Archivos de la categoría ‘06 Junio’

VIRGEN DE LA CAPILLA DE JAÉN, ESPAÑA ( 10 DE JUNIO)

junio 9, 2009

La noche del 10 de junio de 1430 personas sencillas fueron testigos de una procesión de extraña luminosidad, con una Señora vestida con resplandecientes ropajes y en la que figuraban las cruces parroquiales y numerosa milicia.

A espaldas de la Capilla de San Ildefonso, la procesión ofreció una ceremonia litúrgica entre cantos sobrenaturales, y desapareció a medianoche.
…CONTIENE VIDEOS…

…VER VIDEOS…

El pueblo interpretó que debió de ser la Virgen María, con el Divino Niño en sus brazos, acompañada de San Ildefonso y Santa Catalina, de ángeles y santos para infundir confianza y fortaleza frente a los ataques de los musulmanes.

En la caja fuerte de la Virgen de la Capilla se guardan los documentos auténticos del testimonio, firmados por los testigos y sellados en acta notarial.

El origen de la devoción de Jaén (Andalucía) a la Virgen de la Capilla responde a una documentada tradición, cuya síntesis es la siguiente:

Desde la conquista de Jaén a los musulmanes en 1246, la ciudad tuvo un marcado carácter fronterizo, lo que motivó continuos ataques y asaltos.

Durante los primeros años del siglo XV, estos asaltos cobraron especial virulencia, lo que motivó que las autoridades rectoras de la ciudad determinaran abandonarla al sentirse inermes ante el poderío de los moros granadinos.

En esta desesperada situación, en la noche-madrugada del sábado 10 al domingo 11 de junio de 1430, se cuenta que ocurrió un hecho extraño y sobrenatural.

Cuatro personas humildes y sencillas, desde cuatro lugares diferentes del llamado “Arrabal de San Ildefonso”, fueron testigos de un extraño cortejo procesional.

Una Señora, vestida con resplandecientes ropajes, presidía una procesión en la que figuraban las cruces parroquiales de la ciudad y una numerosa milicia de hombres de guerra.

La procesión, de la que emanaba una extraña luminosidad, recorrió algunas calles del arrabal, deteniéndose luego a espaldas de la Capilla de San Ildefonso, donde había aparejado un altar en que se ofreció una ceremonia litúrgica entre cantos sobrenaturales. Todo aquello, dicen, se esfumó cuando en los campanarios de la ciudad se escuchó el toque de Maitines.

La piedad popular interpretó aquella visión como un prodigioso Descenso de la Virgen María a Jaén. Según el pueblo fiel, la Señora debió de ser la Virgen María, con el Divino Niño en sus brazos, acompañada de San Ildefonso y Santa Catalina y de ángeles y santos.

Y la razón del Descenso no era otra, que la de infundir confianza y fortaleza a los vecinos de Jaén para que resistieran los ataques de los musulmanes del cercano Reino de Granada.

Ciertamente, desde 1430 a 1492, los jiennenses resistieron con fuerza los sucesivos ataques, que incluso repelieron con éxito.

LA HISTORIA DEL DESCENSO

Según la leyenda, la Virgen María descendió a la ciudad en la noche del 10 al 11 de junio de 1430 acompañada de un cortejo celestial que la partió desde la Catedral hasta la iglesia del arrabal de San Ildefonso.

Las crónicas recogen un buen número de declaraciones de testigos de este hecho:

“En la muy famosa, muy noble, y muy leal Ciudad de Jaén, guarda y defendimiento de los Reynos de España.

Sábado en la noche a diez días del mes de junio de 1430 años, siendo Obispo de esta Ciudad y Capitán de Este Reino Don Gonzalo de Astuñiga (que hoy decimos Zúñiga) ante su provisor y vicario general Juan Rodríguez, Bachiller en derechos, se probó haber pasado, real y verdaderamente lo que se refería:

Que a la hora de medianoche el sábado dicho iba una gran procesión de gente muy lucida y con muchas luces, y en ella siete personas que parecían hombres, que llevaban siete cruces; iban uno detrás de otro, y que las cruces parecían a las de las parroquias de ésta Ciudad, y los hombres que las llevaban iban vestidos de blanco o con albas largas hasta los pies. Iban más otras treinta personas también con vestidos Blancos, en dos hilos, acompañando las Cruces.

En lo último desta procesión iba una Señora más alta que las otras personas, vestida de ropas blancas con una falda de más de dos varas y media; y iba distinta de los demás la última, y no iba cerca della otra persona, de cuyo rostro salía gran resplandor, que alumbraba más que el Sol, porque con él se veían todas las cosas al rededor, y contorno, y las tejas de los tejados como si fuera a medio día el Sol muy claro, y era tanto lo que resplandecía, que le quitaba la vista de los ojos, como el sol cuando le miran en hito. Esta Señora llevaba en sus brazos un niño pequeño también vestido de blanco, y el niño iba sobre el brazo derecho.

Detrás desta Señora venían hasta trescientas personas, hombres y mujeres, éstas cerca de la falda de la Señora, y ellos algo mas atrás. Estos hombres y mujeres no hacían procesión sino de montón; iban las mujeres delante y los hombres atrás, y todos vestidos de blanco, y sonaban como que iban armados. La cual procesión iba hacia la capilla de San Ildefonso, y habían salido de la Santa Iglesia mayor.

Esto afirmaron con juramento Pedro, hijo de Juan Sánchez; Juan, hijo de Vzenda Gómez; Juana Hernández, mujer de Aparicio Martínez; y otros testigos, cuyos dichos y deposiciones están en el archivo desta Iglesia, y capilla.” (Bartolomé Ximenez Patón, Secretario del Santo Oficio, en el capitulo decimotercero de su obra “Historia de la Antigua y Continuada Nobleza de la Ciudad de Jaén”, publicada en 1628).

Dejemos el relato del Secretario del Santo oficio, que hemos respetado en su literalidad, sólo adecuándolo a la caligrafía actual, y resumamos el resto del hecho prodigioso. El cortejo se paró en los muros de la iglesia de San Ildefonso, donde había un estrado revestido de paños rojos y blancos donde, la Señora parecía leer un libro que le presentaba uno de los acompañantes del cortejo, (recordemos que una de las obras mas importantes del obispo San Ildefonso fue “De la perpetua virginidad de María”).

A las doce en punto, cuando las campanas de la Ciudad tocaron maitines, la visión desapareció así como el resplandor, volviendo a quedar todo como antes de la procesión.

En la caja fuerte de la Virgen de la Capilla se guardan los documentos auténticos, firmados y sellados, de los testigos que, tres días después del milagro, comparecieron por separado ante tres notarios, coincidiendo todos ellos en la misma descripción de los hechos. El acta notarial ha sido mil veces revisada y comprobada.

Dudas ante el milagro siempre pueden quedar, pero ninguna razonable. Aquí no se habla de tradición, sino de documentos; e historiadores de todo tipo no se atreven a negar y desmentir a los testigos presenciales.

Quien quiera conocer todas las pesquisas intente encontrar el libro de Vicente Montuno Morente “Nuestra Señora de la Capilla, Madre, Patrona y Reina de Jaén. Ensayo histórico”. O el de Agustín de la Fuente González “Don Gonzalo de Stuñiga, Obispo de Jaén 1423-1456″.La Virgen de la Cabeza

Desde ese momento se construyó una capilla anexa a la iglesia, donde terminó ese cortejo celestial su procesión por la ciudad, forjándose la devoción de la ciudad a la Virgen de la Capilla.

LA IMAGEN DE LA VIRGEN SANTA

La imagen de la Virgen de la Capilla empieza a asociarse, desde el siglo XVI, a cultos públicos solemnes, rogativas, etc. Y el pueblo, de una forma espontánea, pone la ciudad bajo su Patronazgo.

El 11 de junio de 1930, el cardenal primado don Pedro Segura procedió a la solemne Coronación Canónica de la Virgen (este acto simboliza la especial devoción de un pueblo hacia una imagen).

Años después, en 1950, S.S. Pío XII , atendiendo las peticiones del pueblo de Jaén, proclamaba a la Virgen de la Capilla Patrona Principal de Jaén.

Y en 1967, el Excmo. Ayuntamiento, atendiendo a la histórica significación de esta bendita imagen, le concedía los honores de Alcaldesa mayor de la ciudad, imponiéndole el bastón de mando y el fajín como atributos de mando, fue el 29 de septiembre de 1967. El bastón que permanentemente porta la Patrona, es el personal que donó el alcalde Ramón Calatayud Sierra.

La talla es una obra anónima de estilo gótico de principios del siglo XVI. Tiene una altura de tres palmos. El niño se apoya sobre el brazo izquierdo, formando parte de la talla total de la imagen. Las imágenes se apoyan sobre un trono de lata donado por María Teresa Leonarda de Moya y Godoy en 1742.

El día de su festividad, los jiennenses vestidos de chirris y de pastiras realizan la ofrenda floral a su Virgen, quedando la fachada del templo impresionantemente adornada con estas flores.

Posteriormente, se realiza la misa de Cabildos con la presencia de las autoridades municipales.

Ya por la tarde, es cuando la imagen de María se reencuentra con el pueblo de Jaén en la plaza de San Ildefonso, acompañada de su cortejo procesional, que como aquella noche de 1430 la acompaña por las calles de la ciudad.

EL SANTUARIO

Agradecidos a esta ayuda y patrocinio celestial, en el lugar donde había finalizado aquella misteriosa procesión, se colocó una talla de la Virgen, posiblemente extraída de un retablo anterior.

Las gentes comenzaron a visitar a esta imagen que, por pertenecer a la Capilla de San Ildefonso, llamaron “de la Capilla”.

La devoción aumentó. Aquella primitiva Capilla de San Ildefonso sufrió sucesivas ampliaciones que la convirtieron en un templo suntuoso.

Tiene origen y traza medieval, data de 1248. Es un templo de tres naves separadas por pilares compuestos, que sostienen arcos apuntados. Estilo gótico final.

Es el templo de mayor dimensión de la ciudad después de la Catedral. Conserva la portada original cegada. En el muro septentrional de la plaza está la portada renacentista, el resto de la fachada es proyecto de Ventura Rodríguez. En su interior está el Sepulcro de Vandelvira.

El conjunto se completa con una pequeña torre octogonal que arranca directamente del plano de la fachada, como es común en Ventura Rodríguez y en la arquitectura del XVIII.

La pieza de mayor interés es la Capilla de Nuestra Señora, donde se encuentra la imagen de la Virgen de la Capilla. El interior de la misma es gótico y destacan los retablos barrocos. Con el fin de facilitar la devoción de los fieles, en el muro se abrieron dos arcadas para visionar a la Nuestra Señora de la Capilla, la Patrona de la ciudad. Estas rejas dieron nombre a la calle, que por motivos de seguridad se cegaron en el siglo XVIII. En 1986 volvieron a reabrirse.

Según la tradición su trazado coincide con el altozano en que se oficiaron en 1430, unos celestiales Maitines que estuvieron presididos por Santa María, Virgen y Madre.

La devoción popular a la Virgen de la Capilla ha ido acumulando ofrendas, en algunos casos muy valiosas, pero no se conservan todas debido a las guerras. De todas formas hay que destacar la colección de veintiún mantos para vestir la talla, que se pueden ver en el museo de la Virgen, las coronas de la Virgen y el Niño, modernas, que sustituyen a las robadas en la Guerra Civil, con siete quilos de peso: tres y medio de oro y el resto de plata. En ella están grabadas los escudos de Jaén, de la Cofradía, del obispo del Descendimiento Gonzalo de Estúñiga, del obispo de la Coronación Manuel Basulto y Jiménez , y del de la Recoronación Rafael García y García de Castro.

Cabe destacar el frontal de plata del altar, el trono también de plata, como también de plata son la lámpara donada por el Ayuntamiento, la Cruz del altar, los candeleros, sacras, rostrillo y media luna.

VIDEO

Procesión Virgen de la Capilla, patrona de Jaén.(Salida)

Virgen de la Capilla 2008

Procesión de Ntra Sra de la Capilla, Patrona de Jaén

Virgen de la Capilla (Patrona de Jaén)

IR ARRIBA

SANTA MARIA DEL NOGAL DE SAN POLO, ITALIA ( 9 DE JUNIO)

junio 9, 2009
Entre el 9 y el 10 de junio de 1505 una campesina fue la vidente de dos apariciones, una de un fraile servita que le anunció la intercesión de María y otra de la Virgen para pedir penitencias y cambio de conducta al pueblo.

La primera aparición fue el 9, un joven fraile servita pidió que los habitantes ayunaran los viernes para agradecer la intercesión de María para que Dios no descargara su ira sobre los sampolesi por sus pecados.

La segunda, el 10, apareció María vestida como un fraile servita y le pidió que fuera al cura de San Polo, en su nombre, para invitar al pueblo a confesar sus propios pecados, perdonar las ofensas recibidas, hacer tres días de procesión y ayuno, observar los días festivos y participar en la santa misa, respetar los preceptos de la Iglesia y la fiesta dedicada a la Madonna. Si lo cumplieran vivirían felices.

El mismo año los sampolesi alzaron una pequeña capilla y al lado un convento de los servitas..

La Sabina se encuentra a 40 kms al nordeste de Roma, en la zona llamada Sabina que se extiende desde la orilla del Tevere hasta el monte Sabini, que forma parte de la cadena de los Apeninos.

A su lado se encuentra la comuna San Polo dei Cavalieri, donde transcurrió la aparición.

El paisaje es de colinas llenas de olivos, que se deslizan muy rápido hacia la montaña, con bosques de robles, y junto a ellos, pequeños burgos medievales, castillos y monasterios.

Es un paisaje sustancialmente inmutable en el tiempo y poco tocado por el desarrollo edilicio moderno. Pero en el primer decenio del siglo X el paisaje rural cambió con rapidez.

El fin de las incursiones sarracenas y el colapso del impero carolingio llevó a la necesidad de concentrarse y fortificarse: los castillos.

Un modelo social y económico mayormente evolucionado respecto a las villas campesinas que habían caracterizado al paisaje, junto a las abadías benedictinas del alto medioevo, como Farfa.

El nacimiento de estos establecimientos concentrados y fortificados fue legado en modo fuerte por la pequeña nobleza local, en gran medida de origen longobarda, que, aprovechando la disolución del poder central y de la crisis de Farfa saqueada e incendiada por los sarracenos, había reorganizado la población rural de una manera apropiada para dirigir señorialmente la fragmentación a nivel local.

LA HISTORIA

El territorio sampolese fue teatro el 9 y el 10 de junio de 1505 de apariciones milagrosas de las cuales fue testigo una campesina de nombre Giovanna, hija de Lodovico di Michele de San Polo en Sabina.

Mientras la joven estaba dedicada a trabajar en el campo de la familia, le apareció al lado de un seto a poco más de tres pasos, un joven fraile vestido como los padres servitas, con la sotana y la capucha en la cabeza.

El servita tenía en la mano una gruesa corona característica de su orden y utilizada para rezar a la Madonna y saludó a la jovencita con el habitual frase “Ave Maria”.

La muchacha, estupefacta y con miedo, respondió al saludo. El religioso la tranquilizó bendicendola y pregunta cual es el rendimiento del campito.

Giovanna, a su modo y del modo gentil de su interlocutor, responde que es la esperanza de obtener frutos del cultivo de la tierra, pero efectuando el trabajo con gran dedicación, eran muy pobres.

El servita responde que la comunidad sampolese había ameritado estos dolores por su mal comportamiento y que solo la intervención misericordiosa de la Madonna había impedido que Dios descargase su ira contra ellos haciendo desbordar el río completamente, anegando los campos y destruyendo los cultivos.

Por consiguiente, los sampolesi debían ayunar los viernes sucesivos a pan y agua en obsequio a Dios que había escuchado la súplica de la Virgen y salvado a la región de una grave calamidad, por su culpa y pos sus pecados.

Le encargó hacer llegar este mensaje a la población local, pero rehusó temiendo no ser escuchada. Tras la negación, el servita bendice a la muchacha y desaparece.

El día siguiente, martes, la joven campesina estaba por ir a la fuente del burgo, cuando, inspirada por una premonición, decide retornar al campo de la familia donde le había aparecido el fraile.

La muchacha lavó en el agua del arroyo la ropa, la extendió a secarse al sol y se puso a comer a la sombra de un alto y majestuoso nogal crecido espontáneamente. De improviso Giovanna se siente llamar por su nombre.

Extrañada, la joven alzó la vista y vio tras las ramas del nogal a una Señora de inefable belleza y toda resplandeciente. La Señora estaba vestida como las religiosas de la Tercer Orden de los Siervos de María y tenía un vestido negro, cinturón a la cadera, y un negro y amplio manto le cubría la cabeza, mostrando apenas dos mechones de cabello dorados que descendían sobre el hombro y el pecho. El aspecto de la Señora era de particular belleza.

Giovanna comprendió inmediatamente que estaba frente a la Virgen María, si arrodilló y cruzó, temblando por el miedo, los brazos sobre el pecho.

La Santísima Virgen la calmó y le recordó dulcemente lo que había pasado con su sirvo en la aparición del día anterior. Ante silencio de la joven, María le pidió ir al cura de San Polo, y que le pidiera en su nombre sonara las campanas y reuniera a todo el pueblo para pedirles e invitarlos a:
1 – corregirse;
2 – confesar sus propios pecados;
3 – perdonar las ofensas recibidas;
4 – hacer tres días de procesión y ayuno;
5 – observar los días festivos, respetando la obligación de participar en la santa misa;
6 – respetar escrupulosamente todos los otros preceptos de la Iglesia;
7 – no descuidar en particular la fiesta dedicada a la Madonna.

Si los sanpolesi cumplieran estos mandatos vivirían felices.

Mientras estaba pronunciando estas palabras, la Virgen descubre su pecho lacerado de flagelos y mostró la rodilla sangrante implorando a la joven divulgar el sufrimiento que ella ha soportado para aplacar la ira de DIOS. Que vaya a los habitantes del lugar, y cuente cuanto había visto y oído en aquel Nogal.

Mientras que Giovanna estaba ocupada en plegar la ropa seca, la Madonna la incitó a no perder tiempo y a correr para cumplir sus órdenes. La campesina va a la carrera a San Polo para revelar cuanto le había dicho la Virgen. De regreso al campo encontró la ropa ya doblada.

De esta ierofanía nace la devoción por la Madonna del Nogal.

