporaci鏮 no produce energ燰 calor璗ica, transformaci鏮 qu璥ica ni da como producto final ninguna otra materia. La nieve si produce una expulsi鏮 calor璗ica y su resultado es el agua. El cabello de 嫕gel, simplemente no deja huella. C鏔o sino hubiera existido, todo queda intacto, igual que antes de producirse el fen鏔eno visual. Esto ha hecho que algunos piensen que podr燰 ser el aspecto mutado de mol嶰ulas de aire o elementos del mismo como el ox璲eno. Incluso se ha llegado ha hablar de un estado an鏔alo de los elementos gaseosos atmosf廨icos que se dejan ver en su proceso de transformaci鏮 de gas a l甒uido-a s鏊ido. Pero tampoco ser燰 factible, puesto que el ejemplo de la nieve nos enseña que estos procesos muestran una materia con capacidad de transformarse, pero no de desaparecer. A no ser, como nos comentaba un meteor鏊ogo que ahora se produzcan nevadas al rev廥, es decir de la Tierra al cielo.

Lo que si se afirma, al menos lo hace Miller, es que esta sustancia parece demostrar cierta capacidad el嶰trica. Eso explicar燰 porque muchos testigos la describen como fluorescente o luminosa. Subrayamos que la falta de pruebas hacen imposible corroborar esta observaci鏮. Esa misma luminiscencia podr燰 ser debido igualmente a otro tipo de proceso qu璥ico o energ彋ico desconocido. Pero, ¿qu energ燰 se da en circunstancias de combusti鏮 fr燰?. La fusi鏮 fr燰 de los 嫢omos de uranio podr燰 ser aceptada como muestra a comparar, sino fuera porque a lo largo de su proceso se detectan las reacciones de los 嫢omos del uranio y este se puede mesurar, como m璯imo qu璥icamente.

A pesar de todo, segn Miller aquella sustancia que logr embotellar y sellar consum燰 oxigeno del interior del envase. Este hecho nos dio que pensar hasta que ca璥os en la cuenta del craso error de Miller, porque 幨 mismo hab燰 afirmado haber encerrado la sustancia recogida en un frasco "envasado al vac甐" (aunque no explica el proceso de vaciado), de lo cual se entiende que dentro del frasco a priori ya no exist燰 el susodicho elemento qu璥ico, es decir, ox璲eno...¿c鏔o iba a consumirlo entonces?.

Antes las dudas y las pocas oportunidades de observar el cabello de 嫕gel, estudiarlo y verificar su procedencia hacen que sean v嫮idas de tener en cuenta cualquiera de las decenas de hip鏒esis que se han propiciado. Aunque algunas sean tan prosaicas que quieran explicarlo como lluvia de telas de araña o de pistilos de vegetales en fase de reproducci鏮. Quiz嫳 se hallan terminado por unirse varios fen鏔enos naturales en uno y mientras que bien es cierto que lo de las telas de las arañas pudiera servir para explicar lo sucedido por ejemplo en la zona de Aar (Sud塻rica). Las cris嫮idas de gusano pudieran explicar lo que sucede en los campos andaluces cada primavera...pero ¿pueden estos animales tener algo que ver con casos de avistamientos ovnis ubicados en pleno centro urbano como el que vivi Emilio Hortz en M憖ico?. No ser燰 demasiado precipitado, sin pruebas, aceptar tanto esas simples explicaciones c鏔o decir que el cabello de 嫕gel bien pudiera ser una especie de extraño man, que permite respirar por unos tiempos relativamente breves a seres de otros planetas mientras nos visitan. Al fin de cuentas lluvias extrañas siempre las han habido. En el antiguo testamento ya nos habla de "misteriosas granizadas" (Josu cap癃ulo 10 vers獳ulo 11); tormentas de piedras b燢licas, ranas y peces (Segunda plaga de Egipto). Azufre arrojaban las nubes en Junio de 1642 sobre el castillo de Loburg en Alemania, etc. O las arañas trabajan de forma muy activa y variada o all arriba sobre las nubes hay m嫳 misterios de los que pretendemos conocer. Pese a que el tiempo nos muestre su l鏬ica existencia "natural".