EL SANTUARIO

Enseguida después de estos hechos, el pueblo de San Polo construye a lo largo del año sobre el lugar de la aparición un pequeño santuario, mientras junto a la pequeña capilla, los Siervos de María edificaron un pequeño convento, que fue suprimido por Inocencio X en el 1652.

En el siglo XVIII, el cardenal Corsini, efectuó una sacra visita al castillo de San Polo, dejó una breve y eficaz descripción de la iglesita, que estaba bajo el patronato de la comuna sanpolese, y de cuyo estado de conservación hizo un breve resumen.

En el altar de la Capilla hay un altar dedicado a la Virgen sobre una tabla en la cual está pintada la escena de la ierofania mariana con San Barnabe debajo, alterando en parte la narración originaria, introduciendo la figura del santo patrono.

Este cuadro no era el originario, sino una copia tardía, hecha probablemente después de la suspensión inocenciana. El original, proveniente de San Polo, terminó en el mercado anticuario y fue adquirido en el año ’50 por la superintendencia de la Gallería de Lazio, restaurado en 1957 fue reconocido como el original de San Polo.

La pintura, una tempera sobre madera, es datado en el primer decenio del ’500 y atribuido a un ignoto pintor de Lazio, es de 178×134 cms., comprende el marco original y representa de un modo fiel y atento la ierofania originaria., pero tiene un actual mal estado de conservación

La “tavola” fue adjudicada al museo cívico de Rieti en 1960, mientras es actualmente conservada por la Galería de Arte Angtiuo de Palazzo Barberini en espera de una mas profunda restauración.

IR ARRIBA

MARÍA SANTÍSIMA DE LA FUENTE NUEVA DE MONSUMANNO, ITALIA ( 9 DE JUNIO)

junio 7, 2009
En Monsummano se venera una advocación de María con el pequeño Jesús sobre sus rodillas, que ha pasado por varios nombres debido a diversos milagros, uno es la aparición de una fuente de agua buena y clara.

El 9 de junio de 1573 una pastorcita se hinca a rezar frente a la imagen y cuando termina ya no esta el rebaño, llorando le pide a María que la ayude, y María le indica con el brazo donde esta el rebaño y que le diga al párroco que quiere una iglesia donde esta el tabernáculo.

Al día siguiente, otra joven se arrodilla frente a la imagen y siente el llanto continuo de un niño. La advocación toma entonces el nombre de Nuestra Señora del Llanto.

El 7 de julio de 1602, durante una misa en honor a María, en una tierra de la iglesia, surge una fuente de aguaba buena y fresca, con lo que a partir de ahí la advocación pasa a llamarse María Santísima de la Fuentenueva.

A partir de aquí comienzan a sucederse otros prodigios y peregrinaciones y comienza a construirse el santuario que se termina en 1605.
El Papa Pablo VI la declara Patrona de la Diócesis de Pescia.

Monsumanno es una comuna en la Provincia de Pistoia, en la Toscana.

Del castillo de Montesommano se tienen noticias documentales a partir del año 1005. La colina de Monsummano está enfrente de las de Montevettolini, burgo de origen medieval sometido también al dominio florentino. El castillo de Montevettolini se constituyó en el siglo XIII como refugio para los exiliados florentinos durante las acérrimas luchas entre güelfos y gibelinos.

La fundación de Monsummano está vinculada al nombre del gran duque Ferdinando y al de su arquitecto de confianza.

De hecho, tras los prodigiosos eventos que ocurrieron en las últimas décadas del siglo XVI, entre los que destaca la aparición repentina de una fuente en el lugar de la milagrosa imagen de la Virgen venerada en un tabernáculo, en el 1602 el gran duque encargó al arquitecto Mechini la construcción de un gran Santuario en honor de Nuestra Señora, que por este motivo fue llamada Virgen de la Fontenuova.

Hacia la mitad del siglo XIX se descubrieron las Grutas Termales, con sus particulares propiedades terapéuticas, grutas calientes naturales que hoy en día están acompañadas por modernos establecimientos termales.

MARÍA, MADRE DE MISERICORDIA

En Monsummano es venerada una imagen sacra, de María Santísima con el pequeño Jesús en brazos.

Se encuentra en la localidad llamada “Pozo viejo” o “Renatico”; es una pintura de María que tiene sobre su rodilla al niño Jesús, circundada de cuatro santos, reconocidos comúnmente como San Nicolás, San Marcos, San Sebastián y San Rocco. El fresco pertenece al siglo XIV, relacionado con la gran peste descripta en Boccaccio, y verosímilmente obra de un pintor buen conocedor de la anatomía. Al pie de esta Imagen están en plegaria unos campesinos.

La tradición cuenta que una pastorcita, de nombre Jacopina Mariotti, el 9 junio de 1573, se hinca a orar delante de la Imagen de la Madonna, y como esta sola y es pleno día, se olvida de vigilar al rebaño. Cuando se levanta para regresar a casa, no halla sus ovejas; llorando vuelve al pie de María y le pide con confianza que las regrese.

Alzando los ojos llenos de lagrimas, Jacopina ve a la Imagen animarse: la Madonna mueve sus ojos y extendiendo un brazo le indica donde se ha reunido el rebaño. Y agrega que vaya al castillo y le diga al rector de la Iglesia de San Nicolás que construya una Iglesia donde está el Tabernáculo.

La noticia del hecho se difunde con rapidez, los devotos acuden de muchas partes, tanto que la autoridad comunal y religiosa deciden construir sobre el lugar una pequeña capilla. Cada año, el 9 de junio, la población de Monsummano viene en devota procesión a la “Madonna del llanto” y la devoción popular va creciendo.

El recuerdo inédito de Don Simone Casciani, rector de la iglesia de San Nicolás, escrito de propio puño del 11 de mayo de 1602 al 30 mayo de 1604, tramite otros hechos prodigiosos.

Como cada año, el 9 de junio de 1602, la comunidad de Monsummano saca en procesión a la “Madonna del llanto” venerada “por ser por ser milagrosa en tal día (el 9 de junio de 1573)”. “El día siguiente que fue el lunes 10 de Junio,” –relata Don Casciani– una joven “se arrodilla delante de dicha Madonna y siente en el tabernáculo de dicha Madonna un llanto permanente de un niño, y dicha muchacha miró dentro y no vio nada, aunque el llanto venía de ahí dentro… Espantada la muchacha corre a la casa y Don Casciani., éste la interroga y certifica todo lo dicho.”

En el recuerdo del 7 de julio de 1602 Don Casciani informa de otro prodigio: «Ocurrido el 7 de julio de 1602».

«Recuerdo como esta mañana cuando se desarrollaba la Misa a la Virgen María de repente, en un pedazo de tierra que es de la Iglesia de San Nicolás de Monte Summano comienza a surgir agua buena y en cantidad, y los fieles comenzaron a beber y se dieron cuenta que era buena y fresca; y yo Simone Chasciani Rector de la Iglesia de San Nicolás he bebido por devoción como todo el resto del pueblo».

Desde ese momento, la imagen de Maria es llamada «Madonna de la Fuente Nueva». Este título aparece en el documento de marzo de 1603 y también en todos los otros del 9 de abril de 1604. Este “Recuerdo” de Don Casciani es importante porque confirma que la “Madonna del llanto” es venerada de tiempo por ser milagrosa en aquel día 9 de junio de 1573.

Por esta manifestación, y los otros eventos prodigiosos, comenzó la concurrencia del pueblo, el peregrinaje y la construcción del Santuario; y fue puesta la primera piedra el 30 de diciembre de 1602. Una lapida, colocada sobre la fachada del Santuario, recuerda los eventos.

EL SANTUARIO

Fundada por voluntad del gran duque Ferdinando I de Medici, la basílica de la Madonna de la Fontenuova constituye el corazón histórico y urbanístico de las termas de Monsummano.

El Santuario surge sobre el lugar de un antiguo tabernáculo, hoy englobado en el altar mayor.

Tiene la imagen de la Virgen con el Niño con cuatro santos, al la cual fueron referidos eventos religiosos.

El gran duque Ferdinando de Toscana decretó la construcción del templo en el lugar donde brotó la fuente milagrosa, encargando el proyecto al arquitecto Gherardo Mechini.

La dirección de la construcción fue encargada a Domenico Marcacci, que llevó a término la construcción del edificio en el 1605.

La Iglesia y el Altar mayor son consagrados el 30 de abril de 1616 por Mons. Pietro Giovan Battista Puccini, Obispo de Montepulciano.

La decoración del interior se fue realizando luego, como atestigua el Registro de la Obra. El edificio, de rara elegancia y sobriedad compositiva, reviste gran interés por su homogeneidad estilística y per la armónica continuidad de la estructura arquitectónica y el precioso decorado.

El 25 de agosto del 1782 la imagen de la Madonna de la Fuente Nueva es solemnemente coronada con la preciosa corona donada en el 1608 por Cosimo II de Medici, y con decreto del Papa Pablo VI, el 25 de agosto de 1963 es declarada Patrona de la Diócesis de Pescia.

De tradicional cruz latina, a una sola nave, la Iglesia está circundada sobre tres lados por un pórtico, por el cual se accede, a través de una escalera, a la fuente.

El edificio se impone sobre el espacio de la gran plaza circundante con su estructura articulada según módulos geométricos de rigor clásico, y decorada al lenguaje del tardomanierismo y del barroco.

IR ARRIBA

NUESTRA SEÑORA DEL ROBLE DE CONFLENTI, ITALIA ( 7 DE JUNIO)

junio 7, 2009
En 1578 y 1579 se apareció la Santísima Virgen María sobre un viejo Roble a personas diferentes en distintas oportunidades para protección de los habitantes de Conflenti.

Apareció con todo su esplendor, pidió reiteradamente la construcción de una iglesia en su honor y sanó a un joven lisiado a quien se apareció.
…CONTIENE VIDEOS…

…VER VIDEOS…

También liberó al pueblo de una epidemia de peste, y en general muchos milagros y curaciones se han asociado a Nuestra Señora del Roble de Conflenti a través de los siglos.

Pesar que el párroco donó sus bienes para construir la Iglesia, esta se vio demorada por las autoridades civiles y religiosas.

Conflenti es una comuna de la provincia de Catanzaro, región de Calabria, extremo sur de Italia. La comuna se encuentra en las faldas del monte Reventino (1416 m.) es una zona de una naturaleza sugestiva e incontaminada, tras los montes Apeninos.

Durante 1578 y 1579 se apareció la Santísima Virgen María sobre un viejo Roble en la zona de Visora, en la comuna de Conflenti.

La Virgen se apareció muchas veces a muchas personas pidiendo la construcción de una Iglesia dedicada a ella, al lado del Roble donde se apareció, y para protección de los habitantes de Conflenti.

La reacción del pueblo fue desde el inicio muy proclive a la construcción de la Iglesia, que se estrelló durante un tiempo con la negativa eclesiástica y civil. Es así como María reaparece muchas veces, a simples ciudadanos como a grupos, operando numerosos milagros, hasta que fue evidente que se trataba de un evento sobrenatural y la Iglesia fue finalmente construida.

LAS APARICIONES

PRIMERA APARICIÓN
La Madre de Dios se aparece la primera vez el 7 junio de 1578 a un pastor de humilde condición, de nombre Lorenzo Folino. El joven por el calor, se había adormilado en un castaño. De repente tuvo un sobresalto, y escuchó el sonido de una bellísima melodía, que venía clara e intensa.

Temeroso, se fue a resguardar atrás de una colinita denominada Serra Campanara y vio a la Virgen María circundada de ángeles, descender sobre un gran roble.

Abandonando la manada, Lorenzo se arrodilló devotamente en plegaria. Nuestra Señora sonriendo le pide que se acerque y le dice este mensaje: “Ve, oh hijo, al alcalde y al párroco y cuéntales todo lo que has visto. Diles que yo soy la Madre de Dios y que quiero que se construya una Iglesia en el lugar que te muestro”.

Después de haberle indicado un gran Roble en el lugar llamado Visora, no muy lejos de Conflenti, desaparece. Lorenzo corre y cuenta al párroco y al alcalde lo que había visto y oído, referido al mensaje de María. Pero su historia provocó una risa general, muchos decían que se había vuelto loco.

SEGUNDA APARICIÓN
La Virgen entonces se aparece en una segunda oportunidad, esta vez a la pastora Vermiglia Mercuri pidiendo siempre la erección de una Iglesia, dedicada a ella, sobre el lugar.

El 14 junio de 1578, la pobre señora Vermiglia, con un atado de leña sobre la cabeza, retornaba de la montaña, recitando el Rosario.

Junto a Serra Campanara, y precisamente en el lugar oyó un sonido armonioso.
Poco después, vio un coro de Angeles que llevaban a una bellísima Señora. Extasiada, la pía señora repetía la jaculatoria.

La Celeste Reina, la llama y le dice: “Vermiglia, no temas; ves allá abajo aquel gran roble de Visora?
Sabe que el Señor quiere que se edifique una Iglesia.
Ve y dícelo al párroco y al alcalde y dile que la Madre de Dios será la protectora”.

La Mercuri, urgida por la celeste misión, corre con la agilidad de una jovencita y le dice al párroco y al alcaldel o que había visto y oído.

Sus palabras no fueron creídas, y la señora fue tratada de loca y de fanática visionaria.

TERCERA APARICIÓN
El 24 de junio de 1578 se produce las mas celebre de las apariciones.

A una del las mas antiguas familias de Conflenti, a la que pertenecía un hombre muy inteligente, pero que había nacido lisiado de un pie y ciego de un ojo: Giovanni Calabria.

Por la nobleza de su alma y por su inteligencia era respetado y querido por el pueblo. Era eximio jurista y experto cazador.

La tarde del 24 de junio, mientras Giovanni retornaba de caza, vio a lo lejos, en Visora, un resplandor sobre el roble grande.

En tanto el calor aumentaba; después vio en lo alto una sugestiva nube, con forma de vela, que se posó sobre el roble, mientras resonaba una celeste melodía.

Tembloroso, Giovanni alzo su vista y vio un cortejo angélico.

Al centro había una Majestuosa Reina, que lo miraba con unos bellos ojos grandes. No pudo resistir mas; y con toda la fuerza de su pobre cuerpo deforme, fue a su casa y se acostó en su cama.

Una onda envolvente de vida sintió correr y un escalofrío. El ojo que no veía comenzó a ver luz; el pie inválido tomó vigor. Se sintió completamente curado, corre hacia el roble, y ve de vuelta la visión y con llanto de alegría y gratitud alabó a la Virgen Santa.

Desaparecida la visión, contento por la sanación obtenida, retorna y comienza a hablar en la casa de sus amigos sobre lo que había sucedido. El argumento palpable del la curación convence a todos.

Siguiendo al afortunado amigo, van en masa a Visora. Por toda la noche, los habitantes de Conflenti vieron sobre el roble bendito, sobre el que había aparecido la Madre de Dios, un rico pabellón de oro.

CUARTA APARICIÓN
El sacerdote Don Prospero Calabria, hermano del sanado Giovanni, meditaba y oraba por horas al lado del roble bendito.

Un día, la Celeste Reina premia a Don Prospero por su filial devoción, y se le aparece de la misma manera que se le apareció a su hermano.

El pío Sacerdote tembló de conmoción, pero una voz divina le dijo: “Prospero, he venido porque amo a Conflenti; me aparecí a Lorenzo y Vermiglia; y curé a tu hermano, esta es la señal de cuanto te digo.
Ve al Obispo y dile que edifique aquí una Iglesia.
Que esta es la voluntad de Dios y que será todo por vuestro bien.
Obedece y estarán seguros de mi protección”.


El santo Sacerdote, cesada la visión, después de haber hablado con su familia, cede su patrimonio para erigir el Templo, y se lo comunicó al Obispo junto con el mensaje del la Virgen de que se construyese una iglesia dedicada a María.

El Obispo se complace del celo de Don Prospero pero dice que se debe tener prudencia y demandó postergar el diseño del Templo.

QUINTA APARICIÓN
Era el 3 julio de 1578; Giovanni Paladino, hombre muy honorable, durante una noche de insomnio, pensó en hacer un paseo a Visora, a donde se sentía fuertemente atraído.
El pueblo estaba completamente dormido.

Estando Giovanni a poca distancia del roble, notó detrás de una rama un tenue resplandor de luz; después vio a la Reina, sentada en su trono, circundada de ángeles.

Paladino, estático, se arrodilló y comenzó una plegaria.

Retornaba de la campaña, Toscana Mirandello y otros 2 jóvenes. Visto el resplandor de Visora, se allegaron, y vieron lo que estaba sucediendo al pie del roble y reconocieron a Paladino en éxtasis; se arrodillaron y asistieron a la visión celestial.

SEXTA APARICIÓN
En 1578 casi toda Calabria estaba sufriendo una gran epidemia de peste.

La mañana del 25 de julio de 1578, el sacerdote Don Andrea Falascino con el Notario Antonio Paladino, tomaron la vía Dardano para asistir a la separación del grano.

Junto al roble de la aparición, vieron, circundada de graciosas doncellas, a una bellísima Señora que se acerca y sonriendo afectuosamente, dice: “Hijos, no teman: Yo soy la Madre de Dios, he venido aquí para vuestra consolación.
Su patria será liberada de la peste. En este momento ha cesado en Conflenti Superior. Yo seré vuestra protectora y les liberaré del peligro, vengan a orar otras veces en este lugar”
.
Repletos de santa alegría, vuelven y hablan a todos de la nueva aparición y del fin de la peste.

APARICIÓN DEL CRUCIFIJO
Hacia fines de julio de 1578, Don Prospero Calabria y Antonio Paladino estaban dando un paseo.

Cuando vieron a un jovencito de 13 años, Antonio Formica, sordomudo de nacimiento, que abandonando su trabajo, comenzó a fijarse en el roble. Pocos instantes después, se arrodilló devotamente y quedó en aquella posición por mucho tiempo.El jovencito se golpeaba el pecho y mostraba cada vez mas recogimiento.
Poco después sus ojos miraron hacia lo alto como persiguiendo una visión que se alejaba en las nubes
.

Don Próspero y Antonio se acercaron al jovencito a para preguntarle que cosa había visto, el jovencito contó que se había aparecido Nuestro Señor Jesucristo y que le había hablado y el lo había escuchado.

Abandonando el trabajo, todos los presentes fueron a Visora, y le hicieron al Señor un alegre canto de gratitud por el favor concedido al pueblo de Conflenti.

ULTIMAS APARICIONES
El 30 de julio de 1578 los jóvenes Giovanni Mete y Pietro Mastroianni vieron un coro de damas vestidas de blanco y una majestuosa Reina sobre el roble.

El 12 de marzo de 1579, delante de cuatro conflentesi, Bernardino Roperti, Pietro dello Scavo, Domenico Pingitore y Tommaso Uccello, los cuales habían ido a Visora para orar, se produce la aparición.

Mientras estaban arrodillados, vieron descender del cielo una tienda.

Cuatro ángeles sostenían una lampara y en el centro había un pabellón, sentada había una majestuosa Reina que portaba en el brazo un niño. Un coro de ángeles cantaba melodías celestes.

Idéntica visión se repite el 25 de marzo del mismo año con la presencia de numerosas personas de diversas regiones.

De Conflenti estaba Faustina Pandolfo; de Motta S. Lucia, Leonardo Nicolazzo y Vincenzo Perri; de Rogliano, Cesare di Paola; de Genova, Giovanni Martirano.
Cuando retornaron a sus lugares divulgaron el milagro de Nuestra Señora de Visora.

EL SANTUARIO

Después de la primera resistencia por parte de las autoridades religiosa y civil, finalmente fue construido el santuario que a lo largo de los siglos ha tenido transformaciones, restauraciones y ampliaciones de diverso género.

La construcción del Santuario fue autorizada en 1580. El edificio se compone de tres naves.

Presenta muchas pinturas y frescos. Particularmente interesa el fresco de la nave central donde figura la aparición de Nuestra Señora, el martirio de San Andrés Apóstol y la predicación de San Juan Bautista, de Zimatore y Grillo.

La iglesia fue terminada en su primera etapa en octubre de 1580 y el 6 de octubre el vicario Don Giampiero Yescio celebró la primera misa solemne. En el 1607 fue elevada a Basílica.

Muchos milagros y curaciones se han asociado a Nuestra Señora del Roble de Conflenti a través de los siglos. Uno de ellos, el 6 de febrero de 1783, Nuestra Señora salvó a los ciudadanos de Conflenti de un violento sismo que causó cuantiosos daños.

El último domingo se agosto es la fiesta principal de Nuestra Señora, pero se festeja también el 7 de junio que es la fecha de la primera aparición.

VIDEO

Conflenti 2008 Festa Madonna della Quercia di Visora

La Madonna della Quercia ritorna nella nicchia

IR ARRIBA

SANTA MARÍA DE CONSTANTINOPLA, ITALIA ( 5 DE JUNIO)

junio 5, 2009
Alrededor de 1528, en medio de la peste, la Virgen de Constantinopla apareció a una anciana, pidiéndole que se erigiera un templo allí donde había estado su imagen pintada en un muro de una iglesia sepultada.

La mujer fue creída porque la ciudad estaba al extremo de sus fuerza por la peste. Excavaron y encontraron los restos de una antigua Iglesia dedicada a Santa María de Constantinopla y en una pared la imagen mariana. La Iglesia fue rápidamente re edificada y consagrada el 15 de agosto del mismo año.

La mujer fue creída porque la ciudad estaba al extremo de sus fuerza por la peste. Excavaron y encontraron los restos de una antigua Iglesia dedicada a Santa María de Constantinopla y en una pared la imagen mariana. La Iglesia fue rápidamente re edificada y consagrada el 15 de agosto del mismo año.

La celebre imagen original fue considerada durante parte del Imperio Romano como la protectora de la ciudad y de todo el imperio de Oriente. Los emperadores la portaban a la cabeza de su corte triunfal, como indicador y guía de la “vía”, valorando de este modo el titulo de “Odigitria”.

LA ODIGITRIA EN NÁPOLES

Se cuenta que entre 1527 y 1528 (periodo en el cual la ciudad era amenazada por la peste), la Virgen de Constantinopla apareció a una señora anciana, pidiéndole que se erigiera un templo allí donde había estado su imagen pintada en un muro; el templo se levantó en aquella época, y pasó a ser uno de los principales centro de devoción de la ciudad.

Para comprender esta aparición mariana es necesario partir de lejos y precisamente de la ciudad de Constantinopla, capital del Impero Romano de Oriente, de Constantino el Grande, a caballo del Bósforo y del Corno de Oro, sobre el lugar de la antigua Bizancio. La ciudad tenía un culto particular por la Madre de Dios la Virgen Theotokos, del cual no era extraña la madre de Costantino, la emperatriz Elena.

En el siglo V había en Constantinopla tres basiliquetas marianas. La imagen venerada en una de ellas, en Odeghi, representaba a la Virgen con el niño en brazos.

La denominación Odigitria, de odos, “via”, significa “palabra que indica el camino” y el nombre deriva del hecho que los soldados (odigoi) se llegaban a este monasterio a rezar, igual que a otro de la vía de la ciudad imperial, Iglesia que era llamada popularmente “de la guía”, y que conservaba una imagen similar, venerada como obra del evangelista Lucas. Sucesivamente adquirió un significado personal a causa de la posición del brazo de María que indica al Hijo como la vía “camino, verdad y vida”.

Esta celebre imagen fue considerada la protectora de la ciudad y de todo el imperio de Oriente. Los emperadores comenzaron a portarla a la cabeza de su corte triunfal, como indicador y guía de la “vía”, valorando de este modo el titulo de “Odigitria”.

Para el incremento del culto en Constantinopla contribuyó la emperatriz Pulcheria que desarrolló una devoción particular a la Madre de Dios los días martes: esto porque la definición dogmática de la Divina Maternidad parece que sucedió el martes, por eso, en los sucesivo se traslada a Pentecostés, que por intercesión de la Madonna, el pueblo de Constantinopla habría tenido una victoria sobre los persas que habían sitiado la ciudad.

El tipo iconográfico de Santa María de Constantinopla, muestra la ciudad de las torres y los muros llenos de llamas, lo que algunos historiadores describieron como un imponente incendio, como consecuencia de un ataque sarraceno.

NUESTRA SEÑORA DE CONSTANTINOPLA EN NAPOLES

La lucha iconoclasta del 700 y la captura de Constantinopla por parte de Mohammed II en el 1453, determinaron la importación de la imagen querida al pueblo cristiano de Oriente al territorio de la Italia Meridional.

No solo tradición, costumbres litúrgicas y arquitectura bizantina hicieron sentir su propio influjo, insertándose en la cultura histórica y popular del Sur. La devoción de la Imagen de la Madonna de Constantinopla se desarrolló en varios centros de Puglia (Bari, Acquaviva delle Fonti), Abruzzo y Molise (Ortona y Portocannone), Campania (Ischia, Terranova y Felitto).

Precursora de la veneración a la Madonna de Constantinopla fue la ciudad de Nápoles en un contexto histórico y social caracterizado por la guerra y la peste.

El periodista Gregorio Rosso escribe que en “el año 1528 fue muy infeliz para toda Italia, particularmente para nuestro Reino de Nápoles porque cayeron tres flagelos de DIOS: guerra, peste y hambre”. Los napolitanos, presas del pánico, organizaban procesiones de penitencia, y el virrey invitó al pueblo a reunirse a orar en la Iglesia”.

Contemporáneamente en el 1528, el vizconde de Lautrec, informado de la dificultad de Nápoles concerniente al hambre y a la sed, marchó sobre Nápoles. Pero la peste hizo un verdadero exterminio de la tropa de Lautrec. Los restos fueron entregados a la armada francesa el 8 septiembre de 1528, día de la Natividad de María.

Nápoles fue liberada del enemigo externo, pero continuaba presa del terrible enemigo interno; la peste que no cesaba de provocar muerte y luto. La epidemia perduraba y atacó con mayor violencia en el mes de marzo. Pero sorpresivamente, el flagelo dio señales de desaparecer.

El periodista Rosso lo atribuyó a la intervención de la Madonna, como el fin de asedio, así quedó purificado de aquella peste:

“En el mes de junio del año 1529, el tercer día de Pascua Rosada (martes de Pentecostés), fue encontrada al lado del muro de la ciudad de Nápoles una imagen de la Madonna Santísima Madre de Dios, por revelación de una viejecita, que habitaba vecino a ella, a la cual le fue prometido por la Madre de DIOS el fin de la peste, como sucedió en efecto; y por consiguiente la Ciudad de Nápoles dio principio a la edificación de una Iglesia dedicada a la Imagen, con lo titulo de Madonna de Constantinopla, y se espera, que la proteja de dicho morbo que pueda venir en tiempos futuros. Y no solamente la Madonna de Constantinopla liberó Nápoles de la peste, sino también de la guerra…”.

La Virgen dijo a la viejecita:
“Alégrate, oh Hija, porque se ha aplacado la ira de mi Divino Hijo; lleva esta buena nueva a todos los ciudadanos afligidos. Dirás, de parte mía, que en honor a la gracia que vino acá a la tierra, encontrarán una pintura mía oculta debajo de las ruinas de una antigua capilla. Aquí deseo que, en honor de Mi Hijo Jesús y a Mi Nombre, sea edificada una Iglesia, donde honrándome me haré conocer como la piadosa abogada”.

La viejecita fue creída rápidamente porque la ciudad estaba al extremo de sus fuerza por la peste. Efectuada la excavación, se encontraron los restos de una antigua Iglesia dedicada a Santa María de Constantinopla y en una pared la imagen mariana. La Iglesia fue rápidamente re edificada y consagrada el 15 de agosto del mismo año.

LA IMAGEN

La imagen de la Virgen es de inspiración claramente bizantina: el fresco fue puesto sobre una tabla de mármol de un manierista napolitano a fines del 1400. La Virgen es representada a medio busto, sobre una nube, en el acto de llevar sobre la diestra al Niño Jesús, que lo tiene sobre su pecho.

Usa una blusa roja y un manto azul que envuelve toda la cabeza de cabellos rubios. Detrás en lo alto, dos ángeles tienen sostenida una cortina verde que da fondo a la Virgen y a dos personajes que la flanquean: San Juan Bautista y San Juan Evangelista.

Debajo, dos ángeles en el acto de llevar la nube que divide la visión celeste del panorama de la ciudad de Constantinopla presa de las llamas, sobre la cual dos pequeños ángeles tiran agua desde dos ánforas.

Engenio Caracciolo, historiador napolitano del 1600, se refiere con seriedad documentaria, que la Iglesia de Santa María de Constantinopla en Nápoles era “de grandísima devoción y no solo el día de su festividad, sino todos los martes del año concurría todo Nápoles, y buena parte de esa gente se abstenía de comer carne. La fiesta principal del titulo con grandísima solemnidad si celebra el primer martes después de Pentecostés con extraordinaria concurrencia de pueblo”.

LA IGLESIA

La Iglesia de Santa María de Constantinopla se erige en Nápoles sobre la vía homónima.

La construcción de la Iglesia, con un monasterio femenino anexo, fue iniciada sobre una capilla preexistente en el 1575, pero el edificio fue terminado en 1586 y en el primer año del siglo XVII comenzó a asumir la forma actual gracias a la intervención del arquitecto dominico Fray Nuvolo.

La fachada tiene tres portales (1633), en un tiempo la Iglesia tenía tres naves, pero con una reforma fueron suprimidas para preservar un gran recinto rectangular; la cúpula presenta baldosas mayolicas. Lo externo está caracterizado por una fachada a dos niveles en la cual sobresale un tímpano triangular.

El interior está formado de una sola nave y cinco capillas laterales con decoración es estuco blanco de Domenico Antonio Vaccaro.

La primera capilla derecha conserva una bella tabla del 500, de la Madonna de la Puridad; en la cuarta capilla está el Martirio de San Bartolomé del pintor flamenco Aert Mytens.

Un interesante taraceado policromo y madreperla constituye el Monumento fúnebre para el médico G. Bartiromo, puesto al lado de la tercer pilastra derecha de la nave; sobre el lado opuesto, esta el Busto de Girolamo Flerio, monumento fúnebre de un benefactor de la Iglesia.

El altar mayor ocupa el coro en toda su grandeza, proyectado por Cosimo Fanzago, en mármol policromo. Al centro de la cornisa marmórea, esta el fresco quattrocentesco de Santa María de Constantinopla coronado con un relieve del Eterno Padre y las dos estatuas de San Rocco y San Sebastián puestas sobre las dos puertas laterales.

El ábside tiene un fresco de Belisario Corenzio con la aparición de la Virgen y San Juan suplicando a la SS. Trinidad de liberar Nápoles de la peste.

IR ARRIBA

MARIA REINA DE LOS ÁNGELES CUSTODIOS, ITALIA ( 4 DE JUNIO)

junio 5, 2009
La Virgen aparece desde 1986 en el famoso Monte Grappa y cada 4 de julio da un mensaje público. El hecho mas notorio fue la sanación de las piernas de la Madre Angélica en un Rosario pedido por la Virgen…

En Monfenera, región del Veneto, se produce la aparición de la Virgen María a la vidente Paola Albertini desde el 4 de junio de 1986 y sigue actualmente; la virgen se presenta como la “Reina de los Ángeles Custodios”.
Recién en 1996 La Virgen pidió dar a conocer la advocación.
Los mensajes públicos son el 4 de cada mes luego del Rosario comunitario.
En el lugar de las apariciones hay una ermita para la figura de la Virgen, y la gente se reúne para rezar también en invierno.
La Obra que pidió la Virgen es realizar una fuente con pileta para que los enfermos puedan sumergirse en el agua milagrosa, para la curación del espíritu y del cuerpo, la construcción de una Capilla y con el tiempo un Santuario.
Un hecho prodigioso que se realizó por intermedio de la vidente fue la sanación de las piernas a la Madre Angélica de EWTN que usaba aparatos ortopédicos por décadas.
El hecho sucedió cuando la vidente se presentó a la Madre pidiendo rezar un Rosario en conjunto por pedido de la Virgen.
La misma tarde, la Madre Angélica anuncia la sanación durante el programa para la juventud llamado “Vida en la Roca” en EWTN.

LAS APARICIONES DE MONFENERA

El monte Grappa es una montaña de los Alpes de 1775 mts, que da para las provincia de Vicensa, Treviso y Belluno al norte de Italia.

Fue el teatro de encuentros decisivos en el curso de la Primera Guerra Mundial y de algunos eventos de la Segunda Guerra Mundial, y es conocido por tener el Sagrario Militar de Monte Grappa, que contiene los restos de militares italianos y austro-hungaros y un museo de la Gran Guerra. También es famoso por la Capilla de María Auxiliadora inaugurada el 4 de Agosto de 1901 por el Cardenal Giuseppe Sarto (después Pio X).

En el Monte Grappa está Monfenera en la Comuna de Pederobba, en la provincia de Treviso, región del Veneto. Allí se produce la aparición de la Virgen María a la vidente Paola Albertini. Desde el 4 de junio de 1986 la virgen se presenta como la “Reina de los Ángeles Custodios”.

LA HISTORIA

Desde entonces las apariciones han sido continuas pero en un clima del gran secreto, después de diez años (1996) Nuestra Señora ha pedido hablar, hacerla conocer y amar la aparición.

Desde ese momento, los 4 de cada mes se registra una concurrencia cada vez más numerosa de fieles, que recitan el Santo Rosario que se inicia a las 17 hs. La autoridad eclesiástica está al corriente y se maneja como en todos los casos, con total prudencia.

El lugar de las apariciones está a aproximadamente 800 metros sobre nivel del mar y es alcanzable desde Pederobba que se encuentre en la pendiente de la montaña. Está situado en un claro en medio del bosque con un panorama de sugestiva belleza .

En el momento del rezo del Santo Rosario, con la vidente guiando la plegaria, llega un cierto momento en que la interrumpe porque cae en un estado de éxtasis y comienza a conversar con el Virgen repitiendo en voz alta lo que ella siente de la misteriosa interlocutora.

Nuestra Señora da mensajes que se registran y después se difunden entre los fieles; aparece actualmente todas las tardes y especialmente en las festividades; y se suceden también apariciones extraordinarias nocturnas a veces los jueves.

La Vidente es llamada de vez en cuando de varias partes de Italia para llevar a cabo encuentros de plegaria. A partir de 1997 ha estado invitada varias veces a los Estados Unidos para encuentros del plegaria y sanación imponiendo las manos sobre los enfermos.

También se ha encontrado con el Santo Padre a quien ha llevado mensajes personales que se dirigían a él.

En el lugar de las apariciones no hay mucho a ver, sólo una ermita para la figura de la Virgen, y la gente se reúne para rezar en el claro del bosque, también del invierno.

Nuestra Señora ha renovado últimamente el encargo para realizar su Obra y por lo tanto quienes están trabajando en esta Obra piden que los benefactores les ayuden a la realización de dicho proyecto. La Obra consiste en muchas cosas, que se irán realizando gradualmente. La primera es realizar una fuente con pileta para que los enfermos puedan sumergirse en el agua milagrosa para la curación del espíritu y del cuerpo.

Después se construirá una Capilla y con el tiempo un Santuario. Siempre en el terreno sobre Monfenera, se construirá un monasterio de clausura femenino, un hogar para convalecientes y una casa de los Padres Blancos. La Obra será construida según la disponibilidad económica, y todo será ofrecido a la Reina de los Ángeles Custodios.

Las apariciones públicas son los 4 de cada mes a las 17 hs., pero las apariciones y los mensajes suceden a diario. Es siempre posible realizar una plegaria comunitaria en acuerdo del previo con señora Paola que está disponible para acompañar a los peregrinos de Monfenera.

La curia de Treviso ha realizado un solo tipo de examen al vidente, que ha realizado un clérigo de Mogliano Veneto, y no ha encontrado información extraña o contraria a la Iglesia en esta aparición, solamente la recomendación ha sido confiar a Paola Albertini a un padre espiritual. Ninguna otra indagación oficial se ha realizado, y no se ha emitido ninguna nueva comunicación que refuta o confirme la posición de la Iglesia y de la curia de Treviso.

EL MILAGRO DE LA MADRE ANGÉLICA

Cerca de su cumpleaños 75°, constreñida por un aparato ortopédico cada vez más especializado para sus piernas, la Madre Angélica (fundadora de la red EWTN) hacía grandes esfuerzos para proseguir su misión. Una caminata corta constituía un desafío para la monja, debido al deterioro de sus piernas que tenían dañados los nervios con la consiguiente al atrofia muscular, según lo afirmado por el Dr. David Patton, su doctor de cabecera.

Paola Albertini, un chica italiana, con un corte de cabello a lo paje y una expresión extraña, pidió un día encontrarse con la Madre Angélica. El 27 de enero de 1998, la Madre entonces dispone un corto encuentro en su sala.

En italiano, la Albertini afirmó que la Virgen María le había pedido venir y que le insistiera a la Madre, rezar con ella el Rosario al día siguiente entre ellas.