En todo caso, es destacable el hecho de que el periodista Miller, 嫛ido observador de los fen鏔enos paraps甒uicos relacionase esta sustancia llovida del cielo con la emanada por los cuerpos de los mediums bajo trance, en cuyo caso se conoce como ectoplasma. Antes de que la sustancia le fuera arrebatada, Miller tuvo tiempo de ver como pese a que se iba evaporando paulatinamente este material pegajoso y lechoso no s鏊o hab燰 soportado la exposici鏮 a la luz solar, sino que incluso hab燰 aguantado la exposici鏮 de l嫥paras de mil watios que se utilizaron durante las fotograf燰s...

El 嫕gel hair se dejaba caer por sitios tan curiosos como el Valle de San Fernando (USA), un lugar dedicado a la fabricaci鏮 de aviones militares y enseres b幨icos, y que curiosamente, era un lugar de los llamados calientes en cuanto a presencia de ovnis. Una de las curiosas muestras del milagro de F嫢ima (Portugal) result ser lo que los presentes llamaron "lluvia de p彋alos de flores" y otros lluvia de lagrimas de algod鏮 acontecidas en la Cova de Iria el 18 de Mayo o el 23 de ese mismo mes de 1917. En ambos casos se describe algo id幯tico al cabello de 嫕gel o fibralvina (nombre que algunos investigadores portugueses le dan a este fen鏔eno).

Un fen鏔eno con varios siglos de existencia...!conocida¡

En un recorte del The Natural History of Selborne (Inglaterra), Gilbert White hace una referencia a esta blanquecina sustancia cuando describe un suceso acontecido el 21 de Septiembre de 1741 que el mismo protagoniz. Gilbert relata como en un paseo matutino descubri el campo totalmente cubierto por un raro manto. Sobre las nueve de esa misma mañana una lluvia de tela de araña le sorprendi. Explica que no eran hilos, sino gotas de ese material, tal vez jirones o copos de tres cent璥etros de ancho y doce o quince de largo. Una curiosa nevada que debi delimitarse geogr塻icamente en una especie de tri嫕gulo comprendido por tres poblaciones Bradley, Selborne y Alresforts, de lo que se deduce que el espacio que ocup oscil en trece kil鏔etros cuadrados.

Varias hip鏒esis. Un mismo misterio

La m嫳 aceptada pese a las reservas que son necesarias en casos concretos como los que muestran la posterior aparici鏮 objetos luminosos, son las de las telas de araña.

En 1963 D.J.Clark, del museo de Historia Natural de Londres opinaba que las arañas eran las responsables del prodigio y as se lo hac燰 saber al capit嫕 Pape respondi幯dole en la publicaci鏮 Mariner Observer, donde el capit嫕 hab燰 descrito el cabello de 嫕gel. En resumen, dec燰 que podr燰n tratarse de arañas de la familia Linyphiidae que maduran en otoño. En los d燰s c嫮idos y de roc甐 matinal copioso, las arañas empiezan a dispersarse y emigran buscando iniciar nuevas colonias, para ello utilizan una especie de viaje a廨eo o "en globo". Cuando el sol seca el roc甐 se producen corrientes de aire ascendentes. La araña sube a la cima de una planta, levanta el extremo de su abdomen y segrega seda l甒uida, una seda que se estira por las corrientes de aire hasta formar una hebra s鏊ida que transporta al ar塶nido incluso kil鏔etros de su origen.