Con desgano, la Madre Angélica consintió el rezo en común con la mística a las ocho de la tarde siguiente, después de su Show en directo.

No hablando la misma lengua, la Albertini recitaba los “misterios gloriosos” en italiano mientras que la Madre lo hacía en latín.

Al principio de la cuarta decena, la Asunción de María, la Albertini levantó la cabeza y fijó sus ojos en un retrato colgado sobre el escritorio de la Madre. Sor Maria Clara, una de las monjas presentes en la oficina, afirmó que un “destellar luminoso” circundó la pintura de San Francisco extendiéndose hasta el Crucifijo, “Nuestro Señora está aquí”, anunció la Albertini. Y proclamó un mensaje que la Virgen deseaba compartir con la Madre Angélica: “¡Que alegría das al Corazón de Jesús, tu amado Esposo….! “

A un cierto punto, durante la misma cuarta decena del Rosario, la Madre Angélica sintió que Dios deseaba guiarla, “Señor, en todos estos años tu has sido útil para consolar y para dar el ejemplo a todos los lisiados. Si lo deseas cambiaré tu situación, si estás de acuerdo”.

La Albertini pide si puede rezar por la Madre. Cuando la Madre Angélica consiente, la mística se arrodilló murmurando una plegaria en italiano. Después de varios minutos, la Albertini pide a la Madre que se quite el aparato ortopédico. Dando su conformidad a la demanda, se inclinó para desatar las ayudas metálicas de sus piernas.

¡La Mística toma a la Madre Angélica de la mano y la lleva a través del cuarto como un niño dando los primeros pasos, la Madre tambaleaba. “Vamos, no tenga miedo decía con fuerza la Albertini”. La monja, insegura, se mueve de a poco hacia la mística, con las monjas flaqueándola.

“Déjenla dijo la Albertini”, intentando calmar a las monjas. “Madre, no lo haga”, suplicaba Sor Agnese. Y la Madre Angélica le dijo a Agnese, “siento el calor en mis tobillos”, continuando el camino hacia el Albertini, “no había miedo”.

Las piernas se convirtieron imperceptiblemente más firmes mientras que cruzó el cuarto, los pies fueron alineadas lentamente y se enderezaron. Cuando hizo una pausa, la Albertini apoyó un Crucifijo en la parte posterior de las piernas de la Madre.

“Caminamos”, ordenó la mujer pequeña, “ahora levante las piernas”. La Madre Angélica levanto las articulaciones previamente invalidas. Recompone el equilibrio y consigue estabilidad. Ella saltó como un niño como cuando muestra un nuevo paso de la danza.

Abriendo de par en par la puerta de su oficina, la madre gritó a la guardia de emergencia, “Miren, ningún aparato ortopédico”. “Y es por la Gloria a DIOS” exclamó, Johnny Laurence, uno de los guardias, como si hubiese visto un fantasma aparecer a la puerta.

Para poner a la prueba la pierna, que a partir de los 42 años no respondían a los comandos, la Madre Angélica cruzó todo el estudio. Entonces, con un salto, salió a la plataforma el Show en que apenas una hora antes no podía moverse sin asistencia.

El día siguiente, la muchedumbre reunió para observar el milagro del cual la Madre Angélica había sido protagonista. A la salida del convento, recibió una explosión de lágrimas y risas.

La misma tarde, ante el público televidente anuncia la sanación durante el programa para la juventud llamado “Vida en la Roca” en EWTN.

La Madre encontró nuevamente a Paola Albertini con quien rezó. Este vez la Albertini dijo a la monja de quitar el aparato de la parte posterior, que fue hecho. Mas tarde, dijo “debo ser honesta, no se recupera aún del todo pero puedo caminar sin utilizarlo por dos horas, pero es difícil”.

Tres doctores examinaron a la Madre Angélica de la manera independiente después de la visita de Paola Albertini, e insistieron que la curación de sus piernas era todo menos un timo.

El Dr. Stan Faulkner, el ortopédico de Sor Angélica, describió el cambio físico como “algo milagroso”, y que la sanación se extendió muy más allá de sus miembros, “la madre ha tenido una restricción del canal espinal el cual le paraliza los nervios”, afirmó Faulkner, “honestamente, pensaba que ella necesitaba de una operación quirúrgica, pero todo ha desaparecido y vuelto a la normalidad, está mejor recuperada con lo que le sucedió que con una operación quirúrgica, hoy no se ven muchos milagros y supongo que esto ha sido un milagro”.

El Dr. David Patton, el médico principal de la unidad de medicina Healthsouth de Birmingham y el médico de la Madre, examinaron las piernas a su vuelta, “era escéptico por naturaleza y cuando él me ha hablado sobre la sanación lo he tenido en duda al principio” dice el Dr. Patton, con una sonrisa amplia. “Pero nunca he visto algo de similar, desde un punto de vista físico, he constatado una mejora visible de la pierna entumecida; cuando un músculo esta atrofiado por un largo período de tiempo, normalmente no vuelve a ser como antes”.

El Dr. Richard May, un interno de Birmingham, examinó las piernas de Sor Angelica después de haber escuchado la historia de su colega, “lo que vi eran piernas musculosas y no las piernas de quienes pasan largos períodos de entumecimiento.” “Sus piernas estaban en un situación mejor que las de cualquier persona de su edad, ellas eran las piernas de alguien que había caminado mucho”.

El motivo de la sanación fue para aumentar la fe de los espectadores y de los empleados de la Red de Televisión, afirmó la Madre a Jeff Cavins, anfitrión de la Vida en la Roca, durante la transmisión en directo del 29 de enero.

Extracto del libro: “Mother Angélica” de Raymond Arroyo publicado por Doubleday (USA), setiembre 2005, pp, 270 274.

ORACIÓN DICTADA POR NUESTRA SEÑORA

En el silencio de la tarde, escucha oh María mi plegaria, dona paz a mi alma, alegría y paz en mi corazón.
Me consagro oh Madre mía a tu Inmaculado Corazón, con la esperanza que me das.
Te ruego Madre Santa, intercede ante Jesús tu Hijo Divino, de modo que todos tengamos siempre los dones de su Santa Misericordia y Piedad.
Gracias oh María, envía a toda la humanidad tu bendición maternal y con los Angeles Custodios cantemos el estribillo: Osana al Hijo de David, Osana al Salvador Cristo Jesús, Nuestro Señor, ha resucitado, él vive, nosotros creemos, adoramos, bendicimos y esperamos siempre en EL, inclinando nuestra cabeza pedimos su paternal bendición, Amen.

IR ARRIBA

APARICIÓN DE CASANOVA STAFFORA, ITALIA ( 4 DE JUNIO)

junio 4, 2009
De 1947 a 1956 una niña de 7 años tiene apariciones de la Virgen que le provoca un pensamiento original y mas post conciliar; funda Nova Cana para promoción de la creatividad; en el lugar de las apariciones de levantó una Iglesia…
…CONTIENE VIDEOS…

…VER VIDEOS…

La niña de siete años, Angela Volpini, llevaba el rebaño todos los días a pastar.
En la mañana del 4 de junio de 1947, apenas llegó con las ovejas al pastizal observó una nube blanca desciendiendo más y más hasta que tocar la hierba, y de ahí apareció la Virgen.
Llevaba un vestido rosa y un manto azul. Las bellas manos estaban juntas en oración.
Aparece a la pastora de junio 1947 a julio de 1948 y desde febrero de 1950 hasta junio de 1956, los 4 de cada mes.
Instó a rezar el Rosario y lloró por la infidelidad de los hombres.
Angela se acercó hasta la aparición y tuvo la valentía de tocar las manos de la Virgen
Inmediatamente después del contacto tuvo una sensación de calidez y estabilidad.
En dos apariciones Maria SS, portaba al Niño Jesús sonriendo.
La vidente fue sanada de una dolencia en la pierna y le mostró un gran prodigio solar.
También prometió la renovación del mundo y la iglesia.
En el lugar de las apariciones se construyó una iglesia.
María SS. apareció a la niña ochenta y cinco veces.
Casanova Staffora queda en la Lombardía, en la frontera norte de Italia.

DE LA DE AUTOBIOGRAFÍA DE ANGELA VOLPINI

Nací 3 de junio de 1940, en una familia de agricultores, en Casanova Staffora, un pequeño pueblo del Oltrepo Pavía, inmerso en el bosque, atravesado por un arroyo, donde vivo ahora. En este entorno rural, en que los niños tenían que contribuir a la familia, acompañaba a la mañana y por la noche a las vacas a los pastos.

A la edad de siete años, 4 de junio de 1947, yo estaba con mis compañeros con las vacas que pastaban en los pastos del Bocco, un pueblo a media hora de mi casa. Yo estaba sentada sobre la hierba y haciendo un ramo de flores, cuando de repente sentí que alguien me tomó en brazos por detrás y me levantó. Me volví, convencida que era mi tía, y en su lugar me encontré un bello rostro de mujer, dulce y desconocido.

Esa fue la primera de mas de 80 apariciones de María que se repitieron cada 4 de cada mes, con excepción de dos interrupciones, hasta el 4 de junio de 1956. A partir de ese día fue cambiada no solo mi vida, sino también la vida de mi familia.

En 1949, en el tercer grado, fui obligada a abandonar la escuela por dos razones: porque ponía en tela de juicio la manera se enseña la historia y porque los peregrinos interrumpían con demasiada frecuencia la clase. Mientras dejaba el edificio de la escuela me prometí regresar a ese mismo lugar para enseñar a la gente a vivir el mensaje de redescubrir el valor de la persona”.

Después de doce años la profecía se hace realidad: la escuela se convirtió en la sede del Centro Cultural Nova Cana.

LA IGLESIA DEL BOCCO

En septiembre de 1957, un decreto del Obispo consintió la construcción en el sitio de las apariciones de una Iglesia del Bocco basándose en las ofrendas recibidas por los fieles que querían un edificio para el culto dedicado a las apariciones.

Con el fin de disfrutar de una mayor libertad en los debates e iniciativas, y fomentar incluso a los no creyentes a participar en las reuniones, me sentí obligada a hacer una separación en los dos lugares de reunión:
• la iglesia del Bocco, que se utiliza para el culto (bajo la jurisdicción del obispo por medio del párroco, aunque se mantiene por mí) y reuniones religiosas;
• el Centro de Nova Cana dedicado a la investigación sobre la Persona y la Comunidad.

NOVA CANA

En el nuevo clima de diálogo ecuménico (post Concilio Vaticano II), que coloca a la persona humana en el centro, como un valor en sí mismo, y cómo fin de la comunicación para la construcción de la comunidad, Nova Cana se convirtió en el puerto natural de las esperanzas del disenso católico y político del 1968. También se convirtió en el centro de coordinación de los individuos y los grupos de más diversos orígenes, pero que se reconocían en el mensaje de Nova Cana.

Nova Cana impulsó el surgimiento de iniciativas que tuvieron como propósito la promoción del sujeto económico que operaba en el territorio en condiciones de histórica marginación. Gracias a la promoción de la autoestima, los solitarios campesinos se transformaron en modernos empresarios sociales. Por ejemplo, cooperativas fueron construidas para la cría de ganado y para la producción de productos agrícolas.

LA VIDA POSTERIOR DE LA VOLPINI

En aquel momento mi idea era no casarme, para poder dedicar tiempo completo a la misión que me habían dado. En ese mismo período, sin embargo, me encontré con Juan, un joven que no sólo comparte mis ideales, sino que los pone en práctica. Así que cuando me dice de casarnos, lo sentí natural. Cuando comuniqué esa decisión a la comunidad, me sorprendí al encontrar muchos amigos contrarios a mi decisión. El matrimonio tuvo lugar en noviembre de 71.

En el 75 me convertí en la madre de Alexander, que en realidad se crió en una familia agrandada. He intentado y creo que con éxito, demostrar a mí misma y los demás que es posible conciliar la vida familiar con sus propios compromisos de Nova Cana.

En 1984 publiqué mi primer libro “La Resurrección de Dios”. En 1990 “Nuestra Señora junto a nosotros”, donde traté de comunicar mi experiencia mística, “inventando” un nuevo idioma, como para hacer inteligible una experiencia en sí mismo “incomunicable”.

Teniendo que hablar de Dios y del hombre, tuve la necesidad de recurrir al lenguaje religioso consagrado por la tradición.

En este esfuerzo tuve que encontrar a mi modo de ver las palabras, dándole una importanc4ia mucho mayor al detalle, a veces incluso he tenido que crear nuevos términos tales como “libre creación”.

En 1997, para celebrar el quincuagésimo aniversario de la primera aparición, salió un nuevo libro “Donde se posaron sus pies.” Esta es una reseña histórica de los principales eventos relacionados con las apariciones y una antología de los mensajes. Se hace especial hincapié en los mensajes llamados “reservados”.

EL MENSAJE MARIANO DEL BOCCO

Angela hace una descripción del estado de ánimo a la primera aparición:
“No se puede describir los sentimientos con palabras. Fue una experiencia total, de la mente, el espíritu y del cuerpo con todos sus sentidos: poder tocar a la madre de Jesús. El rostro de esta mujer que me tomó en brazos, era una cara plenamente humana, mi cara, el rostro de cada ser humano. Era el fin de la vida humana, es toda la posibilidad humana, que daba sentido a la propia existencia humana, y era la alegría del Creador.”

Su diálogo con María era (es) “continuo de forma directa y en el interior”. Angela dice inequívocamente: “Entre yo y María hubo interacción”.

Los mensajes recibidos en cada aparición van más allá de los límites de la iglesia, como señalaba Juan XXIII, cuando preconizaba la superación del cristianismo para poner en primer lugar a la humanidad su totalidad.

María dice EN la primera aparición: “He venido para enseñar el camino de la felicidad en la tierra.” El significado de la frase es global.

Pero reducir todo al esquema del primer mensaje sería no estimular una adecuada traducción del Evangelio a los paradigmas culturales de hoy.

En el último mensaje “reservado” María dice: “la esposa debe ser convertida a una mayor unión de amor con el Dios de la historia”. ¿Cómo no ver representada la Iglesia en ello?”.

Así el mensaje del Bocco sobrepasa a la Iglesia y la trasporta a su verdadero destino, que debe coincidir con el de la humanidad.

No es suficiente venerar María debe comprenderse. No se equivoquen. Un baño de humanidad puede curar visiones miopes con olor a sacristía, y volver a una visión secular que no excluye a nadie.

LA FELICIDAD QUE PROPONE MARIA EN LA TIERRA

El mensaje que María comunicado a la pequeña Ángela, la inspira durante toda la vida y tiene un carácter teológico revolucionario en comparación con los viejos patrones vinculados a un mortificante ascetismo, al concepto de culpabilidad y la salvación del alma, de pesimismo y de condena eterna del pecado, y así sucesivamente.

Pero no estamos ante un nuevo cristianismo que afirma los valores diametralmente opuestos a los tradicionales, en consonancia con el declive de la certeza en lo trascendente y el subjetivismo relativista de la post-modernidad.

El fondo del mensaje se centra en el sentido de lo divino, no separado de lo humano, en conformidad al diseño creativo, que quiere al hombre “a imagen y semejanza de Dios “, y el concepto de encarnación de carácter no expiatorio, que restablece el diálogo de amor mutuo entre Dios y la humanidad.

Todo esto, gracias a la responsabilidad de María, que da a cada uno lo que hay que hacer: hacer pleno uso de su libertad y la explotación del potencial divino en el hombre, con el futuro último anticipado en la tierra.

Es fácil ver en estas palabras el eco del humanismo, en su corriente moderna subjetivista. Sin embargo, la correcta lectura del mensaje está en la línea de la teología mística, que recorre el camino de menos tratamiento sistemático de la verdad sobre el hombre, y señala el camino hacia las profundidades de nosotros mismos.

Dios es la “Verdad” y tiene en María la personalidad histórica profética que está preparando un nuevo curso humano.

Ella, lejos de aparecer envuelta en una apoteosis triunfalista, lo hace simplemente de madre, que da la carne humana al Hijo de Dios y asegura a sus hijos dispersos sobre la tierra el Amor de Dios, nunca pendiendo del pecado y del rigor un tribunal de condena.

De aquí la consecuencias de una vida no separada de la del cielo, y un futuro eterno, conquista de vida para toda la humanidad: porque esta se hace en la comunidad fraterna, colaborativa en la preparación de un nuevo “Cielo y Tierra”.

No nos enfrentamos con otra utopía, sino con el camino de la Esperanza, y supone que el actual progreso social nos lleve a un arrepentimiento de amor. El deseo de hacer realidad el sueño no tiene un marco apocalíptico que se encuentran en otras apariciones mariana, es otro recordatorio de la profunda confianza que viene del espíritu creativo y de descubrir al creador.

Todo un estilo de espiritualidad mística que guía para descubrir el gran valor de la libertad humana y el triunfo sobre todos los límite terrenos. Somos de hecho, finitos y potencialmente infinitos.

Entonces, ¿qué es la felicidad en la tierra?. Ella proviene del contacto profundo y duradero con el Dios dentro de nosotros, y que la muerte no puede interrumpir. Tal como sucedió en María; persona integra, es decir, respondente al plan divino (de la misma manera que podemos ser nosotros mismos, si nos atrevemos a la libertad). La felicidad es certeza, confianza, amor … que tiene el incentivo de recrearnos a nosotros mismos y al mundo.

EL PENSAMIENTO ORIGINAL DE ANGELA VOLPINI

Angela Volpini se distingue claramente de cualquier otra persona que haya experimentado similares experiencias de apariciones de la Virgen, por el coraje y la capacidad para reelaborar su experiencia en un pensamiento cuya peculiaridad consiste en ayudar al hombre a tomar conciencia de sus infinitas posibilidades de desarrollo, y reconocer la felicidad en la calidad de las relaciones con los demás:

“Es cambiando el concepto de lo sagrado y lo divino que el hombre puede cambiar la forma de ver el mundo y su vida. Sólo si tiene una visión positiva de sí mismo y su propio futuro, de hecho, el hombre puede asumir plenamente sus responsabilidades, para tomar decisiones dirigidas a si mismo y, al mismo tiempo para el bien de la humanidad, para convertirse en una persona capaz de diseñar la comunidad como un arte de vivir juntos en la alegría.

La creatividad de la persona sirve para hacer que el mundo sea como nos imaginamos en nuestro deseo de amor y armonía. La creatividad de cada persona es el regalo singular que puede hacerse a los demás y a todo el mundo. Y es precisamente con la creatividad que existe una original y única relación con cualquier otra persona. Y esta relación entre las personas es el inicio de la comunidad. No puede haber comunidades donde no haya una persona … . No se es persona, si no hay relación creativa entre las personas…. Y la persona nace de un propio acto creativo autónomo inspirado por el deseo, que contiene tanto nuestro fin como nuestra identidad “.

A fin de llevar su innovadora visión del mundo y del hombre, en 1958 fundó Angela el Centro Cultural “Nova Cana”, lugar de confrontación y diálogo en el que se puede valorizar y reconocer en los deseos y necesidades profundas de la persona humana, el fundamento de la libertad y la creatividad.

Además de haber fundado y promovido “Nova Cana, Angela siempre ha estado dedicada a la recepción y también la audiencia de miles de personas que vieron en ella una referencia tanto al personal como cultural; ha escrito decenas de ensayos y artículos de circulación restringida, ha publicado los libros: “La Resurrección de Dios” (1984), “La Señora al lado de nosotros” (1990) y “Explicación de María” (2003), celebrada conferencias tanto en Italia como en el extranjero y poco a poco se confronta con muchos de los más grandes intelectuales y científicos de nuestro tiempo.

VIDEO

Novacana – La Canzone dell’Allegria

Novacana Julio de 2007

IR ARRIBA

NUESTRA SEÑORA REINA DE TURZOVKA, ESLOVAQUIA ( 1 DE JUNIO)

junio 2, 2009
En 1958 la Virgen se apareció 6 veces a un vidente con mensajes y promesas; a pesar del comunismo comenzaron las peregrinaciones, curaciones y luego en el santuario se registraron hechos prodigiosos en el cielo…

En 1958 un hombre estaba rezando debajo de un cuadro de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro colgado de un pino cuando se apareció la Virgen.
Entre 1° de junio y el 14 de agosto María Santísima se apareció 6 veces recomendando penitencia, plegaria por los sacerdotes y los religiosos, y recitar el Santo Rosario; preanunciando también el castigo sobre la humanidad pecadora y dando una serie de promesas.
Las autoridades comunistas impusieron el silencio y pusieron en la prisión al vidente, declarándolo loco.
Los peregrinos fluyeron sobre el lugar en ritmo creciente y proclamaron milagros de curaciones.
En diciembre de 1958 en el lugar de las apariciones se descubrió una fuente surgente que había sido anunciada por la Santísima Virgen.
En 1969 se edificó un santuario al aire libre.
Diversos fenómenos sobrenaturales se verificaron en este lugar de gracia: apariciones de María y de Jesús, luces extrañas fueron observadas, en 1963 tuvo lugar el milagro del sol y el 1º de mayo de 1965 fue la aparición del gigantesco Corazón de Jesús en cielo que pudieron ver y testimoniar 1200 personas.

LA LOURDES DE ESLOVAQUIA

Turzovka se sitúa en el norte de Eslovaquia, en la encrucijada en de tres países, Polonia, Eslovaquia y Moravia.

El origen de la aparición de Turzovka data de 1958, en pleno régimen comunista. Sucedió cuando Matteo Laschut (de 42 años, casado y con tres hijos), guardia forestal en servicio, estaba arrodillado debajo de un cuadro de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro colgado de un pino desde tiempo inmemorial.

El guardabosque tuvo el privilegio de ver, entre 1° de junio y el 14 de agosto, a María Santísima que lo reveló el futuro de la iglesia y del mundo.

Los mensajes fueron ilustrados por la Virgen con seis apariciones, recomendando penitencia, plegaria por los sacerdotes y los religiosos, y recitar el Santo Rosario; preanunciaba también el castigo que vendrá sobre la humanidad pecadora, “si los hombres no se corrigen, verán catástrofes espantosas, esporádicas o frecuentes, y los hombres serán barridos de varias maneras”.

Las autoridades comunistas impusieron el silencio y pusieron en la prisión al vidente, declarándolo loco, mientras que la autoridad eclesiástica parecía favorable, aunque hasta ahora no ha emitido ningún juicio oficial.

Los peregrinos fluyeron sobre el lugar en ritmo creciente y proclamaron milagros de curaciones, particularmente de males incurables.

LAS APARICIONES

En Turzovka, cerca de la capilla mariana “Nuestra Señora del Perpetuo Socorro”, el 1º de junio, día domingo de Trinidad, al término de un Ave Maria, Matteo Laschut notó que muchas rosas blancas hicieron de alfombra para recibir a una Señora sonriente, vestida de blanco, con un cinturón y envuelta en un manto azul, en el acto de machacar con su talón la cabeza de una serpiente y con el índice de la mano derecha señalando hacia un cuadro de Ella colgado en un pino. Su apariencia era la de la Inmaculada de Lourdes.

En ese momento los árboles desaparecieron y en su lugar se abrió un rosal circular y la bellísima Señora le indicó que era necesario recitar ferviente el Santo Rosario, y le indicó con una señal en de su mano el árbol en que estaba expuesto el retrato de María Santísima.

Matteo dio vuelta su mirada hacia el árbol, y ante sus ojos sorprendidos, apareció en su lugar una carta geográfica del mundo.

El vidente notó que las imágenes de la carta cambiaban y se iban mostrando diversas situaciones y colores, mientras que en una pizarra negra, puesta debajo de la carta, aparecía una suerte de comentario de cada cuadro que se mostraba, “practicar la penitencia” o “es necesario estar atento a la amenaza del demonio de lluvias del fuego y sequías”, etc..

La última imagen que apareció sobre la carta fue de belleza absoluta y armonía, como la visión del paraíso en la tierra. El vidente podía admirar la belleza del mundo como si toda la humanidad hubiera sido convertida según los mandamientos de DIOS: el sol iluminaba toda la tierra llenándola de alegría. La naturaleza resplandecía con belleza y armonía. Entonces Matteo vio sobre toda la humanidad resplandeciente a la Inmaculada Concepción y en la pizarra leyó estas palabras: “si las naciones se convierten a Dios, vivirán sobre la tierra en paz, felicidad y en armónica belleza”.

La visión duró aproximadamente tres horas. Cuando hubo finalizado, él se sintió otro ser y fue recuperado de todas sus enfermedades (reuma, ciatalgia, tos crónica). La emoción tomó totalmente a Laschut que lo hizo perder el sentido y, cuando después se recobró, encontró al lado suyo en la tierra un Rosario.

Después recordó que un año antes había recibido la aparición de una estatua de Lourdes que se había animado. En ese tiempo había temido que fuera un truco del demonio. Ahora le era claro que Nuestra Señora había estado desde entonces cerca de él y que él tenía necesariamente que orar.

En la visión, el hombre había notado que faltaban tres postes al cerco del rosedal. Comprende también el símbolo de los tres postes que faltaban en el cerco del rosedal. Nuestra Señora le estaba indicando las tres faltas a corregir: 1) aprender a recitar el Santo Rosario; 2) recibir los sacramentos lo más a menudo posible; 3) lograr la paz entre todos los hombres.

En el mismo día el vidente hizo una visita a todos los vecinos con quienes había tenido problemas en el pasado. Cuando estos recibían la visita inesperada del hombre pensaron que eso no era normal. El día siguiente Matteo tomó los sacramentos y comenzó una nueva vida en Cristo.

LOS HECHOS POSTERIORES

Antes de retirarse de ese lugar, Nuestra Señora se aparece nuevamente en las fechas 7 y el 21 de junio, el 1 y 21 de julio y 14 de agosto, en estas apariciones Matteo sintió el silencio y el calor del Corazón Inmaculado de María. En la última aparición vio a la Santísima Virgen pisar nuevamente a la serpiente.

Por tres meses el vidente calla sobre las apariciones. El 7 de septiembre se siente autorizado para narrar por primera vez su experiencia mística, por lo tanto, numerosos fieles comenzaron a ir al lugar en peregrinaje.

Matteo explicó con gran discernimiento el significado de las esas apariciones y de las sensaciones que recibió, y luego predijo que sería arrestado tres días después. El tercer día después de esta profecía, el hombre fue internado como enfermo psiquiátrico en un Hospital.

Después de diversas comprobaciones y de presiones inútiles para inducirlo a retractarse de todo lo que había declarado en público, Matteo fue liberado

En diciembre de 1958 en el lugar de las apariciones se descubrió una fuente surgente que había sido anunciada al vidente por la Santísima Virgen. A partir de ese momento creció notoriamente la afluencia de peregrinos que ahora también venían desde Occidente.

Al principio las autoridades eran contrarias a este culto devocional, pero tuvieron que entregarse a la cantidad imparable de fieles.

No obstante los milagros y los prodigios sobrenaturales, en Turzovka no fueron erigidos inmediatamente ni una Capilla ni un santuario. Solo podían ser vistas las imágenes sagradas colgadas y altares improvisados, destruidos a menudo por los enemigos de la fe

Luego en 1969 un santuario todo al aire libre, raro en el mundo, es el que se dedicó a Nuestra Señora de Lourdes cerca de Turzovka.

Está situado a 800 metros, en un claro, en el camino que va al monte Schiwtschak, y desemboca en una gran cruz, una vía Crucis en semicírculo y pueden verse numerosos ex votos colgados de los árboles.

Diversos fenómenos sobrenaturales se verificaron en este lugar de gracia: apariciones de María y de Jesús.

Luces extrañas fueron observadas en el lugar por tiempo, y en 1963 tuvo lugar el milagro del sol: “el disco solar se veía como muy caliente, parecido a una llamarada ardiendo, más de 500 personas consternadas observaron el fenómeno, después de pocos momentos, un cono enorme de la luz fue aumentado encima y alrededor a nosotros, como un imán vívidamente coloreado, allí estaban todos los colores del arco iris, del rojo al violeta. Todo alrededor se coloreaba: el cielo, los árboles, la tierra y la gente, y se irradiaba desde un solo punto focal que era el sol. La gente que tenía al lado se veían azules y amarillas, y cambiaban de color, bandas musicales del lugar se unieron a los peregrinos para cantar a plena voz el himno “te saludamos mil veces María”, porque todos creíamos que el fenómeno era una muestra de la presencia de la Madre del DIOS. Leyendo este informe, uno tiene la impresión más bien de estar en una discoteca sobrenatural, pero todo aparecía como extraño y profundamente conmovedor, asombroso.”

Otro fenómeno prodigioso se produjo el 1º de mayo de 1965, la aparición del gigantesco Corazón de Jesús en cielo. Mil doscientas personas testimoniaron el extraordinario evento milagroso.

PROMESAS DE NUESTRA SEÑORA

“Yo soy la Hija del Padre Eterno, yo soy la Esposa del Espíritu Santo, yo soy la Madre del Hijo. ¡Escuchadme bien!, voy a mostrarte un corte en mi cuello. Esta es la muestra del odio de los que luchan contra mi y me atacan.
Mi manto esta desabrochado sobre mi hombro derecho, para ser dejado caer en cada momento para extenderlo sobre ti.
Ora delante de mi imagen, donde yo extiendo mi manto como Hija del Padre.
¡Donde está mi Imagen Milagrosa -iglesias o habitaciones- ahí está mi manto!.
El que me invoca por nueve veces con las palabras, ¡REINA DE TURZOVKA, EXTIENDE SOBRE MÍ TU MANTO!, Yo le protejo como la Madre del Hijo.
Cuando mi manto protege a la Imagen Milagrosa, se forma un espacio impenetrable sobre ella.
Por lo tanto Yo formo un espacio impenetrable en ti con mi manto.
En este espacio tu puedes rezar, ofrecer y recibir los Santos Sacramentos.
Pero no olvides que fue vuestra Reina la que pidió construir este recinto.
Dentro de este sagrado recinto debes ofrecer a Dios tus dones mediante mi mano.
Yo enaltezco vuestros dones y los transmito a Dios en tu lugar.
¡Dios los acepta de mí!.
¡Yo te defiendo del odio de tus enemigos y de cada mal!.
Dios no te abandona en la llama ardiente, y en cambio te sumerge en la llama del amor.
Yo te conduzco como REINA Y MADRE DE REY DEL MUNDO, MI HIJO.
Yo me encargo de tu vida eterna y te ayudo.
Amen.”

IR ARRIBA

NUESTRA SEÑORA DE KEVELAER, ALEMANIA ( 1º DE JUNIO)

junio 2, 2009
En 1642 un hombre oraba frente a una cruz y sintió una voz que le pedía la construcción de una capilla. Su esposa soñó con una imagen de Nuestra Señora de Luxemburgo. En ese lugar se edificó el santuario mas concurrido de Alemania…

Donde hoy esta la Capilla de Gracia un vendedor paró a rezar en una cruz cerca de la navidad de 1641 y oyó una voz misteriosa que vino de la cruz: “Constrúyeme una capilla en este lugar”.
…CONTIENE VIDEOS…

…VER VIDEOS…

Poco después de la Pascua de 1642, su esposa vio una luz blanca pura y una capilla con un cuadro de Nuestra Señora de Luxemburgo.
Una impresión del cuadro de cobre de Nuestra Señora de Luxemburgo le había sido ofrecida recientemente para la venta.

Era el retrato de Nuestra Señora de Luxemburgo que había sido expuesto durante la epidemia de peste de 1623, como la “Consoladora de los Afligidos”. Y lo compraron.
El domingo 1 de junio de 1642 la capilla fue acabada y colocada la estatua en la Capilla de Gracia.

Entonces comienzan los milagros de curaciones. En los siguientes 15 años la capilla se fue ampliando hasta lo que es hoy.

LA CONSOLADORA DE LOS AFLIGIDOS

En el corazón de Europa se situa Nuestra Señora de Kevelaer, “Consoladora de los Afligidos”, situado en el Bajo Rhin, en la región entre los ríos Rin y Maas, siempre plagado por guerras y batallas, este santuario dedicado a María es el más concurrido de Alemania y el más popular, uno de los principales santuarios marianos del Norte.

Más de 800,000 los peregrinos van a Kevelaer cada año desde de muchos otros países para visitar la “Capilla de Gracia” o la “Capilla de Velas”.

La “Gnadenkapelle” se construyó originalmente encima de la gruta al lado del camino original en 1654 y las decoraciones interiores están en el estilo de Neo-Renacimiento que se agregaron entre 1888 y 1892.

LA HISTORIA

Un vendedor viajero Hendrik Busman, alrededor de la Navidad en 1641, hace más de 300 años y durante la guerra de los 30 años, en su viaje de Weeze a Geldern paró en una cruz en Kevelaer y, como era su costumbre, rezó allí por algunos minutos. Hoy la capilla de la Gracia está en ese punto.

De repente él oyó una voz misteriosa que vino de la dirección de la cruz: “Constrúyeme una capilla en este lugar”. Él al principio el dio poco crédito a lo que oyó, (Hendrik era un sobrio y sensible alemán), pero oyó esta voz misteriosa en tres distintos días.

Con el permiso y la ayuda del sacerdote de parroquia local de entonces de Kevelaer, Juan Schink, él comenzó puntualmente con la construcción del edificio de la capilla.

Poco después de la Pascua de 1642, la esposa de Hendriks, Mechel Schouse, tuvo una visión de noche. Ella vio una luz blanca pura y una capilla con un cuadro de Nuestra Señora de Luxemburgo.

La historia de la visión en esa noche es apoyada por un vigilante nocturno que, durante sus rondas nocturnas, había visto una luz extraña en el hogar del Busmans. Además, una impresión de del cuadro de cobre de Nuestra Señora de Luxemburgo le había sido ofrecida recientemente para la venta por dos soldados de Hessische. Ella no lo compró porque pensó que era demasiado costoso. Ésta fue para Hendrik la confirmación de su designio divino.

Él envió entonces a su esposa para obtener este retrato impreso en cobre, y con mucha dificultad tuvo éxito. Era el retrato de Nuestra Señora de Luxemburgo que había sido expuesto durante la epidemia de peste de 1623, como la “Consoladora de los Afligidos”. Ahora esto aseguraba a Hendrik de que la Capilla iba a ser construida.

El domingo 1 de junio de 1642 la capilla fue acabada. El padre Juan Schink colocó el retrato, también conocido como la estatua de Gracia en la Capilla. El retrato es una impresión de cobre simple que mide 7.5 cm x el 11cm. El texto en el cuadro dice, “Una representación fiel de la Madre de Jesús, Consoladora de los Afligidos, reconocida por sus milagros y bendecida por mucha gente”. Cantidad de gente curiosa vino en ese día. La historia de estos acontecimientos maravillosos corrió como un “fuego salvaje” en el distrito. Kevelaer se convirtió en un lugar del peregrinaje.

El 8 de septiembre, el día de la fiesta de nacimiento de Nuestra Señora, Reinier y Margaretha van Volbroek (que vivía en Hassum cerca de Kleef) viajó con su hijo enfermo Peter, en un peregrinaje a Kevelaer. Peter estaba paralizado desde hacía cinco años y no podía caminar ni pararse. Habían hecho de todo para curar la enfermedad de Peter. Finalmente, como último recurso, buscan refugio en Nuestra Señora de Kevelaer. Apenas dos días después de su visita, Peter puede caminar otra vez sin ningún problema. Esta historia maravillosa aumenta el interés por Kevelaer. La primera procesión ocurre en 1643, cuando un grupo grande de peregrinos viaja a pie desde Rees, cerca de Emmerich, a Kevelaer, orando y cantando todo el camino.

En 1643 también oímos hablar de un milagro de Over-Betuwe. La historia es revelada al Lord Major de Huissen y sus concejales por la Secretaria de Huissen, Lucas Verhoevens, que relata la historia como sigue: Eerutgen Dircks, una señora soltera que vivía en Huissen, había sufrido por años con las heridas abiertas de sus piernas. Ella había visitado previamente a la Srta.Walraven Mom. Se conocía a esta señorita por tratar tales dolencias con buenos resultados, pero resultó inútil. Las historias de los milagros en Kevelaer la persuadieron de ir allí. Después de apenas dos visitas sus piernas curaron milagrosamente sin ninguna medicación. Esto fue observado especialmente por varios testigos.

EL PEREGRINAJE Y LA BASÍLICA

Ya en 1643, se construyó una iglesia para peregrinaje, conocida hoy como la Capilla de las Velas. Aquí se puede ver velas grandes ofrecidas en acción gracias por diversos grupos de peregrinos. Y los muchos ex votos atestiguan la larga tradición de peregrinajes.

En 1654 la capilla simple construida por Hendrik Busman, fue substituida por la capilla de forma hexagonal de hoy, conocida como la Capilla de Gracia. En el lado norte se puede encontrar una abertura donde está la estatua que es visible desde la calle durante el tiempo del peregrinaje.