Una hip鏒esis apoyada tambi幯 por el meteor鏊ogo norteamericano Todd Spindler. Silvia Larocca, meteor鏊oga Argentina tiende m嫳 a creer que algunos de estos casos podr燰n ser explicados como "cristales de hielo". "Estas nieblas est嫕 formadas por cristales de hielo que se han sublimado a partir directamente de su estado de vapor (es decir que el vapor de agua pas directamente al estado s鏊ido). Para su formaci鏮 se requieren las tres condiciones antes mencionadas y debido a la necesidad de ncleos de condensaci鏮 (part獳ulas de polvo, impurezas) donde se acumule el hielo se producen cerca de lugares poblados, pero no es nada raro que una gran extensi鏮 sea cubierta por una niebla helada en escasos 10 minutos despu廥 de que (por ejemplo) el motor de una aeronave haya perturbado el equilibrio inestable entre la presencia de nieblas y la ausencia de 廥tas", afirma Larocca.

Sin embargo, Clark no supo explicar porque la sustancia a la que hac燰 menci鏮 Pape se evaporaba o disolv燰, entre otras cosas porque la seda l甒uida es incluso m嫳 resistente que la natural. Tampoco supo explicar, como no lo hacen la mayor燰 de los defensores de esta hip鏒esis, el hecho curioso de que a pesar de que exista metros y metros de manto de cabello de 嫕gel, no suelen verse rastro de las presuntas causantes ar塶nidas.

Tal vez la explicaci鏮 sencilla podr燰 estar encerrada entre la sociedad humana y sus productos...la contaminaci鏮. Un hidrocarburo que combinado con humedad en el aire, en la presencia de los altos pulsos de la energ燰 RF (microondas), los agujeros en el ozono o la entrada de material radiactivo a nuestra atm鏀fera procedente del espacio. Si fuera este el caso quedar燰 desde luego explicado el porqu de la ausencia de las arañas, pero no se entender燰 igualmente porqu no se pueden recoger con 憖ito muestras ni tan siquiera vestigios de corrosi鏮 en los objetos que puedan haber estado en contacto con dicha sustancia, que ser燰 otra manera de facilitar su estudio. Por lo que debemos pensar que el cabello de 嫕gel es inocuo, inodoro y no acta en el medio de forma patente.
David P. Stern, director del Goddard Space Flight Center en Greenbelt, Maryland, USA explic a Enigmas que para 幨 algunos casos (como el de Romey) no es un fen鏔eno atmosf廨ico, pero que si que podr燰 estar relacionado con plantas o animales que habitan el 嫫ea donde ocurren ese tipo de "precipitaciones". Jordi Cunillera i Grañ, del Servei de Meteorolog燰 de Cataluña no tiene "ninguna explicaci鏮 desde el punto de vista meteorol鏬ico de dicho fen鏔eno".

¿Relaci鏮 del cabello de 嫕gel con los ovnis?

Con anterioridad resalt墎amos el caso de la Sra. Daily, ella presenci aquel febrero de 1954 las maniobras de una escuadrilla de cazas, de improviso sus binoculares le dejaron ver algo que la impresion. Un "no invitado artefacto" en forma discoidal de enormes dimensiones y color rojizo. Cuando m嫳 rojizo estaba el ovni dej caer una rara lluvia blanquecina en el lugar del avistamiento. Llenando postes el嶰tricos y campos. "Un material largo y plateado...desapareci al intentar cogerlo". Aun as logr llevarle a Miller la preciada muestra. Recogi幯dolo con un paño oscuro.

En 1952, Estados Unidos viv燰 su apogeo ufologico. En pleno histerismo de avistamientos norteamericanos, parte de Europa pareci despertar al mundo de los objetos voladores no identificados. As fue como en Oloron (Francia), una nube cil璯drica en apariencia y de aspecto esponjoso dej boquiabiertos a los lugareños. Mientras sobrevolaba sus cabezas, desprendi un roc甐 de hilillos blancos, que se vert燰n desde uno de los laterales del cilindro. Un nutrido grupo de objetos de menor tamaño y color rojo intenso hac燰n de s廦uito a la nube, desprendiendo igualmente la fibralvina y cubri幯dolo todo a su paso. Incluidos testigos del inusual evento. D燰s despu廥 se repet燰 el fen鏔eno en Gaillac, tambi幯 en Francia.