Después que el Congreso de Viena, con el restablecimiento de la paz en Europa, la afluencia de peregrinos se hace grandiosa y siempre creciente, por lo cual se hace indispensable la construcción de una nueva Iglesia. La Basílica de Nuestra Señora fue construida entre 1858 y 1864.

La iglesia de Kevelaer fue elevada a la categoría de basílica papal en 1923. La Basílica es donde la gran peregrinación se celebra.

Aquí es donde el pueblo de Dios se reúne en oración con María, al igual que en los Hechos de los Apóstoles. La imagen de “La Asunción de la Santísima Virgen en el cielo” es un recordatorio de la meta de la peregrinación terrena. La pintura es la obra de Friedrich Stummel.

Se basa en la idea de la “biblia pauporum”: El peregrino que pasa tiempo en la Basílica en busca de la paz interior miradas en las pinturas y puede meditar sobre un acontecimiento en la vida de Cristo, la historia de la iglesia, la vida cristiana en los sacramentos, la Escritura o la Liturgia. Los innumerables adornos nunca se repiten. Al igual que su mensaje, su patrón es siempre nuevo. El esquema de color es claramente inspirado en la Santa Capilla en París.

La Nave y los cruceros sur y oeste se completaron en 1864 según los planos de Vincenz Statz, mientras que la torre, que tiene más de 90 metros de altura, se terminó 20 años después.

En el interior de la basílica, se encuentran las grandes masas de peregrinos. Aquí el pueblo de Dios se encuentra a sí mismo con la experiencia unificada en la oración con María, que está recogida en los Hechos de los Apóstoles.

El diseño neogótico de la iglesia de peregrinación alcanzó su punto por la contribución de Friedrich Stummel. A finales del siglo XIX él y sus estudiantes se hicieron cargo de la responsabilidad de la pintura del edificio y el diseño de las ventanas, que duró hasta bien entrado el siglo XX.

El presbiterio, enfrente de la capilla de Gracia fue construido en 1647. En 1889 fueron hechas las Estaciones de la Cruz en el borde de la ciudad. En 1934 fue hecha una renovación del gran escala. En el llamado Parque de María, se construyó un memorial a la guerra.

Durante la segunda guerra mundial, aunque el santuario estuvo situado en zona de operaciones, se salvó por la plegaria a la Virgen de los habitantes del lugar y por el coraje de un oficial alemán que no obedeció las órdenes de “volar” la Basílica y las Capillas de la Gracia y de la Luz.

Después de la guerra el peregrinaje se multiplicó y en el 1948 se hizo el Congreso de Pax-Christi, con el recuerdo en que fue construida la Capilla Pax-Christi.

Una lámpara, situada a la izquierda del altar, contiene un plato llevado por tres palomas y contiene la Luz de la Paz que fue traída a Kevelaer desde Lourdes, vía Altötting en 1949. Las tres palomas retratan los tres lugares de gran gracia: Lourdes, Altötting y Kevelaer. Una serpiente mira maliciosamente la lámpara. Esta representación nos advierte de rezar continuamente por la Paz a Nuestra Señora que pisó la cabeza de la serpiente.

Hoy, como en el pasado, este santuario de la “Consoladora de los Afligidos” en Kevelaer, es el destio para muchos peregrinos. Vienen de lejos y de cerca; del hogar y desde el exterior. Buscan la consolación para sus dolores y necesidades diarios en el viaje de su largo peregrinar en la vida terrenal. Ellos serán confortados por Nuestra Madre, que nos fue dada por el Señor mismo.

VIDEO

Pilgrimages of Europe: Kevelaer, Germany

Basilika Kevelaer, Ausläuten der großen Glocke

Wallfahrtsort Kevelaer

Fußwallfahrt nach Kevelaer 2008

Fußwallfahrt nach Kevelaer 2008

Fußwallfahrt nach Kevelaer 2008

IR ARRIBA

SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS (MES DE JUNIO)

junio 1, 2009
La Iglesia Católica recuerda durante todo el mes de Junio la devoción al Sagrado Corazón de Jesús con la finalidad de propagar la misma, venerándolo, honrándolo, e intenta imitarlo.

El acto propio de la devoción al Sagrado Corazón, es propiamente la Devoción al AMOR de Jesús, su objeto es Amar a Jesús tanto como el nos Ama y desde algún modo dentro en nuestra imperfección hacer un acto de reparación para quienes lo agravian, intentando, al menos, por este camino retribuirle a quien con tan inmenso Amor recibe los agravios del mundo.
…CONTIENE VIDEOS…

…VER VIDEOS…

Radica allí la importancia de los Actos de desagravio, la Hora santa, las letanías en su honor:
(“Casa de Dios y puerta del cielo”, ” Horno ardiente de caridad”, ” Abismo de todas las virtudes”, ” Lleno de bondad y de amor”, ” Fuente de todo consuelo”, ” Vida y resurrección nuestra”, ” Hecho obediente hasta la muerte”, ” Traspasado por una lanza”, ” Paz y reconciliación nuestra” y muchas más…),

La Devoción de los Primeros Viernes de mes, el uso del “ Deténte”, y por supuesto las maravillosas Promesas que nos hace Jesucristo para quienes practiquen esta devoción.

Promesas de Jesucristo a Santa Margarita María, a favor de las personas devotas de su Sagrado Corazón.

He aquí las promesas que hizo Jesús a Santa Margarita, y por medio de ella a todos los devotos de su Sagrado Corazón:

1. Les daré todas las gracias necesarias a su estado.
2. Pondré paz en sus familias.
3. Les consolaré en sus penas.
4. Seré su refugio seguro durante la vida, y, sobre todo, en la hora de la muerte.
5. Derramaré abundantes bendiciones sobre todas sus empresas.
6. Bendeciré las casas en que la imagen de mi Corazón sea expuesta y venerada.
7. Los pecadores hallarán en mi Corazón la fuente, el Océano infinito de la misericordia.
8. Las almas tibias se volverán fervorosas.
9. Las almas fervorosas se elevarán a gran perfección.
10. Daré a los sacerdotes el talento de mover los corazones más empedernidos.
11. Las personas que propaguen esta devoción tendrán su nombre escrito en mi Corazón, y jamás será borrado de El.
12. Les prometo en el exceso de mi misericordia, que mi amor todopoderoso concederá a todos aquellos que comulgaren por nueve primeros viernes consecutivos, la gracia de la perseverancia final; no morirán sin mi gracia, ni sin la recepción de los santos sacramentos. Mi Corazón será su seguro refugio en aquel momento supremo.

Las condiciones para ganar esta gracia son tres:

1. Recibir la Sagrada Comunión durante nueve primeros viernes de mes de forma consecutiva y sin ninguna interrupción.
2. Tener la intención de honrar al Sagrado Corazón de Jesús y de alcanzar la perseverancia final.
3. Ofrecer cada Sagrada Comunión como un acto de expiación por las ofensas cometidas contra el Santísimo Sacramento.

ANTECEDENTES DE LA DEVOCIÓN

En cuanto a la historia de la devoción podemos decir que ha existido desde los primeros tiempos de la iglesia, cuando se meditaba en el “costado y el corazón abierto de Jesús de donde salió sangre y agua”.

La devoción al Sagrado Corazón está, indudablemente, por encima de otras devociones, porque en la misma veneramos al MISMO CORAZÓN DE DIOS.

Antes que el mismo Jesucristo se apareciera a santa Margarita María de Alacoque, encontramos dentro de la Iglesia señales de la practica de esta devoción, en un intento por acercarse al corazón herido de Nuestro señor, a través de “esa herida” que representa para todos la gran herida del Amor.

Es así que observamos, en algunos monasterios benedictinos, o cistercienses, por influencia de San Anselmo o san Bernardo, los primeros atisbos; quizás algo tímidos; de esta devoción (sobre el siglo XI y XII), con algunos textos, según santa Matilde y santa Gertrudis la misma ya era conocida por esos tiempos, siendo la base para las más bellas oraciones y prácticas devocionales.

Y merece especial atención la visión de Santa Gertrudis en la fiesta de San Juan Evangelista, ya que constituye un hito en la historia de la devoción.

Habiéndosele permitido recostar su cabeza cerca del costado herido del Salvador, pudo escuchar los latidos del Divino Corazón. Le preguntó a Juan si en la noche de la Última Cena él también había podido escuchar tan deliciosas pulsaciones y, si así había sido, porqué no había hablado de ello. Juan le respondió que esa revelación había sido reservada para tiempos posteriores, cuando el mundo, habiéndose enfriado, necesitara que su amor se le recalentara…(“Legatus divinae pietatis”, IV, 305; “Revelationes Gertrudianae”, ed. Poitiers y Paris, 1877).

Entonces podemos recorrer la historia viendo que a partir del siglo XII y hasta el XVI, solo algunas almas devotas la practicaban, sobre todo desde el interior de sus congregaciones religiosas, por ejemplo: los cartujos, franciscanos, dominicos, jesuitas, etc., más solo como algo individual.

Hubieron muchos santos de importantes congregaciones que fueron “dándole” forma desde algún lugar y preparando que camino definitivo a la aparición a Santa Margarita María de Alacoque (de la Compañía de Jesús: Alvarez de Paz, Luis de la Puente, etc).

Entre los místicos y almas piadosas que practicaron esta devoción podemos nombrar a: San Francisco de Borja, San Pedro Canisio, San Luis Gonzaga y San Alfonso Rodríguez, de la Compañía de Jesús. Igualmente, a la Beata Marina de Escobar (+1633) en España; a las Venerables Magdalena de San José y Margarita del Santísimo Sacramento, ambas carmelitas, en Francia; Jeanne de San Mateo Deleloe (+1660), una benedictina, en Bélgica; la incomparable Armelle de Vannes (+1671).

Todo esto fue preparando el camino incluso la devoción franciscana a las cinco llagas y a la costumbre jesuita de colocar la imagen en la pagina de los títulos de sus libros y en los muros de sus templos.

JESUS LE PIDE A SANTA MARGARITA LA DEVOCIÓN

Fue Jesús mismo quien, en el siglo diecisiete, en Paray-le-Monial, Francia, solicitó, a través de una humilde religiosa, que se estableciera definitiva y específicamente la devoción a su Sacratísimo Corazón.

A Santa Margarita María de Alacoque se le debe el establecimiento del culto litúrgico al Sagrado Corazón de Jesús, que se simboliza en una imagen del mismo con las tres insignias:
Cruz, Corona y Herida de la Lanza para mostrarnos que El vivió para morir por nosotros y rescatarnos del pecado, por amor a Dios y a los hombres y cuyo Corazón es océano infinito de amor y misericordia. El Corazón de Cristo es perfecto modelo divino y humano.

Santa Margarita María de Alacoque era una religiosa de la Orden de la Visitación. Tenía un gran amor por Jesús. Y Jesús tuvo un amor especial por ella.

Cristo escogió a Margarita María Alacoque (1647-1690), una humilde monja visitandina del monasterio de Paray-le-Monial, para revelarle los deseos de su Corazón y para confiarle la tarea de impartir nueva vida a la devoción.

Nada indica que esta piadosa religiosa haya conocido la devoción antes de las revelaciones, o que, al menos, haya prestado alguna atención a ella.

Estas revelaciones fueron muy numerosas y son notables las siguientes apariciones. Como la que ocurrió en la fiesta de San Juan, en la que Jesús permitió a Margarita María, como antes lo había hecho con Santa Gertrudis, recargar su cabeza sobre su Corazón, y luego le descubrió las maravillas de su Amor, diciéndole que deseaba que fueran conocidas por toda la humanidad y que los tesoros de su bondad fueran difundidos. Añadió que Él la había escogido a ella para esta obra.

Se le apareció en varias ocasiones para decirle lo mucho que la amaba a ella y a todos los hombres y lo mucho que le dolía a su Corazón que los hombres se alejaran de Él por el pecado.

Durante estas visitas a su alma, Jesús le pidió que nos enseñara a quererlo más, a tenerle devoción, a rezar y, sobre todo, a tener un buen comportamiento para que su Corazón no sufra más con nuestros pecados.

El pecado nos aleja de Jesús y esto lo entristece porque Él quiere que todos lleguemos al Cielo con Él. Nosotros podemos demostrar nuestro amor al Sagrado Corazón de Jesús con nuestras obras: en esto precisamente consiste la devoción al Sagrado Corazón de Jesús.

Así lo comprendió santa Margarita, dedicándole su vida a la difusión de los pedidos que el Sagrado Corazón le hizo desde el momento en que la eligió, como portadora de tan importante misión.

QUIEN ERA SANTA MARGARITA

Santa Margarita nació un 25 de julio de 1647, en Janots, Borgoña. Fue la quinta de 7 hijos de un notario acomodado.

El párroco, Antonio Alacoque, tío suyo, la bautiza a los tres días de nacida. Ella dice en su autobiografía que desde pequeña le concedió Dios que Jesucristo fuera el único dueño de su corazón. Y le concedió otro gran favor: un gran horror al pecado, de manera que aun la más pequeña falta le resultaba insoportable.

A los cuatro años Margarita hizo una promesa al Señor. Sintiéndose inspirada rezó: “O Dios Mío, os consagro mi pureza y hago voto de perpetua castidad.” (Aunque ella misma confesó mas tarde que no entendía lo que significaba las palabras “voto” o “castidad.” )

Aprendió a rezar el rosario y lo recitaba con especial fervor cada día y la Virgen Santísima le correspondió librándola de muchos peligros.

Cuando tenía 8 años falleció su padre y esto marca un antes y un después en su vida familiar.

La llevan al colegio de las Clarisas y a los nueve años hace La Primera Comunión. Dice “Desde ese día el buen Dios me concedió tanta amargura en los placeres mundanos, que aunque como jovencita inexperta que era a veces los buscaba, me resultaban muy amargos y desagradables. En cambio encontraba un gusto especial en la oración”.

Vino una enfermedad que la tuvo paralizada por varios años. Pero al fin se le ocurrió consagrarse a la Virgen Santísima y ofrecerle propagar su devoción. Apenas hizo la promesa, recobró la salud. Dice Sta. Margarita: “Recibí la salud, y una nueva protección de esta Señora la cual se declaró dueña de mi Corazón, que mirándome como suya, me gobernaba como consagrada a Ella, me reprendía mis faltas y me enseñaba a hacer la voluntad de Dios.”

Era muy joven cuando quedó huérfana de padre, y entonces la mamá de Don Claudio Alacoque y dos hermanas de él, se vinieron a la casa y se apoderaron de todo y la mamá de Margarita y sus cinco niños se quedaron como esclavizados. Todo estaba bajo llave y sin el permiso de las tres mandonas mujeres no salía nadie de la casa. Así que a Margarita no le permitían ni siquiera salir entre semana a la iglesia. Ella se retiraba a un rincón y allí rezaba y lloraba. La regañaban continuamente.

En medio de tantas penas le pareció que Nuestro Señor le decía que deseaba que ella imitara lo mejor posible en la vida de dolor al Divino Maestro que tan grandes penas y dolores sufrió en su Pasión y muerte. En adelante a ella no sólo no le disgusta que le lleguen penas y dolores sino que acepta todo esto con el mayor gusto por asemejarse lo mejor posible a Cristo sufriente.

Lo que más la hacía sufrir era ver cuán mal y duramente trataban a su propia madre. Pero le insistía en que ofrecieran todo esto por amor de Dios.

Una vez la mamá se enfermó tan gravemente de erisipela que el médico diagnosticó que aquella enfermedad ya no tenía curación.

Durante todo el tiempo de la enfermedad, Margarita apenas dormía y comía muy escasamente. Pero no dejaba de dirigirse al Señor y le decía con frecuencia,
Mi Soberano Maestro, si Vos no lo quisieras, no sucedería esto, pero os doy gracias de haberlo permitido para hacerme semejante a Vos.”

Margarita se fue entonces a asistir a una Santa Misa por la salud de la enferma y al volver encontró que la mamá había empezado a curar de manera admirable e inexplicable.

Además de la salud, esta promesa logró en Margarita un profundo sentido de unión con la Virgen, quién, desde ese momento, empezó a dirigir toda su vida. Pero no sin dificultades.
“Apenas comencé a gozar de plena salud”, recordará mas tarde Margarita, ” me fui tras la vanidad y afecto de las criaturas, halagándome que la condescendiente ternura que por mí sentían mi madre y mis hermanos me dejara en libertad para algunas ligeras diversiones y para consagrar a ellas todo el tiempo que deseara…”

La Virgen la reprende severamente cuando la veía dispuesta a sucumbir en la terrible lucha que sostenía en su interior.

Estando en una ocasión rezando el rosario sentada, se le presentó la Virgen ante ella y le dijo “Hija mía, me admiro que me sirvas con tanta negligencia.” Y causaron tal impresión estas palabras en la vida de Margarita, que le sirvieron de aviso para toda su vida.

Pero la Virgen es también ternura y consuelo. Un día le dijo a Margarita: “Nada temas; tu serás mi verdadera hija, y yo seré siempre tu buena Madre”.

Santa Margarita María hizo voto a la Virgen de ayunar todos los sábados y de rezar el oficio de su Inmaculada Concepción. Viendo su deseo de radical entrega, La Stma. Virgen le ayuda a alcanzar su meta.

Y así iba creciendo en Margarita un gran amor a la oración y al Santísimo Sacramento. Ella se lamentaba, pues sentía que no sabía como orar, y fue el mismo Señor quien le enseñaba. Él la movía a arrodillarse ante Él y pedirle perdón por todas sus ofensas y después de adorarlo, era el mismo Señor quien se le presentaba en El misterio que El quería que ella meditase. Y consumido en Él, crecía en ella el deseo de solo amarlo cada vez más.

Mas la confusión arribaba a su vida una y otra vez, los parientes insistían en que debía casarse, para lo cual la joven no solo sentía temor, pues no quería ir en contra del voto que había hecho en la niñez.

Por otro lado su madre le insistía, llorando le suplicaba, que no había otro modo de salir de la miseria en que vivían sino era porque ella contrajera matrimonio, teniendo el consuelo de poder dejar ese suplicio si Margarita contraía nupcias.

Todo esto fue terriblemente doloroso para ella, el demonio la tentaba continuamente diciéndole que si se hacía religiosa eso mataría a su mamá, y Margarita se sentía totalmente atormentada por no querer faltar a sus votos.

Pero el amor por su madre hizo que comenzara a justificarse, diciéndose a si misma que cuando hizo los votos no sabía qué era lo que estaba diciendo, por lo tanto podía obtener dispensas

Comenzó entonces una etapa para ella en la que quería “salir” al mundo y divertirse lo que más pudiese, mas entre esos pasatiempos el señor la llamaba a su Corazón, cuando ella entraba en recogimiento, Jesús le hacía severas reprensiones ante las cuales margarita sufría terriblemente.

Dice Sta. Margarita: “Me lanzaba Jesús flechas tan ardientes, que traspasaban mi corazón y lo consumían dejándome como transida de dolor. Pasando esto, volvía a mis resistencias y vanidades”.

En una ocasión Jesús le dijo: “Te he elegido por esposa y nos prometimos fidelidad cuando hiciste el voto de castidad. Soy yo quien te motivo a hacerlo, antes de que el mundo tuviera parte en tu corazón… Y después te confié al cuidado de mi Santa Madre, para que te formase según mis designios”.

Finalmente el Divino Maestro se le aparece todo desfigurado, cual estaba en Su flagelación y le dice: “¿Y bien querrás gozar de este placer?- Yo no gocé jamás de ninguno, y me entregué a todo género de amarguras por tu amor y por ganar tu corazón- ¿Querrás ahora disputármelo?”.

Comprendió ella que era su vanidad la que había reducido al Señor a tal estado. Que estaba ella perdiendo un tiempo tan precioso, del cual se le perdería una cuenta rigurosa a la hora de su muerte. Y con esta gracia extraordinaria, revivió en ella el deseo de la vida religiosa con tal ardor, que resolvió abrazarla a costa de cualquier sacrificio, aunque pasarían cinco años antes de poder realizarlo.

INGRESO EN EL CONVENTO DE LA VISITACIÓN

Cuando sus parientes por fin se dieron cuenta de la firmeza de Margarita, la enviaron a la casa de unos de sus tíos que tenían una hija religiosa de la Orden de las Ursulinas. Pero Margarita no sentía que era ahí donde el Señor la quería y además sentía en su corazón una voz que le decía, “No es ahí donde te quiero, sino en Santa María.”

Una vez, viendo ella un cuadro de San Francisco de Sales, le pareció que le dirigía una mirada tan paternalmente amorosa, llamándola a ser su hija.

Sintió que debía ella ser de la orden que este santo había fundado junto con Santa Juana de Chantal: las Visitandinas. Además, sentía mucha atracción hacia esta orden porque llevaba el nombre de María Santísima: Las Visitantinas, en honor al misterio de la Visitación.

Después de muchas dificultades en convencer a sus parientes de que ella quería entrar en el convento de la Visitación, por fin logró Margarita lo que tanto deseaba, y eligió a Paray.

En cuanto entró al locutorio del convento de Paray, oyó en su corazón un voz:, “Aquí es donde te quiero.” Su hermano le regaló la dote y Margarita ingresó en el Convento de la Visitación de Paray-le-Monial el 20 de junio de 1671.

Transcurridos dos meses de postulantado, tomó el santo hábito el 25 de agosto de 1671. Dijo entonces: “Mi divino Maestro me dio a entender que estábamos en días de nuestros desposorios, los cuales le daban un nuevo imperio sobre mí; enseguida me dio a conocer que, a imitación de los amantes apasionados, no me daría a gustar, durante este tiempo, sino lo que había de mas dulce en la suavidad de las caricias de su amor”.

La joven novicia se mostró humilde, obediente, sencilla y franca en el noviciado. Según el testimonio de una de sus connovicias, edificó a toda la comunidad “por su caridad para con sus hermanas, a las que jamás dijo una sola palabra que pudiese molestarles, y por la paciencia con que soportó las duras reprimendas y humillaciones a las que fue sometida con frecuencia”.

En efecto, el noviciado de la santa no fue fácil. Por ejemplo, por mas que le pidiese su superiora, le era imposible a Margarita practicar la meditación discursiva. Ella cuenta, “Por mas esfuerzos que hacía yo por practicar el método que me enseñaban, acababa siempre por volver al método de mi Divino Maestro, aunque no quisiese.”

Este le causaba mucho dolor ya que su mayor deseo era de obedecer a su Superiora.

También hubo otra situación que fue causa de gran abnegación para Margarita. Se trata de una natural repugnancia que tenía toda la familia de Margarita hacia el queso. Era tanta la aversión que tenían al queso, que el hermano de Margarita le pidió expresamente a las hermanas que no le obligasen a Margarita jamás el tener que comerlo.

Pero ya en el convento, se dio todo lo opuesto. Margarita, por obediencia tenía que comer queso. Al principio no podía por las nauseas que le daban y salía corriendo. Pero le suplicaba a su Señor que le ayudase ya que ella no quería ser diferente de las demás en nada. Con gran esfuerzo de su parte, Margarita logró comer queso. Cosa que ofreció como sacrificio por mas de diez años.

Otra dificultad para Margarita fue el hecho de su propia vida tan sobrenatural. Pues sus superiores le indicaban que esas formas de espiritualidad no iban con el espíritu de la Visitación.

Miraban con recelo sus experiencias como sujetas a la ilusión y al engaño. Y así dudaban sus superioras el permitir que Margarita hiciese sus votos de profesión y le mandaron que le pidiese al Señor que la hiciese útil a la santa religión por la práctica exacta de todas las observancias.

Esto Margarita lo llevó al Señor y el le respondió:
“Di a tu Superiora que te haré más útil a la religión de lo que ella piensa; pero de una manera que aún no es conocida sino por Mí.
Y en adelante adaptaré mis gracias al espíritu de la regla, a la voluntad de tus superioras y a tu debilidad, de suerte que has de tener por sospechoso cuanto te separe de la práctica exacta de la regla, la cual quiero que prefieras a todo.
Además, me contento de que antepongas a la mía, la voluntad de tus superiores, cuando te prohíben ejecutar lo que te hubiere mandado.
Déjales hacer cuanto quisieren de ti: Yo sabré hallar el medio de cumplir mis designios, aun por vías que parezcan opuestas y contrarias. No me reservo sino el dirigir tu interior y especialmente tu corazón, pues habiendo establecido en él, el imperio de mi puro amor, jamás le cederé a ningún otro.”

El Señor no enseñó que la voluntad divina se pueda relegar a favor de la autoridad humana. Mas bien el Señor enseñó a Margarita que la obediencia a sus superioras es, en efecto, el medio mas seguro para acatar Su divina voluntad. Ya que aun siendo sus superioras limitadas, la obediencia lograría que la voluntad divina triunfe a pesar de todo.

El Señor promete que si ella obedece a sus superioras… “yo sabré hallar el medio de cumplir mis designios”

La Madre Superiora quedó contenta con la respuesta del Señor recibida por Margarita y a esta se le abren las puertas para hacer su voto de profesión el 6 de noviembre, de 1672.

“El Señor por su parte cumplió plenamente su promesa, pues El se encargó de trabajar fuertemente en purificar y transformar su corazón en un corazón semejante al suyo.”

El sacerdote al celebrar su profesión dijo: “Jesucristo te iluminará. Ve delante por las sendas del justo, como la aurora resplandeciente…!”

Escribió Santa Margarita ese día por la tarde: “Yo vil y miserable criatura, prometo a mi Dios someterme y sacrificarme a todo lo que pida de mí; inmolando mi corazón al cumplimiento de todo lo que sea de su agrado, sin reserva de otro interés mas que de su mayor Gloria y puro amor, al cual consagro y entrego todo mi ser y todos mis momentos”.

EL SEÑOR LE DIO TRES ARMAS

Podemos decir que santa Margarita recibió del Altísimo Tres Armas, para lograr su transformación y purificación.

CONSIDERANDO LA PRIMERA: UNA CONCIENCIA DELICADA, Y UN PROFUNDO ODIO ANTE LA MÁS PEQUEÑA FALTA.

Cierta vez le dijo Jesús cuando ella había cometido una pequeña falta
“Sabed que soy un Maestro santo, y enseño la santidad. Soy puro, y no puedo sufrir la más pequeña mancha. Por lo tanto, es preciso que andes en mi presencia con simplicidad de corazón en intención recta y pura.
Pues no puedo sufrir el menor desvío, y te daré a conocer que si el exceso de mi amor me ha movido a ser tu Maestro para enseñarte y formarte en mi manera y según mis designios, no puedo soportar las almas tibias y cobardes, y que si soy manso para sufrir tus flaquezas, no seré menos severo y exacto en corregir tus infidelidades.”

Y así confiesa Margarita que nada era mas doloroso para ella que ver a Jesús incomodado contra ella, aunque fuese de forma muy poca. Y en comparación a este dolor, nada le parecía los demás dolores, correcciones y mortificaciones y por tanto, acudía inmediatamente a pedir penitencia a su superiora cuando cometía una falta, pues sabía que Jesús solo se contentaba con las penitencias impuestas por la obediencia.

ESTA ARMA SE FUNDAMENTA EN SU GRAN DESEO DE AMAR.

SU SEGUNDA ARMA: LA SANTA OBEDIENCIA

Lo que más severamente le reprendía Jesús a Margarita eran sus faltas en la obediencia, ya sea a sus superiores o a su regla.

La menor réplica a los superiores con señales de incomodidad o repugnancia le es insoportable al Señor en un alma religiosa. Una vez corrigiéndola le decía:

“Te engañas creyendo que puedes agradarme con esa clase de acciones y mortificaciones en las cuales la voluntad propia, hecha ya su elección, más bien que someterse, consigue doblegar la voluntad de las superioras.
¡Oh! yo rechazo todo eso como fruto corrompido por el propio querer, el cual en un alma religiosa me causa horror, y me gustaría mas verla gozando de todas sus pequeñas comodidades por obediencia, que martirizándose con austeridades y ayunos por voluntad propia.”

SU TERCERA ARMA: SU SANTA CRUZ

La Cruz es el mas precioso de todos sus regalos. Un día después que ella recibió la comunión, se hizo presente ante los ojos de ella una gran cruz, cuya extremidad no podía ver; estaba la cruz toda cubierta de flores.

Y el Señor le dijo:
“He ahí el lecho de mis castas esposas, donde te haré gustar las delicias de mi amor; poco a poco irán cayendo esas flores, y solo te quedarán las espinas, ocultas ahora a causa de tu flaqueza, las cuales te harán sentir tan vivamente sus punzadas, que tendrás necesidad de toda la fuerza de mi amor para soportar el sufrimiento.”

Era de esta forma intensa y purificadora que el Señor obraba sus designios en el corazón de Margarita. Él, para desatar cada vez mas de su alma el afecto a las cosas de esta tierra y sobre todo a si misma, quiso permitir que viniesen sobre ella continuas humillaciones y desprecios. Pero no dejaba por ello el Señor de suplirle todas la gracias necesarias.

En otra ocasión le dijo el Señor:
“Has de querer como si no quisieras, debiendo ser tus delicias agradarme a mí. No debes buscar nada fuera de mí pues de lo contrario injuriarías a mi poder y me ofenderías gravemente, ya que yo quiero ser solo todo para ti.”

Al día siguiente de su profesión destinaron a Margarita a la enfermería, como auxiliar de la enfermera, Sor Catalina Marest, excelente religiosa, aunque de temperamento activo, diligente y eficiente. Margarita en cambio era callada, lenta y juiciosa.

Recordándose ella después de su paso por la enfermería, escribía: “Solo Dios sabe lo que tuve que sufrir allí.” Y no eran exageradas sus palabras pues había recibido un sin numero de insultos y desengaños durante ese tiempo.

Jesús le comunicó una parte de sus terribles angustias en Getsemaní y la quiere víctima inmolada.

Ella le dice a Jesús: “Nada quiero sino tu Amor y tu Cruz, y esto me basta para ser Buena Religiosa, que es lo que deseo.”

REVELACIONES DEL CORAZÓN DE JESÚS

Aquí es donde nos adentramos en la profundidad del misterio que Jesús le comienza a develar a santa Margarita.

PRIMERA REVELACIÓN

El 27 de diciembre de 1673, día de San Juan el Apóstol, Margarita María, que tenía solo 14 meses de profesa y 26 años de edad, estaba como de costumbre arrodillada ante el Señor en el Santísimo Sacramento expuesto en la capilla.

Era el momento de la primera gran revelación del Señor. Ella lo cuenta así:
“Estando yo delante del Santísimo Sacramento me encontré toda penetrada por Su divina presencia. El Señor me hizo reposar por muy largo tiempo sobre su pecho divino, en el cual me descubrió todas las maravillas de su amor y los secretos inexplicables de su Corazón Sagrado.

El me dijo:
“Mi Divino Corazón, está tan apasionado de Amor a los hombres, en particular hacia ti, que, no pudiendo contener en el las llamas de su ardiente caridad, es menester que las derrame valiéndose de ti y se manifieste a ellos para enriquecerlos con los preciosos dones que te estoy descubriendo? los cuales contienen las gracias santificantes y saludables necesarias para separarles del abismo de perdición. Te he elegido como un abismo de indignidad y de ignorancia, a fin de que sea todo obra mía.”

“Luego, continúa Margarita, me pidió el corazón, el cual yo le suplicaba tomara y lo cual hizo, poniéndome entonces en el suyo adorable, desde el cual me lo hizo ver como un pequeño átomo que se consumía en el horno encendido del suyo, de donde lo sacó como llama encendida en forma de corazón, poniéndolo a continuación en el lugar de donde lo había tomado, diciéndome al propio tiempo:

“He ahí, mi bien amada, una preciosa prenda de mi amor, que encierra en tu costado una chispa de sus mas vivas llamas, para que te sirva de corazón y te consumas hasta el último instante y cuyo ardor no se extinguirá ni enfriará. De tal forma te marcaré con la Sangre de mi Cruz, que te reportará más humillaciones que consuelos. Y como prueba de que la gracia que te acabo de conceder no es nada imaginario, aunque he cerrado la llaga de tu costado, te quedará para siempre su dolor y, si hasta el presente solo has tomado el nombre de esclava mía, ahora te doy el de discípula muy amada de mi Sagrado Corazón.”

Después de este favor tan grande, Margarita quedó por muchos días como abrasada toda y embriagada y tan fuera de si que podía hablar y comer solamente haciéndose una gran violencia. Ni siquiera podía compartir lo sucedido con su superiora lo cual tenia gran deseo de hacer. Tampoco podía dormir, pues la llaga, cuyo dolor le era tan grato, engendraba en ella tan vivos ardores, que la consumía y la abrasaba toda.

A partir de la primera revelación, Margarita sufriría todos los primeros viernes de mes una reproducción de la misteriosa llaga del costado, cosa que le sucedería hasta su muerte. Estos eran los momentos particularmente elegidos por el Señor para manifestarle lo que quería de ella y para descubrirle los secretos de su amable Corazón.

Entre estas visitas le decía el Señor, “Busco una víctima para mi Corazón, que quiera sacrificarse como hostia de inmolación en el cumplimiento de mis designios.”

En su gran humildad, Margarita le presentó varias almas que, según ella corresponderían más fielmente. Pero el Señor le respondió que era ella a quien había escogido. Esto no era sino ocasión de confusión para Margarita pues su temor era que llegasen a atribuir a ella las gracias que del Señor recibía.

SEGUNDA REVELACIÓN

Unos dos o tres meses después de la primera aparición, se produjo la segunda gran revelación.

Escribe Margarita:
“El divino Corazón se me presentó en un trono de llamas, mas brillante que el sol, y? transparente como el cristal, con la llaga adorable, rodeado de una corona de espinas y significando las punzadas producidas por nuestros pecados, y una cruz en la parte superior…
…la cual significaba que, desde los primeros instantes de su Encarnación, es decir, desde que se formó el Sagrado Corazón, quedó plantado en el la cruz, quedando lleno, desde el primer momento, de todas las amarguras que debían producirle las humillaciones, la pobreza, el dolor, y el menosprecio que su Sagrada Humanidad iba a sufrir durante todo el curso de su vida y en Su Santa Pasión.”

“Me hizo ver,” continúa Margarita , “que el ardiente deseo que tenía de ser amado por los hombres y apartarlos del camino de la perdición, en el que los precipita Satanás en gran número, le había hecho formar el designio de manifestar su Corazón a los hombres, con todos los tesoros de amor, de misericordia, de gracias, de santificación, y de salvación que contiene, a fin de que cuantos quieran rendirle y procurarle todo el amor, el honor y la gloria que puedan, queden enriquecidos abundante y profusamente con los divinos tesoros del Corazón de Dios, cuya fuente es, al que se ha de honrar bajo la figura de su Corazón de carne, cuya imagen quería ver expuesta y llevada por mi sobre el corazón, para grabar en el, su amor y llenarlo de los dones de que está repleto, y para destruir en él todos los movimientos desordenados.

Que esparciría sus gracias y bendiciones por dondequiera que estuviere expuesta su santa imagen para tributarle honores, y que tal bendición sería como un último esfuerzo de su amor, deseoso de favorecer a los hombres en estos últimos siglos de la Redención amorosa, a fin de apartarlos del imperio de Satanás, al que pretende arruinar, para ponernos en la dulce libertad del imperio de su amor, que quiere restablecer en el corazón de todos los que se decidan a abrazar esta devoción.”

En esta segunda gran revelación, Nuestro Señor empezó a descubrir sus intenciones y formular sus promesas.

La imagen del Sagrado Corazón de Cristo es el símbolo de su ardiente amor hacia nosotros, el cual había entregado sin condiciones, y el Señor quería que esta imagen se expusiese en las casas o llevarse sobre el pecho en forma de Medalla, ofreciendo así promesas de gracias y bendiciones a quienes lo veneraban.

Pero por el momento Margarita no podía decir nada de lo que había visto pues no había llegado la hora. Estas revelaciones tendrían que pasar primero por muchos exámenes y sufrir mucha oposición. Y aún había mucho más que Jesús quiera revelar.

TERCER REVELACIÓN

En lo que probablemente era el primer viernes de junio de 1674, fiesta de Corpus Christi, tuvo Margarita la tercera gran revelación.

Una vez entre otras, escribe Sta. Margarita, “Que se hallaba expuesto el Santísimo Sacramento, después de sentirme retirada en mi interior por un recogimiento extraordinario de todos mis sentidos y potencias, Jesucristo mi Amado se presentó delante de mi todo resplandeciente de Gloria, con sus cinco llagas brillantes, como cinco soles y despidiendo de su sagrada humanidad rayos de luz de todas partes pero sobre todo de su adorable pecho, que parecía un horno encendido; y, habiéndose abierto, me descubrió su amante y amable Corazón.”