Algunos testigos de ovnis en el Tri嫕gulo de la Muerte de las Bermudas, describen como algunos de los artefactos visionados desprenden tambi幯 este tipo de lluvia blanquecina. S鏊o que en la mayor燰 de casos 廥ta cae sobre el mar cubri幯dolo con una capa multicolor. Y repiten tambi幯 la existencia de una "extraña nube" que les precede en su aparici鏮...¿demasiadas coincidencias?.

En Romney, Virginia Occidental (USA) un matrimonio vio sorprendida la tranquilidad de su hogar con la aparici鏮 de un especie de "cabello de 嫕gel" en su hacienda. La testigo, Rusty, dijo que: "Ayer por la noche, cerca de 7:00 P.M., o un sonido ruidoso como un zumbido". Dice que se parec燰 como si fuese el ruido de un aeroplano grande. "Sal para ver si podr燰 verlo, pero no pude verlo. El sonido dur alrededor de una hora. Esa mañana, cuando me levant, mi campo estaba lleno de estas " telarañas". No puedo exactamente como describirlos, con excepci鏮 de unos que parec燰n "telarañas" pero al mismo tiempo no lo eran, sus formas eran generalmente circulares. 宄tas, como usted ver嫕 en las fotos, eran diferentes", afirm el dueño del campo donde se produjo el denominado efecto de "嫕gel hair".

Rusty fue inmediatamente a por su c嫥ara fotogr塻ica y tom alrededor de una docena de fotos. "Hice que mi marido fuera a la ciudad para comprar algunos guantes de goma, para as poder obtener algunas muestras. En su camino a la ciudad que estaba a unas 7 millas, hab燰 algunos lugares, que 幨 vio de "telarañas", pero no tanto como la que cubr燰 mi jard璯". La primera muestra que 幨 intent conseguir con los guantes se convirti en una masa pegajosa tan pronto como la tocaba. "Pusimos las muestras en un pedazo de toalla de papel y pusimos los guantes adentro con 幨 en un bolso pl嫳tico. Fui a la ciudad a un lugar de revelado de foto en una hora y consegu las fotos.

"He vivido aqu en Romney, Virginia Occidental por 6 años y nunca he visto nada igual. Estoy muy interesada en saber si alguien mas ha tenido 廥ta experiencia. Voy a intentar encontrar un laboratorio que analice este material para m". El hecho de analizar este suceso dentro de la 鏕tica ufol鏬ica es debido a que este tipo de "cabello de 嫕gel" ha estado muy ligado a otros avistamientos habidos alrededor del orbe terrestre.

El 07 de diciembre de 1.998 (6 años despu廥 de su fundaci鏮), el grupo Contacto Ovni de Colombia se reunieron como ven燰 siendo habitual en la zona de Tabio, en el cerro de Huaika. Segn cuentan algunos integrantes del grupo -Raul Atencio, Edgar O., William Chaves, Carlos y Martha- hacia las 11.45 pm, empez a lloviznar, "lo bueno de la experiencia es que sent燰mos la lluvia y no nos mojamos parec燰 que lo que ca燰 no era agua, sino especie de energ燰 en forma de algod鏮", cuentan. Pero la sustancia parec燰 no venir sola, ya que "en ese momento apareci a una altura de 1.500 metros un objeto en forma de tubo de color azulado fosforecente y la supuesta lluvia continu por espacio de 25 minutos". Una caso curioso, aunque no exento de la duda por los testigos del mismo.

En la actualidad, cuando se relaciona la fibralvina con seres no terrestres las perspectivas son muy diversas. Por un lado, tenemos a los que piensan que el cabello de 嫕gel pudiera ser un soporte para salvaguardar la vida de los visitantes extraterrestres, a modo de alimento, ventilaci鏮 o protecci鏮 bacteriol鏬ica.Y por otro lado est嫕 los que defienden que el cabello de 嫕gel es la secreci鏮 de lo que esos seres expulsan al entrar en contacto con nuestra atm鏀fera. Y por supuesto ser燰n los despojos de sus magn璗icas naves estelares. Un desperdicio, que a diferencia de los de nuestros veh獳ulos, habr燰n hallado la f鏎mula de ser biodegradables en breve periodo de tiempo, lo que explicar燰 su desaparici鏮. En algunos de los casos, las pruebas que puedan apoyar la veracidad de dichas hip鏒esis son tan poco consistentes como los propios "hilos de la virgen".