Entonces Jesús le explicó las maravillas de su puro amor y hasta que exceso había llegado su amor para con los hombres de quienes no recibía sino ingratitudes. Esta aparición es mas brillante que las demás. Amante apasionado, se queja del desamor de los suyos y así divino mendigo, nos tiende la mano el Señor para solicitar nuestro amor.

LE DIRIGE LAS SIGUIENTES PETICIONES:

Comulgarás tantas veces cuanto la obediencia quiera permitírmelo.

Jueves a viernes haré que participes de aquella mortal tristeza que Yo quise sentir en el huerto de los olivos; tristeza que te reducirá a una especie de agonía mas difícil de sufrir que la muerte.

Por acompañarme en la humilde oración que hice entonces a mi Padre en medio de todas mis congojas, te levantaré de once a doce de la noche para postrarte durante una hora conmigo; el rostro en el suelo, tanto para calmar la cólera divina, pidiendo misericordia para los pecadores, como para suavizar, en cierto modo, la amargura que sentí al ser abandonado por mis apóstoles, obligándome a echarles en cara el no haber podido velar una hora conmigo…

“Una vez, estando expuesto el Santísimo Sacramento, se presentó Jesucristo resplandeciente de gloria, con sus cinco llagas que se presentaban como otro tanto soles, saliendo llamaradas de todas partes de Su Sagrada Humanidad, pero sobre todo de su adorable pecho que, parecía un horno encendido. Habiéndose abierto, me descubrió su amabilísimo y amante Corazón, que era el vivo manantial de las llamas. Entonces fue cuando me descubrió las inexplicables maravillas de su puro amor con que había amado hasta el exceso a los hombres, recibiendo solamente de ellos ingratitudes y desconocimiento.

“Eso,” le dice Jesús a Margarita, “fue lo que más me dolió de todo cuanto sufrí en mi Pasión, mientras que si me correspondiesen con algo de amor, tendría por poco todo lo que hice por ellos y, de poder ser, aún habría querido hacer más. Mas sólo frialdades y desaires tienen para todo mi afán en procurarles el bien. Al menos dame tú el gusto de suplir su ingratitud de todo cuanto te sea dado conforme a tus posibilidades.”

Ante estas palabras, Margarita solo podía expresarle al Señor su impotencia, él le replicó:
“Toma, ahí tienes con qué suplir cuanto te falte.”

Y del Corazón abierto de Jesús, salió una llamarada tan ardiente que pensó que la iba a consumir, pues quedó muy penetrada y no podía ella aguantarlo, por lo que le pidió que tuviese compasión de su debilidad. El le respondió:
“Yo seré tu fortaleza, nada temas, solo has de estar atenta a mi voz y a lo que exija de ti con el fin de prepararte para la realización de mis designios.”

JESÚS LE EXPLICA A SANTA MARGARITA LA PRÁCTICA

Entonces el Señor le describió a Margarita exactamente de que forma se iba a realizar la práctica de la devoción a Su Corazón, junto con su propósito, que era la reparación. Finalmente, Jesús mismo le avisa sobre las tentaciones que el demonio levantará para hacerla caer.

“Primeramente me recibirás en el Santísimo Sacramento tanto como la obediencia tenga a bien permitírtelo; algunas mortificaciones y humillaciones por ello habrán de producirse y que recibirás como gajes de mi amor.

Comulgarás, además, todos los primeros viernes de mes, y en la noche del jueves al viernes, te haré participe de la mortal tristeza que quise sentir en el huerto de los Olivos, cuya tristeza te reducirá, sin que logres comprenderlo, a una especie de agonía más difícil de soportar que la muerte.

Para acompañarme en la humilde plegaria que elevé entonces a mi Padre, en medio de todas tus angustias, te levantarás entre las once y las doce de la noche para postrarte conmigo durante una hora, con la cara en el suelo, tanto para apaciguar la cólera divina, pidiendo por los pecadores, como para endulzar de algún modo la amargura que sentía por el abandono de mis apóstoles, lo cual me llevó a reprocharles que no habían podido velar una hora conmigo.

Durante esa hora harás lo que te diga. Pero, oye hija mía, no creas a la ligera todo espíritu, ni te fíes, porque Satanás está rabiando por engañarte. Por eso, no hagas nada sin permiso de los que te guían, a fin de que, contando con la autoridad de la obediencia, él no pueda engañarte, ya que no tiene poder alguno sobre los obedientes.”

Ciertamente en Sagrado Corazón de Jesús, no había exagerado cuando le advirtió a santa Margarita que su vida debería pasar por numerosas pruebas, tras la aparición a Margarita comenzaron a faltarle las fuerzas y cayó desmayada, sus hermanas la cargaron y se la llevaron a la Madre Superiora, quien al verla en ese estado en que ni siquiera podía sostenerse y al tenerla arrodillada ante sus pies, aprovechó para mortificarla y humillarla, al responderle margarita lo que había sucedido, contándole todo lo que había vivido, mas se enfureció, mas la humilló, y se negó absolutamente a conceder nada de lo que el Señor le había mandado a hacer, la despreció.

Este deseo que desde las revelaciones devoraba a Margarita, le produjo una fiebre continua, ante esa misteriosa enfermedad la madre Superiora, comenzó a temer y por tanto le dijo a Margarita.: “Pida a Dios su curación, de esta forma sabré si todo viene del Espíritu del Señor.”

No demoró Margarita en cumplir la orden de su superiora y el Señor, por intermedio de la Santísima Virgen María recobró POR COMPLETO SU SALUD, de ese modo obtuvo el poder para cumplir lo que el Señor le había pedido.

Viendo la Madre Superiora que las visiones continuaban y ya no ocurriéndosele cómo asegurarse de su veracidad, es que decide consultar con los teólogos, creyendo que le debía obligar a romper el silencio que hasta entonces había mantenido, para habar con personas de la doctrina.

Fue entonces que Margarita se sometió a estas personas, y no sin gran violencia por parte de ellas para vencer su extremada timidez, contó entonces ella todo lo sucedido.

Pero el Señor permitió que alguno de los consultados no conociesen la verdad de las revelaciones, la condenaron su atractivo por la oración, la trataron de visionaria y no le permitieron detenerse en sus “inspiraciones”, uno de ellos la mando a alimentarse, creyendo que así mejorarían las cosas.

Entre los cometarios que tuvo que soportar estaba “que el diablo era el autor de cuanto sucedía en ella, y que se perdería si no se mantenía en guardia en contra de sus engaños e ilusiones”.

Para Margarita con esto comenzó una profunda agonía porque por un lado temía el estar en un error y dejarse llevar por el mismo, mas no podía resistir las atracciones de Dios, se sentía tan abandonada, ya que todos aseguraban que no la guiaba el Santo Espíritu de Dios, y ella no podía resistírsele.

Comenzaban dentro del mismo convento una batalla, contra ella, movimientos de cabeza, miradas significativas, reprobatorias, muecas y creyéndola presa del demonio la rociaban con agua bendita cada vez que ella pasaba

EL TRIUNFO

El Señor le había prometido a Margarita que su obra triunfaría a pesar de todos los obstáculos.

Esta promesa empezó a cumplirse cuando, a primeros días de febrero de 1675, le envío al jesuita Padre Claudio Colombiere. En cuanto este santo sacerdote habló con Margarita, pudo ver su santidad y creyó en sus revelaciones, lo cual comunicó inmediatamente a la Madre Superiora.

Ante el juicio del Padre Claudio, quién era reconocido por su sabiduría y santidad, la Madre Superiora pudo por fin descansar y le ordenó a Margarita que le contase todo al Padre Colombiere.

CUARTA REVELACIÓN

Fue bajo esta nueva aceptación que se dio la cuarta y ultima revelación que se puede considerar como la más importante. El Señor quería establecer en la Iglesia una fiesta litúrgica en honor del Sagrado Corazón de Jesús.

Sucedió esta revelación en el curso de la octava del Corpus Christi del año 1675, o sea entre el 13 y el 20 de junio.

Cuenta Margarita:”Estando ante el Santísimo Sacramento un día de su octava, y queriendo tributarle amor por Su tan gran amor, me dijo el Señor”:

“No puedes tributarme ninguno mayor que haciendo lo que tantas veces te he pedido ya.”

Entonces el Señor le descubrió su Corazón y le dijo:
“He aquí el Corazón que tanto ha amado a los hombres y que no ha ahorrado nada hasta el extremo de agotarse y consumirse para testimoniarles su amor. Y, en compensación, sólo recibe, de la mayoría de ellos, ingratitudes por medio de sus irreverencias y sacrilegios, así como por las frialdades y menosprecios que tienen para conmigo en este Sacramento de amor. Pero lo que más me duele es que se porten así los corazones que se me han consagrado.

Por eso te pido que el primer viernes después de la octava del Corpus se celebre una fiesta especial para honrar a mi Corazón, y que se comulgue dicho día para pedirle perdón y reparar los ultrajes por él recibidos durante el tiempo que ha permanecido expuesto en los altares.

También te prometo que mi Corazón se dilatará para esparcir en abundancia las influencias de su divino amor sobre quienes le hagan ese honor y procuren que se le tribute.”

El Padre Colombiere le ordenó a Margarita a que cumpliese plenamente la voluntad del Señor. Y que también escribiese todo cuanto le había revelado. Margarita obedeció a todo lo que se le pidió pues su más grande deseo era que se llegase a cumplir el designio del Señor.

Dios permitió que enviaran de capellán al convento de Margarita a San Claudio de la Colombiere y este hombre de Dios que era jesuita, obtuvo que en la Compañía de Jesús fuera aceptada la devoción al Corazón de Jesús. Desde entonces los jesuitas la han propagado por todo el mundo.

Pasarían mas de diez años antes que se llegase a instituir la devoción al Sagrado Corazón de Jesús en el monasterio de la Visitación.

Serian diez años muy duros para Margarita. La Madre Superiora, que por fin llego a creer en ella, fue trasladada a otro monasterio. Pero antes de irse ordena a Margarita a que relatara ante toda la comunidad todo cuanto el Señor le había revelado.

Ella accedió solo en nombre de la santa obediencia y les comunicó a todas lo que el Señor le había revelado incluyendo los castigos que Él haría caer sobre la comunidad y sobre ellas.

Y cuando todos enfurecidos empezaron a hablarle duramente, Margarita se mantuvo callada, aguantando en humildad todo cuanto le decían. Al siguiente día, la mayoría de las monjas sintiéndose culpables de lo que habían hecho, acudían a la confesión.

Margarita entonces oyó que el Señor le decía que ese día por fin llegaba la paz de nuevo al monasterio y que por su gran sufrimiento, Su Divina Justicia había sido aplacada.

En contra de su voluntad, Margarita fue asignada como maestra de novicias y asistente a la superiora. Esto llegó a ser parte del plan del Señor para que por fin se empezara a abrazar la devoción del Sagrado Corazón de Jesús.

Enseñó a las novicias la devoción al Sagrado Corazón (que consiste en imitar a Jesús en su bondad y humildad y en confiar inmensamente en Él, en ofrecer oraciones y sufrimientos y misas y comuniones para desagraviarlo, y en honrar su santa imagen) y aquellas jóvenes progresaron rapidísimo en santidad.

Luego enseñó a su hermano (comerciante) esta devoción y el hombre hizo admirables progresos en santidad.

Los jesuitas empezaron a comprobar que en las casas donde se practicaba la devoción al Corazón de Jesús las personas se volvían mucho más fervorosas.

El Corazón de Jesús le dijo:
“Si quieres agradarme confía en Mí. Si quieres agradarme más, confía más. Si quieres agradarme inmensamente, confía inmensamente en Mí”.

Antes de morir obtuvo que en su comunidad se celebrara por primera vez la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús.

Sin embargo Margarita nunca llegó a ver durante su vida en la tierra el pleno reconocimiento de esta devoción.

En la tarde del 17 de octubre del 1690, habiendo Margarita previamente indicado esta fecha como el día de su muerte, encomendó su alma a su Señor, quien ella había amado con todo su corazón. Muere entre 7 y 8 PM. Tenía 43 años de edad y 18 años de profesión religiosa.

Pasaron solamente tres años después de su muerte cuando el Papa Inocencio XIII empezó un movimiento que abriría las puertas a esta devoción.

Proclamó una bula papal dando indulgencias a todos los monasterios Visitantinos, que resultó en la institución de la fiesta del Sagrado Corazón en la mayoría de los conventos.

En 1765, el Papa Clemente XIII introdujo la fiesta en Roma, y en 1856 el Papa Pío IX extendió la fiesta del Sagrado Corazón a toda la Iglesia.

Finalmente, en 1920, Margarita fue elevada a los altares por el Papa Benedicto XV.

INTERVENCIONES SOBRENATURALES

La vida de Sta. Margarita estuvo marcada por experiencias sobrenaturales. Pero nunca fueron estas causa para escapar las realidades cotidianas sino al contrario. Le trajeron duras pruebas y la necesidad de ejercitar heroicamente las virtudes que forjan la santidad en la vida diaria.

He aquí algunos ejemplos mas.
En 1680, estuvo enferma de gravedad la hermana Margarita. Llegaba la fiesta del Corpus, donde se le concedió tomar el Pan de Vida, y se le dio el mandato de no tomar medicina alguna durante cinco meses, ni poner los pies en la enfermería.

Añadió la Superiora por escrito que por orden de santa obediencia pidiera la salud a nuestro Señor a fin de poder practicar los ejercicios de la santa regla hasta la Presentación de la Stma. Virgen de ese año 1680.

Durante los cinco meses fijados por la Madre Superiora, Sta. Margarita gozó de perfecta salud, quedando satisfecha la Madre Superiora de la prueba.

Otra intervención divina
Ocurrió cuando Santa Margarita tenía que entrar en los ejercicios anuales. En ese momento, Sta. Margarita estaba en la enfermería abrasada de calentura.

La Madre Superiora le dijo: “Vaya, hija mía, le encomiendo al cuidado de Nuestro Señor Jesucristo; que El la dirija, gobierne y cure según su voluntad”.

El Señor se le presenta y le hace levantar con mil señales de amor, y le dice: “Quiero volverte con salud a la que te ha enviado enferma y puesto en mis manos”. Así quedó sana y vigorosa como si nunca hubiera estado enferma.

Se le presentó una vez delante de ella Jesús cargando con la Cruz , cubierto de llagas y de sangre y le dijo con voz dolorosamente triste:
“¿No habrá quien tenga piedad de mi y quiera compartir y tener parte en mi dolor en el lastimoso estado en que me ponen las pecadores sobre todo en este tiempo?”


La santa se le ofreció y el Salvador colocó sobre sus hombros su pesada cruz. Una enfermedad le hizo sentir muy pronto lo desgarrador de aquellos clavos.

Otra vez al acercarse a la sagrada mesa se le apareció la Sagrada Hostia resplandeciente como sol, y distinguió al Señor, llevando en la mano una corona de espinas.

El se la puso en la cabeza, diciéndole:
“Recibe, hija mía, esta corona en señal de la que se te dará pronto por su conformidad conmigo”.

SUS TRES ARDIENTES DESEOS

Sus grandes deseos fueron siempre:

-Deseo de amar a Dios y recibir la santa Comunión

-Deseo de padecer. A consecuencia del deseo de amar, quería dar su vida puesto que no tenia nada mas que dar.

-Deseo de morir, así podría unirse con su gran Amor. Pero se conformaba con vivir hasta el día del Juicio, si esto era la voluntad de Dios, esta separación le dolía mas que mil muertes.

Siempre iba junto al amor de Dios la mas tierna caridad con el prójimo y mas con sus hermanas de religión.

SUS CUALIDADES NATURALES

Sta. Margarita era muy sensible, era tímida, era juiciosa y discreta, de buen espíritu, temperamento constante, corazón caritativo hasta lo imposible. Tenía poca educación formal y sin embargo una profunda sabiduría sobre las verdades sobrenaturales

Tenía un gran juicio y valentía para ser fiel a la verdad. Sabía perdonar de corazón. Las mas humillantes persecuciones que soportó quedaron para siempre sepultadas hasta llegar a ser extremada atenta para cuantos la hicieron sufrir.

VENCE A SUS REPUGNANCIAS POR AMOR

Tenía repugnancia, entre otras cosas, al escribir, al acudir al locutorio. Sin embargo hizo voto al Señor de desempeñar estas acciones sin manifestar repugnancia alguna, a cambio de que una joven pudiera recibir los sacramentos.

El Señor permitió esto y además que la joven hiciera los tres votos de religión antes de morir.

A menudo era tan viva la resistencia, que temía faltar al juramento. Toda la vida experimentó la misma dificultad.

LA ENTREGA AL SEÑOR ANTES QUE LA ACCIÓN

Debía inmolar su ser continuamente por amor, en adoración y anonadamiento, en conformidad al sacrificio de Jesús a quien recibe en la Eucaristía.

Estas gracias levantan nuevas llamadas de celo ardiente en el corazón de Margarita, pero antes de ser apóstol por la acción, es mártir por la lluvia de dolores físicos y morales que caen sobre ella por haberse ofrecido, como resignada víctima.

SUS AMIGAS, LAS ALMAS DEL PURGATORIO

Trataba a las almas del Purgatorio como sus queridas amigas. Su divino Dueño les había hecho donación de su sierva durante el año 1683.

Debía hacerlo y sufrirlo todo por su rescate. Sta. Margarita participaba de los sufrimientos de aquellas almas, se compadecía amargamente, oraba y practicaba duras penitencias para conseguir su liberación.

Un día, sentada ante Jesús Sacramentado, de repente se le presenta una persona rodeada de llamas por todas partes.

Es el alma de un religioso benedictino que la había confesado una vez en Paray. Le suplica que aplique por espacio de tres meses los méritos de todas sus obras y oraciones por su entrada al cielo.

Le explicó: “Sufro tan terriblemente por el demasiado apego que tuve a mi reputación, mi poca caridad, algunas veces con mis hermanos y alguna torcida intención en mis prácticas de devoción y en mis relaciones con las criaturas”.

Margarita promete su cooperación. Durante estos tres meses permanece aquella alma cerca de su víctima voluntaria y la hace participar de los efectos del fuego purificador.

El dolor intensísimo lo hace llorar casi continuamente. Al cabo de los tres meses convenidos, se le aparece de nuevo a Margarita resplandeciente de gloria y ella le ve subir al cielo. El le da las gracias y promete ser su protector delante de Dios.

VIDEO

Historia del Sagrado Corazón de Jesús 1 de 4

IR ARRIBA