Otro caso de este tipo de fen鏔eno sucedi hace 40 años en la localidad portuguesa de Alentejo, 屴ora. Donde se avistaron ovnis parados en el cielo sobre la ciudad y un gran nmero de testigos vieron caer fibralvina, al parecer procedente de los No Identificados. Un profesor, director de la escuela local, recogi unas muestras y en una de ellas ven燰 un ser biol鏬ico vivo. El doctor Amaral realiz un informe sobre el asunto.

Dos de las hip鏒esis m嫳 curiosas

1/ Con gran rapidez un grupo de investigadores acudieron a unos maizales de Iowa (USA) donde se dio un caso de lluvia de 嫕gel hair. Recogieron muestras en tarritos de comidas de beb y posteriormente afirmaron haberlo analizado. Las pruebas qu璥icas determinaron, al parecer, que aquello encerrado en cristal herm彋ico no era otra cosa que un ester am璯ico, similar pero no el mismo al que producen las arañas. Tal vez su procedecencia fuera vegetal. Entonces una nueva interrogante se les insinu a los interesados en el fen鏔eno gotas de plata...¿qu tipo de planta conocida produc燰 aquella sustancia y luego la excretaba?, ¿con qu finalidad?. Tal vez respuestas que un buen estudio anal癃ico de ADN pudieran desvelarnos en breve.

2/ Un buscador de bio-ovnis, es decir, seres vivos desconocidos o animales del espacio, dio otra posibilidad al enigma cabello de 嫕gel. Trevor Constable, hombre de negocios e investigador pol幦ico y ecl廧tico donde los haya, investig varios casos de masas gelatinosas o pegajosas ca獮as del cielo a modo de lluvia. Los casos recogidos en su libro They Live In The Sky recoge estos y otros casos. En todos ellos postula con g幯eros de vida de inteligencia limitada que estar燰n morando por encima de la estratosfera y que se nos han hecho m嫳 cercanos en la Era Nuclear y a廨ea a los terrestres y que pudieran excretar esta substancia a la vez que ser los causantes de muchos de los misterios ovnis dados hasta la fecha. Unos animales de resistencia el嶰trica y con la capacidad de resistir presiones de gravedad que le son necesaria para su h墎itat en las alturas y que se divertir燰n segn Constable en perseguir bandadas de p奫aros, aviones, en ocasiones, autom镽iles.

El investigador chileno Guillermo Aguilera cree firmemente que 幨 ha sido testigo en varias ocasiones de una lluvia de cabello de 嫕gel. "Mi experiencia con este extraño elemento fue en varias oportunidades en la ciudad de Buenos Aires, pero la que mejor recuerdo fue en el barrio de Belgrano, cercano al centro de la ciudad aproximadamente en el año 1972, donde pude presenciar una verdadera lluvia de estos elementos, pude tomar en mis manos algunos, la sensaci鏮 es de algo con temperatura tibia, casi sin peso y si permanece en donde se apoy no desaparece tan r嫚ido pero si uno lo manipula desaparece, no produce la sensaci鏮 molesta de las telas de araña", explic a Enigmas el propio Aguilera.

Seguimos buscando respuestas, al cabello de 嫕gel. El camino ser angosto como casi todo acceso a las verdades de nuestra realidad, la conocida y la que se va dejando ver a cuentagotas. Vamos cargados con muchas hip鏒esis donadas por otros investigadores, por especialistas en biolog燰 y ¿por qu no meteor鏊ogos?. En alguna de estas especialidades de la ciencia debe de estar la clave o tal vez debamos de aunar ideas en una nube que termine dando una preciada lluvia de inquietantes sorpresas m嫳 all de las leyes f疄icas acuñadas en nuestra historia humana.

Fuente: http://www.aluzinformacion.com/